2020 con violencia récord: homicidios aumentaron en 11 estados 
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

En 2020, la violencia en México se mantuvo en niveles récord; en 11 estados aumentaron asesinatos

Ni el confinamiento por la pandemia, ni el despliegue masivo de la Guardia Nacional lograron una reducción de la violencia homicida.
Cuartoscuro
29 de diciembre, 2020
Comparte

La violencia en México no cede. Pese al despliegue de casi 100 mil elementos de la Guardia Nacional y a la desmovilización social y confinamiento ocasionados por la pandemia sanitaria, en 2020 los homicidios se mantuvieron en los mismos niveles récord de los últimos dos años, e incluso en once entidades crecieron los asesinatos.

Un exgobernador, seis periodistas, tres alcaldes en funciones, casi medio millar de policías, más de mil menores de edad y cerca de 3 mil 500 mujeres figuran en las largas listas de víctimas que perdieron la vida en circunstancias violentas de enero a noviembre de este año.

Guanajuato es la entidad que desde 2018 concentra la mayor cantidad de homicidios en el país y, en 2020, la situación se deterioró aún más con un incremento del 30% en sus homicidios. Pero hay estados que presentan alzas mayores como Zacatecas, con un disparo superior al 60% en sus asesinatos.

La última actualización de la estadística de incidencia delictiva publicada por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) con datos al cierre de noviembre arrojan un total de 32 mil 759 víctimas de asesinatos en el país, entre casos de homicidios y feminicidios.

Lee: Pese a Guardia Nacional crece la violencia: van más de 32 mil homicidios desde su despliegue

Esto equivale a un promedio general de 98 personas asesinadas todos los días en 2020, o lo que es lo mismo: cuatro nuevos homicidios o feminicidios cometidos cada hora, o un nuevo crimen cada quince minutos en el país.

En comparación con 2019, primer año del actual sexenio, los datos oficiales muestran que en 2020 se cometieron 122 asesinatos más que en el mismo periodo del año pasado, en el que se registraron 32 mil 637 víctimas. A su vez, si la comparación se hace con 2018, – último año del sexenio pasado – se trata de mil 96 asesinatos más en el presente año.

Si se toma en cuenta el crecimiento de la población, la tasa de asesinatos en once meses de 2020 es de 25.7 víctimas por cada cien mil habitantes, marginalmente menor a la de 2019 que fue de 25.9, pero por encima de la de 2018 que fue de 25.3 asesinatos por cada cien mil personas.

Lo anterior es relevante dado que 2018 cerró, en su momento, como un año récord en materia de homicidios dolosos. Eso significa que durante los dos primeros años del actual sexenio ya se ha roto ligeramente ese nivel de violencia, sin que se haya conseguido materializar un descenso de esta.

De acuerdo con cálculos del gabinete de seguridad federal, aproximadamente el 60% de los asesinatos que se cometen en México están relacionados directa o indirectamente con la operación de la delincuencia organizada.

Las víctimas de 2020

De acuerdo con la estadística oficial, de las 32 mil 759 víctimas de asesinato registradas de enero a noviembre de este año, 28 mil 445 son hombres, 3 mil 455 son mujeres, y en 859 casos no se pudo determinar debido a que los restos ubicados no permiten identificar el sexo de la persona.

Esto significa que en 2020 fueron asesinadas, en promedio, al menos diez mujeres todos los días. Se trata del mismo nivel que en 2019. De todos los crímenes de mujeres, las fiscalías del país solo reconocieron una cuarta parte como un posible caso de feminicidio, es decir, un asesinato por razón de género.

Lee: Mujeres entre dos guerras: crecen homicidios por violencia machista y militarización de la seguridad

A su vez, los datos muestran que entre las personas asesinadas este año hay 1 mil 117 menores de edad, cifra superior a las 1 mil 85 víctimas registradas en el mismo periodo de 2019. Equivale al menos a tres niñas, niños y adolescentes menores de 17 años que al día son asesinados en México.

Entre los asesinatos registrados este año ha habido algunos de alto impacto por el perfil de las víctimas o por la violencia con la que se perpetraron los crímenes. Algunos de ellos son:

*Contra autoridades y policías

El 18 de diciembre fue asesinado el exgobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, cuando se encontraba en el interior de un exclusivo restaurante en Puerto Vallarta. No conforme con haberlo agredido en el interior, los sicarios (al menos una decena) agredieron a sus escoltas cuando lo intentaban llevar a un hospital.

