Fidel Heras: campesino mexicano que defendió los ríos y fue asesinado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Fidel Heras Cruz cambió la tranquilidad de una vida como campesino por la primera línea de la lucha contra poderes económicos que amenazan el medio ambiente y el territorio. Foto: Cortesía COPUDEVER.

Fidel Heras: el campesino mexicano que dejó su milpa para defender los ríos y fue asesinado

Fidel estaba comprometido activamente con la defensa de un río que pasa por su comunidad y del que una empresa extrae arena y grava sin permiso
Fidel Heras Cruz cambió la tranquilidad de una vida como campesino por la primera línea de la lucha contra poderes económicos que amenazan el medio ambiente y el territorio. Foto: Cortesía COPUDEVER.
Por Rodrigo Soberanes / Mongabay Latam
6 de febrero, 2021
Comparte

Fidel Heras Cruz pudo haberse quedado en casa, cultivando su milpa (una chacra con plantaciones de maíz y frijol) y llevando una vida tranquila, sin riesgos. Pero cuando su comunidad necesitó de su ayuda para defender el territorio y el medio ambiente, se colocó en la primera línea hasta que, 14 años después, lo mataron.

Fue asesinado a balazos el sábado 23 de enero, abordo de su camioneta, a la altura de la entrada de la comunidad La Esperanza del municipio de Santiago Jamiltepec, en el estado mexicano de Oaxaca.

Heras Cruz estaba comprometido activamente con la defensa de un río que pasa por su comunidad y del que una empresa extrae arena y grava sin permisos oficiales, según explican personas allegadas a la víctima que por seguridad piden la protección de sus nombres. Aseguran además que Fidel Heras había recibido amenazas dos días antes de su muerte pero que prefirió no hacerlo público.

Lee más: México: Las claves para entender la amenaza de pesca ilegal en Revillagigedo

Esta última advertencia llegó “en físico”, es decir, en un papel que le dejaron en la sede del Comisariado ejidal de Paso de la Reina —su comunidad—, lugar al que acudía constantemente porque tenía el cargo más alto dentro de la organización. El ejido es una figura legal en México utilizada para repartir tierras en comunidades rurales.

“Había recibido anónimos físicos que le fueron a dejar a la construcción de la sede del comisariado (el Ejido Paso de la Reina está construyendo su nuevo local). No comentó nada y no se amedrentó. Siguió en la misma tesitura”, narra Marcos Leyva, quien conocía a Heras desde hace 15 años.

En México, un total de 19 personas defensoras del medio ambiente y el territorio fueron asesinadas entre 2019 y 2020, según un informe de Global Witness presentado en julio pasado. Después del informe, la lista siguió creciendo: otros cuatro defensores fueron asesinados.

El crimen de Fidel Heras Cruz es el primer homicidio de un defensor del medio ambiente en México durante el 2021.

Pobladores del Ejido Paso de la Reina se han convertido en activistas desde que tuvieron ques enfrentarse a proyectos que amenazan al Río Verde. Foto: Cortesía COPUDEVER.

¿Quién era Fidel Heras?

“Fidel fue un compa muy comprometido. Se entregó a la defensa del Río Verde contra proyectos del gobierno. Como representante ejidal defendió la voluntad de su pueblo de no permitir la extracción de mineral pétreo. Tenía siempre una actitud muy sencilla. Tenía una sonrisa siempre”, cuenta Marcos Leyva. Lo mismo recuerda Heladio Reyes, promotor comunitario de la región de la Costa Chica, para quien Heras Cruz era, además, un campesino trabajador y un incansable activista.

En casa, ahora sin él, quedan su esposa, hijos pequeños y su padre enfermo que recibía los cuidados de Heras, el único de los hermanos que quedó en Paso de la Reina. Los demás emigraron a Estados Unidos.

Fidel Heras pudo irse también,  pero se quedó en la milpa. Pudo dedicarse solo al cultivo de maíz, pero eligió hacer lo que le pidió su comunidad. Pudo alejarse del activismo, pero prefirió entregar los últimos años de su vida a la lucha por los ríos.

