UNAM registró mil 486 quejas por violencia de género en 4 años
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

A Yazmín la violaron en un salón: UNAM registró mil 486 quejas por violencia de género en 4 años

En 4 años, las conductas más denunciadas en la UNAM fueron el acoso y abuso sexual. El 55.9% terminó con una sanción formal al agresor.
Cuartoscuro
18 de febrero, 2021
Comparte

Para Yazmín el inicio de la pandemia fue la única forma de dejar de sentirse ansiosa y asustada al acudir a la escuela, pues con las clases virtuales por fin dejó de ver al hombre que la violó, quien al igual que ella era alumno de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En febrero de 2020, la joven de 22 años denunció ante la UNAM y ante la Fiscalía de la Ciudad de México a Beto, un estudiante del noveno semestre de la carrera de Ingeniería Química de haberla violado y ejercido violencia física y psicológica en su contra mientras era su pareja, actos que cometió dentro de las instalaciones de la Facultad de Química, en Ciudad Universitaria.

“Aquel martes yo no había llegado a mi primera clase, estaba muy enferma y débil. Fuimos a ‘Metalandia’, donde era mi segunda clase y buscamos un salón porque yo quería dormir. Me senté en una silla, él me dio su bata para taparme y nos tomó una foto que subió a redes sociales diciendo que me cuidaba. Minutos más tarde me tiró de cara al piso, tomó mis muñecas aferrándolas al suelo, me bajó y se bajó el pantalón para proceder a penetrarme. Lloré, le pedí que se detuviera, intenté moverme, pero no pude”, cuenta Yazmín.

Las actitudes violentas de Beto habían iniciado un año antes y la violó más de una vez, pero fue hasta febrero de 2020 que ella decidió denunciarlo, porque a pesar de que terminó su relación él continuaba acosándola y le aseguraba que nadie le creería si lo acusaba, porque como profesor adjunto de Cálculo y Álgebra tenía preferencia por parte del personal de la facultad.

En la Universidad le ofrecieron dos alternativas para resolver su queja: otorgar el perdón al agresor, a cambio de que este se comprometa a no volver a cometer la conducta denunciada, o continuar con el proceso a través del Tribunal Universitario, que decidiría si ameritaba alguna sanción.

Te puede interesar: UNAM ya considera falta grave la violencia de género, pero no endurece sanciones

En cuatro años desde que inició la implementación del Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género en la UNAM, de agosto del 2016 al mismo mes de 2020, se interpusieron mil 486 quejas, contra mil 311 presuntos agresores.

De acuerdo con el Cuarto Informe sobre la implementación del Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género en la UNAM, el 94.9% de los agresores fueron hombres, mientras que el 98.2% de las víctimas fueron mujeres.

El reporte destaca que el 79.2% de las quejas por violencia de género fueron presentadas por alumnas, el 11.3% por personal administrativo y el 2.6% por personal académico.

De los presuntos agresores, la mayoría de los denunciados (42.9%) eran alumnos, seguidos de académicos (27.7%), personal administrativo (14.5%), personas externas (4.3%) y no identificadas (5.3%).

En el 12.1% de los casos, la situación de violencia ocurrió entre personas que sostuvieron una relación personal, y entre estos, la mayoría de las quejas (113) se interpusieron por presuntas agresiones por parte de una expareja, como sucedió con Yazmín.

Los tipos de violencia de género mayormente denunciados son la violencia sexual (67.3%), violencia psicológica (40.4%), violencia física (17.4%) acoso (13%) y discriminación por género (12.3%).

Por violencia sexual, la más recurrente, se presentaron mil 226 quejas en cuatro años, por abuso sexual (23.8%), hostigamiento sexual (23.4%) y acoso sexual (21.4%). 

En los casos donde se denunció abuso sexual, la mayoría de las denuncias se refirieron a tocamientos sin consentimiento (271), “ejecución de acto sexual” -como se nombra la violación- (133), y observar a una persona masturbarse (13).

