COVID reduce peregrinación más grande de Latinoamérica a unos pocos fieles
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

COVID reduce la peregrinación a la Villa, la más grande de Latinoamérica a unos pocos fieles

Más de 35 mil personas se adelantan al cierre del templo sin provocar aglomeraciones. Los comercios de la zona denuncian que las ventas cayeron entre el 80% y el 90%.
Carlo Echegoyen
10 de diciembre, 2020
Comparte

Juan Carlos Cortés, comerciante de Chalco, Estado de México, de 45 años, conoce bien los efectos de la COVID-19. Su hermano Alberto, cuatro años mayor que él, “estuvo a punto de fallecer porque no lo recibían en ningún hospital”. 

“Bendito sea Dios, la libró, pero estuvo un mes ingresado en Nutrición”, explicó. Para agradecer aquella curación, Cortés peregrinó hasta la Basílica de Guadalupe cargando una enorme imagen de la virgen, la misma que desde hace 10 años acarrea hasta la iglesia. 

Por primera vez desde que Cortés camina hasta el templo todo es diferente. Ni aglomeraciones ni un fervor descontrolado. Es como un ensayo en miniatura y con sana distancia.

Leer más: Basílica de Guadalupe cerrará del 10 al 13 de diciembre para evitar aglomeraciones

La pandemia obligó a cerrar el santuario, que permanecerá clausurado desde el jueves 10 de diciembre para evitar aglomeraciones. Para el peregrino, el anuncio del cierre no le impidió cumplir con la tradición religiosa: fue uno de los miles que adelantó su visita a la Basílica para evitar encontrarse con las puertas cerradas. Sin embargo, nada era lo mismo. 

“Está medio rudo. Las noticias indican que no hay que venir, que es malo llenarse ese día (con) todos. Pero es una tradición que los mexicanos tenemos muy arraigada. No podemos dejar de venir a pedir a nuestra madre”, dijo recién llegado a la explanada del templo, con su imagen a cuestas. 

Junto a él, otro compañero de Chalco que aseguró haber realizado el mismo recorrido en los últimos 35 años. “La fe es más grande que todos los obstáculos. Esto nos impulsa demasiado. Esta es una tradición arraigada desde nuestros bisabuelos”, afirmó.

Fotos: Carlo Echegoyen (@CarloEchegoyen)

La peregrinación más grande de América Latina quedó reducida a unos pocos miles de fieles que adelantaron el viaje y la previsión de que, cuando el perímetro esté clausurado, todavía lleguen algunos creyentes con sus imágenes de la guadalupana a cuestas.

Nada que ver con los más de dos millones de personas que desfilaron por este mismo lugar el 12 de diciembre de 2019, ni con los 10 millones que visitaron la Basílica las dos primeras semanas de diciembre del pasado año.

Guardar la sana distancia no es complicado en la inmensa explanada que se abre ante el templo. Quienes acuden a misa, un puñado, pueden guardar fila y el metro y medio de distancia sin complicaciones. Si fuesen tres metros los reglamentarios tampoco sobraría espacio.

En un contexto en el que las autoridades han instado a la población a quedarse en casa, que escasos miles de personas lleguen a venerar a la virgen es casi un milagro. Hay más aglomeración por metro cuadrado en algunas calles del centro de la Ciudad de México. 

“Tenemos miedo de todo, pero lo hacemos de esta manera. Respetando las medidas de seguridad, todo se puede”, dijo Cortés. Su compañero, que no ha recibido el golpe del coronavirus entre sus allegados añadió: “Vengo a agradecer que todos estamos bien. Y que la virgen interceda por nosotros ante dios y sigamos sobreviviendo, porque no vivimos, sobrevivimos”.

Para entrar a la explanada de la Basílica, Cortés y su compañero debieron atravesar los filtros sanitarios instalados por la Ciudad de México. Primero, el gel antibacterial. Después, pasar tras las cámaras que determinan si el peregrino tiene más de 37 grados. A las 14 horas habían atravesado uno de los tres portones unas 14 mil personas. De ellas, algo más de un millar superaban la temperatura requerida. La gran mayoría, sin embargo, se debía al calor y la deshidratación y tras unos minutos de reposo podía entrar sin problemas. Al final del día, 35 mil 794 personas atravesaron los distintos filtros.

