Médicos privados crean registro para obtener vacuna, ante falta de censo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Médicos particulares crean registro para obtener vacuna contra COVID, ante falta de censo de Salud

La Secretaría de Salud ha señalado que no tiene listas completas y precisas del personal de salud que trabaja fuera de instituciones públicas y todavía falta por vacunarse. Desde el gobierno no se ha impulsado un censo así, ante este hueco es que surge esta iniciativa.
Cuartoscuro
18 de marzo, 2021
Comparte

Ante la falta de un censo desarrollado por las autoridades para conocer el número de integrantes del personal de salud que aún falta por vacunarse contra COVID-19, principalmente los que no trabajan en instituciones públicas, el médico David Berrones lanzó una iniciativa, a través de redes sociales, para recabar esa información. En una semana se han registrado más de 22 mil médicos y odontólogos que están sin recibir la inmunización. 

Entre los que ya se registraron está un especialista en medicina interna que tiene su consultorio en Tlalnepantla, Estado de México, y es mayor de 60 años. Desde que inició la pandemia hasta ahora, ha atendido más de 50 casos de COVID. 

“Las autoridades de salud no están considerando que la mayoría de las veces cuando una persona llega al hospital ya acudió antes con un médico privado o de los consultorios adyacentes a las farmacias, quienes estamos en mucho riesgo, porque no tenemos las mismas medidas de seguridad que se tienen en los hospitales y sí estamos en contacto con pacientes contagiados”, dice el internista. 

Leer más: Listas desactualizadas o infladas impiden ampliar vacunación COVID en hospitales privados, dice Salud

El registro se está realizando a través de la cuenta de twitter @VacunasMedicosMX, en donde está el link para ingresar a un formulario en google docs, en el que se pide: nombre, edad, cédula profesional, correo electrónico, entidad y especialidad. 

Berrones señala que está consciente que su iniciativa se va a quedar corta. Habrá muchos que les dé desconfianza registrarse y no lo hagan. Además, por ahora solo está dirigida a médicos y dentistas. Quedarán fuera muchas categorías de trabajadores de la salud que atienden pacientes, de una u otra forma, y están en riesgo de contagiarse. 

“Se cree que por cada médico hay cuatro integrantes más de personal de salud. Con los que ya llevamos registrados, puede que el total de personas sin vacuna sea de 100 mil, pero en realidad deben ser más de medio millón, entre psicólogos, nutriólogos, biomédicos, personal de intendencia, camilleros, enfermeros”, dice Berrones. 

Pero por ahora el censo acotado a médicos y dentistas es todo lo que puede hacer. Lo adecuado, dice, es que fueran las autoridades de salud quienes hicieran este censo. Lo podrían hacer con una plataforma igual a la que usan para el registro de las personas mayores de 60 años, la de mivacuna.salud.gob.mx

Este tipo de iniciativa no se ha hecho, pese a que las autoridades de salud han asegurado en varias ocasiones que uno de los impedimentos para vacunar al personal de salud que no está en el sector público es la falta de un censo. 

La última ocasión fue este martes 16 de marzo, durante la conferencia de prensa vespertina sobre COVID-19, en la que el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, señaló que: “ha sido complejo en el sector privado tener listas claras, depuradas, actualizadas, y desde luego esto es un reto. Ayer me preguntaban qué se puede hacer. Seguimos pidiendo la colaboración, más que la protesta, la colaboración de quién pueda integrar listas claras, definidas, que nos permitan saber la equivalencia de la exposición al riesgo COVID en el sector privado, con la misma claridad que lo tenemos en el sector público”. 

Pero esa equivalencia al riesgo es lo que también está causando confusión. En México, la Secretaría de Salud decidió que se vacunaría primero al personal de primera línea de hospitales COVID. La explicación para decidir esto fue que eran quienes estaban en mayor riesgo. 

El foco se centró solo en las instituciones de salud públicas y se dejó de lado a las privadas, bajo el mismo argumento, el de que no había un censo de personal de primera línea en hospitales particulares y este se estaba integrando, a través del Consorcio Mexicano de Hospitales y la Asociación Nacional de Hospitales Privados. 

Hasta que se concluyó ese censo de personal de salud de primera línea en hospitales particulares, se inició la vacunación COVID, que, por cierto, tal como en el caso del personal de salud de primera línea en instituciones públicas, todavía no ha concluido. 

La Secretaría de Salud reportó que hasta este 17 de marzo se le ha aplicado la primera dosis de la vacuna COVID a 832 mil 599 integrantes del personal de salud de primera línea. Mientras que 592 mil 519 ya tienen la segunda dosis. Esto representa un avance de 71%. 