Seis de cada diez víctimas tienen entre 18 y 24 años, y la mayoría de ellas (43.5%) eran estudiantes de las Facultades y Escuelas ubicadas en Ciudad Universitaria. El 30.1% pertenecían a Facultades de Estudios Superiores y el 10.9% a planteles de la Escuela Nacional Preparatoria.

“Él seguía asistiendo a clases”

Yazmín vivió con angustia los siguientes meses de clases, aún cuando eran virtuales. Beto no tomaba las mismas materias que ella, pero en algunas otras en las que se puede inscribir toda la comunidad estudiantil existía la posibilidad de encontrarlo como su compañero.

La siguiente vez que Yazmín supo sobre el procedimiento contra Beto fue en octubre, cuando le notificaron que su agresor había sido suspendido desde marzo de 2020 y hasta enero de 2021, lo que implicaba que no podía asistir ni impartir clases.

Sin embargo, Beto incumplió con la suspensión que le dictaron como sanción por haber violado y maltratado física y psicológicamente a Yazmín y continuó asistiendo a clases. Compañeros de la joven le mostraron capturas de pantalla y videos que demostraban su participación.

Con dichas pruebas, Yazmín volvió a comunicarse con la Unidad para la Atención y Seguimiento de Denuncias de la Facultad de Química y acusó a su agresor de incumplir con la sanción.

Los días transcurrieron y la joven no obtuvo respuesta, por lo que ella y sus compañeros decidieron realizar una protesta durante el homenaje que se rindió a Mario Molina. Los estudiantes escribieron consignas como “Facultad de Química, resuelve ya”, “En la Facultad de Química nos Violentan” y “De qué nos sirve tener un Premio Nobel si no podemos estar seguras”.

Tras la protesta, la Facultad de Química informó que la queja de la alumna había sido atendida, que la investigación se encontraba en curso y que el alumno se encontraba suspendido. Días después le informaron vía correo electrónico a Yazmín que Beto había sido expulsado de la UNAM.

Lee más: Comisión de Género de Jurídicas de la UNAM condena el trato de Ackerman a Sabina Berman

De los mil 158 procedimientos iniciados en cuatro años por violencia de género, 648 concluyeron con una sanción formal (55.9%), 30 con un procedimiento alternativo -de conciliación – (2.3%). Otros 278 continúan en trámite (8%), en 93 de ellos no se encontraron elementos para sancionar (8%) y 89 se declararon insubsistentes (7.6%).

Beto es uno de los 26 agresores que fueron expulsados de la UNAM entre 2016 y 2020 por cometer violencia de género. En 75 de los casos fueron amonestados, 112 fueron suspendidos, 18 firmaron carta compromiso, a 3 se les hizo un exhorto y uno solo tuvo como sanción un acta administrativa.

En 54 de los casos no hubo elementos para sancionar, en 14 se concluyó el asunto con un procedimiento alternativo y en 34 se declaró insubsistencia.

Ahora Yazmín puede asistir a clases sin temor, aunque fuera de las aulas su angustia continúa, pues su violador continúa impune. Su denuncia por violación ante la Fiscalía de la Ciudad de México continúa en curso.

Debido a que continúa la emergencia por la pandemia de COVID-19 que impide las clases y la gestión de trámites de forma presencial en la UNAM, la institución se encuentra brindando orientación a mujeres que quieren presentar quejas por violencia de género a través de su página web.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cómo las vacunas ARNm contra COVID pueden derrotar a otras enfermedades y convertirnos en 'superhumanos'

Hasta hace poco, la mayoría de la gente ni siquiera había oído hablar de las vacunas de ARNm. Ahora los científicos creen que pueden ser la clave para resolver una gran cantidad de problemas de salud.
Getty Images
23 de diciembre, 2021
Comparte

Hace apenas un año, Anna Blakney trabajaba en un campo de la ciencia relativamente especializado y poco conocido por el gran público en un laboratorio de Londres.

