Crecen 26% homicidios de policías; asesinan a uno cada 16 horas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto ilustrativa Cuartoscuro

Crecen 26% los homicidios de policías en México; cada 16 horas se registra un nuevo asesinato

De enero a noviembre del año pasado al menos 489 elementos de todas las corporaciones fueron asesinados en 30 estados del país; cinco entidades concentran la mitad los ataques.
Foto ilustrativa Cuartoscuro
5 de enero, 2021
Comparte

La violencia en contra de los policías en el país va en ascenso. De enero a noviembre de 2020, al menos 489 agentes de todos los niveles y corporaciones fueron asesinados en la mayor parte de los estados. Es, en promedio, un policía asesinado cada 16 horas en México.

Entre las agresiones figuran enfrentamientos con el crimen organizado donde los policías cayeron pese al blindaje de los vehículos en los que viajaban, como ocurrió en el atentado contra el secretario de Seguridad de Ciudad de México, pero también el asesinato de policías desarmados como se registró en junio en Guanajuato.

Lee más: Más de 8 mil policías estatales carecen de preparación básica para ser agentes

Un balance elaborado por la organización especializada en temas de seguridad, Causa en Común, muestra un incremento de 2019 a 2020 del 26% en la cifra total de policías asesinatos en México. Y hay entidades donde el incremento supera el 100%.

Con excepción de Baja California Sur y Campeche, todos los estados del país registraron el asesinato de al menos un policía durante el año pasado. Hay cinco entidades, encabezadas por Guanajuato, que concentran por si solas casi la mitad de todos los asesinatos de policías registrados en 2020.

De acuerdo con el recuento elaborado a partir de datos oficiales y reportes periodísticos, en 2020 fueron asesinados 100 policías y agentes más que en 2019. La cifra pasó de 386 a 489 en el mismo periodo de 11 meses. 

De hecho, pese a que aún falta el balance de diciembre de 2020 en el recuento, la cifra de ese año ya supera al total anual de 2019. De mantenerse el mismo promedio de los 11 meses previos, el 2020 habría cerrado con más de 530 agentes de seguridad asesinados.

Los datos de 2020 también confirman que no se logró consolidar el descenso que se había registrado de 2018 a 2019 cuando la cifra anual de policías asesinados bajó ligeramente de 452 a 446. 

En el promedio diario, el informe de Causa en Común identifica que en 2018 se registraba un promedio de 1.24 policías asesinados; mientras que para 2019 dicho promedio bajó a 1.16 agentes caídos; y en 2020 repuntó hasta un promedio de 1.45 policías víctimas de homicidio.

Es un promedio de un policía asesinado cada 16 horas en México y, con algunos casos en los que podría registrarse hasta dos policías caídos cada 24 horas en el país.

Estados mortíferos para policías

De los 489 policías asesinados en México, 226 casos (46%) se concentran en solo cinco estados: Guanajuato, Chihuahua, estado de México, Guerrero y Veracruz.

Guanajuato es el caso más grave. En dicha entidad 81 policías estatales, municipales y ministeriales fueron asesinados entre enero y noviembre; la cifra representa un incremento importante respecto al mismo periodo de 2019 en que fueron asesinados 50 elementos. Lo anterior significa que, en promedio, 1 de cada 6 policías asesinados en el país era de Guanajuato.

Los siguientes cuatro estados están lejos de dicho registro, pero todos acumulan más de tres decenas de policías asesinados. Primero se ubica el Estado de México con 39 casos, seguido de Veracruz con 38 policías caídos, Guerrero con 35 asesinatos de oficiales y Chihuahua con 33.

Luego se ubica Michoacán con 26 policías asesinatos en su territorio, seguido de Ciudad de México y Sonora con 21 casos cada uno.

Aguascalientes, Nayarit, Tlaxcala y Yucatán presentan solo un caso registrado, respectivamente.

Los datos de Causa en Común también permiten identificar casos de entidades donde los homicidios de policías se han disparado mas del doble de un año a otro. San Luis Potosí es el foco rojo en este sentido, pues la cifra de policías caídos pasó de solo 3 en 2019 a 19 en 2020, lo que equivale a un disparo del 533%. 