Aunque nunca se ha hecho la precisión, esto parece referirse solo a quienes laboran en instituciones públicas, puesto que en el caso del Consorcio Mexicano de Hospitales, que agrupa a 41 centros hospitalarios, apenas se ha vacunado a 3.5% de su personal de salud de primera línea, principalmente de la Ciudad de México.

Cuando este medio preguntó, durante la conferencia del martes 16 de marzo, a López Gatell por qué no se ha terminado de vacunar al personal de salud antes de avanzar con la población mayor de 60 años, pese a que esto fue una recomendación del Grupo Técnico Asesor en Vacunación, que conformó la propia Secretaría de Salud, el funcionario se centró en decir que este grupo no hace la política de inmunización y solo son eso, asesores, pero no respondió el cuestionamiento.  

División riesgosa

Asociaciones destacadas han solicitado a las autoridades vacunar a todo el personal de salud, no solo a los que están en primera línea, por el riesgo que representa estar en contacto con pacientes, cuando muchos son asintomáticos. 

Entre esas asociaciones está la Academia Nacional de Medicina de México que solicitó nuevamente, este 12 de marzo (ya lo había hecho antes en enero), al gobierno, a través de una carta dirigida al secretario de Salud, Jorge Alcocer, considerar a todos los médicos, tanto del sector público como privado, para la vacunación contra COVID-19.

“La Academia Nacional de Medicina de México considera que la estrategia para vacunar a las y los doctores que atienden en primera línea a los pacientes infectados por COVID19 es correcta, No obstante, el resto del personal de salud, médicas y médicos generales y de todas las especialidades, que trabajan en instituciones públicas, privadas y consultorios médicos, también está expuesta a contagiarse de la enfermedad”, señala la misiva. 

Esto, agrega, porque “un gran porcentaje de pacientes que acuden a consulta por cualquier otra patología diferente al COVID-19 pueden estar contagiados estando asintomáticos y transmitir la enfermedad. La conservación de la salud de quienes contribuyen al bienestar de la población es prioritaria”. 

El médico internista de Tlalnepantla, que pide omitir su nombre, dice que él ha enviado también cartas a la Secretaría de Salud y a su jurisdicción sanitaria en Tlalnepantla, pero sin ningún resultado. Como a veces envía pacientes a valorarse o tratarse en un hospital privado de Satélite, en Naucalpan, Estado de México, preguntó si podían incluirlo en las listas de vacunación, le dijeron que no, que solo incluirían a su personal fijo de médicos. 

Para protegerse está por su cuenta, así que si detecta en consulta a un caso sospechoso de COVID-19, lo envía a hacerse la prueba y el seguimiento lo hace de manera virtual, por teléfono o videollamada para atender a sus pacientes y resguardarse. 

El médico ya se registró en el censo del médico Berrones, y en el de la Asociación Nacional de Farmacias (Anafarmex) que primero lo abrió solo para quienes atendieran en consultorios adyacentes a estos establecimientos y después, ante la insistencia de varios galenos, a médicos con consultorios privados. Lo último que le dijeron es que debía esperar 30 días hábiles. “Contando Semana Santa eso sería a mediados de mayo”, dice el internista. 

Sin embargo, en la conferencia de prensa del 16 de marzo, López Gatell señaló que “consultorios vinculados a establecimientos de farmacias nos presentaron algunas listas de solicitud de vacunación y en las primeras exploraciones encontramos listas que estaban desactualizadas o incluso infladas con personal en el que no se podía verificar que estaba atendiendo COVID”. 

En cuanto al censo iniciado por Berrones dice que no sabe si lo podrá entregar a las autoridades de salud. Para empezar no sabe a quién dirigirlo. No hay un responsable visible de la estrategia de vacunación a este personal. 

“La iniciativa nació como una necesidad ante un problema, y ante un problema hay que medir. No se puede exigir la vacuna si no sabe cuánta gente falta todavía de vacunarse. La intención fue esa, cuantificar, pero ojalá se tomará en cuenta. Si hay alguna respuesta de las autoridades, yo mandaría un mail a quienes están registrados para solicitarles permiso de entregar los datos a la Secretaría de Salud y se entregarían”. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La carrera por los 'minerales del futuro' que pueden influir en la seguridad nacional de los países

Si el petróleo marcó la historia del siglo XX, expertos anticipan que los minerales utilizados para producir energías más limpias marcarán el siglo XXI y sus precios subirán a niveles récord. La guerra en Ucrania está acelerando el proceso por motivos geopolíticos.
21 de abril, 2022
Comparte

Fueron 18 minutos de caos.

