SEP pide a ilustradores trabajar sin pago; colectivo se inconforma
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Con el presupuesto más bajo en 8 años para libros, la SEP pide a ilustradores trabajar sin pago

El movimiento "No vivimos del Aplauso”, integrado por la comunidad de artistas y creadores, emitió una carta dirigida a la secretaria de Educación, Delfina Gómez, y al director general de Materiales Educativos, Max Arriaga, para expresar su descontento por dicha convocatoria.
Cuartoscuro
30 de marzo, 2021
Comparte

La Secretaría de Educación Pública (SEP) pretende renovar los contenidos de los libros de texto gratuito con base a los preceptos de la actual administración a partir del ciclo que comenzará en agosto próximo, pero lo hará con el presupuesto más bajo de los últimos ocho años para ese rubro y, por primera vez, pidiendo a los ilustradores que participen en el proyecto sin recibir pago económico. 

Además, aunque la creación, revisiones y ajustes de un libro de texto en materia de diseño y contenido generalmente ocurría en un periodo de seis meses, y que el proceso de impresión y distribución comienza desde el año previo a la entrega, esta vez la SEP tendría cuatro meses para hacer todo el procedimiento y entregar los libros en agosto, al inicio del ciclo escolar 2021-2022. 

Leer más: A un año de absorber Orquestas Azteca, SEP las suspende y adeuda salarios a maestros de música

La SEP publicó una convocatoria dirigida a artistas visuales para que realicen el acompañamiento gráfico de los libros de texto gratuito de Español, Ciencias Naturales, Geografía e Historia en el nivel primaria de tercero a sexto grado de primaria y que estará abierta hasta el 4 de abril. 

La invitación, dice, es para artistas y artesanos en general, artistas urbanos, ilustradores, pintores, diseñadores gráficos, infógrafos y cartógrafos, escultores, dibujantes, fotógrafos, escenógrafos y grafiteros.

Sin embargo, no habría ningún pago monetario por su trabajo sino únicamente “una constancia por sus materiales visuales, con valor curricular, por parte de la Dirección General de Materiales Educativos, así como un ejemplar del libro en el que aparezca su ilustración y su crédito”. 

En cambio, los ilustradores deben ser capaces de “ajustarse a los cronogramas de trabajo”, pues si la convocatoria estará abierta hasta abril, solo faltarían cuatro meses para el inicio del ciclo escolar. Además, los seleccionados también deberán ceder a la SEP los derechos de su obra. 

De ahí que el “Movimiento No vivimos del Aplauso”, integrado por la comunidad de artistas y creadores, emitieron una carta dirigida a la secretaria de Educación, Delfina Gómez, y al director general de Materiales Educativos, Max Arriaga, para expresar su descontento por dicha convocatoria. 

“Si a quienes están convocando no es a profesionales sino a quienes realizan como pasatiempo todas las actividades enlistadas en la convocatoria, entonces los que no están siendo profesionales son ustedes. Si no hay presupuesto es mejor dejar los libros como están que hacerlos al vapor”, dice la carta.

“Es una falta de respecto pedir trabajo y querer pagar con el ‘te das a conocer’; nos parece inadmisible y reprobable porque todo trabajo debe ser remunerado, más aún cuando es una instancia del Estado quien lo solicita”. Por eso, les piden la revisión de dicha convocatoria a fin de que se conforme “un verdadero proyecto de mejoras al libro de texto gratuito”. 

Mario Colín, ilustrador con más de 20 años de experiencia, advierte que “esto es una burla y una falta de respeto”. Se trata del discurso del presidente López Obrador que en diferentes ámbitos ha insistido que “debes sentirte halagado de trabajar en el gobierno”, pero eso no es suficiente, “se trata de un trabajo profesional que debe ser remunerado”. 

Sobre todo porque la información gráfica que consumirán los niños en los libros “es una información visual debe curarse, tiene que ser una selección de los mejores, y el trabajo profesional cuesta”, insiste. 

l colectivo #novivimosdelaplauso hace su pronunciamiento por convocatoria a participar en ilustración de libros sin paga

Colectivo #novivimosdelaplauso hace su pronunciamiento por convocatoria a participar en ilustración de libros sin paga

l colectivo #novivimosdelaplauso hace su pronunciamiento por convocatoria a participar en ilustración de libros sin paga

Colectivo #novivimosdelaplauso hace su pronunciamiento por convocatoria a participar en ilustración de libros sin paga

Animal Político preguntó a la SEP la razón por la que no pagarían por el trabajo, pero no hubo respuesta. Tampoco el titular de Materiales Educativos, Max Arriaga, aceptó la entrevista y ninguna autoridad han respondido públicamente a la demanda de los creadores. 

