A 7 meses de la Ley de Amnistía: hay 762 peticiones, ninguna concedida
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

A siete meses de la Ley de Amnistía: hay 762 peticiones presentadas, pero ninguna concedida

Mientras tanto la sobrepoblación en las cárceles se agrava y 4 de cada 10 penales están en condiciones de hacinamiento; van 234 muertes reconocidas oficialmente por COVID.
Cuartoscuro
1 de diciembre, 2020
Comparte

A siete meses de la aprobación exprés de la Ley de Amnistía con la que supuestamente se ayudaría a despresurizar los penales y reducir los contagios de COVID-19, el gobierno federal acumula 762 solicitudes formales de reos que quieren acceder a dicho beneficio, sin que hasta ahora se haya podido resolver alguna.

Mientras tanto la cifra de personas privadas de su libertad en los centros penitenciarios del país ha continuado en ascenso y el numero de cárceles con problemas de sobrepoblación ya es del 43%. El nuevo virus ha contagiado a 2 ,774 reos y ha matado a 234.

Leer más: Cárceles enfrentan el COVID con sobrepoblación, sin doctores ni insumos médicos: CNDH

La Ley de Amnistía fue aprobada el pasado 20 de abril en el Senado de la República. El dictamen de dicha norma, que estaba congelado desde 2019, fue rescatado y avalado en una sesión exprés bajo el argumento de que ayudaría en alguna medida a despresurizar las cárceles y, con ello, disminuir los riesgos de contagio ante el arranque de la pandemia.

Pero el diseño y puesta en marcha del aparato burocrático para hacer esto posible (las instancias, los formularios y los lineamientos que la propia ley contempla) le ha tomado a la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador más de medio año.

Fue hasta el 19 de agosto (cuatro meses después de la aprobación de la ley) cuando se logró publicar en el Diario Oficial de la Federación los Lineamientos para el Procedimiento de Atención de Solicitudes de Amnistía, sin los cuales era imposible siquiera iniciar con el registro de las solicitudes que se presentaran y comenzar su análisis.

En dichos lineamientos se establece que, por cada petición presentada, se debe elaborar un expediente que, a su vez, debe terminar en un proyecto de resolución elaborado por una secretaría técnica. Luego la Comisión de Amnistía debe sesionar formalmente para aprobar o rechazar los proyectos que le presente la secretaría. Dicha comisión, hasta ahora, solo ha tenido una sesión y fue la de su instauración en junio pasado.

“Ha sido bastante lamentable lo que ha pasado. La ley se aprueba en el contexto de la pandemia con un mensaje de que va a despresurizar la prisión cuando en realidad va mucho mas allá de la pandemia: es una deuda con ciertos grupos de población y un esquema de justicia transicional, no una respuesta a la pandemia. Y sin embargo ni con el contexto de la pandemia se han entregado amnistías rápidamente, ni con la emergencia sanitaria”, dijo en entrevista María Sirvent, directora de la organización Documenta.

El balance oficial: 75 en espera de aprobación

De acuerdo con datos oficiales de la Secretaría de Gobernación (Segob) obtenidos por Animal Político a través de una solicitud de información, hasta el corte de octubre pasado se habían recibido en total 762 solicitudes formales de amnistía por parte de internos que se encuentran en alguna prisión.

De ellas 75 se encuentran en proyecto de resolución, es decir, con un análisis realizado por la Secretaría Técnica de la comisión de Amnistía en donde se propone aprobar o desestimar la petición formulada.

“Del total de solicitudes recibidas hay 75 que ya cuentan con proyecto de resolución y las restantes solicitudes se encuentran en integración y análisis, por lo que hasta ahora no se ha concedido amnistía”, indica el informe de Gobernación.

Para que alguna de las 75 solicitudes se consume aun restan dos pasos que contempla la ley y los lineamientos. El primero es que la Comisión de Amnistía vuelva a sesionar para aprobar los proyectos que se le presenten. Una vez ocurrido lo anterior las peticiones que sean aprobadas en sentido favorable deberán ser enviados ante un juez federal para que este determine, de forma definitiva, si es procedente o no el perdón.

Dado que la ley contempla un periodo de cuatro meses entre que se presenta una solicitud y debe definirse, se espera que este mes la referida comisión sesione para aprobar los proyectos de resolución que estén listos.

Por otro lado, la Secretaría de Gobernación detalló que de las 762 solicitudes formales que ha recibido, hay 78 donde los reos peticionarios no están procesados o condenados por ninguno de los delitos que la ley contempla para abrir la posibilidad de conceder el perdón. Por tanto, se prevé que sean desestimados.

