ONG denuncian en FGR violencia contra solicitantes de asilo devueltos por EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

ONG denuncian en FGR la violencia que sufren solicitantes de asilo devueltos por EU

Más de 68 mil personas solicitantes de asilo en EU, según datos de la Universidad de Siracusa, fueron obligados a esperar en el norte de México.
Cuartoscuro
16 de diciembre, 2020
Comparte

Las Fundación por la Justicia y el Estado Democrático de Derecho (FJED) y el Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI) presentaron una denuncia penal ante la Fiscalía General de la República (FGR) para que se investiguen los crímenes sufridos por los solicitantes de asilo en EU que fueron devueltos a México dentro del Programa de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés).

El programa comenzó oficialmente en marzo de 2019 con la primera expulsión de un ciudadano hondureño a Tijuana, Baja California, y desde entonces más de 68 mil personas, según datos de la Universidad de Siracusa, fueron obligados a esperar en el norte de México.

Lee: Solicitudes de asilo al alza, se acercan al nivel que se tenía antes de la pandemia

Ambas organizaciones, junto con Asylum Access y Wola, presentaron el informe “En la boca del lobo” en la que denuncian las vulneraciones a los derechos humanos perpetradas con este programa, que se puso en marcha en marzo de 2019 y que es uno de los planes estratégicos acordados entre el gobierno de Donald Trump y el de Andrés Manuel López Obrador. El futuro inquilino de la Casa Blanca, Joe Biden, ha asegurado que una de sus primeras medidas será eliminar el MPP, también conocido como “Quédate en México”.

En la denuncia, las organizaciones recuerdan que México decidió aceptar a los solicitantes de asilo y que esto le llevó a asumir “su posición de garante, con todas las obligaciones que esto conlleva: seguridad, bienestar, alimentación y medios de subsistencia”.

“En los hechos descritos se ha demostrado que el Estado Mexicano ha incumplido su calidad de garante con una población que además viene huyendo del peligro, que teme por su vida y su seguridad y que por eso están pidiendo asilo en USA, y les ha colocado, como se ha manifestado en lugares donde hay gran inseguridad y que incluso, el Departamento de Estado, de USA ha recomendado a sus propios ciudadanos mediante alertas, de no acudir por el grado de violencia e inseguridad que existe en dichos estados”, asegura.

“Deberán investigar a los autores materiales y mediatos que han cometido los delitos en contra de las personas solicitantes de asilo, pero también se deberán investigar las responsabilidades penales de las autoridades mexicanas que han asumido la obligación de garantes y la han incumplido”, indica.

En la denuncia se recuerda que las víctimas, “por su condición de personas migrantes y solicitantes de asilo, se encuentran sometidos a una particular situación de vulnerabilidad, ocasionada por las decisiones en la materia adoptadas tanto por el gobierno estadounidense como el mexicano”.

“Una eventual consecuencia de no investigar de forma seria y diligente sería la responsabilidad de carácter internacional a cargo del Estado mexicano”, añade, tras insistir en que “la investigación de los delitos no depende de la iniciativa de las víctimas, sino que el Estado mexicano está obligado emprender la búsqueda de la verdad de forma oficiosa”. En opinión de los querellantes, la no investigación de estos hechos podría resultar un hecho denunciable internacionalmente.

En este sentido, recuerdan que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) estableció que este tipo de delitos debían ser investigados “de oficio”.  “Una vez que las autoridades toman conocimiento de comportamientos que afectan los bienes esenciales de los individuos, como lo son los descritos en la presente denuncia, están obligadas, sin necesidad de que las víctimas aporten elementos probatorios o se manifiesten al respecto, a efectuar una investigación exhaustiva a fin de cumplir con sus obligaciones en materia de derechos humanos”, dice la denuncia.

Los querellantes consideran que la Unidad de Investigación de Delitos para Personas Migrantes es la competente para analizar los casos. Por ello, solicita que se inicie la investigación persecución y procesamiento de los responsables.

Además, pide que se solicite a países de Centro y Sudamérica, “la información que tengan sobre reportes que se hayan recibido sobre personas desaparecidas, secuestradas o víctimas de cualquier delito en México del que sus connacionales hayan sido víctimas, a partir de la implementación del programa Quédate en México o MPP” para poder notificar a las víctimas y que puedan tener acceso a la justicia.

Por último, solicita que se pida información a la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) sobre migrantes que hayan podido desaparecer en el contexto de “Quédate en México”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué es normal tener algún efecto secundario leve tras la vacunación contra la COVID

Es posible experimentar dolor de cabeza, fiebre o malestar. Los expertos dicen que esto es un proceso normal del sistema inmune.
Getty Images
15 de marzo, 2021
Comparte

Experimentar algún efecto secundario leve tras vacunarse contra el coronavirus es normal y hasta puede ser un signo de que la vacuna está funcionando.

Tras la inmunización, es posible que aparezca algo de fiebre, malestar, dolor o cansancio. Cada individuo puede experimentar uno de estos síntomas, una combinación de los mismos o ninguno.

