Hospital niega que pasante murió de COVID; Salud lo contradice
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Hospital de Ecatepec niega que pasante de medicina murió de COVID, luego Salud lo contradice

Pasantes de medicina suspendieron labores en el Hospital General de Ecatepec, luego de que su compañero Jorge Alejandro López Rivas falleciera con síntomas de COVID-19; acusan falta de materiales para trabajar.
Especial
Comparte

Jorge Alejandro López Rivas, de 29 años, era estudiante de la FES Iztacala de la UNAM y médico interno de pregrado en el Hospital General de Ecatepec “Dr. José María Rodríguez”, ahí prestó sus servicios en el área de cirugía y posteriormente en urgencias, donde falleció el pasado 4 de enero tras presentar síntomas de COVID-19.

Te puede interesar: Hasta 2022 se verá el impacto de las vacunas sobre la epidemia de COVID-19, coinciden especialistas

El hospital donde laboraba negó que su fallecimiento fuera por COVID-19, sin embargo la Secretaría de Salud del Estado de México informó que la prueba que se le practicó dio positivo y emitió un extrañamiento contra dos de los directivos del nosocomio por “vulnerar los derechos de los internos”.

Sharon, hermana de Jorge, lo recuerda como “un niño muy noble, desde chico tuvo la vocación de querer ser médico. Le gustaba mucho lo que hacía, cuando entraba a cirugías. Amaba disfrutar de su familia y ayudar a la gente”.

El pasado 6 de diciembre, al volver a casa Jorge le contó a su familia que ese día había atendido a una persona que ingresó al área de urgencias “vomitando sangre”, misma que le tosió encima. Dado que la orden que reciben en el hospital es “atender a quien llegue” tuvo que revisarlo aunque solo tenía un cubrebocas sencillo y una careta como barrera de protección.

Una semana después, Jorge comenzó con síntomas como ardor de ojos, dolor de cabeza y de garganta. Aún con malestar tuvo que acudir al hospital a hablar con sus superiores para darles aviso, a lo que le contestaron que “no comprara falsos diagnósticos y se dedicara a cumplir su obligación”, cuenta su hermana.

Ante la respuesta del hospital, el joven decidió por voluntad propia volver a su casa y dar aviso a sus compañeros internos sobre su sintomatología.

Con el paso de las horas, los malestares de Jorge continuaron y se intensificaron, motivo por el cual se quedó en casa y se comunicó nuevamente con el hospital para informarles que estaba aislado y bajo tratamiento. La institución, de acuerdo con sus familiares, se negó a reconocer las recetas médicas que envió para comprobar su estado de salud, y le dijeron que en caso de no contar con un diagnóstico que confirmara COVID-19 sus ausencias serían sancionadas.

“No lo llevamos al hospital, estuvo en casa. En ningún momento se comunicaron con la familia del hospital o la escuela para saber por qué no estaba asistiendo. Fue hasta el 4 de enero que lo trasladamos para internarlo, porque ya estaba muy cansado”, explica Sharon.

Jorge fue internado a las 17:00 horas al Hospital General de Ecatepec, y 40 minutos después informaron a su madre que había fallecido.

Hospital y Salud se contradicen sobre diagnóstico

Acerca del caso, el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM) señala en un comunicado que Jorge “no laboraba en área COVID-19. Sus funciones no estaban dentro de los protocolos a pacientes contagiados por el virus SARS-CoV-2, pues los alumnos tienen restricción en maniobras de reanimación cardiopulmonar y no están expuestos a aerosoles de pacientes”.

De acuerdo con las autoridades, el 15 de diciembre el joven “recibió un diagnóstico que incluyó placa de tórax, saturación por pulsioximetría, exploración física, sin detección de COVID-19 al momento. Sin embargo, se realizó prueba PCR, que resultó negativa”.

El 4 de enero fue llevado a dicho nosocomio “bajo condiciones de deterioro avanzado, saturando cerca de 60%; se le realizaron maniobras de reanimación en sala de choque y falleció a las 17:40 horas, informando debidamente a sus familiares”, señala el ISEM.

El comunicado afirma que el personal médico que solicita diagnóstico cuenta con dicho servicio, “además de que siempre se respetan las incapacidades de trabajo y se expiden dictámenes de vulnerabilidad de acuerdo con los criterios publicados en el Periódico Oficial Gaceta de Gobierno, con fecha del 3 de agosto de 2020”.

