'Hay lista de espera': familiares de pacientes COVID batallan por oxígeno
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

'Anótese en lista de espera': familiares de pacientes COVID batallan por conseguir oxígeno

En los últimos días la falta de oxígeno ha provocado largas filas de familiares que buscan un tanque, mientras su paciente empeora.
Cuartoscuro
26 de diciembre, 2020
Comparte

“No hay. Tal vez después de Navidad. Podrían anotarse en una lista de espera. Llame todos los días por mañana por si llegan tanques. Rentamos una máquina por 7 mil pesos mensuales y 15 mil de depósito. Vendemos una máquina en 80 mil pesos”. Por cada llamada telefónica buscando tanques y concentradores de oxígeno para familiares contagiados de COVID hay una de éstas respuestas, y mientras su oxigenación cae literalmente cada minuto, la desesperación de quienes están en la búsqueda es inimaginable.

Conseguir el oxígeno podría hacer la diferencia para que los pacientes con dificultades para respirar puedan estabilizarse y sobrevivir. Ésta vez, como nunca en los nueve meses de pandemia en México, la demanda provocó que un tanque cuyo costo era de 3 mil pesos duplicara su precio y los concentradores de oxígeno, aparatos que conectados a energía eléctrica y con un dispositivo de agua generan oxígeno, pasaron de 15 mil hasta 80 mil pesos, cuentan familiares de pacientes.

La demanda se explica con el aumento de contagios que no se había registrado en los largos meses viviendo con el virus. Hasta este 24 de diciembre se sumaron 12 mil 485 casos nuevos, lo que significa un total de 1 millón 362 mil 564 casos confirmados.

Lee: Exhaustos y lejos de casa: así luchan médicos contra la COVID en Navidad

“Uno no alcanza a percibir la magnitud de esto hasta que están en el momento más crítico. Incluso el tener el poder adquisitivo, pero que no haya abastecimiento de lo necesario y estar viendo como tu familia se está empeorando es desesperante”, relata Paola Rodríguez tras la búsqueda.

Luis Sánchez y su familia también pasó por esa desesperación luego de que su abuelita Julia de 87 años comenzó a tener síntomas de COVID, pero sobre todo, cuando comenzó a tener una saturación de oxígeno que bajó hasta 77, cuando lo normal es arriba de 90.

Al relatar el momento en que consiguieron un condensador de oxígeno no duda en llamarlo “milagro” porque lo hicieron a los tres días de comenzar a buscarlo, mientras que hay familias que tardan semanas.

Pero recuerda también que esas 72 horas se hacen eternas. “Es horrible. En el momento en que empieza a caer la oxigenación, y cada vez que buscas te dicen que no hay, el no poder hacer algo y saber que con el oxígeno estaría mejorando, pero no poderlo conseguir te ata de manos y entras en histeria”.

Entérate: Pandemia y Navidad: los relatos de cómo afectados por COVID vivirán la Nochebuena

Además de él, sus padres, tío y una amiga, se repartieron números de proveedores para tratar de conseguir una máquina de oxígeno porque ni siquiera los tanques serían suficientes pues sólo duran unas horas y para poder recargarlo necesitarían al menos dos.

Entre las llamadas hubo quienes les ofrecían vender una máquina por 60 mil y hasta 80 mil pesos, cuando su precio antes de la pandemia era de 15 mil pesos. Otros más lo rentaban por 5 y 7 mil pesos mensuales más 15 mil pesos de depósito.

También llamaron a cada uno de los establecimientos que se mencionan en varias listas que circulan por Twitter, pero nada. Se anotaron en listas de espera y en algunos establecimientos les decían que llamaran a las 10 de la mañana todos los días por si llegaban tanques.

Entre toda esa búsqueda, un proveedor les regresó la llamada para decirles que acababa de llegarle un condensador y se los rentaba en 3 mil 500 sin pago de depósito. Claramente, dice Luis, el proveedor lo hizo más por ayudar que por negocio y eso hizo posible que Julia pudiera estabilizarse. “Fue un mega alivio haberlo conseguido”, dice.