Colima es otra entidad donde los asesinatos de los agentes se multiplicaron al pasar de tres a 11, que es un incremento equivalente al 266%. Después se ubica Veracruz cuyos 38 policías asesinados son un incremento del 171% respecto al año anterior.

Luego están Querétaro e Hidalgo que de forma coincidente pasaron de solo dos policías asesinados en 2019 a 5 en 2020, un repunte del 150%.

Crímenes de toda jerarquía

Entre los ataques perpetrados contra los policías en 2020 hay desde agresiones en contra de mandos, hasta ataques a policías de los rangos más bajos. Hubo desde emboscadas a comitivas amplias de uniformados hasta ataques a elementos que se encontraban en solitario o desarmados.

Uno de los casos de mayor impacto fue la planificada agresión que presuntos sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) efectuaron en contra del convoy del jefe de la policía capitalina Omar García Harfuch, el 26 de junio en la colonia Lomas de Chapultepec.

Los delincuentes efectuaron decenas de disparos en contra de la camioneta del alto funcionario quien no murió aun cuando fue alcanzado por tres proyectiles. No obstante, el blindaje del vehículo no logró impedir que dos de los agentes capitalinos que lo escoltaban perdieran la vida.

El asesinato de policías en Guanajuato en 2020 fue un foco rojo debido a la frecuencia y violencia con la que se cometieron. Hubo desde emboscadas como la registrada el 3 de julio en la carretera Apaseo – Jerécuaro en la que sicarios consiguieron asesinar a cinco policías estatales, hasta el homicidio de tres policías desarmados en Silao ocurrido un mes antes.

En el mismo mes de junio, pero Michoacán, se registro otro ejemplo con el homicidio del director de la policía de Zamora, Cesar Marín Jaimes, quien perdió la vida junto con uno de sus comandantes, luego de que fueran emboscados cuando viajaban en un automóvil.

Uno de los casos mas recientes fue el asesinato del coordinador general de la Unidad Especializada de Aprehensiones de la Fiscalía de Sinaloa, Ramón Muñiz Moriega, a quien le dispararon en mas de cien ocasiones cuando manejaba su vehículo en una colonia del sur de Culiacán.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué tanto contamina el bitcoin, la moneda que consume más electricidad que Finlandia, Suiza o Argentina

La minería del bitcoin utiliza gigantescas cantidades de energía para mantener funcionando servidores que trabajan día y noche en busca de la divisa digital. Pero.... ¿proviene toda esa energía de combustibles fósiles?
22 de febrero, 2021
Comparte
Bitcoins

Getty Images
En las últimas semanas el precio del bitcoin ha llegado a máximos históricos.

Si el bitcoin fuera un país, consumiría más electricidad al año que Finlandia, Suiza o Argentina, según un análisis del Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge (CCAF, por sus siglas en inglés).

Eso ocurre porque el proceso de “minar” la criptomoneda -utilizando gigantescos servidores que no cesan de trabajar- consume mucha energía.

Según los investigadores, la minería de bitcoins utiliza cerca de 121,36 teravatios-hora (TWh) de electricidad al año, un récord que provoca un fuerte impacto en el medioambiente y supera a una larga lista de países.

El tema volvió al debate luego que Elon Musk, a través de su empresa de autos eléctricos Tesla, reportó la compra de US$1.500 millones en bitcoin, disparando el precio de la divisa y encendiendo críticas por la contaminación que genera.

Esta última subida del precio del bitcoin -que ha seguido una meteórica tendencia alcista en los últimos meses- le ha dado nuevos incentivos a los mineros de la divisa para hacer funcionar más y más ordenadores con el objetivo de generar más criptomonedas.

A medida que sube el precio del bitcoin, sube el consumo de electricidad, dice Michel Rauchs, investigador del CCAF, donde crearon una herramienta en línea que permite hacer este tipo de cálculos.

“Realmente es por su diseño que el bitcoin consume tanta electricidad”, le explica Rauchs a la BBC. “Esto no es algo que cambiará en el futuro, a menos que el precio de bitcoin baje significativamente”.