Al revisar el presupuesto de egresos de la Federación desde 2014 y hasta 2021, se observa una disminución de recursos en la Dirección General de Materiales Educativos, el área de la SEP encargada exclusivamente de la producción de contenidos y diseño de los libros de texto gratuito. 

Durante el cuarto año de gobierno de Enrique Peña Nieto, la Dirección de Materiales Educativos sufrió el mayor recorte al pasar de 2 mil 800 millones de pesos en 2015 a 292 millones de pesos el año siguiente, aunque el recorte se trató del rubro “subsidios”, mientras que los salarios y gastos de operación prácticamente se mantuvieron igual. 

En 2017 nuevamente bajó a 228 millones de pesos, aumentó durante el primer y segundo año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, con 232 y 236 millones de pesos, respectivamente. 

Para 2020, la dirección solo tuvo 216 millones de pesos y para 2021 registra el mínimo histórico: 204 millones de pesos, de los cuáles 74 millones es para salarios y 129 millones para gastos de operación, mientras que 150 millones de pesos está clasificado como “otros gastos”. 

¿Qué hace un ilustrador? 

El trabajo de un ilustrador en cualquier proyecto no solo se trata de hacer ‘un dibujo’ sino de comunicar a través de la imagen. En el caso de los libros de texto se trata de trabajos que dan mayor información y, también deben ser pedagógicos, por eso, quien lo realice, debe ser un profesional de la comunicación visual. 

Así lo explica, Alma Soto, maestrante en Diseño y Producción Editorial, quien asegura que no se paga el trabajo en sí mismo, sino los años de preparación y experiencia de quien hará las ilustraciones, porque obviamente no se trata de contratar a improvisados. 

“Están subestimando a quienes participen, porque las ilustraciones son igual de importantes que escribir un texto o hacer las infografías, y todos deben ser remunerados. Con un reconocimiento no se pagan los impuestos, la renta y hasta la licencia de los programas de edición”, dice Soto. 

Animal Político también consultó a un exfuncionario que participó directamente en la creación de libros de texto durante el sexenio pasado para entender cuál es el procedimiento técnico e institucional que debe llevarse a cabo. 

El exfuncionario, que pidió no publicar su nombre para evitar alguna represalia del actual gobierno, explica que la renovación de un libro lleva al menos seis meses y, generalmente iniciaba en agosto del año previo con presupuesto etiquetado para pagar también las colaboraciones de expertos. 

Primero, desde la Dirección de Materiales Educativos se convocaba a expertos para conformar los “equipos autoriales”, quienes se encargaban de hacer desde la conceptualización del libro, el mapeo de la investigación, hasta la didáctica, es decir, el contenido de los libros. 

Cada equipo tenía un coordinador, que es el experto en cada materia, dos o tres profesionales y dos maestros frente a grupo con quienes se pone a consideración la propuesta pedagógica. 

A la par se incluía al equipo de ilustración, quien recibía la información que contendrían los libros, y hacían la propuesta didáctica, porque las imágenes “no son de adorno, sino de aportación didáctica”. 

Una vez concluido este primer proceso, el libro completo se enviaba a otros expertos agrupados en Academias, como la Mexicana de Ciencias o de la Lengua, quienes hacían comentarios respecto a la correcta utilización de términos. Aquí el nivel de expertos incluían, por ejemplo, a la astrónoma Julieta Fierro. 

Después, los libros “se ponían a prueba” entre maestros y sus alumnos, quienes realizaban las actividades previstas en los libros, desde las más simples hasta las más complejas. Todos los comentarios eran incluidos para los últimos ajustes. 

Solo hasta solventar este proceso, el libro es enviado a la Conaliteg para las primeras pruebas de impresión y, posterior producción en masa. 

De acuerdo con los procesos de operación, desde septiembre del año previo, la SEP tiene que hacer las actualizaciones o ajustes a los libros, para que desde octubre comience el proceso de selección de los proveedores de papel y la impresión comienza en enero y concluye en marzo. 

En abril, la Conaliteg arma los paquetes de libros para cada alumno de los 148 mil planteles y el mes siguiente son distribuidos a los 233 almacenes  y 362 centros de acopio de las entidades federativas. 

En tanto, en junio y julio, los gobiernos estatales reparten los libros a los municipios y éstos a cada escuela, para que en agosto, al iniciar el ciclo escolar, los alumnos tengan su paquete de ejemplares.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Soberana 02: qué se sabe de la vacuna que desarrolla Cuba contra el COVID

Cuba está tratando de desarrollar la primera vacuna contra COVID de América Latina y quiere inmunizar con ella a toda su población en 2021.
19 de febrero, 2021
Comparte
Cuba

Getty
Cuba podría ser el primer país de América Latina en crear su propia vacuna contra la covid-19.

