COVID deja 14 mil contagios y 300 muertos entre militares y federales
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Casi 14 mil contagios y 300 muertos, el saldo del COVID-19 entre militares y fuerzas federales

Los policías federales y militares se contagian menos que los médicos, pero mueren más enfermos en promedio. El nivel de muertes triplica al registrado en corporaciones policiales en Estados Unidos.
Cuartoscuro
9 de diciembre, 2020
Comparte

Esta nota la leyeron antes nuestros suscriptores. Suscríbete a Animal Político y lee contenido antes que nadie.

En México, 13 mil 997 mil policías federales y militares se han contagiado de COVID-19 y 298 han muerto por esta enfermedad, de acuerdo con la información oficial que reportan siete dependencias y corporaciones responsables de la seguridad nacional e interior en el país.

El promedio de agentes caídos en México triplica al de las corporaciones de los Estados Unidos. Y aunque los trabajadores de salud mexicanos se contagian más que los soldados y policías federales, en estos últimos es mayor el promedio de los que mueren respecto a los que enferman.

Animal Político obtuvo a través de solicitudes de transparencia el balance que ha dejado la pandemia sanitaria en las dependencias federales que participan en tareas de seguridad nacional y de prevención, combate e investigación de delitos federales y locales en apoyo a los estados.

Leer más: México, el país en que más trabajadores de salud han muerto por COVID

En concreto se requirieron dichos datos a las secretarías de la Defensa Nacional (Sedena) y Marina Armada de México (Semar); a la Fiscalía General de la República (FGR); a la Guardia Nacional; a la Secretaría de Seguridad y Protección Civil (SSPC); al Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social (penales federales); y al Instituto Nacional de Migración (INM).

La información proporcionada con corte al mes de noviembre arroja 13 mil 997 elementos contagiados del nuevo virus SARS-COV-2 en estas dependencias en conjunto. Se trata de casos plenamente confirmados con la prueba respectiva. Dichos casos positivos han dejado como saldo 298 fallecimientos.

En el desglose por corporación se advierte que la mayor cantidad de contagios y decesos en cifras absolutas se reporta en la Secretaría de la Defensa Nacional con 5 mil 200 militares afectados y 143 decesos. No obstante, se trata también de la corporación de mayor tamaño con casi 215 mil servidores públicos en sus filas, lo que significa que sus casos positivos equivalen a solo el 2.4% de toda su fuerza.

En cambio, la Semar sí presenta una de las proporciones más altas de contagios entre las corporaciones federales consultadas. Sus 4 mil 914 marinos confirmados representan el 8% de sus 61 mil elementos. Dicho de otra forma: por cada 12 marinos en el país hay uno que ya contrajo COVID-19. De ellos 47 han fallecido.

Una proporción similar de contagios se registra en la FGR, dependencia que reportó 1 mil 159 casos confirmados entre sus policías, fiscales, peritos y funcionarios administrativos. Es el 8% de su plantilla completa. De ellos, 20 han fallecido.

Les sigue en nivel de contagios el INM, donde los 186 casos confirmados como positivos representan en 4% de sus más de 4 mil 500 funcionarios. Pero además en Migración se registra el mayor nivel de letalidad: casi el 6% de los que han enfermado fallecieron. En total, 11 casos.

La Guardia Nacional registra la segunda mayor letalidad de las corporaciones de seguridad federales: el 3.5% de los 1 mil 994 guardias contagiados en sus filas han fallecido. Se trata de 70 elementos caídos por la enfermedad.

En cuanto al personal de seguridad de los penales federales, el OADPRS reportó 493 casos positivos de la enfermedad. Seis de ellos han perdido la vida. En el caso de la SSPC, el balance es de 51 funcionarios contagiados y uno fallecido.

Agentes expuestos

En comparación con otras corporaciones o sectores, el COVID-19 ha cobrado una mayor proporción de vidas en las fuerzas de seguridad federales en México.

En el campo de los trabajadores de la salud, por ejemplo, la estadística oficial indicaba que, hasta el pasado 30 de noviembre, había 158 mil 191 contagios acumulados entre médicos, enfermeros, camilleros y otros, mientras que la cifra de muertos ascendía a 2 mil 109. Los decesos equivalen al 1.3% de los enfermos.

En las fuerzas de seguridad, en contraste, hay menos casos, pero el promedio de letalidad es mayor. Los 298 muertos respecto a los 13 mil 997 contagiados ya referidos, equivalen al 2.12% de los enfermos.

Mientras que por cada 75 trabajadores de la salud contagiados hay un muerto, en las dependencias federales de seguridad el promedio es un muerto por cada 47 contagios.

Por otro lado, en México la proporción de policías muertos a nivel federal triplica al de las corporaciones en Estados Unidos.

