¿Tienes COVID o estuviste con un positivo? Así evoluciona un contagio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Alejandro Ponce

¿Te contagiaste de COVID o estuviste con un positivo? Así evoluciona un contagio

Hay una ventana de 14 días, desde que entra el virus al organismo, en el que una persona puede esparcir la enfermedad, en las primeras 72 horas no tendrá idea de que la está transmitiendo.
Alejandro Ponce
22 de diciembre, 2020
Comparte

Una persona que se contagia de COVID-19 empieza a esparcir el virus a los tres días de tenerlo en el organismo, incluso antes de presentar síntomas, si es que los presenta. El periodo de incubación del SARS-CoV2, causante de esta infección que ha matado a más de un millón de personas en el mundo, es de entre cinco y seis días. Hasta después de ese periodo empiezan las primeras manifestaciones. Pero mientras se incuba ya es capaz de llegar a otros cuerpos e infectarlos. 

“Para cuando una persona empieza a sospechar que tiene COVID, ya lleva tres días contagiando. Por eso es difícil detener esto cuando la gente no se queda en casa”, advierte Mauricio Rodríguez, profesor de la Facultad de Medicina de la UNAM y vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus. 

Gráfico: Jesús Santamaría

Si a ese periodo de contagio silencioso se le agrega que muchas personas tardan más días en asumir que tienen la infección y siguen saliendo, la ventana para transmitir el virus se amplía, ¿cuánto? Depende de si el afectado toma transporte, si va a trabajar fuera de casa, si acude a reuniones o fiestas.

“A partir del comienzo de los síntomas –precisa el vocero de COVID de la UNAM– hay que contar diez días para considerar que ya no es posible contagiar a alguien más, son diez días, más los tres en los que no se tuvieron todavía manifestaciones de la infección, te da un total de 13 o 14 días. Ese es el periodo en el que alguien es contagioso”. 

Video: Cómo pasar Navidad y Año Nuevo sin ‘regalar’ COVID

Las pruebas PCR son capaces de detectar el virus en el organismo desde el tercer día después del contagio, pero en el caso de las pruebas rápidas de antígenos, hay que esperar mínimo cinco días o mejor hasta el inicio de síntomas. Si las personas acuden antes de eso a hacérsela es posible que salga negativa, aunque el virus sí esté presente, explica Rodríguez. 

Después de los 14 días del contagio, ya no es necesario, dice el especialista, volverse a hacer una prueba. “Puede pasar que después de ese tiempo, la prueba siga saliendo positiva, porque detecta fragmentos del virus en el organismo, pero ese virus ya no es infeccioso”. 

Así que ante la sospecha de haber estado en una situación de riesgo para contagiarse de COVID, lo más adecuado es quedarse en casa durante 14 días, sobre todo porque como se informó en la conferencia de prensa de Salud de este martes, 70% de los mexicanos que han tenido la infección han sido asintomáticos, de acuerdo a los datos preliminares de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición, Ensanut 2020. 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia invade Ucrania: ¿qué puede pasar ahora?

Putin quiere reemplazar al gobierno de Kiev por uno prorruso. ¿Puede Occidente parar a Vladimir Putin?
26 de febrero, 2022
Comparte

Se abandonaron las pretensiones, la diplomacia está muerta, al menos por ahora. Ucrania está bajo una invasión rusa a gran escala y está luchando por su propia supervivencia.

Entonces, ¿qué puede suceder ahora?

El mayor premio para Rusia es Kiev, la capital y sede del gobierno del presidente Volodymyr Zelensky, una ciudad donde ya se está combatiendo.

Claramente, el presidente Vladimir Putin ha pasado meses encerrado, estudiando los planes de sus jefes de Defensa para apoderarse de su vecino eslavo de tendencia occidental y traerlo de regreso a la órbita de Moscú.

El plan de invasión consiste en términos generales en una línea de ataque con tres frentes, desde el norte, el este y el sur, utilizando ataques de artillería y misiles para suavizar la resistencia antes de continuar con la infantería y los tanques.

Idealmente, a Putin le gustaría ver al gobierno de Zelensky capitular y rendirse rápidamente, para ser reemplazado por un gobierno títere de tendencia moscovita.

El objetivo es evitar que una campaña urbana prolongada de resistencia nacional adquiera impulso.

Mapa de lugares clave de Kiev, capital de Ucrania

BBC

“A corto plazo”, dice Ben Barry, del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, “una toma rusa rápida de Kiev sería un éxito militar y político con un impacto estratégico”.

“Pero puede que no destruya al gobierno ucraniano, dado que este ha hecho planes para establecer una nueva sede del gobierno, muy probablemente en la parte occidental del país”.

El plan de invasión de Rusia no ha salido del todo según lo planeado: la Inteligencia de Reino Unido dice que cientos de soldados rusos han muerto y la resistencia es fuerte, pero está progresando.

Momento en que un misil alcanza un edificio en Kiev este 26 de febrero.

Reuters
Momento en que un misil alcanza un edificio en Kiev este 26 de febrero.

Las fuerzas de Rusia superan en número a las de Ucrania en más de tres a uno, y hay dudas sobre la calidad del liderazgo militar de Ucrania y cuánto tiempo pueden resistir sus fuerzas.