Algunos países han centrado sus esfuerzos en importar las vacunas contra el coronavirus. Otros, como Cuba, están enfocados en producir sus propias vacunas.

Según los organismos científicos de ese país, actualmente trabajan en el desarrollo de al menos cuatro posibles vacunas contra la covid-19 que ya se están probando en humanos.

Quienes lideran esos estudios se han mostrado optimistas con los primeros resultados.

“Nuestro país será uno de los primeros que podrá inmunizar a toda su población“, dijo en el programa Mesa Redonda Eduardo Martínez, presidente de BioCubaFarma, el grupo empresarial que lidera la investigación y el desarrollo de vacunas y medicamentos en Cuba.

Las cuatro candidatas a vacunas están en las fases I y II de ensayos clínicos, en los que se mide su eficacia y seguridad en humanos.

Una de ellas, llamada Soberanda 02, podría entrar a fase III en marzo, con lo cual, si supera las pruebas, estaría más cerca de ser aprobada para su uso masivo.

Cualquier candidata debe superar la fase III, en las que se comprueba la eficacia y la seguridad de la vacuna en miles de personas.

Cuba.

Getty
Las autoridades de Cuba confían en que puedan vacunar a toda su población en 2021.

Si todo sale bien, Cuba espera producir 100 millones de dosis de Soberana 02 en 2021, con lo cual, además de inmunizar a sus más 11 millones de habitantes, también podría exportar su vacuna o la tecnología a otros países.

Los resultados de estos ensayos clínicos, sin embargo, aún no se han publicado en revistas especializadas revisadas por pares, por lo que expertos que no están involucrados en estos estudios piden cautela.

La Organización Panamericana de la Salud, por su parte, se ha mostrado optimista, pero advierte que las candidatas deben superar todas las pruebas.

Si Cuba logra sus objetivos con estas investigaciones, podría convertirse en el primer país de América Latina en desarrollar su propia vacuna contra la covid-19, y quizás, uno de los primeros en vacunar a toda su población.

Cuatro candidatas

Cuba trabaja paralelamente en cuatro posibles vacunas.

Por una parte están Soberana 01 y Soberana 02, desarrolladas por el Instituto Finlay de Vacunas.

Las otras dos son conocidas como Mambisa y Abdala, producidas por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB).

Vacunas

BBC

Estas cuatro vacunas funcionan de manera similar. Su acción se basa en un mismo tipo de antígeno que se usa en la zona de la espiga del virus, que es la llave con la que el virus ingresa a la célula.

Entonces, la idea es generar anticuerpos en esa zona para inhibir la entrada del virus a la célula, según explicó Martínez, de BioCubaFarma.

También tienen en común la ventaja de que, según sus creadores, solo requieren entre 8 °C y 2 °C de refrigeración.

La diferencia entre ellas radica en cada una tiene distintas formulaciones.

Las dos vacunas Soberana utilizan un antígeno obtenido de células de mamíferos en varias formulaciones; mientras que Mambisa y Abdala usan un antígeno tomado de levadura, también en varias formulaciones.

La Mambisa, por su parte, tiene la particularidad de ser un spray que se aplica por la nariz.

Además, contiene una porción de la proteína de espiga del coronavirus y una proteína del virus de la hepatitis B, con las que se estimula el sistema inmune, según explica el registro de candidatas a vacunas de la Alianza Global para la Vacunación y la Inmunización (GAVI, por sus siglas en inglés).

Soberana.

Getty
Cuba tiene las esperanzas puestas en su vacuna Soberana.

Soberana 02

En la carrera de las cuatro candidatas, Soberana 02 parece llevar la delantera.

Se trata de una vacuna conjugada. Eso significa que un antígeno se fusiona con una molécula portadora para reforzar su estabilidad y eficacia.

En este caso, lo que se hace es unir una toxina del tétano a la proteína con la que el virus se adhiere la célula.

De esa manera, cuando el virus intenta entrar a la célula usando esa proteína, se genera una reacción inmune contra la toxina que lleva la proteína, con lo cual se bloquea su entrada a la célula.

En la primera etapa de ensayos, los científicos cubanos han probado la aplicación de la vacuna en dos dosis, y en algunos casos añadiendo una tercera dosis de Soberana 01 como refuerzo.

La tecnología de Soberana 02 ya ha sido utilizada con éxito en otras vacunas fabricadas en Cuba.

“Están utilizando una tecnología segura“, le dice a BBC Mundo Andrés Vecino, médico especialista en sistemas de salud de la Universidad Johns Hopkins, en EE.UU., quien no está involucrado en esas investigaciones.

Fase III

Hasta ahora, según los investigadores cubanos, Soberana 02 ha mostrado la capacidad de inducir anticuerpos y ahora están analizando la capacidad que esos anticuerpos tienen de inhibir el virus.