Pocas personas fuera de sus círculos científicos habían oído hablar de las vacunas de ARNm. Porque aún no existía ninguna.

Los asistentes a una conferencia anual que Anna dio en 2019 podían contarse por decenas, no por cientos.

Hoy en día, tiene una gran demanda: es profesora asistente en la Universidad de Columbia Británica, en Canadá, y comunicadora científica con 253.000 seguidores y 3,7 millones de ‘me gusta’ en TikTok.

Ella admite que estaba en el lugar correcto en el momento adecuado para formar parte de un exitoso período de progreso científico.

Debido a la pandemia de coronavirus, muchas personas han oído hablar y han recibido una vacuna de ARNm de empresas como Pfizer-BioNTech y Moderna.

Pero incluso cuando Blakney comenzó su doctorado en el Imperial College de Londres en 2016, “mucha gente se mostró escéptica sobre si alguna vez podrían funcionar”. Ahora, “todo el campo del ARNm está explotando. Es un cambio importante en la medicina”, dice.

Es un cambio que plantea algunas preguntas muy importantes y emocionantes: ¿podrían las vacunas de ARNm proporcionar una cura para el cáncer, el VIH, las enfermedades tropicales e incluso darnos una inmunidad sobrehumana?

El ácido ribonucleico mensajero, o ARNm para abreviar, es una molécula monocatenaria que transporta el código genético del ADN a la maquinaria de producción de proteínas de una célula.

Sin ARNm, no se usaría tu código genético, no se producirían proteínas y tu cuerpo no funcionaría. Si el ADN es la tarjeta bancaria, entonces el ARNm es el lector de tarjetas.

vacunación

Getty Images
Millones de dosis de vacunas de ARNm contra covid han sido administradas alrededor del mundo.

Una vez que un virus está dentro de nuestras células, libera su propio ARN, engañando a nuestras células secuestradas para que produzcan copias del virus, en forma de proteínas virales, que comprometen nuestro sistema inmunológico.

Las vacunas tradicionales funcionan inyectando proteínas víricas inactivadas llamadas antígenos, que estimulan el sistema inmunológico del cuerpo para que reconozca el virus cuando reaparece.

La genialidad de las vacunas de ARNm es que no es necesario inyectar el antígeno en sí.

Lo que hacen estas vacunas es utilizar la secuencia genética o “código” del antígeno traducido en ARNm.

Es un fantasma de lo real, engañando al cuerpo para que cree anticuerpos muy reales.

El ARNm artificial en sí mismo desaparece, degradado por las defensas naturales del cuerpo, incluidas las enzimas que lo descomponen, dejándonos solo con los anticuerpos.

Por lo tanto, es más seguro producirlo, de manera más rápida y económica, en comparación con las vacunas tradicionales.

Ya no se necesitan enormes laboratorios de bioseguridad que cultiven virus mortales dentro de millones de huevos de gallina.

En cambio, un solo laboratorio puede secuenciar las proteínas del antígeno y enviarlo por correo electrónico a todo el mundo.

Con esa información, un laboratorio podría producir “un millón de dosis de ARNm en un solo tubo de ensayo de 100 ml”, dice Blakney.

Ahora hemos visto que ese proceso se desarrolla en tiempo real. El 10 de enero de 2020, Zhang Yongzhen, profesor de zoonosis en el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de China en Pekín, secuenció el genoma del coronavirus y lo publicó al día siguiente.

La covid fue declarada pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 11 de marzo.

El 16 de marzo, utilizando la secuencia de Zhang, la primera vacuna de ARNm comenzó la fase uno de su ensayo clínico.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) aprobó la vacuna Pfizer-BioNTech Covid-19 el 11 de diciembre de 2020, haciendo historia no solo como la primera vacuna de ARNm aprobada para humanos, sino también como la primera en tener una tasa de eficacia del 95% en ensayos clínicos.