Entérate: Boris y Bruce: los perros que rastrearán el tráfico de jaguares en Sudamérica

Fue también miembro del Consejo de Pueblos Unidos por la Defensa del Río Verde (COPUDEVER), una organización que trabaja en un extenso territorio costeño de Oaxaca, entre municipios, ejidos y comunidades con presencia de pueblos indígenas afromexicanos e indígenas chatinos y mixtecos.

En el estado de Oaxaca, lugar donde nació y murió, 25 personas defensoras del medio ambiente han sido asesinadas durante los últimos cuatro años, según informó la organización Coordinación para la Libertad de Personas Defensoras Criminalizadas en Oaxaca en un comunicado en el que condenó el homicidio de Fidel.

La última de las víctimas fue Eugui Roy Martínez, un estudiante de biología que vivía y hacía la mayor parte de su trabajo de campo en la región Loxicha, una zona serrana con un largo historial de violencia que —yendo desde el centro del país— da paso a la región de la Costa Chica, donde este sábado fue asesinado a balazos Heras.

Eugui Roy Martínez y Fidel Heras Cruz vivían en entornos hostiles y exponían cada día sus vidas para cuidar el medio ambiente.

“Ahí se suelen resolver los conflictos por la vía violenta”, lamenta Marcos Leyva, quien es integrante de Educa, una organización oaxaqueña dedicada a la defensa del territorio que acompañó a Fidel Heras desde sus primeros pasos en la lucha por el medio ambiente cuando, “por la voluntad de su pueblo”, se enroló en la defensa activa de los ríos.

Vista Panorámica del Río Verde, una rica veta de minerales que es el origen del conflicto que pudo haber causado la muerte de Fidel Heras Cruz. Foto: Cortesía COPUDEVER.

La defensa del territorio

Paso de la Reina es una comunidad de unas 2000 personas que siembra y cosecha sus alimentos para sobrevivir. Se practica la ganadería para abastecer a las familias y uno de los pocos cultivos comerciales es el del limón.

A lo largo del Río Verde, en la región de la Costa Chica de Oaxaca, hay pueblos indígenas mixtecos, mestizos y afrodescendientes. Todos son parajes donde la COPUDEVER, organización a la que pertenecía Fidel Heras, ha logrado una importante influencia en la defensa de los territorios.

Un pronunciamiento realizado este miércoles 27 de enero por 300 personas y organizaciones señala que la población de esta región ha sido afectada durante años “por la pretensión de gobiernos, caciques (personajes que acumulan poder económico y político) y empresas por imponer los proyectos hidroeléctricos: Paso de la Reina y Río Verde”. La última de sus luchas fue contra una empresa particular que extraía minerales pétreos del Río Verde, dentro de la  comunidad de Fidel Heras, y que en tiempos recientes pretendía aumentar el volumen de la extracción, aseguran las organizaciones que se han pronunciado sobre el crimen del campesino.

“En el país se ha incrementado la extracción de materiales pétreos, con el aval de autoridades municipales y poderes económicos regionales. Esta situación se profundiza en los casos de la costa de Oaxaca y Guerrero, en la cual existen antecedentes de imposición de proyectos hidroeléctricos, acompañada de la extracción de arena y grava. Dicha dinámica extractiva instaura un patrón de violencia contra defensoras y defensores comunitarios”, señaló el texto del pronunciamiento.

Te puede interesar: Los secretos de la fauna silvestre: las mejores cámaras trampa del 2020

La Red Mexicana de Afectadas/os por la Minería (REMA) hizo un señalamiento público a la alcaldesa de Santiago Jamiltepec, Cecilia Rivas Márquez, relacionándola con la explotación ilegal del Río Verde y colocándola en el foco de los acontecimientos.

“Como en muchos pueblos de Oaxaca, la extracción de material pétreo de los ríos por parte de autoridades y caciques les significa a éstos un gran negocio a costa de los bienes comunales de los pueblos circunvecinos. En Paso de la Reina, la concesión para la extracción de este recurso la ostenta la familia Iglesias, caciques de larga data, junto con la presidenta municipal de Santiago Jamiltepec: Celia Rivas Márquez”, afirmó REMA.