A las 5:42 de la mañana del 8 de marzo el precio del níquel comenzó a subir tan rápido que causó pánico en la Bolsa de Metales de Londres.

En solo 18 minutos escaló hasta superar los US$100.000 la tonelada en un salto sin precedentes que provocó la suspensión de las operaciones del metal.

Antes de romper ese récord, el valor del metal ya venía experimentando un aumento del 250% en las últimas 24 horas.

El episodio marcó la primera gran crisis de los metales desde que la invasión rusa a Ucrania sacudió los mercados globales.

La impactante subida, vinculada a las sanciones impuestas por Occidente a Rusia y los movimientos especulativos en los contratos a futuro, dejó claro que metales como el níquel, esenciales en la transición hacia una economía menos contaminante, se han vuelto esenciales en un mundo que ya no confía en la dependencia de los combustibles fósiles.

Rusia, unos de los grandes exportadores de gas y petróleo, demostró que por la dependencia que tienen muchos países de sus exportaciones, especialmente los europeos, los combustibles son un arma de guerra en medio de las duras presiones económicas que EE.UU. y sus aliados le han impuesto al Kremlin para que ponga fin a la invasión de Ucrania.

Empleada con láminas de níquel en Kola Mining and Metallurgical Company, en la región de Murmansk, Rusia.

Getty Images
Rusia es el tercer productor mundial de níquel.

“Construir un futuro de energía limpia producida en EE.UU. ayudará a salvaguardar nuestra seguridad nacional”, dijo el presidente Joe Biden el 31 de marzo.

“Necesitamos poner fin a nuestra dependencia a largo plazo de China y otros países para obtener insumos que impulsen el futuro”, apuntó el mandatario tras anunciar que invocaría la Ley de Producción para la Defensa para apoyar la producción y el procesamiento local de minerales utilizados en la fabricación de baterías eléctricas y almacenamiento de energías renovables.

Entre ellos, apuntó la Casa Blanca, están el litio, níquel, grafito, manganeso y cobalto.

Las armas energéticas de Rusia

Pero hay muchos más. De acuerdo a sus propias necesidades, cada país tiene distintos minerales en la mira para competir mejor por una cuota de mercado en la transición energética hacia una economía más electrificada.

Los expertos advierten que aquellas naciones que se queden ancladas en la exportación de petróleo, gas y carbón, corren el riesgo de volverse cada vez menos competitivos.

Vladimir Putin

Getty Images
El 40% del gas que compra Europa viene de Rusia.

Basta con mirar el caso de Rusia, cuyo poder económico reside en gran medida en los combustibles fósiles: es el segundo mayor productor de gas del mundo y el tercero de petróleo.

Sin embargo, en la carrera por los metales que tendrán un papel crucial en el desarrollo económico futuro, Rusia tiene sus ventajas: es el segundo mayor exportador de cobalto a nivel mundial, el segundo de platino y el tercero de níquel.

Pese a que Rusia tiene cartas para jugar en este nuevo escenario, lo cierto, dicen los expertos, es que la extracción de los superminerales está altamente concentrada en otros países.

La inmensa mayoría del cobalto que existe en el mundo viene de la República Democrática del Congo, el níquel de Indonesia, el litio de Australia, el cobre de Chile y las tierras raras de China.

Los expertos consideran al menos 17 minerales críticos para la transición energética del mundo y, por lo tanto, aquellos países con la capacidad para extraerlos o procesarlos tienen una mayor ventaja.

De los 17, la Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés) estima que los más cruciales son el litio, el níquel, el cobalto, el cobre, el grafito y el conjunto de tierras raras.

¿Quiénes dominan la producción de estos minerales?

Para el año 2040, la demanda por esos minerales escalará velozmente, dice Tae-Yoon Kim, analista de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) y autor principal del informe “El rol de los minerales críticos en la transición hacia energías limpias”.

Para estimar qué naciones podrían ser las más beneficiadas con la transición energética, el experto distingue entre aquellos países líderes en la extracción de los minerales y los que son líderes en su procesamiento.

Productores metales

BBC

Si bien la extracción está dividida entre varias naciones, hay un solo país que domina el procesamiento de todos esos minerales: China.

“Es difícil saber qué países serán los más beneficiados en la transición energética porque dependerá de dónde se ubiquen en la cadena de producción”, dice el experto en diálogo con BBC Mundo.

Lo que sí está claro es que estamos en un momento crucial. Mientras el petróleo marcó la historia del siglo XX, los minerales de la transición energética podrían marcar la historia del siglo XXI.