La aprobación de la vacuna de ARNm de Moderna siguió de cerca el 18 de diciembre.

La vacuna que anteriormente se había ganado el título de la “vacuna más rápida de la historia”, la vacuna contra las paperas, tardó cuatro años en producirse.

Las vacunas deModerna y Pfizer-BioNTech tardaron solo 11 meses.

La teoría detrás de la vacuna de ARNm fue promovida por los científicos de la Universidad de Pensilvania Katalin Karikó y Drew Weissman, quienes recientemente recibieron el Premio Lasker 2021, el premio de investigación biomédica más importante de Estados Unidos.

Sin embargo, incluso en 2019, se creía que las vacunas convencionales de ARNm estaban al menos a cinco años de distancia.

La pandemia hizo avanzar rápidamente este campo de la medicina.

Kathryn Whitehead, profesora asociada de ingeniería química e ingeniería biomédica de la Universidad Carnegie Mellon, y colaboradora clave de Weissman y Karikó, admite que “no había muchas personas en el mundo de la terapéutica del ARNm que hubieran imaginado tasas de eficacia inicial del 95% en este escenario de emergencia”.

Pero ahora, las posibilidades parecen infinitas. O, como dice Blakney: “Ahora es, bueno, ya funcionó para una glicoproteína viral, entonces, ¿qué otras vacunas podemos hacer con ella? ¿Y qué podemos hacer más allá de eso?”.

Katalin Kariko

Getty Images
El trabajo pionero de Katalin Karikó y Drew Weissman sobre ARNm preparó el terreno para las vacunas de covid de Pfizer y Moderna.

En la Universidad de Rochester, Dragony Fu, profesor asociado del departamento de biología, recibió fondos de la Fundación Nacional de Ciencia de EE.UU. para que su laboratorio investigara de forma acelerada las proteínas de ARN.

Si actualmente estamos presenciando la vacuna de ARNm 1.0 para la covid, entonces la 2.0 abordará dos categorías más de enfermedades, dice Fu.

“Una son patógenos, como el Sars, pero puedes aplicar esta tecnología a otros invasores como el VIH. Ya antes de covid, las empresas estaban desarrollando vacunas de ARNm contra el VIH”.

También cita el zika, el herpes y los parásitos de la malaria en el campo de los patógenos.

“La otra categoría son las enfermedades autoinmunes”, dice. “Eso es intrigante porque va más allá de la definición estricta de una vacuna”.

Fu afirma que el futuro podría involucrar “tratamientos” de ARNm, por ejemplo, para reducir la inflamación. “En teoría, eso abre muchas posibilidades”, señala.

Yizhou Dong, profesor asociado de farmacia y farmacología de la Universidad Estatal de Ohio, se especializa en pequeñas bolas de grasa o lípidos necesarias para albergar el ARNm y entregarlo de manera segura a las células sin que nuestro cuerpo lo destruya inmediatamente.

Los lípidos han sido descritos como el “héroe olvidado”: si la entrega de lípidos no se hubiera perfeccionado y aprobado finalmente en 2018, no habría habido vacunas de ARNm de covid para 2020.

Antes de la covid, había muchos estudios de investigación que buscaban aplicaciones más amplias combinando esta nueva técnica de liberación de lípidos con ARNm, explica Dong, que incluyen trastornos genéticos, inmunoterapia contra el cáncer, enfermedades infecciosas e infecciones bacterianas.

“Siempre que tengas el antígeno y puedas secuenciar la proteína, en teoría debería funcionar”.

Gracias al avance combinado en la administración de lípidos y la tecnología de ARNm, las vacunas y tratamientos en desarrollo incluyen la terapia de ARNm de Translate Bio para la fibrosis quística y la esclerosis múltiple; la vacuna de ARNm de Gritstone Oncology y Gilead Sciences para el VIH; las terapias de Arcturus Therapeutics para la fibrosis quística y las enfermedades cardíacas; y la start-up alemana Ethris con AstraZeneca, que están desarrollando terapias de ARNm para enfermedades pulmonares graves y asma.