La Ley Minera de México decreta que la explotación de minerales en los ríos son de utilidad pública con preferencia sobre cualquier otro uso de los terrenos. ¿Qué quiere decir esto? Que la balanza se inclina a favor de quienes quieren extraer estos recursos. En un estudio publicado en la revista Scielo, se explica que esta norma lleva a las comunidades “a una posición de indefensión legal ante la explotación privada de sus tierras, por ser considerada la minería una actividad de utilidad pública, provocando posibles procesos de expropiación y generando conflicto con los modos de vida de las comunidades afectadas”, como sucedió en Paso de la Reina.

Según REMA, “presionaron a las autoridades ejidales para aumentar la extracción”, sin embargo, el convenio que habían suscrito (quienes hacen la extracción de minerales) con las comunidades no se había cumplido, quedaba un pago pendiente, por lo que “el ejido solicitó a su presidente que exigiera el pago del adeudo”, dice REMA.

La comunidad de Paso de la Reina a las orillas del Río Verde durante una jornada de Diálogos Interculturales por la Defensa del Territorio. Foto: Cortesía COPUDEVER.

La organización sugiere que las amenazas recientes contra Fidel Heras “bien puede ser la hoja de ruta para esclarecer este artero crimen, sin descartar su papel como activista contra la construcción del Proyecto Hidroeléctrico Río Verde y del Proyecto Hidroeléctrico Paso de la Reina”.

Mongabay Latam contactó a la municipalidad de Santiago Jamiltepec para conocer la postura de la alcaldesa Cecilia Rivas y hasta el cierre de esta publicación no respondió. También fue contactada la Fiscalía del Estado de Oaxaca, pero la sección de Comunicación Social informó que la investigación está en curso y que por el momento no tienen previsto emitir ningún comunicado sobre el caso.

Marcos Leyva informó que Educa está haciendo el seguimiento jurídico del caso y que se prevé la aplicación de medidas cautelares para la comunidad entera.

Paso de la Reina recibió un duro golpe con el homicidio de su líder y por lo pronto esta comunidad está optando por el silencio. “Hay mucho temor en la comunidad. Es una zona bastante violenta. Levantar la voz significa una declaratoria de muerte”, dijo Heladio Reyes, promotor comunitario de la región.

Solo “el paso del tiempo” mostrará los efectos de un hecho tan grave como el crimen de Heras Cruz, dice Marcos Leyva.

“Hay mucho temor en la comunidad. Fidel es una persona que se ha visibilizado, pero hay muchos más que no se han visibilizado: líderes que protestan, que exigen transparencia”, agrega Heladio Cruz.

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó el homicidio e hizo un llamado a las autoridades judiciales a evitar que la muerte de Fidel quede en la impunidad.

“El asesinato del señor Heras Cruz es una muestra de la vulnerabilidad en la que se encuentran las personas defensoras de derechos humanos en muchos lugares del país. La percepción de que es posible asesinarlas y así debilitar el activismo en defensa de los derechos humanos, como la defensa del territorio y del medio ambiente, se ve fortalecida con cada asesinato que permanece en la impunidad”, dijo Guillermo Fernández-Maldonado, Representante de la ONU-DH en México.

Paso de la Reina optó por el silencio pero no por la inacción. La Asamblea del Ejido ya tomó el acuerdo de seguir defendiendo su medio ambiente y su territorio.

Este texto fue publicado originalmente en Mongabay Latam

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo la pandemia ha dañado nuestra vida sexual (y qué podemos hacer para remediarlo)

La pandemia ha hecho mella en la vida sexual de las parejas: ¿por qué las relaciones íntimas se están debilitando?
27 de abril, 2021
Comparte

Antes de la pandemia, muchas parejas vivían como “dos barcos que pasan en la noche”, considera la terapeuta sexual Emily Jamea, de Houston, Texas (EE.UU.).

Algunas parejas, que antes estaban sobrecargadas de compromisos fuera de casa, descubrieron que los confinamientos relacionados con la pandemia les ofrecían un respiro muy necesario.

Al principio, estar atrapados en casa les permitió bajar el ritmo y dedicar más tiempo a los momentos íntimos.

“Inicialmente, la pandemia dio a la gente la oportunidad de volver a conectar de una manera que quizás antes sólo podían hacer en vacaciones”, dice Jamea.

