Médicos de barrio exigen vacuna COVID; luchan por mantenerse a salvo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Médicos de barrio luchan por mantenerse a salvo y exigen acceso a la vacuna contra la COVID

En un solo día, médicos que trabajan en consultorios de farmacia atienden más de una decena de pacientes sospechosos de COVID; en México, muchas personas acuden primero a estos negocios cuando se sienten mal.
Cuartoscuro
26 de abril, 2021
Comparte

En su día récord de contacto con COVID-19, Alejandra atendió a 14 pacientes sospechosos o confirmados de tener el virus que causa esta enfermedad. Ahora, que de acuerdo a los reportes de las autoridades la tendencia de contagios va bajando, ve tres o cuatro al día. Ella es una de los miles de médicos que trabajan en un consultorio anexo a un establecimiento de la cadena de Farmacias Similares. 

Alejandra, a quien llamaremos así para proteger su identidad pues teme que la despidan si habla con los medios, no comprende cómo es que las autoridades sanitarias del país pueden decir, para no vacunarlos todavía, que ellos no son primera línea, si muchas personas cuando se sienten mal a donde acuden es a estos consultorios. 

Desde diciembre de 2020, cuando inició la vacunación en las instituciones públicas al personal que atiende a los pacientes COVID en los hospitales, los integrantes de los servicios privados, sobre todo los que no están en los grandes sanatorios, han estado esperando que les den una fecha para inmunizarlos.

Te puede interesar: Médicos de servicios privados marchan para exigir vacunación contra covid-19

Las autoridades de salud no han definido cuándo se les va a vacunar, argumentando que el personal que trabaja en los consultorios de barrios, de farmacias, en los pisos de los hospitales, y muchos otros especialistas como los odontólogos, no son primera línea y, por lo tanto, no son prioridad.

“Cómo no vamos a ser primera línea, si somos el primer contacto con el paciente. Y yo, por ética, los tengo que revisar bien. Tengo que revisarles la faringe, por ejemplo. Y, por supuesto, que eso es un contacto de alto riesgo”, dice Alejandra, en entrevista con Animal Político, al terminar la marcha que un grupo de unos 50 integrantes del personal de salud de los servicios privados hizo este domingo del Monumento a la Revolución al Zócalo de la Ciudad de México, en demanda de que se les inmunice. 

La médica general asegura que hasta ahora no se ha contagiado de COVID, pero se lo atribuye a las precauciones que toma y a la inversión que hace de su bolsa para mantenerse a salvo. 

“Una buena parte de mi pago se va en cubrebocas, bata, careta. Farmacias de Similares solo se encarga de sanitizar el consultorio cada cuatro horas. Limpiar cada vez que sale un paciente corre por mi cuenta, lo mismo que el gasto en líquidos y material. Entre todo lo que compro debo gastarme unos 2 mil pesos al mes. Sueldo fijo no tengo, ni ninguna prestación. Gano según lo que tenga de consultas. Hay días que sacó 200 o 300 pesos”, dice.  

De la vacuna contra COVID hasta ahora nadie les ha dicho nada en firme. Alejandra cuenta que al principio Farmacias Similares les comunicó que lo estaban gestionando. Después ya no ha habido información. 

En el país, de acuerdo a datos del Inegi, hay más de 70 mil médicos en consultorios privados. La Asociación Nacional de Farmacias de México (Anafarmex) calcula que en los consultorios anexos a estos establecimientos trabajan unos 36 mil. 

Las autoridades de salud no han dado un dato sobre cuántos ya han recibido la vacuna por edad, porque también trabajan en algún servicio público o porque lograron obtener una dosis el día que personal de salud de los servicios privados llegó hasta la Escuela Médico Naval, en la alcaldía de Coyoacán, en la CDMX, y exigió que se les vacunará. 

Pero los médicos que han estado en protesta, informaron este domingo que, de acuerdo a un censo que están levantando, deben estar sin ninguna dosis al menos unos 32 mil profesionales de la salud del ámbito particular. 

