México dificulta llegada de refugiados; hay récord de peticiones de asilo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

México dificulta la llegada de solicitantes de asilo mientras hay récord de peticiones

Más de 9 mil personas pidieron refugio en México en abril, un nuevo récord histórico. Aunque solo han transcurrido cuatro meses, 2021 es ya el tercer año con mayor número de solicitudes de protección.
Cuartoscuro
Comparte

Elam llegó a México buscando protección para sus hijas, de 17, 15 y 13 años. Hondureño de la Ceiba, un municipio costero del departamento de La Atlántida, escapó en abril después de que un pandillero del Barrio 18 quisiese abusar de la primera de ellas. “Le dijeron que rondeaba por las buenas, o por las malas”, explica desde Tapachula, Chiapas, donde ha logrado el refugio para toda su familia. “Rondear” es, en idioma pandillero, que la mayor de las hijas de Elam accediese a tener relaciones sexuales con todos los integrantes de la pandilla. Es decir, que aguantase ser violada en grupo. Por las buenas o por las malas. 

Ahora está a salvo y la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar) les ha garantizado su asilo, pero durante más de una semana el Instituto Nacional de Migración (INM) les impidió el paso en el puente Rodolfo Robles, que une México y Guatemala en el municipio de Ciudad Hidalgo, Chiapas. La familia trató de cruzar hasta en tres ocasiones, según explica Elam, y los funcionarios les negaron el paso, alegando que no había lugar para ellos. La intervención de la Comar y la ONG Fray Matías de Córdova permitió que actualmente la familia lograse cruzar a México y permanecer en un lugar seguro. 

Leer más | Récord histórico en peticiones de asilo en México: más de 9 mil solicitudes en marzo

Este no es un caso aislado. El Colectivo de Observación y Monitoreo de Derechos Humanos en el Sureste Mexicano, una alianza entre las principales organizaciones que defienden los derechos de los migrantes en el sur del país, denunció este 6 de mayo que el INM lleva tiempo impidiendo el paso de solicitantes de asilo en la frontera sur. Este colectivo emitió una alerta dirigida a la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos para denunciar que en el último mes solicitantes de asilo como Elam habían sufrido trabas para acceder a territorio mexicano.

Esta denuncia llega en un momento en el que las solicitudes de protección en México están disparadas. En abril, 9 mil 198 personas pidieron protección en el país, lo que hace un nuevo récord, ya que en marzo fueron 9 mil 078. Aunque el incremento desde el último mes no sea tan significativo, las cifras son históricas. Nunca hubo tantas personas pidiendo protección en México desde que hay registros.

Solo este año, México ha recibido 31 mil 842 solicitudes de asilo, por lo que ya es el tercer año que más peticiones ha recibido y solo han transcurrido sus primeros cuatro meses.

En los últimos meses, en Estados Unidos se ha incrementado la preocupación por la llegada de menores de edad a su frontera, la mayoría procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador. En México se ha disparado el número de centroamericanos que llegan pidiendo asilo. Al mismo tiempo, el gobierno de Estados Unidos presiona para que se impida el paso hacia el norte. 

La historia de Elam puede simbolizar lo que sufren muchos centroamericanos en su camino a México. Fue reconocido como refugiado en 2018 cuando vino con su hijo de 14, a quien querían reclutar en una pandilla. Residió en Tijuana, Baja California, pero se desplazó a Matamoros por una oferta de empleo. Fue secuestrado en Reynosa y se estableció tres meses en Guatemala porque si hubiese regresado a Honduras perdería su condición de refugiado. Dos años después tuvo la amenaza nuevamente y recogió a sus hijas en la frontera para llevarlas a México. 

Pero Elam se encontró con funcionarios del INM que le impidieron el paso en tres ocasiones. Le decían que no había sitio para ellos, así que tuvieron que alojarse en la casa del migrante del Tecún Umán, Guatemala. 

Animal Político consultó al INM, pero al cierre de la edición no había recibido respuesta.

Andrés Ramírez, responsable de Comar, dijo que “vemos que si por un lado puede haber casos de personas que quizá están teniendo dificultades para acceder al territorio”. Sin embargo. “lo cierto es que los números de personas que acceden al territorio y después al procedimiento de solicitar asilo son los más grandes que hemos tenido históricamente”.

Según sus cálculos, este año podría haber más de 90 mil personas que llegan a México a pedir refugio, lo que superaría las 70 mil que llegaron en 2019. En 2020 fueron más de 40 mil, pero el número fue reducido debido a la pandemia por COVID-19.

“Ya habíamos vaticinado que este año iba a aumentar mucho respecto de los años anteriores”, explica Ramírez. Las razones: la relajación de las medidas de confinamiento en Centroamérica, la crisis económica en países expulsores, así como la violencia y las violaciones a los derechos humanos, los huracanes que golpearon a Honduras y Guatemala y las “altas expectativas” creadas por la llegada al gobierno de EU de Joe Biden, con medidas como el fin del discurso del muro y el desmantelamiento del programa “Quédate en México”. 

