Por primera vez hay una solución: solicitantes de asilo ante anuncio de EU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

'Por primera vez escuchamos que hay una solución': solicitantes de asilo ante anuncio de EU de que los recibirá

El plan prevé tres puertos de entrada principales: Tijuana, Ciudad Juárez y Matamoros. Acnur y OIM colaboran con la iniciativa para facilitar los trámites y pruebas COVID.
Cuartoscuro
Comparte

Gabriel lleva año y medio atrapado en Matamoros, Tamaulipas. En noviembre de 2019 cruzó a Estados Unidos para pedir asilo junto a su esposa y dos hijos de 15 años y 14 meses, respectivamente. Se entregó a los oficiales y les explicó que había escapado de San Pedro Sula, en Honduras, que pandilleros le amenazaban de muerte para que pagase la extorsión. No sirvió de nada. El hondureño fue incluido en el programa “Quédate en México” y obligado a esperar su caso al sur del Río Bravo, en Matamoros.

Durante casi un año durmió en una carpa en el campamento para solicitantes de refugio, pero su esposa quedó embarazada y una organización les dio apoyo para rentar un cuarto, donde se encuentran actualmente.

Leer más: EU recibirá a los solicitantes de asilo expulsados por el programa Quédate en México

“Estuvimos abandonados. El campamento no es un lugar saludable y menos para una mujer que espera un hijo”, explica en conversación telefónica desde Matamoros. Su caso quedó paralizado desde que las autoridades estadounidenses cerraron las cortes a causa de la pandemia de COVID-19. Tuvo una única audiencia en febrero de 2020. Luego llegó el coronavirus y su expediente, como el de miles de personas que buscan protección, quedó en el limbo. 

El anuncio del gobierno de EU de que recibirá a los solicitantes de asilo que esperan en México le ha dado esperanza. “Es la primera vez que escuchamos que hay una solución”, dice. Como él, cientos de centroamericanos, venezolanos y cubanos atrapados en ciudades del norte del país confían en poder cruzar a Estados Unidos y pelear su caso de refugio en un entorno seguro.

Las autoridades de EU consideran que hay unos 25 mil solicitantes de asilo con el caso abierto. En total EU devolvió a 70 mil tras el acuerdo entre Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador de diciembre de 2018, pero muchos expedientes se cerraron por no presentarse en su audiencia.

La llegada a la Casa Blanca de Joe Biden ha supuesto un cambio radical. Primero anunció que no habría más “Quédate en México” ni personas obligadas a esperar su cita en ciudades peligrosas como Matamoros. Luego llegó el anuncio de que los que fueron expulsados podrán ingresar al país. A partir del próximo 19 de febrero se les permitirá cruzar la frontera. Ahora, sin embargo, deben esperar mientras se prepara la logística. 

Cerrar el campamento de Matamoros, convertido en símbolo de las condiciones de vida inhumanas provocadas por “Quédate en México” es una de las prioridades de la administración Biden, aseguró la coordinadora de la Casa Blanca para la frontera sur, Roberta Jacobson. En un encuentro telefónico con periodistas, Jacobson dio detalles sobre la logística del programa: comenzará el próximo 19 y antes de poder cruzar los solicitantes de asilo deberán registrarse en una plataforma en internet. 

“Queremos ofrecer la oportunidad de solicitar asilo y tener un proceso legal en EU”, dijo Jacobson, quien señaló que la nueva administración trabaja con organismos internacionales como Acnur, OIM y Unicef para poner en marcha el mecanismo que permita ingresar a los solicitantes de asilo. 

En primer lugar, todos tendrán que inscribirse en una página web en la que está trabajando Acnur y esperar que se les entregue una cita. Después se establecerá un protocolo para que se realicen las pruebas de COVID-19, que quedarán a cargo de la OIM. Está previsto que la semana que viene se conozcan más detalles, ya que a partir del 19 comenzarían a recibirse a los primeros solicitantes de asilo.

El objetivo del gobierno de EU es recibir a 300 personas al día por las dos entradas principales: Tijuana, Baja California, y Juárez, Chihuahua. La otra prioridad es Matamoros por la urgencia para desmantelar el campamento. 

Una de las preocupaciones de Washington es dejar claro que esto no es un “puertas abiertas”. Que estas medidas solo afectarán a las personas que estaban con un proceso abierto en “Quédate en México”. Al resto, Jacobson insistió en el mensaje de que “no vengan” a la frontera y que no crean los rumores lanzados por coyotes de que EU permitirá ahora el ingreso. 