Previo al crimen de Sandoval tres alcaldes en funciones ya habían sido asesinados a lo largo del año en el país, entre ellos la presidenta municipal de Jamapa, Veracruz, Florisel Ríos, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado la mañana del 11 de noviembre. El caso cobró relevancia porque desde junio la alcaldesa había denunciado amenazas contra su vida y había solicitado protección al gobierno del estado.

El 2020 también ha sido el año con la mayor cantidad de asesinatos de policías en el país, de acuerdo con un recuento de la organización Causa en Común. Hasta el cierre de noviembre habían perdido la vida 489 policías de todos los niveles en México como resultado de agresiones en su contra.

Entre los ataques contra las fuerzas del orden destaca el atentado directo contra del secretario de Seguridad Pública de Ciudad de México, Omar García Harfuch, quien fue emboscado cuando se dirigía a su oficina por presuntos sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), la mañana del pasado 26 de junio.

García Harfuch fue alcanzado por tres impactos de bala, pero gracias al blindaje de su camioneta salvó la vida. No obstante, el ataque dejó como saldo dos policías capitalinos muertos, así como una mujer comerciante que fue alcanzada por una bala perdida.

*Contra grupos grandes de civiles (masacres)

El 2020 también dejó crímenes arteros en contra de grupos grandes de personas, particularmente en entidades con fuerte presencia o disputa de grupos del crimen organizado.

El caso más grave por el número de víctimas fue la masacre de 24 jóvenes que se encontraban internados en un centro de rehabilitación contra adicciones en Irapuato, Guanajuato, el pasado 1 de julio. La agresión, perpetrada por sujetos armados que ingresaron a la instalación para balear a los ocupantes, ocurrió menos de un mes después del ataque a otro centro en Celaya, que dejó un saldo de diez muertos.

La noche del 29 de mayo en el municipio de Tierra, Blanca, Veracruz,  un grupo de personas armadas irrumpió en una fiesta organizada por el director de un medio local y abrió fuego en contra de él y de varios asistentes. El saldo fue de 7 personas muertas y dos mas que resultaron heridas.

*Contra periodistas

De acuerdo con organizaciones no gubernamentales internacionales y nacionales, pese al cambio de gobierno México sigue siendo uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo en el mundo, y prueba de ello son los constantes asesinatos de trabajadores de la prensa.

Un recuento del Comité para la Protección de los Periodistas publicado el 22 de diciembre sobre ataques contra periodistas, señala que tan solo en 2020 cinco trabajadores de la prensa fueron asesinados en nuestro país, cuatro de ellos en represalia por su labor periodística.

En tanto, el balance presentado por la organización Artículo 19 arroja una cifra de seis periodistas asesinados en lo que va del año: María Elena Ferral del Diario de Xalapa y Julio Valdivia de El Mundo de Córdoba, ambos en Veracruz; Jorge Armenta Ramos de Medios Obson en Sonora; Pablo Morrugares Parraguirre de PM Noticias en Guerrero; Israel Vázquez Rangel de El Salamantino en Guanajuato; y Jaime castaño Zacarías del portal Prensa Libre en Zacatecas.

*Contra menores de edad

Entre los 1 mil 117 menores de edad asesinados a lo largo del año hay algunos casos que causaron gran impacto social como el de Fátima de siete años de edad, quien fue secuestrada por la mujer que la cuidaba al salir de su escuela en la alcaldía de Xochimilco, Ciudad de México.

Una semana después del rapto, el 16 de febrero, el cuerpo de la menor fue encontrado en un paraje de Tláhuac. Aunque ya se detuvo a los presuntos homicidas (que no han sido sentenciados), el caos exhibió múltiples fallas en los procesos de investigación y atención de las autoridades capitalinas.

En noviembre, también en la capital del país, se registró el hallazgo de tres menores de edad asesinados y mutilados en la zona centro. Los crímenes fueron atribuidos por autoridades capitalinas a supuestas venganzas de grupos criminales como La Unión Tepito.

