Marina suma 185 víctimas de violaciones a derechos humanos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Marina suma 185 víctimas de violaciones a derechos humanos; a menos de la mitad se les reparó el daño

Aunque ya están reconocidas como víctimas en el registro oficial y a que por ley debían ser compensadas en menos de un mes, la mayoría no ha recibido ese apoyo.
Cuartoscuro
7 de enero, 2021
Comparte

Esta nota la leyeron antes nuestros suscriptores. Suscríbete a Animal Político y lee contenido antes que nadie.

Entre 2012 y 2020 un total de 185 personas fueron víctimas directa o indirectamente de violaciones a derechos humanos o de algún delito cometido por elementos de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar). Pese a estar reconocidas oficialmente como tales, a menos de la mitad de ellas se les ha compensado el daño causado.

Así lo revelan datos de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), que señalan que hasta octubre pasado solo se había autorizado el pago de compensaciones económicas y otros apoyos para 81 víctimas de abusos de elementos de la Armada, que son el 44% de las oficialmente registradas y confirmadas. El resto continúa en espera de una resolución.

Leer más | ‘Fueron los marinos’: FGR investiga a grupo de élite de la Marina por desaparición de 47 personas en Nuevo Laredo

Para las víctimas que sí han sido compensadas se han destinado pagos por más de 35 millones de pesos provenientes del fondo de ayuda que fueron erogados entre 2015 y 2019, sin que 2020 no se autorizaran pagos. Dicho dinero no fue cubierto por la Marina sino por el fondo de ayudas víctimas conocido como FAARI, cuyo fideicomiso fue extinguido por el gobierno federal el año pasado.

“Estas víctimas ya están reconocidas en el registro. Ya están inscritas. No hay razón para que no hayan sido compensadas todas ya en un plazo que, según la ley, debe ser máximo de 30 días y no de años. Lo que hay aquí es una falta de voluntad que con la desaparición de fideicomiso y el fondo será peor”, dice Reyna Velasco, abogada especialista en el seguimiento de caso de víctimas ante CEAV.

Los datos de la CEAV obtenidos por Animal Político vía transparencia arrojan que en el Registro Nacional de Víctimas hay inscritas 185 personas que sufrieron violaciones a derechos humanos o que padecieron un delito, y en donde la autoridad responsable fue la Semar. Esto en el lapso de 2012 a octubre de 2020.

De las 185 víctimas inscritas en el registro, 126 fueron personas que directamente padecieron las violaciones o delitos cometidos por los marinos, y 59 son víctimas indirectas como, por ejemplo, dependientes económicos de una persona fallecida por una agresión de los elementos de la Armada. 

Además, 64 de las víctimas son personas originarias de Tamaulipas, Veracruz y Colima, estados que concentran la mayor cantidad de hechos irregulares cometidos por los marinos. En 54 casos la comisión dice no tener datos del origen de las víctimas. Y el resto corresponden a las demás entidades.

Aunque la información proporcionada no da detalles en específico de las víctimas, fuentes de la propia CEAV indican que en su mayoría son casos de personas que fueron asesinadas o desaparecidas por elementos de la Armada o que resultaron con alguna afectación física por el mismo motivo.

Entre ellos figuran, por ejemplo, los casos de varias víctimas de posibles desapariciones forzadas en Nuevo Laredo, Tamaulipas, las cuales fueron perpetradas por elementos de un grupo élite de la Armada. Se trata de hechos que ya fueron calificados como graves violaciones a derechos humanos por CNDH, y que han dado pie a múltiples investigaciones en la FGR.

¿Y los apoyos? En la minoría de casos

Las personas inscritas en el Registro Nacional son víctimas reconocidas oficialmente como tal, ya sea por una resolución judicial o por alguna autoridad como la CNDH. De acuerdo con la Ley General de Víctimas, esto las hace acreedoras a apoyos inmediatos de parte de la CEAV, así como a una compensación y reparación del daño integral.

Pero hasta ahora, la Comisión solo reporta haber emitido 41 resoluciones de compensación y reparación del daño en favor de 81 víctimas directas o indirectas de la Marina. Lo anterior significa que hay 104 víctimas de la Semar inscritas en el registro, a las que aún no se les compensa los agravios causados.