También se están explorando soluciones para las enfermedades tropicales.

Moderna está cerca de la fase dos (de tres) de los ensayos clínicos de vacunas de ARNm para zika y chikungunya.

Ambos patógenos se describen como “desatendidos”, porque afectan a las poblaciones más pobres del mundo y no reciben la investigación y la financiación adecuadas.

La velocidad y el costo de las vacunas de ARNm podrían cambiar ese paradigma y señalar el fin de las enfermedades tropicales desatendidas.

Quizás la primera nueva vacuna de ARNm que llegue a nuestros estantes, sin embargo, será para un enemigo más familiar: la gripe.

Los virus de la influenza son responsables de entre 290.000 y 650.000 muertes anuales en todo el mundo.

“Es más probable que veamos vacunas de ARNm contra la influenza en un futuro cercano”, dice Whitehead.

“Estas vacunas de ARNm han estado en desarrollo durante años y los ensayos clínicos hasta la fecha son alentadores. Actualmente hay cinco ensayos clínicos para la influenza A, incluido uno en la fase dos”.

Este avance podría ocurrir justo a tiempo. Paul Hunter, profesor de protección de la salud de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido, que también es consultor de la OMS, advirtió que en algunos países puede ocurrir una epidemia de influenza que podría provocar más muertes que la covid-19.

Varias compañías farmacéuticas también están buscando vacunas de ARNm y tratamientos para el cáncer.

“Las células cancerosas a menudo tienen ciertos marcadores en la superficie que el resto de las células de tu cuerpo no tienen”, dice Blakney.

“Puedes entrenar a tu sistema inmunológico para que reconozca y elimine esas células, al igual que puedes entrenar a tu sistema inmunológico para que reconozca y elimine un virus: es la misma idea, simplemente averigua qué proteínas hay en la superficie de las células tumorales y úsalas como una vacuna”.

La idea de una medicina individualizada y específica para el paciente ha sido una perspectiva tentadora durante años.

Esta podría ser otra puerta abierta de par en par por el ARNm, según Blakney. En teoría, “se extrae el tumor, se secuencia, se ve qué hay en la superficie y luego se hace una vacuna específicamente para tí”.

laboratorio

Getty Images

Si los tratamientos para el cáncer, el VIH y las enfermedades tropicales van de la mano con el ARNm 2.0, ¿qué podría haber con el 3.0?

Un área de gran preocupación para la medicina moderna es la resistencia a los antibióticos.

“Potencialmente, podría imaginarse la fabricación de una vacuna contra un antígeno bacteriano como C. difficile o algunos de los que son realmente difíciles de tratar”, señala Blakney.

Todavía no hay ensayos, pero revistas científicas como Frontiers han explorado esta idea.

También existe la posibilidad de aplicaciones comerciales de salud y bienestar más generales.

Por ejemplo, Fu sugiere que la intolerancia a la lactosa, que afecta a cientos de millones de personas de origen asiático, incluido él mismo, y de hecho a un 68% estimado de la población mundial, podría algún día ser el objetivo.

“Me falta la proteína que me permite descomponer la lactosa. En el futuro, se podría desarrollar alguna forma de transmitir el mensaje, el ARNm, que creará la proteína que descompone la lactosa … no está en riesgo la vida, pero me imagino que es una industria de miles de millones de dólares”.

En el estado de Ohio, Dong incluso ha realizado con éxito una prueba en ratones para atacar el colesterol.

Las personas con niveles altos de la proteína PCSK9 tienden a tener colesterol alto y desarrollar enfermedades cardíacas temprano.

“Notamos que después de un tratamiento , pudimos reducir el nivel de proteína PCSK9 en más del 95%. Esa es definitivamente una dirección de investigación muy importante”, señala.