Dos de ellos, niños de la etnia mazahua, fueron descubiertos el 1 de noviembre cuando un hombre llevaba las bolsas con los retos en una carretilla. Mientras que el 14 de noviembre dos adolescentes fueron detenidos cuando trasladaban una maleta con los restos de otra víctima menor de edad.

*Contra mujeres

El asesinato de la niña Fátima fue un feminicidio que conmocionó a la opinión pública, pero no fue el único. A lo largo de 2020 se reportaron múltiples casos de mujeres secuestradas y luego encontradas sin vida, que  dieron pie a movilizaciones masivas y al histórico paro nacional denominado “Un Día Sin mujeres” realizado el 9 de marzo.

Uno de los feminicidios que causó mayor impacto fue el de la joven Ingrid Escamilla, asesinada por su novio dentro de su departamento el pasado 8 de febrero. El crimen generó mayor conmoción debido a la decisión de un periódico de nota roja de publicar en su portada la foto de la joven con las heridas que le causó el agresor, lo que significó un claro ejemplo de revictimización.

*Contra empresarios

Como ha ocurrido en años anteriores, en 2020 también se registró el secuestro y homicidio de empresarios. El caso más reciente fue el de José Felipe Tomé Velázquez, empresario del ramo inmobiliario, quien fue plagiado en Puerto Vallarta, Jalisco, el domingo 22 de noviembre. 

Para cometer dicho secuestro los delincuentes atacaron a balazos la camioneta en la que viajaba el empresario, agresión que además dejó una persona muerta y dos mujeres lesionadas. Tres días después del plagio, el cuerpo de Tomé Velázquez fue encontrado a un costado del kilómetro 54 de la carretera federal Tepic-Puerto Vallarta.

Guanajuato, Zacatecas y SLP, los focos rojos

El comportamiento de la violencia en el país no es homologado en todos los estados. Hay 11 entidades que presentan en 2020 un claro incremento en el total de asesinatos en comparación con el año pasado.

Entre estas entidades destaca Zacatecas que pasó de registrar 577 víctimas de homicidio y feminicidio de enero a noviembre de 2019 a 945 víctimas en el mismo lapso de este año, lo que equivale a un incremento del 63.8%. Le sigue Yucatán con un alza del 58%, aunque los asesinatos en dicha entidad se mantienen en niveles reducidos en comparación con otros estados, pues en el año la cifra es de 49 asesinatos.

San Luis Potosí es el tercer estado con el mayor incremento porcentual de sus asesinatos, luego de que pasó de 478 crímenes en 2019 a 696 en 2020, lo que equivale a un alza del 45.6%.

En cuarto sitio se ubica Guanajuato, estado cuya situación es particularmente grave debido a que se trata de la entidad del país donde mas crímenes se cometen, sin que la violencia haya tenido freno. En los primeros once meses de este año se contabilizaron 4 mil 209 personas asesinadas, 30% más que en 2019 donde se registraron 3 mil 226.

Es decir, en Guanajuato han matado casi a mil personas este año respecto al pasado . Esta entidad concentra, por sí sola, el 13% de todos los homicidios y feminicidios que se registran en México.

En quinto sitio se ubica Michoacán, entidad donde este año se reportan 2 mil 249 víctimas de asesinato, un 22.8% por encima de lo registrado de enero a noviembre de 2019.

El resto de los estados que registran incrementos en sus cifras de homicidios y feminicidios en 2020 son Campeche, Chihuahua, Durango, Estado de México, Hidalgo, Sonora y Querétaro.

En el caso de Ciudad de México, la capital acumuló en los primeros once meses de 2020 un total de 1 mil 240 personas asesinadas, que es una disminución del 17% respecto a lo registrado un año antes.

Ni pandemia ni GN reducen violencia

La violencia en 2020 se mantuvo en niveles similares a 2019 pese a varias situaciones fortuitas y a las acciones implementadas por el gobierno.

Por un lado, desde abril de este año se ha registrado una desmovilización importante en el país debido a las medidas de confinamiento por la emergencia sanitaria. Este fenómeno sí ha incidido en la reducción de las denuncias de varios delitos como los robos, sin embargo, los homicidios no registraron cambios.

Además, a lo largo de este año el gobierno federal ha desplegado casi cien mil efectivos de la Guardia Nacional gracias a un reclutamiento acelerado a cargo de las fuerzas armadas, en donde incluso se ha optado por posponer las evaluaciones y certificaciones a cambio de agilizar la incorporación de elementos.