Paola Rojas también consiguió el dispositivo gracias a la solidaridad de desconocidos. Dos de sus familiares de los que prefiere no mencionar su nombre requirieron oxigenación prácticamente en cuanto les fue confirmado el contagio de COVID. Ellos, de 64 y 72 años, habían pasado ocho meses encerrados justamente porque su edad los coloca en el rango vulnerable. Sin embargo, el pasado 16 de diciembre tuvieron que salir a cumplir con un trámite del trabajo.

Lee más: ‘Antes vendía 10 pesos ahora vendo 1′: así han sobrevivido pequeños negocios al COVID

Cinco días después, ambos comenzaron a sentirse fatigados, con resfrío y tras perder el olfato, su familia consiguió que un médico particular los visitara y confirmara el diagnóstico. “Ella oxigenaba menos de 80 y luego bajó a 62 de saturación de oxígeno. En ese momento ya era indispensable conseguir un concentrador de oxígeno para poderla estabilizar para no tenerla que mover al hospital”, narra Paola.

Primero buscaron a personas que ya habían superado la COVID y médicos de cabecera para saber dónde buscar la máquina de oxígeno o los tanques. Les pasaron números de proveedores y lugares , pero no lo conseguía.

“No había cargas de oxígeno, había filas para el abastecimiento, en algunos lugares me decían que para después de Navidad. El más próximo a conseguir estaba a 48 horas, pero entre más pasaban los minutos, fue muy desesperante”.

Alguien le recomendó subir la petición a Facebook y Twitter y sólo así lo consiguió. “Me es sumamente urgente conseguir un concentrador o tanque de oxígeno, mi familiar está grave y no hay camas disponibles en ningún hospital ni público ni privado”, escribió en un tuit que llegó a más de 2 mil me gusta y generó 182 respuestas.

Gracias a que una vecina suya leyó la publicación en Facebook pudo conseguir un tanque con un poco de oxígeno aún. Horas más tarde, un usuario de Twitter le escribió para decirle que podría prestarle un concentrador de oxígeno sin costo, la única condición es que en cuanto lo desocupe pueda entregarlo para alguien más que lo necesite.

Al resolver la primera urgencia, ambos familiares de Paola están estables y por eso, ella llama a la responsabilidad de cada uno para dimensionar lo que significa esta pandemia. “Tenemos que ser más empáticos con la causa y cooperar, desde la prevención”, dice.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo la pandemia ha dañado nuestra vida sexual (y qué podemos hacer para remediarlo)

La pandemia ha hecho mella en la vida sexual de las parejas: ¿por qué las relaciones íntimas se están debilitando?
27 de abril, 2021
Comparte

Antes de la pandemia, muchas parejas vivían como “dos barcos que pasan en la noche”, considera la terapeuta sexual Emily Jamea, de Houston, Texas (EE.UU.).

Algunas parejas, que antes estaban sobrecargadas de compromisos fuera de casa, descubrieron que los confinamientos relacionados con la pandemia les ofrecían un respiro muy necesario.

Al principio, estar atrapados en casa les permitió bajar el ritmo y dedicar más tiempo a los momentos íntimos.

“Inicialmente, la pandemia dio a la gente la oportunidad de volver a conectar de una manera que quizás antes sólo podían hacer en vacaciones”, dice Jamea.

Sin embargo, a medida que la pandemia avanzaba, empezó a “pasar factura” a las relaciones íntimas, sostiene. “Para la mayoría de las parejas, el deseo sexual cayó en picado”.

Los estudios realizados en todo el mundo cuentan una historia similar.

Las investigaciones llevadas a cabo en Turquía, Italia, India y EE.UU. en 2020 apuntan a un descenso de las prácticas sexuales, tanto en pareja como en solitario, y es directamente atribuido al confinamiento.