De las resoluciones que sí han sido emitidas, las primeras dos se tomaron en 2015. En 2016, se sumaron cinco, en 2017 nueve; para 2018 fueron 14, la cifra anual más alta hasta; para 2019, las resoluciones bajaron a nueve; y en octubre de 2020 solo se resolvieron dos.

Para cubrir económicamente las compensaciones resueltas y otros apoyos de ayuda inmediata, la CEAV reporta que se han destinado 36 millones 613 mil 881 pesos del Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral (FAARI).

Los referidos pagos comenzaron en 2015 cuando se erogaron poco más de 1 millón 200 mil pesos. En 2016 se destinaron más de cinco millones, y para el año siguiente la cifra ascendió a más de 9 millones de pesos. En 2018 se entregaron compensaciones 3 millones 281 mil pesos, y en 2019 se erogó la cifra anual más alta con 16 millones 407 mil pesos en compensaciones.

En 2020, al menos hasta el cierre de octubre, la CEAV no registra pagos por concepto de compensaciones por violaciones a derechos humanos o delitos a víctimas de la Marina. Solo se destinaron 812 mil pesos para ayudas inmediatas como pagos de viáticos o servicios que requieren las víctimas.

Por otro lado, la CEAV indicó que también ha brindado otro tipo de apoyos como asesorías jurídicas a 92 víctimas de la Marina.

De mal en peor

De acuerdo con la abogada Reyna Velasco, quien se ha especializado en la asesoría de víctimas ante CEAV, no hay impedimento legal que justifique el hecho de que más de la mitad de las víctimas de abusos de la Marina reconocidas en el registro nacional, sigan sin recibir una compensación por el daño que sufrieron.

La experta explicó que, una vez inscritas las víctimas en el registro, estas ya están confirmadas como tal, por lo que corresponde únicamente a la CEAV gestionar el proceso que consiste en determinar los montos de la reparación que se estaría otorgando y hacerlo efectivo. 

Según los plazos que establece la Ley General de Víctimas, todo ese procedimiento no debería tomar más de 30 días como máximo, sin embargo, prácticamente nunca se ha respetado.

“Lo que normalmente sucede es que las víctimas tienen que litigar contra la propia CEAV. Tienen que ir con los jueces, con amparos para pedir que la Comisión emita las resoluciones. Y aun cuando llegan a haber esas sentencias la CEAV tampoco lo hace. Ponen muchos pretextos como falta de personal o de recursos, pero lo que hay de fondo es una falta de voluntad”, dice Velasco.

Cabe recordar que en junio de 2020 la titular de la CEAV, Mara Gómez, renunció al cargo tras reconocer que dicha institución enfrentaba serias dificultades presupuestales, las cuales se profundizarían debido a la decisión del gobierno de recordar recursos a la misma. 

Unos meses después, el gobierno extinguió el fideicomiso a través del cual se manejaba el fondo de víctimas del cual se pagan las ayudas inmediatas y las compensaciones. De inmediato esto comenzó a generar problemas ya no solo en el pago de compensaciones, sino incluso en la entrega de apoyos básicos como viáticos.

“Si con el fondo como estaba ya era difícil acceder a las medidas de compensación y a los apoyos inmediatos, pues ahora con el tema de la extinción las cosas van a estar peor. Se dependerá directo del presupuesto a la CEAV el cual ni siquiera alcanza para el gasto operativo de ese organismo”, señaló Velasco.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo puedes minimizar el riesgo de contagiarte de COVID-19 durante las fiestas decembrinas

Los expertos recomiendan no reunirse este año, pero si vas a juntarte con la familia te explicamos visualmente qué medidas puedes tomar.
18 de diciembre, 2020
Comparte

Una sala llena de amigos y familiares que no se han visto en mucho tiempo, se abrazan, se besan y celebran el reencuentro alrededor de una mesa llena de manjares.

Comparten horas juntos, se ríen, gritan, se pasan platos y cubiertos los unos a los otros, y se intercambian regalos.

