Activista denuncia en FGR agresión en protesta contra Félix Salgado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
José Luis de la Cruz

La activista Yolitzin Jaimes interpone denuncia por su agresión en protesta contra Salgado Macedonio

Yolitzin Jaimes, integrante de la colectiva Las Revueltas, recibió un golpe con un megáfono durante una protesta contra la candidatura de Félix Salgado.
José Luis de la Cruz
Por Beatriz García
26 de febrero, 2021
Comparte

La activista y feminista de la Colectiva Las Revueltas, Yolitzin Jaimes Rendón, interpuso una denuncia en la Fiscalía General de la República (FGR) por la agresión en Iguala una mujer del grupo de simpatizantes del precandidato a gobernador por Morena, Félix Salgado Macedonio, señalado por violación y acoso sexual.

La agresora de la feminista fue ubicada como sobrina del político morenista. Jaimes Rendón era parte del grupo de feministas que este miércoles estuvo en Iguala para protestar contra la candidatura de Salgado Macedonio en un acto que encabezó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La tarde de este jueves, antes de entrar a las instalaciones de la FGR en Guerrero, donde demoró cuatro horas y media, sólo dijo que acudía a ahí a interponer una denuncia por “violencia política” y por defender su derecho a manifestarse, porque no confiaba en la Fiscalía General del Estado (FGE).

Lee: Protesta de feministas contra Félix Salgado en Guerrero deja una mujer lesionada

El miércoles, el presidente de la República estuvo en Iguala en la conmemoración del Día de la Bandera. Feministas exigieron al mandatario que rompiera el pacto, por el respaldo que ya le dio a Salgado Macedonio.

En el evento, simpatizantes del candidato se confrontaron con las feministas, en el acto una mujer que identificaron como sobrina de Salgado Macedonio golpeó en la ceja a Jaimes Rendón.

La noche del jueves, cerca de las ocho con cuarenta minutos, la activista salió de la delegación de la FGR y comentó: “Duré cuatro horas y media y no pasé precisamente a lavarme las manos, estuve en un proceso de defensora de derechos humanos de las mujeres y niñas, pasé a ser una víctima más de este país, que esperemos no se convierta en una cifra más de desaparición forzada”.

Entérate: Un violador no será gobernador: Mujeres protestan en Guerrero contra Salgado

Al salir, para no entorpecer el proceso de la denuncia, evitó precisar lo delitos que se configuro en ella. Pero sí lamentó la realidad de este país donde se asesina a 11 mujeres por día.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

África, el otro escenario en el que se libra el pulso entre Rusia y Occidente

Las naciones de África se están convirtiendo en el nuevo espacio de influencia geopolítica de los países de Occidente y Rusia.
31 de julio, 2022
Comparte

Mientras Rusia está aislada en Occidente por su invasión a Ucrania, el canciller ruso Sergei Lavrov caminó por la alfombra roja por cuatro países africanos en su gira por el continente.

Su visita es una muestra de que Moscú todavía tiene la fuerza diplomática para desafiar a Occidente a través de los gobiernos africanos, pues estuvo en Egipto, Etiopía, Uganda y Congo.

La mayoría de las naciones de ese continente, incluidas Nigeria y Kenia -las potencias económicas de África occidental y oriental respectivamente-, votaron a favor de una resolución de la asamblea general de la ONU en marzo que condena la “agresión” rusa y exigiendo su retirada de Ucrania.

Sin embargo, casi la mitad de todas las abstenciones (17) vinieron de África.

Los países en esta lista incluyen Sudáfrica, que se siente en deuda con Moscú por su apoyo en la lucha contra el Apartheid, y Uganda, que asumirá en breve la presidencia del Movimiento de los Países No Alineados, un organismo mundial formado durante la Guerra Fría por países que querían evitar verse atrapados en la rivalidad entre las potencias occidentales y el bloque comunista.

En una conferencia de prensa con Lavrov, el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, reiteró su posición de neutralidad frente al conflicto en Ucrania. “No creemos en ser enemigos del enemigo de alguien”, dijo.

África, un objetivo común

Para Lavrov, la visita fue importante para contrarrestar las afirmaciones de que Rusia está “exportando hambre” a África.

Ante el aumento global de los precios de los cereales, responsabilizó de ello a las sanciones impuestas a Rusia por parte de naciones occidentales.

Sin embargo, no ofreció ayuda a los países africanos para amortiguar los efectos de la crisis económica.

Sergei Lavrov y Yoweri Museveni

EPA
El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, dijo que su país no toma partido en el conflicto de Ucrania.

Eso contrasta con el anuncio de EE.UU. de una ayuda de US$1.300 millones para frenar el hambre en el continente, o la iniciativa de la Misión de Resiliencia para la Agricultura y la Alimentación (FARM) liderada por Francia para ayudar a la agricultura africana.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, realiza su propia gira por África esta semana, con Camerún, Benín y Guinea-Bissau en su agenda.

“Algunos nos culpan por decir que las sanciones europeas son la causa de la crisis alimentaria mundial, incluso en África. Es totalmente falso. Los alimentos, como la energía, se han convertido en armas de guerra rusas”, dijo Macron en Camerún el miércoles.

En contraste con esa opinión, Lavrov aseguró que la crisis alimentaria comenzó con la pandemia, pero reconoció que la “situación en Ucrania afectó adicionalmente al mercado de alimentos”.

Al visitar Egipto, el canciller señaló que los exportadores de cereales rusos cumplirían sus compromisos.

Emmanuel Macron en Benín

EPA
Macron está tratando de estrechar relaciones con países que fueron parte de los dominios franceses en África.

La economía de Egipto depende más de Rusia que la de muchos otros países africanos. Alrededor del 80% de sus importaciones de trigo provienen de Rusia y Ucrania, mientras que un tercio de sus turistas extranjeros son rusos.

Moscú también ha hecho un acuerdo para la construcción en Egipto de una planta de energía nuclear que tendrá un costo de US$26.000 millones.

Tradicionalmente, el comercio de Moscú con África se ha centrado en el ámbito militar, desde la venta de rifles automáticos hasta aviones de combate.

Más recientemente, se han desplegado mercenarios rusos en Malí y República Centroafricana para ayudar a las fuerzas gubernamentales a sofocar las insurgencias.

Un granjero cargando trigo en Egipto

Reuters
El encarecimiento de los cereales ha tenido un impacto duro en África.

Durante su gira, Lavrov también se centró en la cumbre Rusia-África que se celebrará en Etiopía en octubre y donde se podrían firmar acuerdos comerciales y de Defensa para fortalecer las relaciones.

Pisándole los talones en las giras está Michael Hammer, el enviado especial de EE.UU. para el Cuerno de África, que también visitará Egipto y Etiopía, mientras que la embajadora estadounidense ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, estará en Uganda y Ghana la próxima semana.

Occidente desea dejar una buena impresión y tal vez recordar a los países africanos que ofrece mucho más en materia de comercio y ayuda.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zcPj4eEnhyM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.