En cuanto a las peticiones que sí están dentro del abanico de ilícitos que pueden recibir la amnistía, la mayoría corresponden a delitos contra la salud que involucran la venta de narcóticos con 452 casos. En cambio, solo se ha presentado una solicitud de una mujer procesada por aborto, y otra mas de una persona por homicidio en razón de parentesco.

Hay 230 solicitudes donde no se proporcionó detalle del delito.

La ley establece que solo los internos procesados a nivel federal pueden acceder a este beneficio. Por ello las solicitudes que correspondan a delitos del fuero común también serán rechazadas por la secretaría técnica y la comisión a cargo de este procedimiento.

Crisis en penales se agrava

Pese a que a lo largo de 2020, y sobre todo en el contexto de la pandemia, se ha tratado de despresurizar los penales federales y estatales con figuras como la libertad anticipada o condicional pare reos, la cantidad de personas en prisión ha ido en aumento.

Al cierre de septiembre pasado, según datos del cuaderno de estadística penitenciaria del gobierno federal, en el país había 214 mil 202 personas privadas de la libertad en cárceles locales o federales, que son 14 mil más que las que había al arranque del año.

La misma estadística señala que de los 294 penales que funcionan en el país hay 129 (equivalentes al 43%) que tienen problemas de sobrepoblación.

En ese contexto, la pandemia del COVID-19 ha ocasionado estragos. De acuerdo con datos del Observatorio de Prisiones, recolectados por la organización Documenta a partir de informes de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), al cierre del pasado 22 de noviembre ya sumaban 2 mil 774 los internos contagiados con el nuevo virus, y 234 los que han fallecido por la enfermedad. 

La Ciudad de México concentra casi la mitad de los casos reportados, aunque hay varias entidades que no son transparentes en su información.

Los datos del observatorio también arrojan, a partir de la realización de diversas encuestas, que en el 51%  de los casos ni los internos ni sus familiares han recibido información sobre medidas de prevención ante la pandemia, y en el 85% de los casos no se les ha dado a conocer un protocolo en caso de que haya algún caso positivo.

Contradicciones y lentitud: especialista

La organización civil Documenta, que ha seguido de cerca la creación de la Ley de Amnistía desde la elaboración del proyecto hasta su puesta en marcha, considera que el proceso que ha llevado el gobierno en materia de política penitenciaria ha sido lento y a su vez contradictorio.

Su directora, María Sirvent, recordó que de forma paralela a la creación de esta ley la administración de López Obrador ha promovido reformas constitucionales para incrementar la cifra de delitos que ameritan prisión preventiva automática lo que, en los hechos, ha contribuido al incremento de la población en las cárceles de México

“La verdad es que tenemos que pensar que tan cierta fue esta promesa de campaña de poder darle la libertad a ciertas poblaciones cuando no solo siguen sin concederse las amnistías, sino que además se aumentan los delitos de prisión preventiva. Es un discurso un poco contradictorio”, dijo Sirvent.

La especialista cuestionó que la Comisión de Amnistía solo haya sesionado una vez hasta el momento, situación que impide que los primeros proyectos de resolución puedan ser enviados a los jueces y con ello se materialicen las absoluciones. 

Sirvent también recalcó que a nivel estatal ha sido muy lento el avance en la creación de leyes de amnistía locales, pese a que en los artículos transitorios de la ley aprobada a nivel federal se hacia un exhorto a los congresos locales para avanzar en esta materia. El que haya leyes en los estados es vital porque en México la mayoría de las personas está presa por cargos del fuero común, no del fuero federal.

“Hasta donde tenemos entendido solo Hidalgo tiene una ley ya aprobada en este tema. Hay avances en otras entidades como Ciudad de México donde hubo un parlamento abierto. Hay esfuerzos en algunos estados, pero definitivamente hace falta mayor celeridad para las leyes de amnistía en los estados. Eso es una obligación”, dijo.

Pero más allá de ello la especialista insistió en la importancia de que se materialice en los hechos lo que las leyes indiquen. “Una ley que no se implementa es estéril. No solo se tarta de que exista sino de que funcione, sea expedita. No importa que haya ley de amnistía si siete meses después no ha beneficiado a nadie ni siquiera en el contexto de una emergencia sanitaria”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacunas COVID: qué pasó con las millones de dosis de AstraZeneca que México y Argentina prometieron producir

Los presidentes de México y Argentina anunciaron en 2020 que empresas privadas en sus países producirían hasta 250 millones de vacunas de Oxford-AstraZeneca para inocular a la región en el primer semestre de este año, pero aún no se dispone de una sola dosis.
29 de abril, 2021
Comparte

Entre 150 y 250 millones. Esa era la cantidad de vacunas de AstraZeneca que supuestamente iban a estar disponibles para combatir el coronavirus en América Latina en el primer semestre de 2021.