Según Dong, al menos una empresa de biotecnología está planeando un ensayo clínico utilizando ARNm para inhibir la PCSK9.

Todo esto plantea la pregunta: ¿podrían las terapias de ARNm darnos una inmunidad casi sobrehumana?

Las vacunas de ARNm de covid-19 han llevado a algunas personas a producir niveles muy altos de anticuerpos, capaces de neutralizar varias variantes de covid-19 a la vez.

También existe la posibilidad de mezclar varias vacunas de ARNm en una sola vacuna de refuerzo de la salud, que podría prevenir cánceres y virus al mismo tiempo.

Si bien es solo una especulación en la actualidad, dice Fu, “podrías tener un montón de sabores diferentes … un cóctel de ARNm que haga que las diferentes proteínas sean selectivas para tu necesidad particular”.

Tanto Moderna como Novavax ya están desarrollando vacunas combinadas contra covid-19 y gripe.

vacunación

Getty Images

Sin embargo, antes de entusiasmarnos demasiado, quedan dudas en torno a las vacunas de ARNm.

Actualmente, necesitamos inyecciones de refuerzo regulares, y estas inyecciones tienden a lastimar tu brazo, a veces con efectos secundarios de fatiga.

En el momento de escribir este artículo, llevamos menos de un año de uso en el mundo real.

Se han observado reacciones anafilácticas (aunque sin muertes) en aproximadamente 2 a 5 personas por millón vacunadas en Estados Unidos: ligeramente más altas, 4,7 por millón, con la vacuna Pfizer-BioNTech que los 2,5 por millón de la vacuna Moderna.

Según un análisis, aunque sigue siendo bajo, es 11 veces más alto que con la vacuna contra la gripe.

“Todavía estamos trabajando para comprender cuánto tiempo dura la respuesta de los anticuerpos, así como la respuesta celular”, dice Blakney.

“Ahora hay buenos indicios de que se obtiene una respuesta de células T de memoria realmente buena a partir de las vacunas de ARNm, pero dado que estos ensayos sólo tienen un año y medio en la mayoría de los casos, todavía estamos tratando de entender cuánto tiempo dura esa inmunidad”.

Agrega que la mayoría de la gente, “realmente no quiere recibir múltiples vacunas cada año que después te dejen noqueado durante tres días”.

Sin embargo, el laboratorio de Blakney en la UBC está trabajando en una respuesta: ARNsa o ARNm autoamplificado.

Tiene los mismos componentes estructurales que el ARNm normal, excepto que una vez dentro de una célula puede hacer copias de sí mismo.

“Esto es realmente ventajoso porque te permite usar una dosis mucho más baja, por lo general alrededor de 100 veces menos ARNsa que ARNm”, dice Blakney.

Esto significa más beneficios para tu inversión y menos dolor en el brazo.

En una carrera de tortuga contra liebre, las vacunas de ARNm pueden haberse adelantado para combatir la covid-19, pero el ARNsa puede ganar al final, y de hecho acaba de recibir US$195 millones de respaldo de AstraZeneca (que se compara favorablemente con los US$29,5 millones que recibió Ethris por el desarrollo de la vacuna contra las enfermedades pulmonares, mencionado anteriormente en este artículo).

Mientras tanto, Fu, Dong, Whitehead y Blakney continúan liderando de la ola de progresos del ARNm.

Dondequiera que los lleve, una cosa es segura: este nunca volverá a ser el mismo campo anónimo de investigación científica que una vez conocieron.

Especialmente si publicas tus videos explicativos en TikTok como Blakney.

“Toda mi misión allí es educar a la gente sobre las vacunas”, dice riendo. “Recibo toneladas de preguntas al azar. Pero también muchas personas han dicho cosas como: ‘Tú eres la razón por la que mi pareja y yo nos pusimos la vacuna’. Y eso es realmente impactante”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=7kpmPxW9Soc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.