De acuerdo con el Gobierno federal, este despliegue ha ayudado a contener el incremento de la violencia en el país, aunque diversos especialistas entrevistados por Animal Político para el reportaje “Crimen y violencia: La Guerra que no Acaba”, indican que no hay correlación de ello con el fenómeno delictivo.

Alejandro Hope, especialista en temas de seguridad, ha identificado que la desaceleración en el incremento de la violencia homicida comenzó desde mediados de 2018, manteniéndose estable a lo largo de 2019, cuando no había Guardia Nacional desplegada. Lo que los datos prueban, además, es que no se ha logrado una reducción sostenida de los asesinatos.

El Gobierno federal ha detenido en 2020 a personajes de alto perfil criminal, entre los que destaca José Antonio “N” alias “El Marro”, líder del Cártel de Santa Rosa de Lima, capturado el pasado 2 de agosto luego de varios intentos fallidos. A “El Marro” y su grupo delictivo se les atribuye en buena medida el incremento de la violencia en la entidad.

No obstante, su captura no ha incidido en el nivel de homicidios que registra Guanajuato. El estado, como los datos lo prueban, cerrará con la cifra más alta de homicidios registrada en su historia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los traficantes que se hacen pasar por falsos voluntarios para captar refugiadas ucranianas

Para depredadores sexuales y traficantes de personas, conflictos como los de Ucrania son una oportunidad para cazar a refugiadas y menores de edad.
29 de marzo, 2022
Comparte

Cinco semanas de una brutal invasión de Rusia a Ucrania. Imagina por un momento cómo es vivir allí en este momento.

Bombas, derramamiento de sangre, trauma. Sin escuela para tus hijos, sin atención médica para tus padres, sin un techo seguro sobre tu cabeza.

¿Intentarías huir? Diez millones de ucranianos lo han hecho ya, según Naciones Unidas.

La mayoría busca refugio en otras zonas de Ucrania, que se cree que son más seguras. Pero más de tres millones y medio de personas han huido por la frontera.

Son principalmente mujeres y niños, ya que el gobierno ucraniano obliga a los hombres menores de 60 años a quedarse en el país y luchar.

Desplazados y desorientados, a menudo sin saber a dónde ir, los refugiados se ven obligados a confiar en extraños.

El caos de la guerra puede quedar atrás, pero la verdad es que tampoco están del todo seguros fuera de Ucrania.

“Para los depredadores y traficantes de personas, la guerra en Ucrania no es una tragedia”, advirtió en Twitter el secretario general de la ONU, António Guterres. “Es una oportunidad, y las mujeres y los niños son los objetivos”.

Las redes de tráfico están notoriamente activas en Ucrania y los países vecinos en tiempos de paz. Y ahora la niebla de la guerra es la tapadera perfecta para incrementar el negocio.

El riesgo de los niños

Karolina Wierzbińska, coordinadora de Homo Faber, una organización de derechos humanos con sede en Lublin, Polonia, me dijo que los menores eran la gran preocupación.

Muchos viajaban fuera de Ucrania sin compañía, explicó. Varios niños desaparecieron y se desconoce su paradero actual como resultado de unos procesos de registro irregulares en Polonia y otras regiones fronterizas, especialmente al comienzo de la guerra.

Mis colegas y yo nos dirigimos a la frontera entre Polonia y Ucrania para verlo por nosotros mismos.

En una estación de tren, muy conocida por la llegada de refugiados, encontramos un hervidero de actividad. Mujeres de aspecto aturdido y niños llorando por todas partes.

Una mujer y un bebé

BBC
Las mujeres ucranianas llegan con sus hijos todos los días a los países vecinos.

Muchos estaban siendo consolados y un ejército de voluntarios que vestían chalecos fosforescentes les ofrecían comida caliente de humeantes ollas de tamaño industrial.

Algo que parecía muy bien organizado. Pero no lo es tanto.

Conocimos a Margherita Husmanov, una refugiada ucraniana de Kiev de poco más de 20 años. Llegó a la frontera hace dos semanas, pero decidió quedarse para ayudar a evitar que otros refugiados caigan en las manos equivocadas.

Le pregunté si se sentía vulnerable. “Sí”, respondió sin dudar. “Ese es especialmente el motivo por el que me preocupo por su seguridad”.