Al menos eso es lo que habían anunciado en agosto pasado los presidentes de Argentina y México, tras dar a conocer que empresas privadas en sus países producirían en conjunto la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford y la farmacéutica con sede en Reino Unido.

El proyecto, financiado por la fundación del millonario mexicano Carlos Slim, tenía como objetivo producir y distribuir las vacunas en toda América Latina (con excepción de Brasil, que tiene su propio acuerdo).

Sin embargo, llegando a mayo, todavía no está disponible ni una sola dosis de este preciado antiviral.

La ausencia de este elemento clave en la lucha contra el covid-19 se está sintiendo particularmente en Sudamérica, que vive un rápido aumento de casos por la segunda ola de la pandemia.

Uno de los más presionados por la falta de esta vacuna es el mandatario argentino, Alberto Fernández, quien contaba con el antiviral producido por su país y México como la principal arma en su estrategia de vacunación.

A finales de 2020 el gobierno de Fernández firmó con AstraZeneca su primera y más grande compra de vacunas: 22,4 millones de dosis.

Las primeras 2,3 millones de inoculaciones debían estar disponibles en marzo pasado, y otras 4 millones en abril. Sin embargo, hasta el momento el país -que vive un récord de contagios diarios- no recibió una sola dosis de ese contrato.

Alberto Fernández (izq.) y Andrés Manuel López Obrador

BBC
Alberto Fernández (izq.) y Andrés Manuel López Obrador anunciaron la producción conjunta de la vacuna en agosto pasado.

Esto llevó a que muchos criticaran al gobierno por haber priorizado el acuerdo con AstraZeneca por sobre otras opciones, como la vacuna de Pfizer-BioNtech, farmacéuticas con las que las autoridades argentinas no lograron llegar a un acuerdo, como sí lo hicieron varios de sus vecinos, incluyendo a Uruguay y Chile.

Algunos incluso acusaron al gobierno de haber ninguneado a Pfizer-BioNtech para favorecer al Grupo Insud, responsable de la “pata argentina” de la producción de la vacuna de Oxford- AstraZeneca, algo que las autoridades negaron.

En medio de los rumores y las tensiones, el empresario farmacéutico argentino Hugo Sigman, dueño del Grupo Insud, acudió a las redes sociales para rechazar las acusaciones y explicar por qué se ha retrasado la producción de la vacuna.

¿Qué pasó?

Sigman, cuyo laboratorio, mAbxience, es el que fabrica el principio activo de la vacuna de AstraZeneca, aseguró a través de una serie de tuits que el problema no tiene que ver con ese proceso, que se realiza en Argentina, sino con el que viene después: el envasado, que se realiza en México.

“Envasar cada tipo de vacuna requiere una serie de equipos e insumos específicos que, por la alta demanda global, hoy resultan imposibles de conseguir rápidamente“, escribió en su cuenta de Twitter el pasado 19 de abril.

“Este es, de hecho, el problema que enfrentó en México el laboratorio Liomont, quien formula, fracciona y envasa el principio activo que mAbxience produce en Argentina y que determinó una demora en el inicio de la producción”.

De esta forma Sigman se desmarcó completamente de los retrasos.

Incluso aclaró que “al día de hoy mAbxience ha cumplido y fabricado el principio activo al que nos habíamos comprometido, tanto en tiempo como en cantidad”.

Planta de mAbxience en Garín, provincia de Buenos Aires

Grupo Insud
El laboratorio argentino mAbxience ha producido decenas de millones de dosis del principio activo de la vacuna AstraZeneca, pero los problemas de envasado han retrasado el proceso.

BBC Mundo se comunicó con Liomont en México, que hasta ahora no ha realizado declaraciones públicas sobre el retraso en la producción de vacunas, pero hasta el momento de publicación de este artículo no obtuvo respuesta.

Fuentes del laboratorio sí aseguraron que el proceso continúa “en tiempo y forma”. Sin embargo, el propio gobierno de México ya reconoció el retraso existente con el envasado de las vacunas de AstraZeneca en el país.

Qué dicen en México

El corresponsal de BBC Mundo en ese país, Marcos González Díaz, señaló que las demoras fueron reconocidas recientemente por quien es considerado el “zar del coronavirus” y principal cara del gobierno mexicano frente a la pandemia, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

Consultado el pasado 22 de abril, durante su conferencia de prensa diaria sobre el covid, sobre cuándo estarían listas estas vacunas en México, el funcionario admitió que es un tema “que causa inquietud”.