Los investigadores trabajan con el Índice de Consumo Eléctrico del Bitcoin de Cambridge (CBECI, por sus siglas en inglés), el cual provee estimaciones en tiempo real sobre cuánta electricidad consume la generación de la divisa.

El bitcoin usa más energía que Argentina. Si el bitcoin fuera un país, estaría entre los 30 países que más utilizan energía en el mundo. Uso nacional de energía en teravatios-hora (TWh).

Este índice funciona con base en un modelo que asume que las máquinas utilizadas para minar en el mundo funcionan con distintos niveles de eficiencia.

Siguiendo la relación entre un precio promedio de electricidad por kilovatio hora (US$0.05) y la demanda de energía de la red bitcoin, la herramienta estima cuánta electricidad se consume en un momento dado.

“El bitcoin es anti eficiente”, dice David Gerard, autor del libro “Attack of the 50 Foot Blockchain”.

“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”.

¿Por qué el bitcoin consume tanta electricidad?

Las máquinas dedicadas a “minar” o extraer bitcoins, son ordenadores especializados que se conectan a la red de criptomonedas.

Su trabajo es verificar las transacciones realizadas por las personas que envían o reciben la divisa, en un proceso que implica resolver complejos acertijos matemáticos.

Granja de minado en Islandia.

Getty Images
Los lugares donde se ha ce la minería del bitcoin consumen gigantescas cantidades de electricidad.

Como recompensa, los mineros ocasionalmente reciben pequeñas cantidades de bitcoin en lo que a menudo se compara con una lotería.

Para aumentar las ganancias, los mineros conectan una gran cantidad de computadores, con el objetivo de aumentar sus posibilidades de conseguir bitcoin.

Y como los computadores trabajan casi día y noche para completar los rompecabezas, el consumo eléctrico es muy alto.

El consumo eléctrico vs la huella de carbono

Existe una gran diferencia entre el consumo de energía y la huella de carbono, argumenta Nic Carter, socio fundador de la firma de capital de riesgo Castle Island Ventures, especilizada en el sector de blockchains (cadenas de bloques).

“Si miramos solamente el consumo de energía no estamos contando toda la historia”, le dice a BBC Mundo.

hOMBRE MINANDO BITCOINS

Getty Images
En las provincias chinas de Sichuan y Yunnan los mineros del bitcoin utilizan energía hidroeléctrica excedente.

Aunque es cierto que la mayor parte de la electricidad se produce a partir de combustibles fósiles como el carbón, el petróleo o el gas -que son altamente contaminantes- también se utilizan energías renovables (como la hidroeléctrica o la eólica) o energía nuclear.

Entonces, si bien importa el nivel de consumo de electricidad, también hay que tomar en cuenta cómo se genera aquella electricidad, apunta Carter.

Por ejemplo, señala, hay mineros en China que aprovechan la energía hidroeléctrica excedente en las represas. Si no la usaran, esa energía simplemente se perdería.

Eso explica por qué la minería del bitcoin se ha expandido tanto en las provincias de Sichuan y Yunnan.

Otro caso ocurre cuando algunos mineros capturan el metano descargado o quemado (que es un subproducto de la extracción de petróleo) y lo utilizan para generar la electricidad que requieren sus computadoras.

sÍMBOLO DE BITCOIN EN VITRINA

Getty Images
“Es muy malo que toda esta energía se desperdicie literalmente en una lotería”, dice David Gerard.

Muchos activistas consideran que esos ejemplos son casos puntuales que no le quitan la responsabilidad ambiental a la industria del bitcoin.

De todos modos, Carter advierte que la minería del bitcoin se acabará en unos años, puesto que el sistema fue diseñado de tal manera que los acertijos matemáticos que resuelven las computadoras llegarán a su fin.

“Este proceso está completado en un 88%, apunta, lo que en la práctica significa que cada vez se hace más difícil seguir minando.

Sin embargo, en la medida que el precio siga disparándose, es probable que el consumo energético también aumente.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Nkdrq_AVABk&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.