Tres días de caminata y regreso a Puebla

“Este es el único día que puedes venir para felicitarla, para venerarla, para darle gracias por lo maravilloso de la vida y pedirle que nos ayude con la maldita pandemia que esta arrasando la humanidad. Si me escucha a mí y escucha a todos, quizás se acaba antes”, dijo Mario Poblano Velázquez, de 55 años.

Atrás quedan casi cuatro días de caminata desde que salió de Puebla, cargando con otra de esas imágenes enormes que solo pueden acarrearse en la espalda. 

“Yo cumplí con mi fe, con mi felicitación, vine a pie a visitar a la jefa”, aseguró el hombre, soldador de profesión y que lleva 35 años sin faltar a la cita con la Virgen Morena. Hace un año, reconoció, llegó para cumplir con la peregrinación el mismo 12, pero ahora no quería jugársela. “Da tristeza ver todo esto vacío, pero es por el bien de todos, y hay que aceptar las reglas en la vida. En alguno momento llegará un tiempo mejor”, dijo.

Aseguró que, en su caso, no tenía miedo de contagiarse. “No creo que pase nada y si pasa, ni modo, todos estamos expuestos”.  

Para Rodolfo Alonso, de 65 años, el peligro es mayor, por encontrarse entre la población de riesgo. Sin embargo, se desplazó desde Ahuehuetzingo, Puebla, hasta la Basílica, para llevar el fuego de las veladoras desde el templo hasta los domicilios de su municipio. 

“Cada año entramos corriendo y en cada domicilio saludamos, ofreciendo a cada familia. Nos reciben con cohetes, música, comida. Es muy bonito”, explicó.

Él, que lleva al menos siete años liderando a un grupo de 50 vecinos en la peregrinación, decidió que la tradición se haría de la única manera posible: con un único enviado para recoger el fuego y llevarlo a su comunidad. 

Tras salir del templo, con la llama ya prendida, Alonso reconoció que “esto da tristeza. Estamos mirando como la pandemia nos ha afectado mundialmente. Mucha gente teníamos planeado nuestra peregrinación, pero todo se vino abajo”, dijo el hombre, jubilado, que anteriormente desempeñó como militar. 

Aprovechando que se había convertido en el emisario de Ahuehuetzingo ante la Virgen Morena, el hombre aprovechó para expresar el deseo en boca de todos los peregrinos: “Pedimos a la Virgen que pronto termine esto”.

Negocios con grandes pérdidas

Para los creyentes, un año de perder la tradición es un golpe. Para los comerciantes que viven de las multitudinarias visitas, la suspensión de las celebraciones supone un golpe demoledor. Las pérdidas son cuantiosas y ahora piensan en cómo sobrevivirán todo un año sin la inyección económica que supone estas semanas. 

“No podemos cerrar. Aunque la Basílica esté cerrada un poco de gente va a venir, aunque no como otros años”, dijo Irma Nicolasa, dependienta en una tienda que ofrecen todo tipo de recuerdos religiosos.

Antes, explicó, toda esta calle estaría llena de clientes, con carpas para dormir los peregrinos y miles de personas desfilando ante el escaparate. “Las ventas han bajado como un 80%”, reconoció.

Lo más grave llegará después. Dice la mujer que en estas jornadas se hacían las previsiones para el resto del año. “Las ventas empiezan en octubre, pero estos son los días más fuertes. Pero ahora no hay nada, ni turistas ni nacionales”, explicó.

Ella, que tiene que estar a pesar de todo de cara al público, reconoció que el miedo al contagio existe. Pero que “toma medidas”.

Entérate: Estas estaciones del Metro estarán cerradas durante los días de celebración de la Virgen de Guadalupe

En todas las calles aledañas se escuchan los mismos lamentos: la bajada de ventas es insostenible pero tampoco hay ayudas para el sector. “Las ventas bajaron demasiado, si antes vendías 10 mil ahora se venden mil”, dijo Francisco, un tendero a las puertas de su negocio de cuadros y libros religiosos. “Hoy se esperaba que fuera el día bueno, pero no”, lamentó.

Preocupaba la posibilidad de que las aglomeraciones fueran un foco de contagios para los próximos días en la Ciudad de México. Incluso el papa Francisco, desde el Vaticano, ofreció la indulgencia a los creyentes que celebren a la Virgen Morena desde sus casas. 