Para Soraya Vázquez, de Families Belong Together, en Tijuana, “preocupa” que solo se esté hablando de un colectivo muy específico, los que tenían caso abierto en “Quédate en México”. “Está bien lo que hacen con ellos, pero deberían aportar más información sobre otros casos a los que dejan en la misma incertidumbre”, dice. 

Para los afectados directamente, los anuncios han generado satisfacción y también nerviosismo. Son muchos meses de espera sin ninguna perspectiva. 

“Ahora con este nuevo aviso que han dado, me han dado mucha alegría, felicidad y emoción”, dice Ada, de 37 años, originaria de Tegucigalpa, Honduras. “Por fin voy a estar en un país en el que se hace justicia y no tendré miedo de que maten a mis hijos”, afirma en conversación telefónica desde Tijuana. 

La historia de Ada y su familia es la de una huida. Primero, de Honduras, donde escapó de su expareja, integrante de la pandilla Mara Salvatrucha o MS-13, que junto al Barrio 18 son las dos principales estructuras criminales que operan en Centroamérica. 

Junto a su esposo y sus dos hijos se establecieron en Tapachula, Chiapas, a principios de 2019. La idea era quedarse en México y pedir protección en el país, pero en mayo recibieron un nuevo golpe: se encontraron con dos de las personas que los hostigaban en Tegucigalpa y tuvieron que escapar de nuevo. Su destino fue Tijuana, aunque el objetivo era pedir asilo en Estados Unidos. “Tenía miedo a la frontera, no quise arriesgarme a cruzar ilegalmente”, explica. 

Así que se inscribieron en la lista que organizaba los cruces en el paso de El Chaparral. Tardó seis meses hasta que tuvo su primera cita, en noviembre de 2019. 

En el año transcurrido en Tijuana sufrió un intento de agresión sexual y un ataque en el que una persona trató de arrebatarle a su hija. 

Por eso anhela una vida con mayor seguridad en EU. Sin embargo, reitera que ella nunca quiso dejar su país. 

“Mi sueño no era EU, no era España. Nos fuimos por la protección. Necesito que alguien cuide de mis hijos, que no durmamos pensando que no vamos a amanecer”, asegura. 

Gabriel, quien espera en Matamoros, tampoco quiso marcharse nunca. Aunque finalmente tuvo que emprender el mismo camino que hizo su hermana siete años antes: huir a EU para evitar la extorsión y las amenazas de muerte. 

“Lo que buscamos es tener una oportunidad de poder trabajar en seguridad. SI lo logro vuelvo a poner un negocio”.

De su estancia en México le queda una idea: “es un país difícil, en el que es mejor no hablar mucho de las cosas que pasan”. 

Uno desde Matamoros y el otro desde Tijuana, los dos hondureños tienen ahora una esperanza: la frontera de la que fueron expulsados hace más de un año cuando llegaron para pedir ayuda se abrirá nuevamente y les permitirá cruzar. A partir de ahí, será un juez quien determine si reciben el asilo. Pero, al menos en un primer momento, estarán seguros. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Sequía en México: 4 imágenes satelitales que muestran los graves efectos de la escasez de lluvias

Casi la totalidad del territorio mexicano sufre distintos grados de sequía. ¿Qué consecuencias tiene este fenómeno? ¿Y cómo se ve desde el espacio?
19 de mayo, 2021
Comparte

Aunque sea un fenómeno recurrente en México, la escasez de agua en medio de la pandemia ha causado daños en gran parte del país.

“Vemos una sequía que se ha venido extendiendo y profundizando. Cada quincena, desde julio de 2020, ha ido aumentando el porcentaje de área afectada. En muchas regiones ha pasado de sequía severa a sequía extrema o excepcional”, dice a BBC Mundo Jorge Zavala Hidalgo, coordinador del Servicio Meteorológico Nacional de México (SMN).Actualmente, cerca del 87,5% del territorio mexicano sufre sequía de distintas intensidades.

Mapa de los niveles de sequía en México

AFP

Al 30 de abril, más de la mitad del país se encontraba en estado de sequía severa, lo que significa que “hay pérdidas en cultivos o pastos, el riesgo de incendios es alto, la escasez de agua es común y se deben imponer restricciones en el uso del agua”, según el servicio de monitoreo de la sequía de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

¿Cuáles son las causas?

Su localización y la complejidad de su clima hacen que México tenga períodos prolongados de falta de lluvia todos los años, pero suelen ocurrir en regiones aisladas, durante menos tiempo y con menos intensidad.