“Creo que gran parte de la razón es que mucha gente estaba demasiado estresada”, afirma Justin Lehmiller, psicólogo social e investigador del Instituto Kinsey (EE.UU.), quien realizó el estudio.

Para la mayoría, los confinamientos durante la pandemia crearon una atmósfera de incertidumbre y miedo.

Muchos experimentaron una ansiedad sin precedentes relacionada con la salud, inseguridad económica y otros cambios vitales importantes.

El estrés provocado por estos factores -por no hablar de los problemas que surgen al pasar demasiado tiempo con otra persona en un espacio cerrado y reducido- contribuyó al marcado descenso de la vida sexual de las parejas.

En cierto modo, el mundo de la covid-19 ha demostrado ser tóxico para la sexualidad, así que ¿seremos capaces de volver a nuestra normalidad sexual cuando se disipe el estrés de la pandemia, o nuestras relaciones habrán sufrido un daño duradero?

Dos fases en el deseo

Como observó Jamea, muchas parejas disfrutaron de un breve impulso en su vida sexual al principio de los aislamientos.

Rhonda Balzarini, psicóloga social y profesora adjunta de la Universidad Estatal de Texas (EE.UU.), describe este repunte inicial del deseo sexual como una fase de “luna de miel”, en la que las personas reaccionan de forma más constructiva al estrés.

“Durante esta fase, la gente tiende a colaborar. Puede ser cuando vas a la casa de tu vecino y le dejas papel higiénico en la puerta cuando lo necesita”, cuenta Balzarini.

Pareja

Getty Images
Muchas parejas disfrutaron de un breve impulso en su vida sexual al principio de los aislamientos, pero luego eso cambió, dicen los expertos.

“Pero con el tiempo, a medida que los recursos se vuelven más escasos, la gente se estresa más y la energía se agota, la desilusión y la depresión tienden a hacerse presentes. Cuando eso empieza a suceder, es cuando se puede empezar a ver que las parejas tienen problemas”.

Balzarini observó este patrón en los participantes, mayores de 18 años, en un estudio sobre 57 países que ella y su equipo llevaron a cabo durante la pandemia.

Al inicio de la misma, observaron que factores como la preocupación económica estaban asociados a un mayor deseo sexual entre las parejas.

Sin embargo, con el paso del tiempo, a medida que las personas informaron de un aumento de los factores de estrés relacionados con la pandemia -como la soledad, el estrés general y las preocupaciones específicas de la covid-19-, también informaron de una disminución del deseo sexual hacia sus parejas.

Según Balzarini, lo más importante de este estudio es la relación entre el estrés, la depresión y el deseo sexual. Al principio de la pandemia, los factores de estrés podrían no haber “desencadenado la depresión” todavía, explica.

Pero cuando esos factores de estrés se prolongaron, la gente se agotó. El estrés se correlaciona con la depresión, y “la depresión afecta negativamente al deseo sexual”, dice.

Además de las tensiones cotidianas provocadas por la pandemia, la mayor amenaza del virus se cernía sobre nosotros, ya que las tasas de mortalidad y hospitalización aumentaban en todo el mundo.

Este peligro, siempre presente, contribuyó sin duda a matar el ánimo de las parejas.

“Los terapeutas sexuales dicen algo parecido a ‘dos cebras no se aparean delante de un león'”, cuenta Jamea.

“Si hay una inmensa amenaza ahí mismo, eso envía una señal a nuestro cuerpo de que probablemente no es un buen momento para tener sexo”. Por esa razón, “el aumento del estrés conduce a un bajo deseo o a una dificultad para que se produzca la excitación”, asevera.

pareja entrelazada

Getty Images
“Una de las claves para mantener el deseo en una relación a largo plazo es tener cierta sensación de misterio sobre tu pareja y cierta distancia”, cuentan los expertos.