“Los hospitales generales de Ecatepec “Dr. José María Rodríguez” y “Las Américas” privilegian siempre la protección, prevención, diagnóstico y atención médica por COVID-19 a su plantilla laboral y precisa que hay disponibilidad de camas para ello”.

Sin embargo, un boletín de la Secretaría de Salud del estado contradice la versión del hospital, pues señala que “el día 15 de diciembre se le realizó al médico interno de pregrado una exploración física que incluyó placa de tórax y saturación por pulsioximetría que arrojaron un diagnóstico de posible infección en vías respiratorias sin datos de alarma para complicación por SARS-CoV-2 e indicaron una prueba PCR que, tras analizarse, dio resultado positivo”.

La Secretaría de Salud informa que el director del hospital, Héctor Flores Mercado, así como la jefa de la División de Enseñanza, María del Carmen Ramírez, fueron acreedores a un extrañamiento como consecuencia de este caso.

“Salud informó a ambos servidores públicos, vía oficio, de este extrañamiento, que se da por vulnerar los derechos de los internos al no dar atención y transgredir las instrucciones giradas por la autoridad competente en materia de Médicos Internos de Pregrado durante la contigencia por SARS-CoV-2”, señala.

Hasta este 7 de enero, autoridades de Salud federal han confirmado el fallecimiento de 2 mil 470 integrantes del personal médico en todo el país. En primer lugar, por profesión, se encuentran los médicos (47%), seguidos de otros trabajadores de la salud (30%), enfermeras (18%), dentistas (2%) y laboratoristas (2%). Además hay 218 defunciones sospechosas.

El Estado de México ocupa el segundo lugar por número de fallecimientos, solo superado por la capital del país.

Las autoridades han registrado 188 mil 207 casos acumulados de personal médico contagiado, siendo la Ciudad de México, el Estado de México y Jalisco las entidades con mayor número de confirmados.

Lee más: Científicos argentinos prueban que plasma de recuperados reduce síntomas por COVID

“No nos negamos a trabajar, pero tenemos derechos”

“Conocí a Jorge a finales de junio pasado, cuando estábamos en el proceso para entrar al internado, ya con la asignación de la plaza en el hospital. Era mi hermano de guardia”, recuerda una de sus compañeras que pide omitir su nombre por miedo a represalias.

“Le decíamos ‘el adscrito Jorge’ porque sabía mucho y siempre te apoyaba, te explicaba cosas… era muy mesurado en su actuar, observador y demasiado dedicado, de esas personas que se sabe el chisme de todos los pacientes porque se sentaba a platicar con ellos”, recuerda la doctora.

Era conocido en el hospital porque siempre daba de lo que tenía: ante la falta de materiales para trabajar, e incluso de medicamentos, “era el primero que se ofrecía para ir a la farmacia a comprar lo que faltara, o llegaba diciendo que ya traía lo que necesitábamos: algo tan básico como un par de guantes, cubrebocas o jeringas”.

Su partida los marcó. Por ello, los internos del Hospital General de Ecatepec se reunieron en asamblea y decidieron presentar un pliego petitorio a las autoridades del nosocomio, en exigencia de protección personal, y que les aseguren que serán atendidos oportunamente en caso de contagiarse de COVID-19.

Los jóvenes también exigen contar con acceso lo antes posible a la vacuna para SARS-CoV-2, limpieza y desinfección de áreas comunes para médicos internos y médicos residentes y que no se tomen represalias contra los demandantes.

Los médicos pasantes aseguran que hasta ahora, la postura de las autoridades hospitalarias ha sido afirmar que cuentan con materiales de protección, aunque nunca llegan a sus manos, y ante los reclamos, la respuesta más recurrente es que no saben requerir los productos de manera adecuada.

Debido a la falta de condiciones para que realicen su servicio de manera segura, los médicos internos mantuvieron diálogos con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), y acordaron que se retirarían del Hospital General de Ecatepec hasta que no se les provea de lo necesario.

La compañera de Jorge afirma que jamás se han negado a cumplir con sus obligaciones, pero tienen derechos y esperan poder volver a trabajar en mejores condiciones.

“Ninguno de nosotros quiere dejar de aprender, ninguno de nosotros quiere dejar de ver un paciente, pero queremos hacerlo bien, con lo que necesitamos”, señala.