Esa complejidad climática en gran medida está determinada por lo que pasa en el Atlántico Norte — la variación de temperaturas junto a sus patrones oceánicos y atmosféricos — y también por lo que pasa en el océano Pacífico, principalmente por los fenómenos de El Niño y de La Niña.

“El año pasado tuvimos una Niña muy severa y un Atlántico con temperaturas relativamente altas. Eso favorece la precipitación en la región sur y no la favorece en la región norte”, dice Jorge Hidalgo. Es decir, el año pasado hubo lluvias pero concentradas en una pequeña parte del país.

Residente de Xochimilco, en Ciudad de México, rellena botellones de agua el 20 de abril del 2021

Reuters
La disminución de agua en las presas que abastecen Ciudad de México ha provocado una crisis de aprovisionamiento en la capital.

¿Y los efectos?

1. Reducción de agua en las presas

En Ciudad de México la crisis de abastecimiento de agua hizo que la alcaldesa Claudia Sheinbaum afirmara que la actual sequía es la más intensa que ha vivido la capital en los últimos 30 años.

Eso se debe principalmente a la disminución del suministro de agua proveniente del sistema de presas de la cuenca del río Cutzamala en Estado de México y Michoacán, dos de las regiones más afectadas por la sequía.

Una de ellas, la presa Valle de Bravo, es la que se ve en estas imágenes.

Según la Conagua, el caudal del Cutzamala se encuentra cerca de un 30% por debajo de la media histórica de entre 1996 y 2020. Eso hace que menos agua llegue a la capital mexicana, proveniente de una de sus principales fuentes de abastecimiento.

En Jalisco, la presa Elías González Chávez, una de las principales del estado, almacena solamente cerca del 14% de su capacidad.

En las imágenes se ve la diferencia en la cantidad de agua que tenía en el mismo período del año pasado.

La población de ciudades cercanas, según la prensa local, tuvo a que bombear agua de lagos y ríos cercanos para garantizar el abastecimiento.

2. Ríos secos y perjuicios a la agricultura

El lago Cuitzeo, en Michoacán, se veía casi seco en marzo del 2021 en comparación con el mismo período de 2020.Según la Conagua, la región es una de las que sufre sequía severa y extrema.

“También se nota que el lago está cerca de una zona agrícola. Una situación que vemos mucho en México es que cada vez se extrae más agua de ríos, lagos o lagunas para riego. Estos no solo se ven afectados por la sequía sino también por la creciente extracción”, dice Jorge Zavala Hidalgo.

En estados como Sinaloa, Chihuahua, Nuevo León, Querétaro o Sonora la producción agrícola sufre pérdidas provocadas por la falta de lluvias y la disminución de agua en las presas, según asociaciones de agricultores.

3. Incendios forestales

La falta de lluvias y las altas temperaturas en el norte del país también provocaron el aumento de incendios forestales en esta región.

“Hay una relación importante entre los incendios forestales y la sequía. Si hay menos lluvia, los campos y los bosques están más secos de lo que estarían en esta época del año. Entonces hay más material combustible y el fuego se puede dispersar más fácilmente”, explica Jorge Hidalgo.

Un ejemplo es el área protegida del Parque Nacional Montaña La Malinche, en Puebla.

Imagen satelital del incendio en el Parque Nacional La Montaña Malinche, en el 3 de abril del 2021

Planet Labs
Incendios forestales, como este que ocurrió el 3 de abril en Puebla, fueron más frecuentes en los estados más afectados por la sequía al principio de este año.

La correlación entre la sequía y los incendios también se ve en la localización de los focos de fuego, que ha cambiado de un año a otro.

“En 2020 tuvimos poca lluvia en la península de Yucatán y ahí tuvimos muchos incendios. En el 2021 los incendios se han venido concentrando en estados con sequía, como Michoacán, el estado de México o Guerrero, por ejemplo”, dice el coordinador del SMN.

¿Y cuándo acabará la sequía?

Aunque el principio del mes de mayo trajo lluvias en el norte mexicano, Jorge Zavala Hidalgo cree que aún es pronto para hablar del fin de la sequía.

“Las sequías se van desarrollando durante varios meses y también van decayendo a lo largo de varios meses. Solo se acabarían en pocos días si ocurriera un ciclón tropical, por ejemplo. Pero una lluvia de uno o dos días muchas veces es poco. Sí, está lloviendo, pero eso no va hacer que cambie rápidamente la situación”, afirma.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=38PLMHqw8aw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.