Pero estos efectos secundarios desaparecen generalmente a las pocas horas o días.

La enfermedad es muchísimo peor que la inmensa mayoría de efectos secundarios de la vacuna. Las vacunas salvan vidas con un alto grado de protección”, le dice a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

Los expertos recomiendan estar alerta tras recibir la vacuna ya que, en caso de producirse una una reacción alérgica grave, esta ocurre a los pocos minutos y horas de la inoculación.

Esto último, sin embargo, está demostrando ser bastante poco probable.

De acuerdo a un estudio liderado por especialistas del Hospital General de Massachusetts, en Boston, Estados Unidos, la prevalencia de una reacción anafiláctica es de entre 2,5 y 11,1 casos por millón de dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo.

Y la mayoría de esos casos se da en pacientes con historial de alergias.

Dicha estadística puede variar ligeramente según el tipo de población o de vacuna, pero da una medida de lo poco probable que es desarrollar una reacción alérgica.

¿Qué tan común es desarrollar efectos secundarios y por qué los expertos lo consideran algo normal que no debe preocupar?

Reacción natural del organismo

Vacunación en Uganda.

Getty Images
Experimentar efectos secundarios es común y muchas veces es una señal de que el sistema inmune está respondiendo bien.

“Es difícil dar números concretos sobre qué tan probable será desarrollar un efecto secundario leve porque cada población o individuo responde de manera distinta”, aclara Julian Tang.

En Reino Unido, uno de los países más avanzados en la campaña de vacunación, una de cada 10 personas experimenta algún efecto adverso leve.

Pero esto, insisten los expertos, es algo “completamente normal”.

“La vacuna, al igual que un virus, no deja de ser un agente extraño que provoca que el organismo reaccione y produzca anticuerpos“, explica a BBC Mundo la doctora Josefina López, quien participa en la campaña de vacunación en Madrid, España.

“Para protegerse, el cuerpo genera una respuesta inflamatoria. Y eso puede hacer subir la temperatura y que aparezcan dolores y malestares. Es un proceso normal que puede ocurrir con cualquier vacuna, no solo con las del coronavirus”, agrega la especialista.

Para hacerse una idea, una respuesta inflamatoria también puede aparecer ante algo tan común como un golpe o herida.

“La inflamación es algo que el cuerpo también experimenta durante un impacto severo en la rodilla tras caerse. Entonces sientes dolor, enrojecimiento e hinchazón en la zona”, le explica a BBC Mundo el profesor Wilbur Chen, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

Persona vacunándose.

Getty Images
Uno de los efectos secundarios posibles es sentir incomodidad en el brazo vacunado.

En ese sentido, es normal “esperar que haya posibles efectos adversos no solo a una vacuna, sino también a un medicamento o incluso alimento. Hay que pensar en que estas reacciones como el indicio común de que la vacuna funciona. Cualquier síntoma se resolverá generalmente a los 2 o 3 días”, señala Chen.

¿Cuándo pueden desarrollarse los efectos secundarios?

Llevamos pocos meses de vacunación y eso implica que los estudios se actualizan constantemente.

Los efectos adversos en personas jóvenes pueden ser más notorios, lo cual no implica gravedad”, dice López.

Esto es porque “habitualmente las personas mayores experimentan un deterioro de la respuesta inmune que es normal al envejecer”, apunta Wilbur Chen.

En las vacunas que requieren dos dosis, como la de Pfizer, Moderna o Sputnik V, parece haber cierta inclinación a experimentar algún efecto secundario tras recibir la segunda dosis.

“La primera dosis genera una respuesta inmune media y la segunda la refuerza. Es por ello que la segunda genera una respuesta más robusta y se asocia más a experimentar algún efecto secundario”, explica a BBC Mundo el doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo, en Estados Unidos.

Jualian Tang también alerta que el tipo de síntomas puede ser magnificado por la percepción de los pacientes.

“Muchos pacientes, nerviosos o ansiosos por vacunarse, pueden experimentar algún dolor leve y luego reportarlo mayor de lo que es. La psique también influye”, dice el experto.

Centro de vacunación contra la covid-19 en Chile.

Getty Images
Los ancianos suelen experimentar menos efectos secundarios que personas más jóvenes.

¿Qué hacer entonces si se experimenta algún síntoma?

“En mi caso, cuando me vacuné con el compuesto AstraZeneca/Oxford, me dio un poco de fiebre y malestar y simplemente tomé paracetamol”, revela Julian Tang.

Antiinflamatorios como el paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar los efectos secundarios de las vacunas, aunque se recomienda consultar con un médico antes de tomarlos.

No es recomendable tomar estos medicamentos antes de vacunarse a modo preventivo.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en EE.UU. aconsejan aplicar una toalla limpia y húmeda y mover y ejercitar el brazo vacunado para aliviar cualquier posible incomodad.

En el caso de tener algo de fiebre, ayuda beber mucho líquido y vestir ligero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.