Sin embargo, a medida que la pandemia avanzaba, empezó a “pasar factura” a las relaciones íntimas, sostiene. “Para la mayoría de las parejas, el deseo sexual cayó en picado”.

Los estudios realizados en todo el mundo cuentan una historia similar.

Las investigaciones llevadas a cabo en Turquía, Italia, India y EE.UU. en 2020 apuntan a un descenso de las prácticas sexuales, tanto en pareja como en solitario, y es directamente atribuido al confinamiento.

“Creo que gran parte de la razón es que mucha gente estaba demasiado estresada”, afirma Justin Lehmiller, psicólogo social e investigador del Instituto Kinsey (EE.UU.), quien realizó el estudio.

Para la mayoría, los confinamientos durante la pandemia crearon una atmósfera de incertidumbre y miedo.

Muchos experimentaron una ansiedad sin precedentes relacionada con la salud, inseguridad económica y otros cambios vitales importantes.

El estrés provocado por estos factores -por no hablar de los problemas que surgen al pasar demasiado tiempo con otra persona en un espacio cerrado y reducido- contribuyó al marcado descenso de la vida sexual de las parejas.

En cierto modo, el mundo de la covid-19 ha demostrado ser tóxico para la sexualidad, así que ¿seremos capaces de volver a nuestra normalidad sexual cuando se disipe el estrés de la pandemia, o nuestras relaciones habrán sufrido un daño duradero?

Dos fases en el deseo

Como observó Jamea, muchas parejas disfrutaron de un breve impulso en su vida sexual al principio de los aislamientos.

Rhonda Balzarini, psicóloga social y profesora adjunta de la Universidad Estatal de Texas (EE.UU.), describe este repunte inicial del deseo sexual como una fase de “luna de miel”, en la que las personas reaccionan de forma más constructiva al estrés.

“Durante esta fase, la gente tiende a colaborar. Puede ser cuando vas a la casa de tu vecino y le dejas papel higiénico en la puerta cuando lo necesita”, cuenta Balzarini.

Pareja

Getty Images
Muchas parejas disfrutaron de un breve impulso en su vida sexual al principio de los aislamientos, pero luego eso cambió, dicen los expertos.

“Pero con el tiempo, a medida que los recursos se vuelven más escasos, la gente se estresa más y la energía se agota, la desilusión y la depresión tienden a hacerse presentes. Cuando eso empieza a suceder, es cuando se puede empezar a ver que las parejas tienen problemas”.

Balzarini observó este patrón en los participantes, mayores de 18 años, en un estudio sobre 57 países que ella y su equipo llevaron a cabo durante la pandemia.

Al inicio de la misma, observaron que factores como la preocupación económica estaban asociados a un mayor deseo sexual entre las parejas.

Sin embargo, con el paso del tiempo, a medida que las personas informaron de un aumento de los factores de estrés relacionados con la pandemia -como la soledad, el estrés general y las preocupaciones específicas de la covid-19-, también informaron de una disminución del deseo sexual hacia sus parejas.

Según Balzarini, lo más importante de este estudio es la relación entre el estrés, la depresión y el deseo sexual. Al principio de la pandemia, los factores de estrés podrían no haber “desencadenado la depresión” todavía, explica.

Pero cuando esos factores de estrés se prolongaron, la gente se agotó. El estrés se correlaciona con la depresión, y “la depresión afecta negativamente al deseo sexual”, dice.

Además de las tensiones cotidianas provocadas por la pandemia, la mayor amenaza del virus se cernía sobre nosotros, ya que las tasas de mortalidad y hospitalización aumentaban en todo el mundo.

Este peligro, siempre presente, contribuyó sin duda a matar el ánimo de las parejas.

“Los terapeutas sexuales dicen algo parecido a ‘dos cebras no se aparean delante de un león'”, cuenta Jamea.

“Si hay una inmensa amenaza ahí mismo, eso envía una señal a nuestro cuerpo de que probablemente no es un buen momento para tener sexo”. Por esa razón, “el aumento del estrés conduce a un bajo deseo o a una dificultad para que se produzca la excitación”, asevera.

pareja entrelazada

Getty Images
“Una de las claves para mantener el deseo en una relación a largo plazo es tener cierta sensación de misterio sobre tu pareja y cierta distancia”, cuentan los expertos.

