Por qué se restringe la comercialización de Remdesivir para tratar COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Por qué Cofepris restringe la comercialización de Remdesivir para el tratamiento de COVID-19

Médicos del sector privado señalan que no tienen acceso a este medicamento para poder administrarlo a sus pacientes, mientras en hospitales públicos ya se está usando.
AFP
29 de marzo, 2021
Comparte

El 12 de marzo, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) le concedió la autorización por uso de emergencia al fármaco Remdesivir, para que pudiera utilizarse en el tratamiento de COVID-19, pero le puso a esto ciertos candados. Médicos de hospitales privados se quejan de que eso los deja sin la oportunidad de poder administrárselo a sus pacientes. 

“Lo aprobaron como medicamento de emergencia, con eso ellos (el gobierno) pueden autorizar que se dé solo donde quieran. A la compañía no le permitieron vender el medicamento en forma privada. Nosotros no tenemos forma de conseguirlo, a menos que sea en el mercado negro y eso lleva tres o cuatro días”, dice Francisco Moreno, jefe de Medicina Interna, en el Centro Médico ABC, en entrevista con Animal Político

El hospital, agrega, se puso en contacto con la farmacéutica y resultó que no le pueden vender el medicamento, “porque no tienen el permiso más que para vendérselo a gobierno y el gobierno distribuirlo a quienes ellos quieran”, subraya. 

El Remdesivir es un antiviral, desarrollado por la empresa Gilead Sciences. Antes de la epidemia de COVID-19 su uso estaba aprobado en varios países, pero para el tratamiento del ébola, explica Adela Alba Leonel, académica del posgrado de Farmacología Clínica de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Fue para el tratamiento de esa enfermedad que este fármaco acreditó todos los ensayos clínicos para comprobar eficacia y seguridad, pero no para su uso en otro tipo de padecimiento. Es por eso que los países han emitido una autorización por uso de emergencia para aplicarlo en pacientes con COVID-19. 

De acuerdo a información publicada en el sitio web de la Agencia de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos, la autorización por uso de emergencia es una respuesta a una declaración de emergencia de salud pública para la que no existen alternativas adecuadas, aprobadas o disponibles y permite “el uso de productos médicos no aprobados para diagnosticar, tratar o prevenir enfermedades graves o potencialmente mortales causadas por agentes amenazantes”. 

Ante la crisis sanitaria causada por la COVID-19, explica Alba Leonel, el fármaco se empezó a usar, pero a través de ensayos clínicos. Los resultados de estos mostraron que puede acortar el tiempo de recuperación en adultos hospitalizados con COVID grave. 

Por eso, la FDA autorizó en 2020, su uso por emergencia para el tratamiento de casos graves de COVID. Después la Agencia de Medicamentos Europea (EMA) permitió la autorización de forma condicional, el 3 de julio de 2020, pero limitada al tratamiento en adultos y adolescentes mayores de 12 años, que tuvieran neumonía y requirieran oxigeno. El 12 de marzo pasado, Cofepris siguió la misma línea. 

Emitió la autorización para uso de emergencia del medicamento Remdesivir en pacientes con diagnóstico confirmado con COVID-19 y que tuvieran el siguiente cuadro clínico: menos de 7 días de haber iniciado con síntomas, contar con al menos uno de los factores de riesgo que agravan los casos (ser adulto mayor, vivir con diabetes, tener un índice de masa corporal mayor a 26, inmunodeficiencias, hipertensión arterial), estar hospitalizado y con requerimiento de oxígeno, pero sin intubación (con puntas nasales), y no tener un diagnóstico previo de daño renal, daño hepático o presentar ya estado crítico.  

La autorización se da así, explica Alba Leonel, porque Remdesivir lo que hace es disminuir el riesgo de que un paciente que ya requiere oxígeno se agrave, ingrese a una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y requiera intubación.

Francisco Moreno asegura que cuando se usa este medicamento, se disminuye la progresión a ventilación y a terapia intensiva en un 30%; es decir, tres de cada 10 pacientes que requieren ya oxigeno no progresarán hacia un cuadro más grave de COVID. 

Animal Político solicitó a Cofepris saber por qué se ha restringido el uso de este fármaco en hospitales privados y la oficina de comunicación respondió, en una tarjeta informativa, que “la estructura jurídica para la autorización del uso de emergencia no permite su comercialización, puesto que no es un equivalente a un registro sanitario”. 

La especialista en farmacología de la UNAM lo pone en palabras más sencillas, dice que todavía se requiere verificar su eficacia y su seguridad.  “Falta investigar más de este fármaco. Se está aplicando ya en varios países para el tratamiento de COVID y esto va a ayudar a generar más evidencia científica para autorizar, o no, por completo su uso”. 