“Las mujeres y los niños vienen aquí de una guerra terrible. No hablan polaco ni inglés. No saben lo que está pasando y creen en lo que les dicen“, explica.

“Cualquiera puede presentarse en esta estación. El primer día que me ofrecí como voluntaria, vi a tres hombres de Italia. Estaban buscando mujeres hermosas para venderlas en el comercio sexual“, continúa.

“Llamé a la policía y resultó que tenía razón. No era paranoia… Es horrible”.

¿Qué se está haciendo?

Margherita Husmanov dice que las autoridades locales ahora están un poco más organizadas. La policía patrulla regularmente la estación.

Algunas personas (principalmente hombres) que llevaban letreros con nombres de destinos llamativos, tan presentes en las primeras semanas de llegada de refugiados, han desaparecido en gran medida.

Pero como nos enteramos por varias fuentes, otras personas con malas intenciones ahora se hacen pasar por voluntarios.

Margherita Husmanov

BBC
Margherita Husmanov es una refugiada ucraniana que ahora es voluntaria.

Elena Moskvitina compartió en Facebook su experiencia. Ahora está a salvo en Dinamarca, así que charlamos largamente a través de Skype. Lo que le pasó es escalofriante.

Ella y sus hijos cruzaron de Ucrania a la vecina Rumania. Estaban buscando un viaje lejos de la frontera.

Asegura que falsos voluntarios en un centro de refugiados le preguntaron dónde se hospedaba.

Aparecieron más tarde ese mismo día y le dijeron que Suiza era el mejor lugar para ir y que la llevarían allí en una camioneta junto con otras mujeres.

Moskvitina explica que los hombres la miraban a ella ya su hija “de mala forma”. Su hija estaba petrificada.

Le pidieron que les mostrara a su hijo, que estaba en otra habitación. Lo miraron de arriba abajo, dijo. Luego insistieron en que viajara sin nadie más que ellos, y se enojaron cuando les pidió ver sus identificaciones.

Para alejar a los hombres de su familia, Moskvitina prometió reunirse con ellos cuando las otras mujeres estuvieran en su camioneta. Pero en cuanto se fueron, explica, tomó a sus hijos y salió corriendo.

“Están expuestas al miedo y la explotación”

Elżbieta Jarmulska, una empresaria polaca, es la fundadora de la iniciativa Women Take The Wheel (Mujeres al volante). Su objetivo, dice, es proporcionar a los refugiados ucranianos una “burbuja de seguridad”.

“Esas mujeres ya han pasado por mucho, caminando o conduciendo a través de una zona de guerra y luego están expuestas al miedo y la explotación aquí. No tengo palabras para describir cómo debe ser eso”, dice.

Elżbieta Jarmulska

BBC
Elżbieta Jarmulska organiza viajes seguros para las mujeres y sus hijos.

Hasta ahora, ha reclutado a más de 650 “mujeres increíbles” de Polonia, como las describe, que conducen de un lado a otro tanto como pueden hasta la frontera entre Polonia y Ucrania, para ofrecer a los refugiados un transporte seguro.

Acompaño a Elżbieta Jarmulska, más conocida como Ela, a un centro de refugiados donde se asegura de mostrar su identificación y prueba de residencia a los funcionarios, antes de preguntar si alguien quiere ir a Varsovia.

Su coche se ocupó rápido. Los pasajeros son unos refugiados, Nadia y sus tres hijos.

Ela acomodó a la familia en su automóvil bien equipado y ofreció a los niños pequeños agua, chocolate y píldoras para el mareo por si las necesitaban.

Mientras tanto, Nadia me habló de su peligroso viaje para salir de Ucrania desde Járkiv. Ya en Polonia, dijo que estaba tan aliviada de tener una mujer al volante.

Nadia y sus hijos

BBC
Nadia y sus hijos consiguieron un transporte seguro.

Había oído hablar de los riesgos del tráfico de personas y la explotación en la radio ucraniana. Pero vino de todos modos.

Contó que su casa estaba siendo bombardeada. Los riesgos de guerra eran inmediatos.

Necesidad

Ela se preocupa por lo mejor para los refugiados, pues dejar la frontera a salvo no significa que el peligro haya terminado.