Demasiada cercanía

Aunque Balzarini oyó hablar de parejas que se duchaban juntas durante el día o se bañaban a media tarde al principio de la pandemia, esas experiencias más sensuales de lo normal acabaron “perdiendo su atractivo”, explica.

Dejaron paso a las crecientes exigencias cotidianas, como el desorden en el hogar, y las parejas empezaron a criticarse mutuamente.

Lehmiller lo describe como el “efecto de sobreexposición”, que da lugar a que “los pequeños hábitos de tu pareja empiecen a ponerte de los nervios”.

Balzarini recuerda que alguien le contó que nunca se había dado cuenta de lo ruidosa que era la masticación de su pareja hasta que empezaron a compartir todas y cada una de las comidas durante el confinamiento.

beso

Getty Images
Algunas personas engañaron por primera vez a sus parejas durante la pandemia, según los estudios.

Este aumento del tiempo de convivencia también puede mermar seriamente la excitación sexual.

“Una de las claves para mantener el deseo en una relación a largo plazo es tener cierta sensación de misterio sobre tu pareja y cierta distancia”, dice Lehmiller. “Cuando te ves todo el tiempo… la sensación de misterio se desvanece”.

Separados de su vida social y profesional anterior a la pandemia, las personas también pueden empezar a perder el sentido de sí mismos, lo que puede afectar a la confianza y el rendimiento sexual.

Especialmente las mujeres han tenido que dejar de lado sus carreras durante la pandemia, ya que las tareas domésticas, el cuidado de los niños y la educación en casa han recaído desproporcionadamente sobre ellas.

“Eso fue muy duro para muchas mujeres”, explica Jamea.

“ son una parte tan importante de la identidad, y llevamos todo lo que somos al dormitorio. Si no sabemos quiénes somos, de repente, puede parecer que no hay nada que aportar”.

¿Podemos recuperarnos?

Sin embargo, el sexo no está necesariamente condenado. Los investigadores del Instituto Kinsey sugieren un comportamiento específico para mejorar la vida sexual de las parejas: agitar las cosas. Uno de cada cinco participantes en el estudio probó algo nuevo en la cama, y eso ayudó a reavivar el deseo y la intimidad.

“Las personas que probaron cosas nuevas fueron mucho más propensas a reportar mejoras”, asegura Lehmiller.

Entre las nuevas actividades que ayudaron a mejorar la vida sexual de la pareja se encuentran “probar nuevas posturas, poner en práctica las fantasías, practicar juegos sexuales y dar masajes”, según el estudio.

Pero para los que tienen relaciones en las que la actividad sexual ha disminuido durante el último año y no se ha recuperado, ¿habrá daños duraderos? Depende, dicen los expertos.

Otra pareja

Getty Images
Algunos pueden no recuperarse “por sufrir una falta de conexión tan prolongada”, considera Lehmiller.

Algunos pueden no recuperarse “por sufrir una falta de conexión tan prolongada”, considera Lehmiller.

Su investigación también demostró que algunas personas engañaron a sus parejas por primera vez durante la pandemia, una indiscreción de la que puede ser difícil recuperarse.

Otros seguirán sufriendo las pérdidas de empleo relacionadas con la pandemia, así como las tensiones financieras que se ciernen sobre las relaciones y que pueden también causar fricciones.

Pero, para muchos, hay esperanza. Con más gente vacunándose, los negocios están reabriendo, y algunos trabajadores están volviendo a la oficina.

“La gente está empezando a volver a su antigua rutina”, relata Jamea. Ella está viendo los efectos positivos de esta situación en las parejas de su consulta.

Cualquier tipo de vuelta a la “normalidad” es un buen indicador para las parejas cuyas luchas comenzaron durante la pandemia.

“Es posible que algunas de estas parejas, una vez que la pandemia esté controlada… vuelvan a ser como antes”, dice Lehmiller.

“Ese factor de estrés se ha eliminado y su vida sexual mejorará”.

Este artículo se publicó originalmente en ingles en BBC Worklife.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oti5ff60UZE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.