Demasiada cercanía

Aunque Balzarini oyó hablar de parejas que se duchaban juntas durante el día o se bañaban a media tarde al principio de la pandemia, esas experiencias más sensuales de lo normal acabaron “perdiendo su atractivo”, explica.

Dejaron paso a las crecientes exigencias cotidianas, como el desorden en el hogar, y las parejas empezaron a criticarse mutuamente.

Lehmiller lo describe como el “efecto de sobreexposición”, que da lugar a que “los pequeños hábitos de tu pareja empiecen a ponerte de los nervios”.

Balzarini recuerda que alguien le contó que nunca se había dado cuenta de lo ruidosa que era la masticación de su pareja hasta que empezaron a compartir todas y cada una de las comidas durante el confinamiento.

beso

Getty Images
Algunas personas engañaron por primera vez a sus parejas durante la pandemia, según los estudios.

Este aumento del tiempo de convivencia también puede mermar seriamente la excitación sexual.

“Una de las claves para mantener el deseo en una relación a largo plazo es tener cierta sensación de misterio sobre tu pareja y cierta distancia”, dice Lehmiller. “Cuando te ves todo el tiempo… la sensación de misterio se desvanece”.

Separados de su vida social y profesional anterior a la pandemia, las personas también pueden empezar a perder el sentido de sí mismos, lo que puede afectar a la confianza y el rendimiento sexual.

Especialmente las mujeres han tenido que dejar de lado sus carreras durante la pandemia, ya que las tareas domésticas, el cuidado de los niños y la educación en casa han recaído desproporcionadamente sobre ellas.

“Eso fue muy duro para muchas mujeres”, explica Jamea.

“ son una parte tan importante de la identidad, y llevamos todo lo que somos al dormitorio. Si no sabemos quiénes somos, de repente, puede parecer que no hay nada que aportar”.

¿Podemos recuperarnos?

Sin embargo, el sexo no está necesariamente condenado. Los investigadores del Instituto Kinsey sugieren un comportamiento específico para mejorar la vida sexual de las parejas: agitar las cosas. Uno de cada cinco participantes en el estudio probó algo nuevo en la cama, y eso ayudó a reavivar el deseo y la intimidad.

“Las personas que probaron cosas nuevas fueron mucho más propensas a reportar mejoras”, asegura Lehmiller.

Entre las nuevas actividades que ayudaron a mejorar la vida sexual de la pareja se encuentran “probar nuevas posturas, poner en práctica las fantasías, practicar juegos sexuales y dar masajes”, según el estudio.

Pero para los que tienen relaciones en las que la actividad sexual ha disminuido durante el último año y no se ha recuperado, ¿habrá daños duraderos? Depende, dicen los expertos.

Otra pareja

Getty Images
Algunos pueden no recuperarse “por sufrir una falta de conexión tan prolongada”, considera Lehmiller.

Algunos pueden no recuperarse “por sufrir una falta de conexión tan prolongada”, considera Lehmiller.

Su investigación también demostró que algunas personas engañaron a sus parejas por primera vez durante la pandemia, una indiscreción de la que puede ser difícil recuperarse.

Otros seguirán sufriendo las pérdidas de empleo relacionadas con la pandemia, así como las tensiones financieras que se ciernen sobre las relaciones y que pueden también causar fricciones.

Pero, para muchos, hay esperanza. Con más gente vacunándose, los negocios están reabriendo, y algunos trabajadores están volviendo a la oficina.

“La gente está empezando a volver a su antigua rutina”, relata Jamea. Ella está viendo los efectos positivos de esta situación en las parejas de su consulta.

Cualquier tipo de vuelta a la “normalidad” es un buen indicador para las parejas cuyas luchas comenzaron durante la pandemia.

“Es posible que algunas de estas parejas, una vez que la pandemia esté controlada… vuelvan a ser como antes”, dice Lehmiller.

“Ese factor de estrés se ha eliminado y su vida sexual mejorará”.

Este artículo se publicó originalmente en ingles en BBC Worklife.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oti5ff60UZE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.