Pero justo por esto, porque todavía hay que investigar, es que no se puede permitir su comercialización, agrega. Hay que tener un control de a quién se le da y estar monitoreando al paciente todo el tiempo para ampliar los datos de eficacia y seguridad. “Si se autoriza de forma indiscriminada, podríamos tener más reacciones adversas y quedarían sin documentarse”. 

Alba Leonel, subraya, que esto no significa que se restringa su uso en los hospitales privados ni el derecho de los pacientes de estas instituciones a utilizarlo, pero se requiere establecer convenios para asegurar el control y la vigilancia farmacológica. 

“No se restringe el uso, pero se tienen que establecer ciertos mecanismos para esta vigilancia y esto debe estar en curso, se acaba de autorizar el 12 de marzo”, dice la especialista.

Al respecto, la tarjeta informativa de Cofepris señala que “esta regulación (la autorización por uso de emergencia) no prohíbe los puentes de cooperación entre el sector público e instituciones del sector privado, que pueden ayudar al acceso controlado para instituciones privadas de alta especialidad”. 

Sin embargo, cuando Animal Político quiso saber qué acciones está llevando a cabo Cofepris para asegurar que las instituciones privadas puedan tener acceso a Remdesivir, la información ya no se recibió, hasta el cierre de esta edición. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las mujeres que querían abortar y acabaron en clínicas antiabortos promocionadas engañosamente en Google

Muchas clínicas se anuncian como proveedores de servicios de aborto al tiempo que dan información falsa a las mujeres e intentan que cambien de opinión. BBC News explica el papel que juegan las grandes tecnológicas como Facebook o Google en esto.
18 de mayo, 2022
Comparte

Cuando Hana se enteró de que estaba embarazada, supo que quería abortar, pero su búsqueda de una clínica en Google la llevó a un centro antiaborto, que estaba decidido a disuadirla de su elección.

En varios estados de Estados Unidos, BBC News comprobó como muchas de estas clínicas engañosas aparecen en los primeros puestos de los resultados de búsqueda de Google y en los anuncios de Facebook con consejos médicos inexactos, mientras quienes de verdad pueden realizar el procedimiento ven sus anuncios rechazados y sus cuentas restringidas.

Los centros de asesoramiento, como el que visitó Hana, una joven de 19 años que vive en el estado de Massachusetts, a menudo están dirigidos por organizaciones cristianas.

Con frecuencia ofrecen algunos servicios médicos, como pruebas de embarazo y ecografías, pero parte de su promoción en línea sugiere falsamente que también brindan servicios de interrupción del embarazo.

No fue hasta que Hana caminaba por el pasillo del centro, lleno de carteles que comparaban el procedimiento con el asesinato, que comenzó a darse cuenta de que esta no era la clínica de abortos que creía que era.

Una mujer con una prueba de embarazo

Getty Images

Obtener atención

Hana se describe a sí misma como un “ratón de biblioteca”.

En la Universidad cursa estudios relacionados con la salud.

Sin embargo, nada en la web de la clínica le indicó el servicio que realmente ofrece.

La página de inicio dice: “Tome el control: comience con una consulta de aborto gratuita“.

Y en una pestaña denominada: “Obtenga atención”, se enumeran los tipos de aborto (médico y quirúrgico) que se pueden realizar durante los diferentes trimestres del embarazo, bajo el título: “Acaba de enterarse de que está embarazada y quiere saber su opciones”.

Una vez allí, dice Hana, le dijeron, de manera incorrecta, que los abortos estaban relacionados con la infertilidad y el cáncer de mama.

También que al haberse vacunado contra la covid-19, podría perder el bebé de todos modos, lo que haría que el aborto fuera innecesario.

Eso a pesar de la evidencia científica que sugiere que las personas vacunadas no son más propensas a abortar y, de hecho, están mejor protegidas contra los riesgos de tener un parto prematuro asociados con la covid.

Foto de un test de embarazo

Getty Images

También la presionaron, en contra de sus deseos, para que viera la ecografía.

“¿Qué clase de madre no quiere ver una foto de su hijo?” preguntó la persona que la atendía.

Hana se quedó sintiéndose engañada y traicionada.

Elige la vida

The Human Coalition, un grupo antiaborto que proporciona marketing para el centro que visitó Hana y otros 40 más, le dijo a BBC News que a menudo ven “que la mayoría de las mujeres que han decidido abortar no desean hacerlo, desean ayuda”.

“Estamos aquí para empoderar a las mujeres al llenar ese vacío: ofrecer atención y el apoyo que desean para elegir la vida”.