“El proceso de envasado ha requerido varios elementos de calibración para que esté en los estándares de calidad más altos posibles”, explicó.

“Durante un tiempo, un pequeño retraso de aproximadamente unos 10 y 12 días que tuvo que ver con la escasez mundial de unos filtros, de un componente muy específico del proceso de fabricación. Esto ya fue solventado hace varias semanas, más de un mes y medio, y ahorita ya se está en el proceso de envasado”, señaló.

No obstante, aclaró que aún falta la última parte del proceso: “La verificación sanitaria (…) que dura 18 días”.

López-Gatell agregó que “todavía hay un paso adicional”.

“La empresa, no Liomont, sino la empresa Astra(Zeneca), en su matriz en Oxford, está planteando que se necesitan unos días más para un proceso específico técnico que tiene que ver con la calidad del envasado”.

Logo de AstraZeneca

Reuters
La farmacéutica sueco-británica difundió un comunicado este miércoles en el que lamentó los retrasos, pero aseguró que se entregarán 150 millones de dosis “en la primera mitad del año”.

“En síntesis”, concluyó, “aún tenemos retraso y no hay una fecha precisa de liberación“, reconoció.

Por su parte, este miércoles el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, también se refirió al retraso: “El comunicado oficial que tenemos es que son dificultades en insumos, ajustes en sus fórmulas respecto a la sustancia activa, pero en resumen, que en mayo se regularizaría la entrega de esta vacuna para México”, sostuvo.

Comunicado de AstraZeneca

Las declaraciones de Ebrard coincidieron con la publicación de un comunicado por parte de AstraZeneca en Argentina.

Tras un encuentro con la ministra de Salud de ese país, representantes de la farmacéutica sueco-británica difundieron un mensaje en el que reconocen un retraso, pero garantizan la pronta entrega de las vacunas.

Lamentamos confirmar un retraso en nuestra intención de iniciar envíos antes para América Latina a pesar de trabajar incansablemente para acelerar el suministro”, indicaron.

No obstante, aseguraron que “AstraZeneca continúa en camino de suministrar 150 millones de dosis de la vacuna de covid-19 en América Latina, excluyendo Brasil, en este año”.

“Estamos entregando nuestra vacuna, sin ninguna utilidad financiera para nosotros durante la pandemia, a partir de la primera mitad del año tal como lo anunciamos en agosto pasado“, resaltaron.

¿Sputnik latinoamericana?

A pesar de los problemas en la fabricación de la vacuna de Oxford-AstraZeneca, México y Argentina podrían volver a colaborar en la fabricación de otra vacuna contra el coronavirus: la Sputnik V de Rusia.

“Tras una reunión en Moscú entre el canciller Ebrard, y su homólogo ruso Sergei Lavrov, este miércoles se anunció que México comenzará a envasar la vacuna rusa Sputnik en mayo”, informó el corresponsal de BBC Mundo en México.

“Ebrard dijo que será el laboratorio de propiedad estatal Birmex el que produzca la vacuna en el país, en colaboración con el Fondo Ruso de Inversión Directa”, detalló.

La semana última, el laboratorio argentino Richmond anunció que producirá la sustancia activa de la vacuna rusa en Buenos Aires.

Así, Argentina se convirtió en el primer país de América Latina en comenzar la producción de la Sputnik V.

Alberto Fernández recibiendo la vacuna Sputnik V en enero de 2021

Reuters
El presidente argentino, Alberto Fernández, se vacunó con la Sputnik V en enero pasado. Ahora la vacuna se producirá en su país.

El Fondo Ruso de Inversión Directa anunció que la empresa farmacéutica argentina ya produjo un primer lote de la vacuna, que será enviado al Centro Gamaleya (creador de la Sputnik V) para que realice el control de calidad.

La producción a gran escala en Argentina está prevista para junio, y Richmond anticipó que comenzará con 1 millón de dosis, aunque planea aumentar la producción mensual a 5 millones.

La agencia EFE reportó que el gobierno mexicano ve con “simpatía” la posibilidad de importar el biológico desde Argentina para envasarlo en el país.

“La pregunta ahora es saber si alguna de las causas del retraso en el envasado de AstraZeneca en México podría afectar también a este nuevo plan con la vacuna rusa”, señaló González Díaz.

“¿De qué podría depender? Pues de equipos que no tengamos en México, que haya que conseguir en el mercado internacional”, respondió Ebrard sobre la posibilidad de que el envasado de Sputnik también sufra retrasos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.