En aquel país al cierre de noviembre habían fallecido 155 policías de todos los niveles y agencias, de acuerdo con datos recopilados y publicados por dos organizaciones no gubernamentales de los Estados Unidos (Down Memorial Page y la National Law Enforcement Officer Memorial Fund). 

Aunque no se reporta el número de policías estadounidenses contagiados, si se toma en cuenta el estado total de fuerza desplegado (750 mil policías aproximadamente), el promedio es de un policía muerto por cada 4 mil 800 desplegados.

En las fuerzas civiles de seguridad mexicanas los decesos son más frecuentes. Los 107 fallecidos en las filas de Guardia Nacional, FGR, INM y sistema penitenciario combinados (se excluye en este caso a los militares) equivalen a un deceso por 1 mil 233 elementos desplegados.

Lo anterior obedece a que, aunque el total de casos fatales es menor, también es mucho más bajo el número de elementos federales en México. Tomando en cuenta eso, el promedio de morir en las fuerzas de seguridad es más alto que en las policías estadounidenses.

Otro aspecto que muestran los datos es que los agentes federales y los militares en México se contagian con mayor frecuencia de coronavirus que la población en general. Lo anterior se debe a la naturaleza esencial de su trabajo que los expone con mayor frecuencia al virus que a los demás.

A nivel país, hasta el corte del pasado 2 de diciembre la cifra oficial de contagios confirmados de COVID -19 era de 1 millón 133 mil 613. Frente a la población total del país, ello representa un caso confirmado por cada 112 habitantes.

En cambio, en la Marina o en la FGR se ha presentado un caso nuevo por cada 12 elementos; en el Ejército es un soldado contagiado por cada 41 efectivos; y en la Guardia Nacional es un contagio confirmado por cada 50 agentes. En el INM y en los penales federales, el promedio es de un caso positivo por cada 25 funcionarios.

Pese a lo anterior, el promedio de fallecidos es menor en las corporaciones de seguridad respecto a la población en general. Mientras que a nivel nacional la cifra de decesos equivale al 9% de los casos confirmados, en las corporaciones federales ese promedio está por debajo del 6%.

Un enemigo letal

Comparado con las muertes por accidentes o por enfrentamientos armados con delincuentes, la pandemia de COVID-19 ha cobrado más vidas entre los policías y militares.

Un ejemplo de ello es la Guardia Nacional. En lo que va de este año una decena de sus elementos han perdido la vida en accidentes de distinto tipo, mientras que otros siete han caído en enfrentamientos contra los delincuentes. En total 17 víctimas combinando ambas circunstancias. No obstante, esos casos representan apenas la cuarta parte de las 70 vidas de guardias nacionales que ha cobrado este año el COVID-19.

Otro caso es el de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), institución que reporta ocho elementos caídos este año en accidentes o agresiones al participar en operaciones contra el crimen organizado, lo que está muy lejos del saldo de 143 soldados fallecidos por COVID-19.

Esta situación no es exclusiva de México. Los datos de las organizaciones no gubernamentales referidas previamente arrojan que el COVID-19 ha sido la principal causa de muerte en las corporaciones de policía de los Estados Unidos.

De acuerdo con sus datos, los 155 oficiales caídos por la enfermedad en ese país cuadriplican a los fallecidos por heridas de arma de fuego, y multiplican los 20 fallecidos por accidentes vehiculares, o de los seis caídos por infartos, entre otros.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Mascarillas contra el coronavirus: por qué en Austria es obligatorio el uso del tapabocas FFP2

A partir del 25 de enero, en Austria será obligatorio el uso de la efectiva mascarilla FFP2 en tiendas y transporte público. Una medida que otros países están considerando.
23 de enero, 2021
Comparte

A partir del lunes 25 de enero, en Austria será obligatorio el uso de las cubrebocas FFP2 en tiendas, supermercados y transporte público.

La medida forma parte de una estrategia más estricta en ese país europeo, que incluye la extensión del confinamiento hasta el 17 de febrero.

El canciller de Austria, Sebastián Kurz, declaró haber tomado la decisión en vista de la variante más contagiosa descubierta en Reino Unido a finales de 2020 y de la necesidad de frenar el aumento de casos de covid-19 en el país.

Hasta ahora Austria es el único país que aplica a nivel nacional el uso obligatorio de las FFP2 -en lugar de las mascarillas de tela o algodón- aunque en la región de Baviera, Alemania, también se exige a nivel local mientras que el gobierno en Berlín considera adoptarlo en todo el territorio.

Se informa además que en Francia las autoridades discuten si imponer el uso obligatorio de las FFP2 o las menos protectoras FFP1.

