Disminución en anticonceptivos dejará 202 mil embarazos no planeados
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Disminución de anticonceptivos en pandemia provocaría hasta 202 mil embarazos no planeados en adolescentes

La pandemia limita el acceso a anticonceptivos, a lo que se suma la falta de personal que brinde servicios de salud sexual y reproductiva.
Cuartoscuro
11 de febrero, 2021
Comparte

La pandemia de coronavirus está limitando el acceso y uso de anticonceptivos en el país, cuyo impacto más grave se vería entre adolescentes por la ocurrencia de hasta 202 mil embarazos no planeados durante 2020 y 2021, de acuerdo con un análisis del Consejo Nacional de la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL).

Te puede interesar: Embarazo adolescente provoca pérdidas de 63 mil mdp y estancamiento profesional de mujeres

Las necesidades insatisfechas de anticoncepción podrían incrementarse de 29.6% en un escenario moderado y hasta 38.4 por ciento en un escenario pesimista a raíz de la contingencia sanitaria, según la proyección del Consejo en su Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2020.

De hecho, la pandemia agudizaría el problema, pues ya había disminución en la disposición de anticonceptivos, pues en 2019 se entregaron 14% menos anticonceptivos temporales que en 2018.

Esto significó que 78 mil 915 anticonceptivos no llegaron a usuarias del sistema IMSS Bienestar, con las disminuciones más considerables en Nayarit, con 50% menos; Querétaro, con 47% menos y Jalisco, con -31%, según estadísticas del Instituto.

En pandemia se agregaron más complicaciones, como la insuficiencia de personal que brinde servicios de salud sexual y reproductiva; las medidas de distanciamiento social que impide tener certeza sobre si se está llevando a cabo una distribución suficiente y oportuna de los métodos anticonceptivos en la cadena estatal.

Además, ante los impactos socioeconómicos y los riesgos sanitarios de contagio, las mujeres acuden mucho menos a los servicios de salud; y la conversión de unidades de salud para la atención de COVID-19 ha implicado una reducción en el acceso habitual a servicios de anticoncepción, sobre todo el dedicado a población adolescente, explica el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) en el Observatorio Género y COVID-19 en México.

Esto tendría un impacto en el número de embarazos no deseados que van de los 191 mil en un escenario moderado hasta 202,770 para un escenario más complicado, advierte el CONEVAL en su análisis sobre los impactos de la pandemia entre niños, niñas y adolescentes.

Si bien los servicios estatales de salud han entregado anticonceptivos a las usuarias hasta para tres o cuatro meses, han hecho promoción del uso de anticonceptivos de larga duración y habilitaron una línea telefónica nacional de orientación sobre servicios de salud sexual y reproductiva, se requieren más acciones, advierte GIRE.

A nivel federal, se requiere difundir una campaña de comunicación efectiva y bajo un marco de derechos humanos sobre anticonceptivos en el contexto de la contingencia sanitaria (disponibilidad, obtención, gratuidad) y mantener diálogo con organizaciones de la sociedad civil comprometidas con el tema.

Mientras que a nivel estatal, se necesita reubicar personal y garantizar servicios en unidades de salud de primer nivel. Incrementar el acceso de anticoncepción de emergencia, y alianzas con iniciativas para enfrentar la violencia de género. También atender anticoncepción post evento obstétrico y replicar campañas de comunicación.

Lee más: Estigmas sobre el aborto aumentan riesgo de depresión en mujeres que interrumpen su embarazo

Más consecuencias

Otra afectación indirecta de la pandemia por COVID-19 es el riesgo de revertir los avances en materia de cobertura de vacunación. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud y la UNICEF, diversas campañas de vacunación fueron suspendidas en todo el mundo como producto de la reducción de presupuestos, saturación de sistemas de salud y otros efectos de la pandemia, lo que produjo una disminución sustancial en el número de niñas y niños que han recibido las tres dosis de la vacuna contra la difteria, el tétanos y la tos ferina desde principios de 2020.

Otro problema para menores de 18 años es que ante la crisis económica derivada de la pandemia hay pérdida de empleos, reducción de los ingresos e incremento de la pobreza y con ese contexto, los niños, niñas y adolescentes desertan de la escuela para incorporarse al trabajo.

Sobre todo en espacios públicos o sin condiciones adecuadas de higiene, lo implica riesgos importantes para la salud y son las niñas, sobre todo, quienes más se integran en las actividades más expuestas a la pandemia, como el comercio, trabajo doméstico, de limpieza y en la venta ambulante, advierte el CONEVAL.

Sólo hasta 2017, el panorama ya era complicado pues el Módulo de Trabajo Infantil de la ENOE, revelaba que 11% de los niños, niñas y adolescentes se encontraban en situación de trabajo infantil. Más de 7% de 5 a 17 años no asistía a la escuela, debido a la falta de recursos económicos y trabajo.

Sin embargo, las mujeres son quienes empiezan a trabajar en edades más tempranas. 8.2% de niñas de 5 a 9 años se encontraban trabajando, mientras que en niños la proporción era de 4.4%. En tanto, entre la población de 10 a 14 años, 36.3% de las niñas trabajaba y 32.2% de niños.