A las ocho de la tarde del jueves se cerrarán definitivamente las puertas de la Basílica. Para evitar la tentación de aquellos a los que les pesa más la fe que le miedo a la COVID-19, el gobierno capitalino cerrará el perímetro, tal y como ya hizo con Vía crucis de Iztapalapa en Semana Santa.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: ¿qué son los autoanticuerpos y qué tienen que ver con la COVID-19 grave?

Hay una creciente evidencia de que muchas reacciones extremas al coronavirus podrían estar relacionadas con la presencia de anticuerpos "rebeldes" que atacan tejidos y órganos sanos.
27 de septiembre, 2021
Comparte

Desde que comenzó la pandemia de COVID-19, los científicos han estado tratando de entender qué hace que unos y otros reaccionemos de manera tan diferente a la enfermedad.

¿Por qué algunas personas se enferman mucho más que otras? ¿Y por qué afecta a diferentes órganos del cuerpo, potencialmente durante períodos prolongados, cuando es COVID-19 prolongado?

Ahora existe una creciente evidencia de que algunos de estos procesos podrían estar relacionados con la producción de unos anticuerpos “rebeldes” conocidos como autoanticuerpos.

Los anticuerpos normalmente luchan contra las infecciones, pero los autoanticuerpos se dirigen por error a las células, tejidos u órganos del propio cuerpo.

Pero, ¿cuál es su rol en la COVID y cómo podrían impulsar la gravedad de la enfermedad?

Cuando el cuerpo se ataca a sí mismo

Incluso las personas sanas producen autoanticuerpos, pero generalmente no en cantidades lo suficientemente grandes como para causar un daño significativo al sistema inmunológico.

Sin embargo, en pacientes con COVID-19 se ha descubierto que no solo dañan el sistema inmunológico, sino también el tejido sano del cerebro, los vasos sanguíneos, las plaquetas, el hígado y el tracto gastrointestinal, según investigadores de la Universidad de Yale, en Connecticut (Estados Unidos).

Anticuerpos atacando el virus SARS-Covid-2

Getty Images
Se descubrió que los autoanticuerpos atacan múltiples vías del sistema inmunológico, según investigadores de Yale.

En las infecciones por COVID-19, los autoanticuerpos pueden apuntar a “docenas de vías inmunes”, le dijo a la BBC Aaron Ring, profesor adjunto de inmunobiología en la Facultad de Medicina de Yale.

En un estudio reciente publicado en la revista Nature, su equipo examinó la sangre de 194 pacientes que contrajeron el virus con diversos grados de gravedad, y encontró “aumentos marcados” en la actividad de los autoanticuerpos, en comparación con los individuos no infectados.

Cuantos más autoanticuerpos se detecten, más grave será la enfermedad experimentada por los pacientes.

Es un arma de doble filo. Los anticuerpos son cruciales para defendernos de las infecciones, pero algunos pacientes con COVID-19 también desarrollan anticuerpos que dañan sus propias células y tejidos”, dijo el científico.

Bloqueo de la respuesta inmune ante la COVID-19

El estudio del doctor Ring se basó en trabajos anteriores dirigidos por el doctor Jean-Laurent Casanova en la Universidad Rockefeller de Nueva York (Estados Unidos).

El laboratorio de Casanova lleva más de 20 años estudiando variaciones genéticas que afectan la capacidad de una persona para combatir infecciones.

Su investigación destaca el papel de los autoanticuerpos que atacan algunas de las proteínas encargadas de combatir las infecciones virales y bloquear la replicación del virus (los llamados interferones tipo 1).

En octubre de 2020, el equipo del doctor Casanova informó en la revista Science que había encontrado esos autoanticuerpos en aproximadamente el 10% de casi 1.000 pacientes con COVID-19 grave.

Un detalle crucial: cerca del 95% de ellos eran hombres, lo cual podría explicar por qué son ellos los que desarrollan mayoritariamente la COVID-19 grave.

Pacientes que sufren de covid-19 grave recibiendo oxígeno en una unidad de cuidados intensivos (UCI) de un hospital en Nueva Delhi, India, mayo de 2021.

Getty Images
El doctor Casanova ha encontrado evidencia que podría ayudar a explicar por qué el covid parece ser más grave entre los pacientes varones mayores.

El mes pasado informaron en la revista Science Immunology los hallazgos de un estudio más amplio, con análisis de 3.600 pacientes ingresados en el hospital con COVID-19 grave.