En ese sentido, agrega el experto, “son los minerales del futuro”.

Trabajador carga bolsa con cobalto en Kolwezi, Congo.

Getty Images
Más de dos tercios de la extracción de cobalto se hace en Congo.

No es nada raro entonces que en medio de la guerra, y con el hambre de minerales previsto para las próximas dos décadas, Estados Unidos y Europa encendieran los motores de la transición energética para disminuir su dependencia actual y futura de países como China y Rusia.

El peor dolor de cabeza lo tienen los países europeos que ahora están contra la espada y la pared porque el 40% del gas que consumen viene de Rusia.

“Europa le está financiando los caprichos a Putin”, le dijo a BBC Mundo en marzo Ángel Saz-Carranza, director del Centro de Economía Global y Geopolítica de Esade (EsadeGeo), en España.

Los cuatro más codiciados

Aunque los metales son necesarios para las baterías eléctricas, también son clave para el almacenamiento de distintos tipos de energía, para la actividad industrial y, en definitiva, para una economía más electrificada donde nuevos jugadores -estatales y privados- verán emerger grandes riquezas.

“Si la oferta no logra abastecer un aumento de la demanda por estos metales los precios se van a disparar”, le dice a BBC Mundo Lukas Boer, investigador del Instituto Alemán de Investigación Económica.

Proyecciones precio metales

BBC

Un factor esencial es que los proyectos mineros para extraer estos metales pueden tomar más de una década (en promedio 16 años) en estar operativos y, por lo tanto, es probable que en la década que viene la escasez sea aún mayor, explica Boer, quien junto a Andrea Pescatori y Martin Stuermer publicaron a fines del año pasado la investigación “Los metales de la transición energética”.

Además de las tierras raras, señala el estudio, los cuatro metales más codiciados serán el níquel, el cobalto, el litio y el cobre, cuyos precios podrían alcanzar récord históricos por largos períodos de tiempo, una tendencia que rompe con los habituales ciclos de alza y caída del valor en los mercados internacionales.

El valor total de la producción de estos metales puede aumentar más de cuatro veces entre el 2021 y el 2040, en un escenario de cero emisiones netas hacia la mitad de este siglo.

Cobalto

Getty Images
Al cobalto le llaman el “oro azul”.

Tanto así, que los productores de estos cuatro metales por sí solos podrían generar ingresos similares a los del sector petrolero durante los próximos 20 años, argumenta Boer, dependiendo de cómo evolucione un contexto internacional que actualmente está lleno de incertidumbre.

“Estos metales pueden ser el nuevo petróleo”, apunta Boer. Y “China se ha convertido en el mayor jugador invirtiendo en otros países como, por ejemplo, en la producción de cobalto en Congo”.

China lleva la delantera

En el nuevo escenario bélico y la necesidad de Occidente de disminuir su dependencia energética, hay países que pueden suministrar suplir parte de la demanda que se necesita para acelerar la transición.

Kwasi Ampofo, jefe de Metales y Minería en el centro de investigación BloombergNEF, sostiene que China está en una muy buena posición para beneficiarse del cambio.

China podría ser el mayor ganador si decide encaminar la producción de metales de Rusia a través de sus refinerías y luego venderla a otros países”, le dice a BBC Mundo.

Extracción de minerales raros en China

Getty Images
En China tiene lugar la mayor parte de la extracción y procesamiento de minerales raros del mundo.

Otros países han estado moviendo las piezas del tablero. En el caso del níquel, Indonesia ha estado ampliando su capacidad de producción en los últimos dos años, agrega, y puede seguir aumentándola para cubrir el déficit de Rusia.

De hecho, el níquel es el metal más expuesto a cualquier suspensión del suministro en Rusia, país que genera alrededor del 9% de la producción global.

“Cualquier interrupción a través de sanciones o reducción de la producción tendrá un impacto significativo en el precio”, argumenta Ampofo, especialmente porque la demanda de níquel para baterías eléctricas aumentará significativamente este año.

Por otro lado, si se producen interrupciones en la producción de los metales del grupo del Platino (PGM, por sus siglas en inglés), los productores de Sudáfrica pueden llenar el vacío con suministro adicional, apunta.

En la batalla por controlar la producción de los metales del futuro hay espacios donde China ha puesto el acelerador: aunque más de dos tercios de toda la producción mundial está en Congo, las empresas chinas poseen o financian la mayoría de las minas más grandes del país.

Es este escenario, si Occidente no avanza más rápido, se expone a perder la carrera.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IMfPjrdMnf4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.