Hay retraso en aplicación de 400 mil segundas dosis de vacuna COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Hay retraso en aplicación de más de 400 mil segundas dosis de vacuna COVID

Autoridades de Salud anunciaron que el periodo para completar el esquema podía ampliarse de los 21 días estipulados al principio hasta 42 días, con aval de la Organización Mundial de la Salud.
Cuartoscuro
5 de febrero, 2021
Comparte

Paloma debía recibir la segunda dosis de la vacuna COVID-19 este 3 de febrero, pero no la recibió. Ella, quien pide no poner su nombre real, fue médica pasante en la Unidad de Medicina Familiar 9 del IMSS, en San Pedro de los Pinos, en Ciudad de México.  No es primera línea pero le aplicaron su primera dosis el 13 de enero. 

Ahora no sabe cuándo le completarán el esquema de vacunación. Dice que su exjefe de Enseñanza en la UMF, donde ya terminó su servicio social, le dijo que no tienen fecha, pero que le pondrán la segunda dosis en un periodo de 30 a 42 días.

Entérate: ¿Qué pasa si no se pone la segunda dosis de la vacuna de Pfizer a los 21 días?

Entre el 24 de diciembre y el 15 de enero, de acuerdo a las propias cifras de la Secretaría de Salud, se aplicaron a personal de primera línea en hospitales COVID un total de 468 mil 362 primeras dosis. Todas esas personas deberían tener ya su esquema completo al 5 de febrero. Pero solo se han aplicado, a esa fecha, 64 mil 246 segundas dosis. Es decir, hay un retraso en la aplicación de 404 mil 116. 

La vacuna COVID que está aplicando hasta ahora el gobierno mexicano es la de Pfizer BioNTech. El esquema que aprobó para uso en emergencia la Federal Drug Administration (FDA) en Estados Unidos y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) en México, además de otros entes reguladores en el mundo, de esa vacuna fue uno con una primera dosis y una segunda que debía aplicarse a los 21 días. 

Pero la Organización de las Naciones Unidas  (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidieron espaciar la aplicación de la segunda dosis para asegurar que más personas en el mundo tengan acceso a la primera. 

De hecho, esta es la razón por la que Pfizer retrasó sus entregas en todo el mundo. La farmacéutica tuvo que cerrar por tres semanas su planta de producción en Bélgica para, a petición de la ONU, ampliar su capacidad de mil 300 millones de dosis a 2 mil millones al año. 

En el caso de México, Pfizer redujo la cantidad del embarque del martes 19 de enero de las 433 mil dosis que tenía comprometidas a solo 219 mil 375. Además, canceló los envíos de las siguientes tres semanas. México volverá a recibir vacuna de esta farmacéutica hasta el 15 de febrero, de acuerdo a lo dicho por las propias autoridades de Salud.

Ante estos retrasos, el pasado 8 de enero, el Grupo Asesor Estratégico de Expertos de la OMS (SAGE por sus siglas) sostuvo que el intervalo recomendable en la aplicación de las dos dosis de la vacuna es de entre 21 y 28 días, pero ante circunstancias epidemiológicas excepcionales y que varios países tienen limitaciones para la provisión de la vacuna, “la recomendación de la OMS en la actualidad es que el intervalo entre dosis puede extenderse hasta 42 días (seis semanas). De obtenerse datos adicionales sobre intervalos más extensos entre las dosis, se estudiará una revisión de esta recomendación”. 

En México, el Grupo Técnico Asesor de Vacunación aprobó la recomendación de la OMS de aplazar hasta 42 días la aplicación de la segunda dosis de la vacuna de Pfizer BioNTech. Este biológico ofrece entre 70 y 80% de protección con una sola dosis, un nivel similar al que ofrecen otras, como la de AstraZeneca, con dos dosis. 

Una de las molestias principales entre integrantes del personal de salud es que nos les dicen cuándo recibirán su esquema completo de la vacuna, como en el caso de Paloma, si será en 28, en 30 o en 42 días. 