Tras comenzar los ensayos clínicos en noviembre, el Instituto Finlay aspira a entrar a la fase III en marzo, según lo indicó Vicente Vérez Bencomo, director general de la institución, en el programa Mesa Redonda de la televisión cubana.

Esta tercera fase, según Vérez Bencomo, tendría 42.600 participantes en la isla.

En enero, el Instituto Finlay anunció que había logrado un acuerdo con Irán para transferir la tecnología de Soberana 02 y realizar ensayos de fase III en ese país.

Ambas naciones enfrentan duras sanciones por parte de Estados Unidos, las cuales a menudo impiden que las compañías farmacéuticas extranjeras negocien con ellas, según explica la agencia Reuters.

Por eso, este tipo de colaboraciones son una forma de ser autosuficientes en la producción y abastecimiento de vacunas.

Además, Cuba y México están en conversaciones sobre la posibilidad de que en este último también se realicen ensayos de la fase III de Soberana 02, según informan el diario oficial Granma y la agencia Bloomberg.

Vérez Bencomo ha calificado los primeros resultados como “alentadores” y “muy importantes” y afirma que en abril Cuba podría producir su primer millón de vacunas.

Si todo sale bien, Cuba aspira a vacunar a toda su población antes de que acabe 2021.

Vicente Vérez Bencomo

Getty
Vicente Vérez Bencomo, director general del Instituto Finlay, dice que en abril Cuba podría producir un millón de vacunas.

Cautela

Los avances que reportan los investigadores cubanos son prometedores, pero expertos independientes recomiendan tener cautela.

Parte de ello se debe a que los resultados de las fases 1 y 2 no se han publicado en revistas científicas revisadas por pares, un estándar para verificar la validez de un estudio.

“No hay ninguna razón en particular para pensar que las cosas no funcionarían”, dice Vecino, pero “hay que esperar a que salgan los estudios y ellos los publiquen”.

Una opinión similar tiene Beate Kampmann, directora del Centro de Vacunas en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Citada por el portal Business Insider, Kampmann dice que hasta que los datos relevantes de los ensayos no se hagan públicos, será imposible saber qué tan buena es la vacuna.

Esta crítica, según explica Vecino, es la misma que en su momento se les hizo a Rusia, China o la farmacéutica Pfizer por no publicar los resultados de sus estudios.

Kampmann y Vecino, sin embargo, también coinciden en que Cuba tiene una sólida tradición en la producción de vacunas.

“Hay que reconocer que Cuba siempre ha creado sus propias vacunas y le ha ido bien“, dice Vecino.

Kampmann añade que otra ventaja de una vacuna hecha en Cuba es que podría tener “un precio atractivo” para países de ingreso medio o bajo.

BBC Mundo contactó por correo electrónico al Instituto Finlay y a BioCubaFarma para indagar sobre la vacuna Soberana 02, pero no obtuvo respuesta inmediata.

Qué dice la OMS

“Soy optimista de los resultados, van bien”, dijo en enero José Moya, representante de OPS/OMS en Cuba.

La vacuna Soberana 02 aparece dentro del monitoreo de desarrollo de vacunas de la OMS.

En una rueda de prensa el 17 de febrero, el director asistente de la Organización Panamericana de la Salud, Jarbas Barbosa, dijo que están al tanto de que en Cuba están concluyendo la fase 2.

Barbosa también indicó que todas las vacunas deben completar las tres fases y cumplir con las regulaciones de los países donde se va a utilizar.

Cuba.

Getty
Cuba había logrado contener la pandemia, pero recientemente los casos han aumentado.

Finalmente, Barbosa indicó que la OPS puso en contacto a Cuba con la Coalición para Innovaciones en Preparación ante Epidemias (CEPI), para que los investigadores puedan dar información a este organismo y así optar por fondos que entrega para el desarrollo de vacunas.

Según explica Will Grant, corresponsal de la BBC en Cuba, el país no tiene la capacidad de fabricar 100 millones de dosis de la vacuna sin algún tipo de asistencia internacional.

El covid-19 en Cuba

Hasta el 17 de febrero Cuba había reportado 40.765 casos de covid-19 y 277 muertes.

Esta cifra, aunque es baja comparada con otros países de la región como México o Brasil, es suficiente para ejercer presión sobre sistema de salud cubano, según reporta Grant.

Hacia mediados de 2020 Cuba había logrado contener el brote gracias a una combinación de una agresiva campaña de mitigación y al cierre de los aeropuertos.

Durante julio y agosto hubo varias semanas consecutivas con pocas muertes y baja transmisión del virus.

En los últimos días, sin embargo, por primera vez desde el comienzo de la pandemia, se han comenzado a reportar más de 1.000 casos al día.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80&feature=emb_title

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.