Diana, otra de las médicas que marchó este domingo, trabaja en un consultorio de barrio, en la colonia Santa María La Ribera, en la capital del país. Dice que ha atendido unos 50 o 60 pacientes con COVID en toda la pandemia. Pese a tener los mayores cuidados posibles, ya se contagió.  Fue justo en mayo, cuando empezaba el primer pico de la epidemia. 

“Afortunadamente no tuve enfermedad grave. Tengo 35 años y no padezco ninguna comorbilidad. Creo que eso me ayudó. Solo perdí el olfato y tuve síntomas como de gripa. Me hice la prueba y fue positiva. Pero estuve sin trabajar un mes. Quise tomarme un tiempo antes de retomar mi actividad para no poner en riesgo a los pacientes, y pues en todos esas semanas no tuve ingresos. Yo, como muchos de mis compañeros, no tengo un sueldo, si no trabajo, no gano”.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ubicó a México como el país de América con más fallecimientos por COVID-19 entre el personal de salud, por encima de Estados Unidos y Brasil, donde la epidemia ha pegado muy fuerte. 

De acuerdo a datos de la propia Secretaría de Salud, que no los ha actualizado ya, hasta el 21 de abril pasado había 234 mil 749 casos totales confirmados de COVID entre el personal de los servicios sanitarios y 3 mil 793 defunciones. 

Lee más: Colegio Médico se suma a la petición de que haya un plan de vacunación para el sector privado

Los otros en alto riesgo

A los odontólogos tampoco se les ha considerado primera línea, pese a estar en contacto con la saliva y la boca de los pacientes.  Jesús Budar Ramírez es cirujano dentista. Tiene su consultorio propio en la Colonia Del Valle, en la Ciudad de México. Dice que no ha parado de trabajar en toda la epidemia. 

“Las urgencias dentales no paran, no pararon, así que los pacientes han seguido llegando. Incluso en las clínicas y hospitales no los quieren atender porque están enfocados a COVID. Los consultorios privados hemos sido los que hemos atendido esas urgencias dentales y el dolor de la población”. 

Budar dice que no se ha contagiado, aunque no se ha hecho nunca una prueba, y sí ha tenido reportes de cinco pacientes que han resultado positivos después de acudir a su consultorio. “No me la he hecho por costos, tiempo. Ahorita ya están los kioskos, pero antes…si me avisaban una semana o dos después de la consulta, incluso ya había pasado el tiempo para hacer cuarentena”, señala. 

Lo que sí, explica, es que ha tomado muchas medidas de seguridad por su cuenta: recibir a pacientes en tiempos espaciados para poder sanitizar e invertir mucho en equipo desechable y de protección. 

“Nunca hemos tenido apoyo del gobierno, ahora tampoco. Para poder montar un consultorio se nos piden muchos requisitos, pero apoyo no hay. Los costos se nos han elevado muchos para mantener nuestra seguridad y la de los pacientes. La caja de cubrebocas que costaba 50 pesos subió a 500 pesos. Un producto a base de peroxido de hidrógeno y cloro costaba antes 200 pesos el galón, ahora está en 500 pesos. Y no ha sido comprar solo eso, ha sido cubrir costos de: pijama quirúrgica, mantel desechable para la charola con el instrumental, la película para emplayar el respaldo de la silla, la lámpara”. 

Es mucha inversión, dice el cirujano dentista, y no hemos querido subir el costo de los servicios, porque si de por sí la población ya los siente caros. “Ha sido mucho riesgo, insiste, mucho gasto, mucho desgaste y encima no nos quieren vacunar”. 

El próximo viernes a las 10 de la mañana, informaron los médicos que se manifestaron en el Zócalo, se entregará en la Secretaría de Salud el censo que han estado levantando sobre el personal de salud de los servicios privados que aún falta por vacunarse, y esperarán una respuesta de las autoridades ante eso.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna AstraZeneca: qué se sabe del trastorno de coagulación que podría explicar los trombos

Un equipo de médicos de Alemania concluyó que la vacuna Oxford-AstraZeneca se asocia con el desarrollo de un coágulo que se asemeja clínicamente a la trombocitopenia inducida por heparina (TIH).
10 de abril, 2021
Comparte

La pregunta llevaba semanas dando vueltas: ¿cuáles son los reales riesgos de formación de coágulos tras inocularse con la vacuna Oxford-AstraZeneca?