Antes de 2020 esta podría ser una típica postal navideña.

Ahora es un escenario ideal para la propagación del coronavirus.

Por eso mismo, los expertos advierten que la única forma de evitar la transmisión del virus es renunciar a las celebraciones en persona.

En caso de que se hagan, todos los especialistas que BBC entrevistó recalcan que es imposible eliminar los riesgos de contagio, pero que hay medidas para mitigarlos.

Antes de salir de casa

Para empezar, hacer una cuarentena de dos semanas (o al menos una) y confirmar que estás libre del virus con un examen PCR (72 horas antes de la reunión) puede ayudar mucho a minimizar los riesgos.

Además de eso, es fundamental que prestes mucha atención a cualquier síntoma.

“Mucha gente dice ‘oh, solo tengo tos o son solo mocos’. Valora si es algo inusual en ti y evita ir porque será una exposición de alto riesgo”, dice Juliana Lapa, infectóloga y profesora de la Universidad de Brasilia (UnB).

Señor saluda virtualmente su familia

Getty Images
Los expertos recomiendan que los mayores y las personas que sufren obesidad, diabetes, hipertensión y problemas pulmonares eviten reuniones presenciales.

Aunque los expertos recomiendan evitar los viajes.

Si te vas a desplazar, mejor hacerlo en auto. Así evitas las aglomeraciones en los aeropuertos, aviones, buses, estaciones de bus y en las zonas comunes de los hoteles.

‘Petit comité’

Idealmente, la celebración debería ser solo entre las personas que conviven en la misma vivienda.

Si no es así, el primer consejo es reunir la menor cantidad de gente posible y tener en cuenta el número de grupos de convivencia que se mezclan.

“Por ejemplo, una reunión entre 10 personas tiende a ser menos riesgosa si se juntan solo dos grupos que conviven (cinco viven en una casa y las otras cinco en otra) que si las 10 personas viven en casas distintas”, explica Vitor Mori, miembro del grupo Observatorio Covid-19 BR e ingeniero biomédico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vermont (EE.UU.).

Aeropuerto en EE.UU. en el período del Día de Acción de Gracias

Reuters
Si te vas a desplazar durante estas fechas, lo mejor es evitar aglomeraciones en aeropuertos, estaciones de bus y hoteles.

Los expertos también piden especial atención con los grupos de riesgo.

“Si es posible, los mayores y las personas que sufren obesidad, diabetes, hipertensión y problemas pulmonares deben evitar las reuniones”, le dice a BBC Brasil el presidente de la Asociación de Infectología de Minas Gerais, Estevão Urbano.

“Por supuesto, también son las que han sufrido más el aislamiento durante la pandemia y deben ser las más necesitadas en este momento, pero lo ideal es que tomen más precauciones que el resto”.

Si una reunión con una persona del grupo de riesgo es inevitable, dice Juliana Lapa, una opción es “hacer una visita corta, sin cenar, sin quitarse la mascarilla”.

La ventilación es clave

Si van a reunirse, que sea en un lugar abierto, como un jardín, un patio trasero, una azotea o un balcón.

Si la única opción es dentro de una sala o departamento, deja todas las ventanas abiertas.

Gráfico sobre ventilación en la reunión de personas en las fiestas

BBC

Para recalcar la importancia de esta medida, Mori compara las pequeñas partículas líquidas que expulsamos con el humo de un cigarrillo.

“Si estás en un espacio abierto al lado de una persona que está fumando, sentirás poco el humo porque el aire lo dispersará. Pero si estás en un interior con las puertas y ventanas cerradas, aunque mantengas más de un metro y medio de distancia, podrás oler el cigarrillo e inhalar el humo”.

Si no es posible ventilar bien el espacio, es necesario reducir el número de personas, recomiendan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

Gráfico de transmisión de covid por microgotas o aire

BBC

¿Qué se puede hacer para aumentar la circulación del aire interior?