FES Iztacala retira pasantes hasta que mejoren condiciones

Luego del fallecimiento de Jorge, la FES Iztacala de la UNAM anunció que retiró a sus médicos pasantes del Hospital General de Ecatepec “hasta que se mejoren las condiciones para que todas y todos puedan realizar su trabajo, con las medidas de seguridad adecuadas”.

También instruyó que se realicen nuevas revisiones en las distintas sedes hospitalarias donde laboran sus alumnos para verificar que laboren en condiciones óptimas, y pidió a sus estudiantes que en caso de identificar una situación irregular se comuniquen con la jefatura de la carrera.

“La pérdida de la vida de Jorge Alejandro llena de tristeza a la Universidad Nacional y a nuestra Facultad y al mismo tiempo es clara evidencia del fuerte compromiso y de la vocación de nuestros alumnos, quienes están plenamente comprometidos con la responsabilidad social de la institución”, indicó en un comunicado.

La familia de Jorge no busca dinero. Sharon dice que solo quieren que los médicos que continúan luchando en primera línea en los hospitales cuenten con condiciones para realizar su labor, por lo que las respuestas institucionales que les han dado hasta ahora parecen insuficientes.

“No hemos recibido apoyo de ninguna parte y yo externo abiertamente que no nos interesa porque él ya no regresa. Estamos en la postura de demandar al hospital”.

Por ahora, Sharon y su familia esperan que la gestión de la denuncia contra las autoridades hospitalarias prospere, y que la salud de su padre mejore, pues en los últimos días ha comenzado con síntomas de coronavirus.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus; ¿Qué produce una respuesta inmunitaria más fuerte: la infección natural o la vacuna?

Si bien ambas producen una respuesta inmunitaria, te explicamos por qué es mejor la protección que te puede ofrecer una vacuna contra el SARS-CoV-2.
16 de diciembre, 2020
Comparte

Reino y Estados Unidos iniciaron ya su programa de vacunación masiva contra el coronavirus con la vacuna de Pfizer/BioNTech.

La inmunización, producida en Bélgica, es un nuevo tipo de vacuna llamada ARN que utiliza un pequeño fragmento del código genético del virus para enseñarle al cuerpo a combatir la COVID-19 y generar inmunidad.

El resto de las vacunas —incluidas la rusa Sputnik V, que comenzó a suministrarse de forma masiva en Moscú, la china Sinovac, la estadounidense Moderna o la británica Oxford-AstraZeneca— continúan en la carrera y la aprobación de algunas de ellas se espera de forma inminente.

En Reino Unido, los primeros en recibir la dosis inicial de las dos necesarias para alcanzar la inmunidad completa son las personas mayores de 80 años, los profesionales de la salud en primera línea, así como los trabajadores de las residencias de ancianos.

Y mientras que la mayoría de la población espera con ansias que le llegue su turno, hay quienes miran a la vacuna con recelo por las incógnitas que todavía no tienen respuesta.

Una de las preguntas que se repite (aunque no necesariamente entre quienes están en desacuerdo con la vacunación) es, ¿Qué genera una respuesta inmune más fuerte: la infección natural o la vacuna?

BBC Mundo conversó con tres expertos en el tema en busca de una respuesta.

Según el caso

En pocas palabras: aún no se sabe.

“Hay algunas enfermedades donde la vacuna protege más que la enfermedad y otros casos donde la enfermedad brinda más protección que la vacuna”, le explica a BBC Mundo Carlos Rodrigo, vacunólogo y Director Clínico de Pediatría del Hospital Germans Trias i Pujol, en Barcelona.

Paciente de covid-19

Getty Images
Mientras que a algunas personas el virus les provoca pocos o ningún síntoma otros deben ser hospitalizados o conectados a un respirador.

Rodrigo da como ejemplo enfermedades clásicas como el sarampión, la varicela o las paperas, donde la infección natural es la que otorga una inmunidad más prolongada, donde lo habitual es que una vez que la pasas no te vuelvas a enfermar.

En otro tipo de infecciones, como las provocadas por neumococos o meningococos (dos tipos de bacterias) en niños o por el virus del papiloma humano (VPH) —un grupo de virus que puede causar verrugas y varios tipos de cáncer— la situación es exactamente opuesta.

En el caso del VPH, por ejemplo, la vacuna genera una respuesta inmune más potente que la inmunidad natural, ya que esta última es particularmente débil.

Esto se debe a que, entre otra cosas, el virus emplea varias tácticas para evadir al sistema inmune, le explica a BBC Mundo Maitreyi Shivkumar, profesora de Biología Molecular en la Facultad de Farmacia de la Universidad De Montfort, en Reino Unido.