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) finalmente dio algunas luces al respecto: los trombos —concluyó— deben incluirse como un efecto secundario raro que puede aparecer en algunos receptores de esta vacuna contra la covid-19.

La probabilidad de morir por una afección como esta es tan baja como una entre un millón. Por el contrario, la covid-19 mata a una de cada ocho personas infectadas mayores de 75 años, y uno de cada 1,000 infectados sintomáticos con alrededor de 40 años.

Por lo mismo, las autoridades y científicos han insistido en que los beneficios de AstraZeneca superan los riesgos.

Pero ¿cuál es la explicación detrás de la aparición de estos trombos? ¿Qué causa este líquido inmunizante en algunas pocas personas que les hace desarrollar coágulos de sangre?

Reacción inmune por combinación de coágulos y plaquetas bajas

Aunque la respuesta aún no está del todo clara pues se sigue investigando, la propia agencia europea entregó algunas pistas: una explicación plausible —dijeron— es que la vacuna pueda desencadenar una respuesta inmune que conduzca a un trastorno atípico similar a la trombocitopenia inducida por heparina(TIH).

La heparina es un anticoagulante y el trastorno TIH, impulsado por el sistema inmunológico, consiste en una reacción adversa al fármaco que activa las plaquetas y la coagulación, produciendo un aumento en la formación de trombos.

como funciona la vacuna AstraZeneca

BBC

En la comunidad científica, esta teoría venía discutiéndose hace algunas semanas luego de que un equipo de médicos en Alemania la sugiriera el 19 de marzo pasado, denominándola “trombocitopenia trombótica inmunitaria inducida por vacuna”, abreviado como VITT, por sus siglas en inglés (o VIPIT, según el primer estudio del equipo alemán).

Ahora, ¿cómo se llegó a esta conclusión?

En las investigaciones detrás de estos casos de trombos se descubrió que todos los pacientes afectados tenían un número bajo de plaquetas, las células sanguíneas que normalmente ayudan a reparar el sangrado en el cuerpo.

También se concluyó que los pacientes tenían este anticuerpo particular, similar al TIH, en la sangre que activa las plaquetas.

Los científicos alemanes —liderados por el especialista en coagulación de la Universidad de Greifswald Andreas Greinache—, publicaron los resultados finales de su investigación el 9 de abril en el New England Journal of Medecine.

En este estudio analizaron las características de 11 pacientes en Alemania y Australia, que desarrollaron uno o varios eventos de trombosis o trombocitopenia después de la vacunación con AstraZeneca.

De estos pacientes, nueve eran mujeres, con una edad media de 36 años.

Entre 5 y 16 días después de la vacunación, todos los pacientes presentaron uno o varios eventos de trombosis, con excepción de uno, que presentó una hemorragia intracraneana que le causó la muerte.

Entre los pacientes que tuvieron más de un evento de trombosis, nueve tuvieron trombosis venosa; tres tuvieron trombosis en el abdomen (trombosis de la vena esplácnica); tres tuvieron embolia pulmonar; y otros cuatro tuvieron otro tipo de trombosis.

Vacuna AstraZeneca

Getty Images
Según la agencia reguladora europea, las trombos deben incluirse como un efecto secundario raro de la vacuna AstraZeneca.

De los 11 pacientes estudiados, seis fallecieron.

Ninguno de ellos había recibido heparina antes del inicio de los síntomas pero sí produjeron el anticuerpo similar al de TIH.

Este anticuerpo, que se activaría con la vacuna AstraZeneca, hace que las plaquetas se agrupen por error y formen coágulos.

Un trastorno tratable

De acuerdo con la investigación del equipo alemán, el VITT es una reacción “muy rara” y, si se identifica con prontitud, es “tratable”.