“Pon un ventilador cerca de la ventana y de frente. De esa manera, el ventilador funciona como un extractor de aire, aspirando aire y empujándolo fuera de la habitación. Eso genera presión negativa dentro de la sala y hace que entre aire fresco desde otra ventana”, explica el ingeniero biomédico.

El experto recomienda que si tienes más de una ventana y más de un ventilador, puedes colocar este extra en la ventana opuesta y en la posición contraria, es decir, mirando hacia dentro de la habitación.

Así, un ventilador aspira el aire y otro lo expulsa, generando una circulación e intercambio de aire constantes.

Los CDC advierten que las ventanas y puertas solo deben permanecer abiertas donde no haya riesgo de caídas o si esto no causa una crisis a personas con asma.

Añaden que para evitar la contaminación, los ventiladores no deben generar flujo de aire directamente de una persona a otra.

Esta medida no excluye las precauciones básicas de mantener las distancias, desinfectarse las manos y usar mascarillas.

Encuentros cortos, con mascarilla y distancia social

Cuanto más tiempo se está expuesto, más aumenta el riesgo.

Por eso los expertos sugieren hacer las reuniones cortas. “Las veladas prolongadas son el gran villano de la transmisión”, dice Urbano.

Gráfico sobre interacción de personas en las fiestas

BBC

Siempre que sea posible las personas que no conviven en la misma vivienda deben mantener la mayor distancia posible, usar mascarilla y moderar el volumen de voz para reducir la posibilidad de contagio.

“Cuanto más alto hablas o cantas, más partículas se expulsan al aire”, dice Urbano.

Rotación o mesas separadas a la hora de comer

La cena puede ser uno de los momento más críticos.

Es cuando las personas suelen estar más cerca y necesitan quitarse la mascarilla para comer y beber.

“Si alguien no lleva mascarilla se convierte en un posible diseminador. Todos podemos serlo, ya que hay personas asintomáticas, que ni siquiera saben que están enfermas.”, dice Jaques Sztajnbok, médico supervisor de UCI del Instituto de Infectología Emílio Ribas, en Sao Paulo.

La organización de las mesas puede ayudar. Si en la casa solo hay una mesa, la recomendación es hacer una rotación a la hora de comer, priorizando a los grupos que tienen gente mayor.

Por ejemplo, imagina que hay una pareja que vive en una casa y los padres de uno de ellos, que ya son mayores, viven en otra casa.

Recomiendan que los padres coman primero, mientras el resto espera alejado y con mascarilla.

Gráficos sobre cena de fiestas de fin de año

BBC

Para los que tienen más espacio (¡y más mesas!) pueden montarlas separadas por grupos que conviven. Siguiendo el ejemplo anterior, la pareja estaría en una mesa y los padres en otra.

Además recomiendan no compartir objetos como cubiertos o vasos, así que mejor no servirse de la misma ensaladera este año.

No bajar la guardia durante la fiesta

Han sido meses muy duros para todo el mundo y hay la posibilidad que cuando las familias y amigos se rejunten aflojen las precauciones.

Ahí es donde radica el peligro, dicen los médicos.

“Es un momento en que la gente toma alcohol o se relaja y puede bajar la guardia. Eso puede traducirse en muchos casos de covid-19 y en muertes evitables. Estamos avanzando hacia la adquisición de la vacuna. Así que hay que tener cuidado de no relajarse en este punto.”, dice Estevão Urbano.

Reunión navideña virtual

Getty Images
La recomendación de la OMS es que las reuniones sean virtuales este año.

La recomendación de la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) refuerza la idea de que no hay “riesgo cero” durante las celebraciones navideñas.

Propone que las reuniones sean virtuales este año, ya que la mayor incidencia de transmisiones se da entre personas que pasan mucho tiempo juntas, en espacios cerrados y compartiendo comidas.

“Es increíblemente difícil porque, especialmente durante las fiestas, queremos estar con la familia. Pero en algunas situaciones, la difícil decisión de no tener una reunión familiar es la apuesta más segura”, dice Maria Van Kerkhove, líder técnica de covid-19 en la OMS.

*Gráficos por el equipo de Periodismo Visual de BBC Mundo y BBC Brasil


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3KQvURTJmgA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.