“Muchos virus, entre los que se incluye el VPH tienen proteínas que bloquean la repuesta inmune o simplemente mantienen un perfil bajo para no ser detectadas”.

En cambio la vacuna, “contiene una concentración alta de una sola proteína —la que sobresale de la superficie del virus y la que detecta el sistema inmune— en su forma más pura”.

Al suministrar una gran cantidad de esta proteína, la respuesta que se genera es mucho más fuerte, señala Shivkumar.

Y, además, la vacuna permite que, “de cierta forma, el sistema inmune no se distraiga con otros trozos del virus (como ocurriría en una infección natural)”, añade la experta, aunque aclara que son pocos los casos donde la inmunidad generada por la vacuna es mayor a la que suscita la infección natural.

“Por lo general las vacunas son tan buenas como la infección (en este sentido), o brindan suficiente inmunidad y eso es lo que se quiere lograr”.

¿Cómo se posiciona la covid-19 en este sentido?

Dado que se trata de una enfermedad nueva y de que los estudios sobre la vacuna fueron diseñados para determinar su seguridad y eficacia más que para evaluar la longevidad de la inmunidad, no sabemos con exactitud por cuánto tiempo se extiende el efecto protector de ninguna de las dos.

HPV

Getty Images
En el caso del VPH, la vacuna genera una respuesta inmune más fuerte que el virus mismo.

Lo que sí sabemos es que, a diferencia de la infección natural, de la que podemos recibir una dosis viral variable (alta, mediana o baja) que produce diferentes niveles de inmunidad, “cuando te suministran una vacuna, recibes una dosis predeterminada que sabemos provoca una respuesta inmune fuerte y apropiada, capaz de prevenir la infección en un gran porcentaje de los casos”, le dice a BBC Mundo Jennifer Gommerman, inmunóloga de la Universidad de Toronto, Canadá.

“Hay muchas similitudes: las dos cosas —la infección natural y la vacuna— generan anticuerpos neutralizantes e inmunidad celular (el proceso que activa entre otras cosas a las células T)”.

“Pero una de las grandes diferencias es que las vacunas no provocan el daño colateral de una respuesta inmune extremadamente robusta, que en mucha gente puede ser perjudicial y causar daño en los pulmones”, explica la experta.

Sin vacuna, dice Carlos Rodrigo, atravesar la enfermedad es “una aventura, un azar, una ruleta rusa: mientras que a algunas personas no les ocasiona ningún problema, a otras les causa problemas gravísimos. Y a otras no tan graves pero persistentes en el tiempo, e incapacitantes”.

Por último otra de las ventajas de la vacuna es que al suministrar una dosis fija, “se garantiza una respuesta imunitaria estandarizada en toda la población. Es una forma de controlar la respuesta y no dejarla al azar”, añade Shivkumar.

Y si tuve covid-19, ¿es necesario vacunarme?

En opinión de Gommerman, deberías dejar que vacunen a otros primero porque tu cuerpo todavía debería tener memoria del virus y por lo tanto capacidad para combatirlo, pero luego es importante que lo hagas.

Vacunación

Getty Images
Aunque hayas tenido covid-19, es aconsejable recibir la vacuna.

“Primero que mucha gente nunca tuvo confirmación de haber tenido el virus”, dice. “Cuando nos llega gente que piensa que ha tenido covid-19 y se les hace la prueba de anticuerpos, no siempre dan positivo porque en realidad no han estado expuestos al virus”.

Esa ya es una buena razón para darse la vacuna. Pero por otro lado, “hasta donde sabemos, no hay consecuencias negativas de darse la vacuna después de haber tenido el virus. Es como reforzar tu respuesta inmunitaria”, señala la experta.

Y, tercero, “tu respuesta inmune pudo haber sido muy buena o no, dependiendo de a cuánto virus estuviste expuesto, y como esa carga es variable, no sabrás en que parte del espectro te encuentras, por lo tanto, es mejor darse la vacuna”.

Rodrigo tiene una visión similar, aunque recomienda hacer un test primero para verificar si la persona aún tiene anticuerpos.

Estas personas “no serían prioritarias, pero es posible que al cabo de unos cuantos meses, la inmunidad natural no sea suficiente”.

“Habrá que evaluar si todavía tiene anticuerpos, porque en casos que los haya, la vacuna es inútil”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=BKNQNzyRydw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.