Encontraron autoanticuerpos contra los interferones tipo 1 en la sangre del 18% de las personas que habían muerto a causa de la enfermedad.

Más del 20% de los pacientes mayores de 80 años con COVID grave tenían esos autoanticuerpos, en comparación con el 9.6% entre los menores de 40 años.

El doctor Casanova dijo que los hallazgos proporcionaron “pruebas convincentes” de que la “interrupción” causada por los anticuerpos rebeldes “es a menudo la causa del covid-19 potencialmente mortal”.

Autoanticuerpos, enfermedad autoinmune y COVID prolongado

Otros estudios están encontrando vínculos entre los autoanticuerpos y las condiciones médicas relacionadas con la COVID-19 que continúan incluso después de que el virus ha sido eliminado del organismo.

En un estudio publicado este mes en Nature Communications, investigadores de la Universidad de Stanford, en California (Estados Unidos), encontraron que al menos una de cada cinco personas ingresadas en el hospital con COVID-19 desarrolló autoanticuerpos en la primera semana de ingreso.

En el caso de unos 50 pacientes, dispusieron de muestras de sangre extraídas en diferentes días, incluido el día en que ingresaron por primera vez.

“En una semana después de registrarse en el hospital, aproximadamente el 20% de estos pacientes había desarrollado nuevos anticuerpos contra sus propios tejidos que no estaban allí el día en que fueron admitidos”, dijo el investigador principal PJ Utz, profesor de inmunología y reumatología en Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford.

Un trabajador médico administra una dosis de la vacuna contra el covid en Nantes, Francia, el 14 de septiembre de 2021.

Reuters
Los expertos dicen que los hallazgos refuerzan la causa de aumentar la inmunidad a través de la vacunación.

El profesor Utz dijo que esto también podría explicar por qué algunos síntomas persisten meses incluso después de que la enfermedad haya desaparecido, en la condición conocida como COVID de larga duración.

“Si te enfermas lo suficiente por la COVID-19 como para terminar en el hospital, es posible que no estés fuera de peligro incluso después de recuperarte”.

En Reino Unido, investigadores del Imperial College de Londres encontraron autoanticuerpos en pacientes con COVID-19 de larga duración, que estaban ausentes en personas que se recuperaron rápidamente del virus o que no dieron positivo.

El profesor Danny Altmann, que dirige el grupo de investigación, le dijo a la BBC que el equipo está trabajando para averiguar si se puede diagnosticar COVID de larga duración identificando autoanticuerpos creadosrecientemente.

La investigación aún se encuentra en una etapa inicial, pero podría dar como resultado una prueba lo suficientemente simple como para ser utilizada en la consulta médica.

“Esperamos no solo avanzar hacia un diagnóstico, sino también en conocimientos terapéuticos: que esto ilumine mecanismos y tratamientos específicos”, dijo Altmann.

Para los expertos, estos hallazgos también justifican la vacunación.

En una infección viral mal controlada, el virus permanece durante mucho tiempo, mientras que una respuesta inmune que se intensifica continúa rompiendo las partículas virales en pedazos, lo cual confunde al sistema inmunológico, dijo el profesor Utz.

Sin embargo, las vacunas contienen solo una proteína de pico o instrucciones genéticas para producirla, por lo que el sistema inmunológico no está expuesto a la misma actividad frenética que podría conducir a la producción de autoanticuerpos.

Eso no es todo

Un médico atiende a un paciente infectado por covid-19 en la unidad de cuidados intensivos del hospital Lyon-Sud en Pierre-Benite, el 8 de septiembre de 2021

Getty Images
Los expertos advierten que la respuesta inmune al covid es compleja y los autoanticuerpos son solo una parte de la historia.

Pero aunque los avances en este campo son emocionantes, los científicos advierten que la respuesta inmune a la COVID es compleja y los autoanticuerpos no lo son todo.

Otro mecanismo que se está investigando es la respuesta inmune hiperactiva que ocurre en algunos casos.

La producción de proteínas llamadas citocinas (también denominadas citoquinas) puede alcanzar niveles peligrosos y causar daño a las propias células del cuerpo, las llamadas tormentas de citocinas.

Todavía no comprendemos exactamente qué sucede en nuestras células cuando el virus ingresa a nuestros cuerpos; es el resultado de esa batalla lo que determina la gravedad y, en última instancia, la mortalidad de la enfermedad.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UoFBS1ABim4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.