Google muestra anuncios sobre los resultados de búsqueda para ciertos términos.

Los anunciantes pujan para que sus anuncios aparezcan primero, aunque según Google el orden también debe estar determinado por la “relevancia” y la “calidad general”.

Pero Whitney Chinogwenya, de MSI Reproductive Choices, afirma que esto crea una “batalla de presupuestos”, en la que las clínicas de aborto reguladas compiten con clínicas antiaborto no regulados por espacios publicitarios en términos de búsqueda específicos.

Varios grandes proveedores mundiales de soluciones para abortar también le han dicho a BBC News que regularmente ven censuradas sin explicación su material online que hace referencia al aborto, incluida la suspensión de los canales de YouTube, la restricción de las cuentas de las redes sociales y el rechazo de anuncios por parte de Facebook y Google.

En 2019, después de haber sido criticado por alojar anuncios engañosos, Google intentó tomar medidas enérgicas contra las clínicas de asesoramiento sobre abortos, que son más comunes en Estados Unidos pero también se pueden encontrar en Europa, África y América Latina.

En Estado Unidos, Reino Unido e Irlanda, cualquier persona que publique un anuncio que mencione el aborto primero debe solicitar un certificado.

Las clínicas que asesoran pero no realizan abortos pueden anunciarse, pero debe llevar incluido una letra pequeña que aclara que el anunciante “no ofrece abortos”.

Resultados de búsqueda de Google para el término 'clínicas de aborto cerca de mí'. En letras pequeñas en la parte inferior, puede ver las palabras 'No brinda abortos' para una clínica.

Hana/Google
Resultados de búsqueda de Google para el término ‘clínicas de aborto cerca de mí’. En letras pequeñas en la parte inferior, puede ver las palabras ‘No brinda abortos’ para una clínica.

Hana dice que no vio esa parte en el anuncio que pinchó.

Aparece en letra muy pequeña debajo del título de búsqueda y la descripción.

Sarah Eagan, investigadora del grupo de campaña Center for Countering Digital Hate, cuestiona si Google debería recibir dinero por los anuncios antiaborto que se enfocan en palabras clave utilizadas por personas que buscan activamente la terminación del embarazo.

El CCDH también ha encontrado en Facebook anuncios antiaborto que promocionan medicamentos no probados.

Y en el otro extremo del espectro, los investigadores encontraron que la función de autocompletar de Google se sugieren métodos ineficaces de aborto por cuenta propia.

Kelly, al igual que Hana, dice que le dieron información médica inexacta mientras luchaba por encontrar una forma asequible y segura de interrumpir su embarazo en su estado natal de Texas.

Kelly

Kelly
Kelly dijo que hizo clic en el sitio web de la clínica desesperada, sabiendo que no podía pagar un médico.

Su situación era precaria.

Se encontraba sin trabajo y no tenía seguro médico, por lo que no podía pagar “una visita al médico”, por lo que buscó clínicas asequibles.

Mientras se dirigía a un centro antiaborto, Kelly dice que estaba asustada con las advertencias de que podría “desangrarse” y de que estaba arriesgando su vida, pero sabía que el aborto con medicamentos es un procedimiento extremadamente seguro.

Kelly siente que la promoción de pruebas de embarazo gratuitas está dirigida a mujeres de bajos ingresos.

El centro parece estar usando búsquedas orgánicas para atraer a las mujeres en lugar de pagar por anunciarse.

Esto hace que sea aún más difícil de regular.

El sitio web dice claramente: “No referimos ni realizamos abortos”, y agrega que brinda “servicios gratuitos anualmente a más de 5.000 madres solteras de minorías pobres y desatendidas”.

Finalmente, a Kelly le recetaron medicamentos para terminar con el embarazo solo unas horas antes de que superara el límite de 12 semanas para un aborto médico seguro.

Medicamentos para abortar

Getty Images
Para abortar con medicamentos se usan dos: misoprostol y mifepristone

Pero Elisa Wells, cofundadora de Plan C, la organización que ayudó a Kelly a acceder a estas píldoras abortivas, dice que su material online es rutinariamente “rechazado por violar los estándares de la comunidad” en Facebook, Instagram y Google.

Google dice que tiene políticas claras que rigen los anuncios relacionados con el aborto, algunas determinadas por las leyes y regulaciones locales.

Algunas de las publicaciones y canales señalados por BBC News se habían eliminado por error y desde entonces se habían restablecido, dijo.

Facebook dijo que había restaurado una pequeña cantidad de anuncios de proveedores de servicios de aborto que habían sido rechazados incorrectamente.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dC7xjJ7eIBk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.