La resistencia

La resistencia ha comenzado con una convocatoria nacional de hombres en edad de luchar y la entrega de 18.000 armas a los ciudadanos de Kiev, además de los miembros del ejército y los reservas, que ya están ofreciendo una fuerte defensa.

Los países de Europa del Este, que temen ser los próximos en la mira de Putin, observan con nerviosismo cualquier maniobra rusa cerca de sus fronteras.

Kusti Salm, secretario permanente del Ministerio de Defensa de Estonia, es uno de los que presionan para que se proporcione más asistencia militar a Ucrania.

“Necesitamos darles armas como misiles antitanque Javelin, misiles antiaéreos, municiones y equipo de protección. Todas las naciones de la OTAN deberían ayudarlos”, dice.

Cuanto más tarde Rusia en someter a esta nación de más de 40 millones de personas, más problemas encontrará.

Un soldado para un vehículo en el barrio Zhuliany, en Kiev, el 26 de febrero de 2022.

Getty Images
Un soldado para un vehículo en el barrio Zhuliany, en Kiev.

Pero el presidente Putin, que prácticamente ha aplastado cualquier oposición en su propio país, habrá tomado nota de cómo su autocrático vecino en Bielorrusia aplastó efectivamente las protestas allí en los últimos dos años.

La policía detuvo a los manifestantes y los metió en la cárcel. Muchos fueron tan brutalmente golpeados ​​​​tras ser detenidos que esto actuó como un importante elemento disuasorio para seguir protestando.

“Rusia implementará una represión extremadamente dura, mejorada digitalmente por una versión rusa del aparato de vigilancia que China ha utilizado en Xinjiang”, dice Barry. “También amenazará con represalias contra cualquier Estado que colabore con una insurgencia”.

¿Dónde está la OTAN?

La OTAN no está en Ucrania deliberadamente. A pesar de las súplicas desesperadas de Kiev para que Occidente acuda en su ayuda, la OTAN ha descartado categóricamente el envío de tropas al país.

¿Por qué? Porque Ucrania no es miembro de esa alianza y la OTAN, claramente, no quiere entrar en guerra con Rusia.

Si la invasión de Rusia de Ucrania se convierte en una ocupación a largo plazo, entonces es concebible que las naciones occidentales puedan apoyar una insurgencia ucraniana, tal como Estados Unidos apoyó a los muyahidines afganos en la década de 1980. Esto no está exento de riesgos, ya que es probable que Putin tome represalias de alguna forma.

Residentes de Kiev en refugios en sótanos durante las alertas de bombardeo en la capital.

AFP
Residentes de Kiev en refugios en sótanos durante las alertas de bombardeo en la capital.

Mientras tanto, la OTAN se ha centrado en reforzar sus fronteras orientales. La ironía aquí es que mientras Moscú ha estado exigiendo que la alianza mueva sus fuerzas más hacia el oeste, la invasión de Ucrania por parte de Putin ha logrado exactamente lo contrario.

“Esta es una enorme llamada de atención para Europa”, dice Tobias Ellwood, parlamentario y presidente del Comité de Defensa del Parlamento de Reino Unido. “Tristemente, tener tres décadas de paz no es la norma. Al tratar con un tirano, debemos intensificar nuestros planes”.

¿Puede ir a peor?

Para Ucrania, la cosa está tan mal como lo parece.

Después de ocho años de enfrentarse a una insurgencia disidente respaldada por Rusia en el este de su país, ahora está viendo cómo su gigante vecino con armas nucleares lo bombardea y dispara cohetes.

Los ucranianos, que votaron abrumadoramente por la independencia de Moscú en 1991 y renunciaron a sus propias armas nucleares, se enfrentan a la perspectiva de que el reloj retroceda tres décadas si Rusia es capaz de subyugar a todo el país.

La gran pregunta que preocupa a los líderes mundiales es: ¿qué tiene en mente el presidente Putin después de Ucrania?

Los jefes de Defensa de la OTAN han reexaminado su extenso discurso de julio de 2021 y han llegado a la conclusión de que necesitan reforzar con urgencia las fronteras orientales de la OTAN para que Putin no se sienta tentado a actuar en países como Polonia, Lituania, Letonia y Estonia.

¿Putin sería capaz?

“Creo que tiene un plan”, dice Tobias Ellwood. “Es enviar tropas no uniformadas para provocar problemas, parte de la ‘guerra oculta’. Me preocupa que se extienda a los Balcanes”.

La OTAN no toma riesgos y ha puesto en alerta máxima a más de 100 aviones de guerra. Reino Unido fue uno de los primeros países en enviar refuerzos, a una Estonia agradecida, donde Kusti Salm, sin embargo, es realista sobre lo que pueden lograr.

“Nadie piensa que el batallón liderado por Reino Unido por sí solo disuada al segundo país nuclear más poderoso del mundo”, dice. “Este es un cable trampa que desencadenaría el poder de toda la OTAN, incluido Estados Unidos, Reino Unido y Francia”.

Ese escenario, de una incursión militar rusa en un país de la OTAN, casi impensable hasta hace poco, sería el momento en el que la OTAN y Rusia estarían en guerra entre sí.

Pero no ha sucedido -todavía- y los líderes occidentales esperan que mediante una acción conjunta ahora, junto con fuertes sanciones económicas, el mensaje de disuasión sea registrado con claridad cristalina en Moscú.


Click here to see the BBC interactive


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qw8KDIJ652Y

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.