En otros casos, personal de salud ha manifestado en redes sociales su molestia e incertidumbre por no recibir la segunda dosis, como en el caso de Juan, un residente del Instituto Nacional de Nutrición, que también pidió omitir su nombre real, y de Ricardo, un residente del Hospital Rubén Leñero de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, pero después confirmaron en entrevistas con Animal Político que se las aplicaron a la semana siguiente, es decir a los 28 días.  

En la conferencia vespertina de este viernes 5 de febrero, Ruy López Ridaura, director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, y Hugo López Gatell, subsecretario de Salud, informaron que ante la imposibilidad de recibir un embarque de vacunas de Pfizer antes del 15 de febrero se habían hecho modificaciones al calendario para completar los esquemas de vacunación, considerando la recomendación de la OMS y el Grupo Técnico Asesor en México. 

“Cuando llegó el último embarque, podíamos cubrir al personal que se vacunó hasta el 12 de enero, se habló entonces con las brigadas de vacunación y se optó por extender los esquemas a 28 días, que sería hasta el 9 de febrero, y algunas personas del personal de salud puede que se les extienda hasta el día 35”, señaló López Ridaura. 

El mensaje para el personal de salud, dijo López Gatell, es que las segundas dosis están garantizadas para todos, se cubrirán con el embarque del 15 de febrero, cuando se esperan 490 mil vacunas y con el de la semana siguiente. Con esos se reiniciará la vacunación masiva. 

“El ajuste permite asegurar las segundas dosis en un tiempo que ha sido razonablemente estudiado por la OMS y por el grupo técnico asesor y no se afectará ni la potencia de la vacuna ni la eficacia”, explicó el subsecretario de Salud. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El innovador y exitoso método nórdico para acabar con el acoso escolar

El acoso en la escuela suele dejar secuelas que la víctima puede llegar a experimentar por décadas. Pero hay metodologías que ayudan a cambiar el entorno escolar para evitar que esto ocurra.
2 de mayo, 2022
Comparte

Lady Gaga, Shawn Mendes, Blake Lively, Karen Elson, Eminem, Kate Middleton y Mike Nichols. Estas son solo algunas de las personas que han hablado de su experiencia como víctimas del acoso escolar y el dolor que esto les ha causado en la infancia y en etapas posteriores de su vida.

Cualquiera que haya sido victimizado de niño comprenderá los sentimientos de vergüenza que pueden generar este tipo de experiencias. Y las consecuencias no se quedan ahí.

Investigaciones recientes sugieren que los efectos del acoso infantil pueden persistir durante décadas, con cambios duraderos que pueden ponernos en mayor riesgo de enfermedades mentales y físicas.

Estos hallazgos están llevando a un número cada vez mayor de educadores a cambiar su punto de vista sobre el matoneo: de una situación inevitable del crecimiento a una violación de los derechos humanos de los niños.

“La gente solía pensar que el acoso escolar era un comportamiento normal y, en algunos casos, que incluso podría ser algo bueno, porque ayuda a fortalecer el carácter”, explica Louise Arseneault, profesora de psicología del desarrollo en el King’s College de Londres, en Reino Unido.

“Les tomó mucho tiempo comenzar a considerar este comportamiento como algo que puede ser realmente dañino”.

Con este cambio de mentalidad, muchos investigadores ahora están probando varios esquemas contra el acoso, con algunas estrategias nuevas y emocionantes para crear un entorno escolar más amable.

Cultura de tolerancia de la victimización

El Programa de Prevención del Acoso Olweus (Olweus Bullying Prevention Program) es uno de los esquemas que más se ha puesto a prueba.

Lady Gaga

Getty Images
Lady Gaga es uno de los personajes famosos que ha hablado abiertamente sobre su experiencia de acoso escolar.

Fue desarrollado por el fallecido psicólogo sueco-noruego Dan Olweus, quien encabezó gran parte de las primeras investigaciones académicas sobre la victimización infantil.

El programa se basa en la idea de que los casos individuales de acoso suelen ser producto de una cultura más amplia que tolera la victimización. Como resultado, intenta abordar todo el ecosistema escolar para evitar que prospere el mal comportamiento.

Como muchas otras intervenciones, el Programa Olweus comienza con un reconocimiento del problema. Por este motivo, los colegios deberían realizar una encuesta para preguntar a los alumnos sobre sus experiencias.