Las FFP2 se consideran más efectivas en la reducción de la propagación del coronavirus que los tapabocas de algodón o las mascarillas quirúrgicas desechables que son de uso común.

“Cualquier protección de boca y nariz es buena, pero la mascarilla FFP2 es tremendamente superior”, declaró el ministro de Salud de Austria, Rudolf Anschober, del Partido Verde.

¿Cuánto protegen las FFP2?

Los tapabocas comunes de algodón o tela actúan más como dispositivos para evitar la propagación de partículas de aerosol por exhalación, pero no protegen al usuario de inhalar aire contaminado.

Una boticaria en Austria sostiene una FFP2 en su mano derecha y otra mascarilla de algodón en su mano izquierda

Getty Images
La FFP2 (izq.) es mucho más efectiva que las mascarilla común y corriente que muchos usamos.

Por su parte, las FFP -o mascarillas filtrantes parciales- están hechas de varias capas de tejido y papel con filtros incorporados y se ajustan mejor, creando un sello alrededor de la cara que protegen al usuario del entorno.

Se dividen en categorías dependiendo del diámetro de partículas que dejan pasar. Las FFP2 filtran partículas hasta de 0,4 micrómetros de diámetro, o sea el 94% de las partículas en el aire.

No ofrecen una protección de 100%, de manera que los usuarios todavía deben observar el distanciamiento social y reglas de higiene.

Las FFP2 se pueden usar varias veces, pero no se deben lavar para no destruir la función del filtro.

Costo

Las mascarillas FFP2 son más costosas. Su precio unitario varía entre unos 2 euros (US$2,5) y 5 euros (US$6) dependiendo del distribuidor y de si se compran por unidad o decenas.

Una vitrina en Alemania que ofrece 10 mascarillas FFP2 a 10 euros

Getty Images
El precio depende de si se compran por unidad o por decenas.

El ministro de Salud, Rudolf Anschober, declaró en una rueda de prensa este jueves que grandes cantidades de las mascarillas obligatorias se estarían repartiendo gratis la próxima semana a personas de bajos ingresos.

No obstante, Anschober reconoció que el programa de distribución de mascarillas gratis a ciudadanos mayores de 65 iniciado en diciembre ha enfrentado graves retrasos.

Pero el ministro aseguró que la entrega de las FFP2 a esta población se resolverá la semana que viene.

El gobierno también instó a los vendedores a ofrecer la mascarilla a costo de producción.

El medio austríaco Vienna On Line informó que los supermercados tendrán las mascarillas en oferta a más tardar el próximo lunes a un precio de 0,59 euros (US$0,72).

Una noticia que el ministro Anschober recibió con beneplácito, diciendo que el precio está “bastante por debajo de lo que estimamos”.

Los distribuidores de ese dispositivo protector afirman que, a pesar de la alta demanda generada por la nueva ley, no habrá problemas con el suministro por lo que exhortan a los consumidores a no entrar en pánico.

Según medios locales, los supermercados tienen “millones” en inventario. El diario Kurier informó que la firma Hygiene Austria puede producir hasta diez millones de mascarillas FFP2 al mes.

Reacciones

Manifestantes con máscaras de corderos protestan la nueva ley del uso obligatorio de FFP2

Getty Images
Una protesta simbólica en Viena contra la orden del uso obligatorio de mascarillas FFP2.

En Viena, un grupo de manifestantes montó una protesta simbólica el miércoles contra lo que consideraron una imposición exagerada del gobierno.

El domingo anterior, unas 10.000 personas se movilizaron por la capital asutríaca protestando contra el confinamiento.

Aunque el cambio a una mascarilla más “profesional” es bienvenido, algunos virólogos en Alemania -donde la región de Baviera ya ordena el uso obligatorio de FFP2 y el gobierno considera hacer la medida efectiva en todo el país- advierten cautela.

Uno señalan que las mascarillas FFP2 no son efectivas si no se llevan ajustadas, siguiendo las guías de un profesional.

“La gente terminará respirando a través del espacio entre la cara y la mascarilla en lugar de a través del filtro”, declaró Jonas Schmidt-Chanasit, profesor de arbovirología de la Universidad de Hamburgo, al diario The Guardian.

Otros virólogos también indicaron que las barbas evitan que la mascarilla logre sellarse efectivamente alrededor de la cara.

Schmidt-Chanasit reconoció que la FFP2 podría ser útil en casos urgentes donde no hay suficiente garantía de ventilación pero manifestó su escepticismo para el uso en el transporte público donde hay otras maneras de evitar el riesgo de aerosoles y los pasajeros estarían obligados a usar la mascarilla más de los 75 minutos recomendados.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=jNWIWsKQ-o0&t=7s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.