A esto se suma que la pérdida de ingresos o del empleo en los ámbitos familiares puede conducir a situaciones de tensión y fricción que podrían desencadenar escenarios de violencia hacia la población menor de 18 años.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Semana Santa: ¿por qué las fechas cambian cada año? (y en qué se diferencian la Pascua cristiana y la judía)

¿Qué es la Pascua? ¿Por qué cristianos y judíos la celebran? ¿Cuáles son las diferencias y similitudes? ¿Por qué cada año cambia de fecha? Si te has hecho alguna de estas preguntas, te invitamos a que leas este artículo.
2 de abril, 2021
Comparte
Cruces judía y cristiana.

Getty Images
Las religiones cristiana y judía celebran la Pascua, aunque las fiestas tienen diferencias.

Existe una festividad religiosa muy importante tanto para los cristianos como para los judíos: la Pascua.

Cada año, los fieles de ambas religiones se reúnen para conmemorar y recordar diferentes hechos que marcaron acontecimientos en la historia de cada una de sus religiones.

¿Qué significa la palabra Pascua?

La palabra Pascua aparece en latín como “pascha”, en el griego πάσχα “páscha” y en el hebreo (pesáh) Pésaj en español, eseñala la Real Academia Española.

Y Pascua significa básicamente “paso” o “salto”.

La Pascua judía

Fieles rezan frente al Muro de los Lamentos

EPA
El Muro de los Lamentos es un sitio clave para los judíos durante el Pésaj.

En la antigüedad, la Pascua era una fiesta de pastores en la que se sacrificaba un cordero como ofrenda para pedir fecundidad.

Celebraran el paso del invierno a la primavera, y lo hacían luego de la primera Luna llena de la estación de primavera (en el hemisferio norte).

Luego pasó a ser una celebración de la liberación del pueblo judío de la esclavitud de Egipto.

Y en la actualidad, los judíos conmemoran la Pascua (Pésaj) como una de sus principales fiestas en la que recuerdan el paso que dio el pueblo hebreo junto con Moisés a través el Mar Rojo.

Celebran una cena familiar llamada Séder (órden en español) repleta de simbolismos además de rezos.

La Pascua cristiana

Hombre que interpreta a Jesús carga la cruz.

AFP
Las representaciones del calvario de Cristo cargando la cruz se repiten en varios puntos del planeta. Esta recreación es del jueves santo en Medellín, Colombia.

Para los cristianos, la Pascua también es la fiesta más importante de todo el año ya que en ella se celebra el paso de Jesús de la muerte a la vida.

La Pascua es la celebración de la resurrección de Jesús el domingo tras pasar tres días muerto para salvar a su pueblo.

Si bien no hay una tradición estricta sobre la comida, las familias cristianas se suelen reunir el domingo y concurrir a Misa para conmemorar que Jesús resucitó para salvar al pueblo.

¿En qué coinciden las Pascuas judías con las cristianas?

Existe una relación histórica y religiosa entre la Pascua judía y la cristiana.

Cristo murió el primer día de la fiesta judía que celebra la liberación por parte de Dios del pueblo judío de la esclavitud de Egipto, explica la Agencia Católica de Informaciones Aciprensa.

“La muerte de Jesús cumple la antigua ley hebrea en lo referente al cordero pascual que los judíos comen la noche víspera del 15 de Nisan (el primer mes del calendario hebreo bíblico, que comienza con la conmemoración de la salida de los judíos de la esclavitud en Egipto)”, añade.

Cena Séder.

Getty Images
La cena durante el Pésaj es clave en la celebración de los judíos.

Cristo muere el mismo día de la Pascua judía en el que se matan a los corderos.

En ambos casos se produce un sacrificio y una liberación.

¿Por qué las fechas de la Semana Santa cambia cada año?

Las fechas de las Pascuas cambian todos los años para judíos y para cristianos.

Si bien muchos años coinciden, no es una regla estricta ya que las festividades se rigen por diferentes calendarios.

Los judíos comen el cordero pascual la víspera del 15 de Nisan.

Jesús celebró la Última Cena durante la Pascua judía, es decir, el 14 de Nisan, murió en la cruz el 15 de Nisan y resucitó el domingo siguiente, que ese año fue el 17 de Nisan.

Pero es muy difícil pasar una fiesta antigua del calendario judío al cristiano, dice Aciprensa.

Los judíos tienen un calendario lunar de 354 días y los cristianos uno solar de 365.

Hombre lleva corona de espinas.

AFP
Un hombre en México representa a Jesús con la corona de espinas en Ciudad de México

En el Imperio Romano se decretó entonces que la Pascua sería un domingo porque Jesús resucitó ese día de la semana.

Por eso se optó por celebrar la Pascua el primer domingo después de la primera luna llena, posterior a la llegada de la primavera en el hemisferio norte.

Sin embargo, cabe destacar que no todos los cristianos celebran la Pascua el mismo día. Los ortodoxos, por ejemplo celebran la Pascua en otra fecha porque siguen el calendario Juliano.

La fecha para celebrar la Pascua tanto para cristianos como para judíos varía entre fines de marzo y fines de abril cada año.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=jB3B1F3jWRw

https://www.youtube.com/watch?v=Pk1evajOLYg

https://www.youtube.com/watch?v=gtJTaryyFE4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.