“Saber lo que está pasando en tu edificio es realmente importante y puede guiar tus esfuerzos de prevención del acoso escolar”, dice Susan Limber, profesora de psicología del desarrollo de la Universidad de Clemson, en Carolina del Sur, Estados Unidos.

El Programa Olweus alienta a la escuela a establecer expectativas muy claras para un comportamiento aceptable, y las consecuencias si se infringen esas reglas.

“ no deberían ser una sorpresa para el niño”, dice Limber. Los adultos deben actuar como modelos positivos a seguir, que refuercen los buenos comportamientos y muestren tolerancia cero ante cualquier forma de victimización.

También deben aprender a reconocer los lugares dentro de la escuela donde es más probable que ocurra la intimidación y supervisarlos regularmente.

Acoso escolar

Getty Images

“Todos los adultos de la escuela necesitan una formación básica sobre el acoso: las personas que trabajan en la cafetería, los conductores de autobuses, el conserje”, señala Limber

A nivel del aula, los propios niños organizan reuniones para discutir la naturaleza del acoso escolar y las formas en que pueden ayudar a los estudiantes que son víctimas de este comportamiento.

El objetivo, en todo ello, es conseguir que el mensaje anti-intimidación quede arraigado en la cultura de la institución.

Resultados positivos

Al trabajar con Olweus, Limber probó el esquema en varios entornos, incluida una implementación a gran escala en más de 200 escuelas en Pensilvania.

Sus análisis sugieren que el programa resultó en 2.000 casos menos de intimidación durante dos años. Es importante destacar que los investigadores también observaron cambios en la actitud general de la población escolar hacia el acoso, incluida una mayor empatía con las víctimas.

Los resultados de Limber no son los únicos que muestran que las campañas sistemáticas contra el acoso pueden generar un cambio positivo.

Comedor escolar

Getty Images
Todo el personal de la escuela debería estar alerta a las posibles señales de intimidación y matoneo.

Un metanálisis reciente, que examinó los resultados de 69 ensayos, concluyó que las campañas contra el acoso escolar no solo reducen la victimización sino que también mejoran la salud mental general de los estudiantes.

Curiosamente, la duración de los programas no pareció predecir sus posibilidades de éxito.

“Incluso unas pocas semanas de intervención fueron efectivas”, dice David Fraguas, del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Clínico San Carlos, en Madrid, España, quien fue el autor principal del estudio.

Atentos a las señales

La intimidación no acaba en la escuela, y Limber argumenta que los padres y cuidadores deben estar atentos a las señales que indican que puede haber un problema. “Debes ser proactivo al hablar sobre el tema, no esperes a que surja”, dice.

“Puedes hacerlo como parte de una conversación del tipo: ‘¿Cómo van las cosas con tus amigos? ¿Tienes algún problema?'”.

Ella enfatiza que el adulto debe tomar en serio las preocupaciones del niño, incluso si parecen triviales desde una perspectiva externa, al mismo tiempo que debe mantener una mente abierta.

“Escucha atentamente y trata de controlar tus emociones mientras las escuchas”. El cuidador debe evitar hacer sugerencias apresuradas sobre cómo el niño puede manejar el problema, ya que esto a veces puede crear la sensación de que la víctima tiene la culpa de la experiencia.

Acoso escolar

Getty Images
Todos los sitios donde puede ocurrir el acoso dentro de la institución educativa deberían estar supervisados.

Si corresponde, el padre o tutor debe iniciar una conversación con la escuela, que debe elaborar un plan de inmediato para asegurarse de que el niño se sienta seguro. “Lo primero es centrarse en ese niño y sus experiencias”.

Crecer rara vez va a ser fácil: los niños y los adolescentes están aprendiendo a manejar las relaciones sociales y eso va a traer dolor y malestar.

Pero como adultos, podemos hacer un trabajo mucho mejor al enseñarles a los niños que ciertos tipos de comportamientos nunca son aceptables: no hay nadie a quien culpar sino a los mismos agresores.

Estas lecciones podrían tener un impacto generalizado en la salud y la felicidad de muchas generaciones venideras.

*Este artículo fue publicado en BBC Future. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZkQj6xbNUVA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.