La mayoría de las mujeres con las que hablamos esperaba volver a casa tan pronto como terminara la violencia. Pero durante los próximos días, semanas, incluso meses, necesitan un lugar donde dormir, comer, enviar a sus hijos a la escuela, así como un trabajo para mantenerse.

Esas necesidades hacen que los refugiados sean vulnerables.

Los líderes de la Unión Europea aprobaron por unanimidad una medida para abrir el mercado laboral, las escuelas y el acceso a la atención médica para los ucranianos, pero como señalan los grupos de derechos humanos, los refugiados necesitan ayuda para registrarse e informarse sobre sus derechos.

Una de los voluntarias que conocí en la frontera polaco-ucraniana dijo que cuando estás deprimido, sin amigos y con necesidad de dinero, puedes terminar haciendo cosas que nunca hubieras imaginado.

Refugiados en la frontera de Polonia

BBC
Todos los refugiados son vulnerables a la explotación.

Esta mujer fue atraída a la prostitución cuando era más joven. Y eso, dice, es en gran parte la razón por la que ahora ayuda a las refugiadas ucranianas.

“Quiero protegerlos. Para advertirles”, dice. Me pidió que no revelara su nombre. Desde entonces, cambió su vida y no quiere que sus hijos sepan de su pasado.

De buenas intenciones engañosas

Cinco semanas después de la invasión de Rusia en Ucrania, los sistemas en toda Europa que revisan a los ucranianos que necesitan ayuda aún están lejos de ser infalibles.

El crimen organizado (incluido el tráfico sexual y de órganos y, con frecuencia, el trabajo forzado) no es la única amenaza. Los refugiados también son explotados por individuos.

Personas en Polonia, Alemania, Reino Unido y otros lugares han abierto sus hogares a los refugiados, la mayoría con las mejores intenciones. Pero lamentablemente no todos.

Encontramos una publicación en las redes sociales de una mujer ucraniana que huyó a Düsseldorf en Alemania. El hombre que le ofreció una habitación confiscó sus documentos de identidad y le exigió que limpiara su casa gratis.

Luego comenzó a acosarla sexualmente también. Ella lo rechazó y él la echó a la calle.

Irena Dawid-Tomczykkids, directora ejecutiva de la rama de Varsovia de la ONG contra la trata de personas La Strada, dijo que la historia era demasiado familiar.

Ese tipo de cosas pasan, con guerra o sin ella, asegura. Pero una avalancha de mujeres y niños con cicatrices de la guerra que salen de Ucrania significa que los casos de explotación y abuso aumentan.

Los refugiados adolescentes son una preocupación particular. “Todos conocemos a los adolescentes, ¿no? Son inseguros. Quieren aceptación y reconocimiento”, explica.

“Y si son refugiados que están lejos de casa y de sus amigos, son aún más fáciles de explotar”, continúa.

“A las chicas les puede encantar la atención que les brindan los hombres mayores. O les presentarán a una chica agradable de su misma edad, que tiene ropa genial y las invita a fiestas. Así es como comienza. No olviden que no solo los hombres son proxenetas, traficantes y abusadores”.

El riesgo en línea

Los factores que impulsan a las mujeres ucranianas a aceptar ofertas en internet aparentemente generosas para escapar de sus dificultades también se multiplican en tiempos de guerra.

Sin revelar identidades, Irena relata caso tras caso en los que está trabajando La Strada Polonia: chicas ucranianas que les ofreciern pasajes de avión a México, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, sin haber conocido a los hombres que las invitaron.

Un volante para refugiados ucranianos

BBC
Los refugiados ucranianos reciben volantes con información de ayuda.

“Mis colegas estaban tratando de persuadir a una chica de 19 años para que no fuera con su amiga a la casa de un hombre”, dice.

“Ella sabe que su amiga ha sido golpeada. Pero el hombre la llama a su celular, le dice cosas bonitas y le ofrece regalos. Si insisten en ir, les rogamos a las niñas que al menos se registren con las autoridades locales. Si no lo hacen, tienen nuestro número de teléfono”, explica.

“Espero que nos puedan llamar si nos necesitan”.

Los gobiernos de toda Europa han prometido solidaridad con Ucrania.

Y los grupos de derechos humanos quieren que cuiden mejor a quienes corren por sus vidas. Necesitan protección.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zCY05LVIK6Y

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.