“Sabemos qué hacer: cómo diagnosticarlo y cómo tratarlo”, dijo Greinacher. “Y entre antes se haga el tratamiento, mejor”, agregó.

En una conferencia de prensa este viernes, el científico alemán afirmó además que, si bien todavía faltan estudios, es probable haya factores individuales en las personas afectadas que desencadenen este efecto adverso.

“De lo contrario, veríamos este problema en muchas más personas, lo que afortunadamente no es el caso (…). Es una noticia fantástica para el programa de vacunación porque de lo contrario este habría sido el riesgo de muchas otras vacunas inmunizantes”, aseguró.

Sin embargo, a pesar de que la agencia europea dijo que la mayoría de los casos notificados de trombos han ocurrido en mujeres menores de 60 años, no se ha podido concluir si es que la edad, el género o los historiales médicos puedan ser factores adicionales de riesgo.

Riesgos de vacuna en contexto

BBC

Pero este riesgo parece aumentar en las personas más jóvenes.

De hecho, las autoridades británicas decidieron que, dado que las personas sanas menores de 30 años tienen menos riesgo de enfermarse gravemente a causa de covid-19, el equilibrio de riesgos y beneficios significa que se les debe ofrecer una vacuna diferente a la de AstraZeneca.

Sobre la píldora anticonceptiva -que, en general, aumenta seis veces la probablidad de desarrollar un trombo- el doctor Greinacher afirmó que lo más probable es que no sea un atenuante para la aparición de trombos.

¿Cuáles son los síntomas?

La agencia reguladora europea afirmó que los profesionales de la salud pueden ayudar a los afectados en su recuperación y evitar complicaciones. Así, llamó a las personas a buscar asistencia médica en caso de desarrollar síntomas.

Algunos de estos síntomas son: dificultad para respirar, visión borrosa, dolor de cabeza severo y persistente, dolor de pecho, hinchazón en la pierna, dolor abdominal persistente y pequeñas manchas de sangre debajo de la piel, entre otros.

Vacuna AstraZeneca

Getty Images
Varios países dependen en gran medida de la vacuna AstraZeneca para combatir la covid-19.

Por otro lado, la mayoría de los casos investigados muestran que la aparición de coágulos puede darse entre cuatro días y unas pocas semanas después de que una persona recibe la vacuna.

Los expertos médicos en el Reino Unido, en todo caso, sugieren que esta rara condición debe ser considerada en cualquier persona que tenga síntomas similares hasta un mes después de haber sido inoculada.

¿Por qué es importante?

El hallazgo de este trastorno y su tratamiento pueden ser de gran utilidad para el desarrollo de la campaña de vacunación masiva contra la covid-19 a nivel mundial.

Actualmente, varios países en el mundo dependen en gran medida de AstraZeneca.

En Reino Unido, por ejemplo, 31 millones de personas han sido vacunadas con la primera dosis y, en su gran mayoría, se ha utilizado AstraZeneca.

Otras naciones europeas, como Alemania, Francia, Italia y España, han experimentado retrasos en sus campañas de inoculación y una de las razones es justamente la suspensión de AstraZeneca después de que se decidiera aplicar sólo a los menores de 59 años y aparecieran los primeros registros de coágulos de sangre.

Emer Cooke

Getty Images
“Esta vacuna ha demostrado ser muy eficaz”, dijo Emer Cooke, directora de la EMA.

Esto ha provocado que varios de cientos de miles de dosis de AstraZeneca no se estén utilizando. Es el caso de Alemania, donde el propio ministro de Salud, Jens Spahn, reconoció en marzo que se habían administrado solo el 15% de las dosis disponibles.

Con todo, en las próximas semanas la agencia reguladora europea planea entregar más información respecto a los trombos causados por la vacuna.

Autoridades y científicos esperan que con esto se vislumbren las dudas y se siga adelante con la más difícil de las campañas de vacunación masiva de la historia.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=EqG2FLNJvIQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.