Desde marzo de este año, México anunció el cierre de frontera sur, imitando lo que hizo un año antes el gobierno de Estados Unidos. A pesar de que el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, siempre dijo que el cierre de fronteras no servía para evitar la propagación del virus, el gobierno mexicano anunció que clausuraba los pasos al sur. Animal Político solicitó a la secretaría de Salud, de Relaciones Exteriores y al INM las razones de aquel cierre, pero no obtuvo respuesta. 

El gobierno mexicano anunció un incremento del control en el sur para impedir el paso de migrantes hacia Estados Unidos. Realizó una exhibición de fuerza con desfiles militares en Tuxtla Gutiérrez, Villahermosa o Tapachula. Pero a gente como Elam tal desfile militar era menos amenazante que la posibilidad de que los mareros violasen a su hija. Tras una semana él logró cruzar, ya que organizaciones sociales lo apoyaron. No sabemos cuántas personas no corrieron con la misma suerte y quedaron abandonadas. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Es posible que sigan apareciendo variantes cada vez más peligrosas de covid-19 o existe un límite?

La variante Delta es aún más contagiosa que la Alfa. ¿Seguirá el virus cambiando de modo tal que pueda evadir la inmunidad o la evolución misma le pondrá un freno?
Getty Images
13 de junio, 2021
Comparte

Está claro que ahora estamos lidiando con un virus que se propaga mucho más fácilmente -probablemente con más del doble de facilidad- que la versión que surgió en Wuhan a fines de 2019.

La variante Alpha, identificada por primera vez en Kent, Reino Unido, realizó un gran salto en su capacidad de transmisión. Ahora la Delta, encontrada por primera vez en India, dio un salto aún más grande.

Esto es evolución en acción.

Entonces, ¿estamos condenados a un desfile interminable de variantes nuevas y mejoradas que se vuelven cada vez más difíciles de contener?

¿O hay un límite en torno a cuánto puede empeorar el coronavirus?

Vale la pena recordar el viaje en el que se encuentra este virus. Ha dado el salto desde infectar a una especie completamente diferente (sus parientes más cercanos son los murciélagos) a nosotros.

Es como tú cuando comienzas en un nuevo trabajo: eres competente, pero queda espacio para mejorar.

La primera variante fue lo suficientemente buena como para iniciar una pandemia devastadora, pero ahora está aprendiendo en el trabajo.

Número de reproducción

Cuando los virus saltan a los humanos, sería “muy raro que fueran perfectos”, explica Wendy Barclay, viróloga del Imperial College de Londres. “Se instalan y luego se lo pasan genial”.

Multitud

Getty Images
La forma más clara de comparar el poder de propagación biológico puro de los virus es observar su número de reproducción.

Hay ejemplos de virus, dice, desde pandemias de gripe hasta brotes de ébola, que dan el salto y luego se aceleran.

Entonces, ¿hasta dónde podría llegar?

La forma más clara de comparar el poder de propagación biológico puro de los virus es observar su R0 (el número de reproducción).

Ese es el número promedio de personas a las que cada persona infectada transmite un virus, si nadie fuera inmune y si nadie tomara precauciones adicionales para evitar infectarse.

Ese número era de alrededor de 2,5 cuando comenzó la pandemia en Wuhan y podría llegar a 8,0 para la variante Delta, según los modeladores de enfermedades del Imperial College.

“Este virus nos ha sorprendido mucho. Va más allá de lo que temíamos”, dice Aris Katzourakis, un investigador que estudia la evolución viral en la Universidad de Oxford.

“El hecho de que haya sucedido dos veces en 18 meses, dos linajes (Alfa y luego Delta) cada uno 50% más transmisible es una cantidad fenomenal de cambio”.

Él cree que es “tonto” intentar poner un número a qué tan alto podría llegar, pero puede ver fácilmente más saltos en la transmisión durante los próximos dos años.

Otros virus tienen un R0 mucho más alto, y el poseedor del récord, el sarampión, puede causar brotes explosivos.

Laboratorio

Getty Images
El virus todavía puede “mejorar”, es decir volverse más eficiente en su modo de transmisión.

“Todavía hay espacio para que suba más”, dice Barclay. “El sarampión está entre 14 y 30, dependiendo de a quién le preguntes, no sé cómo se desarrollará”.

Entonces, ¿cómo lo están haciendo las variantes?

Hay muchos trucos que el virus podría utilizar para mejorar su propagación, como:

  • mejorar la forma en que se introduce dentro de las células de nuestro cuerpo
  • sobrevivir por más tiempo en el aire
  • aumentar la carga viral para que los pacientes respiren o tosan más virus
  • cambiar en el proceso de infectar otra persona

Una de las formas en que la variante Alfa se volvió más transmisible fue mejorando la forma de saltarse el mecanismo que alerta de su intrusión, llamado respuesta de interferón, dentro de las células de nuestro cuerpo.

Pero esto no significa que para cuando lleguemos a Omega en el alfabeto griego de las variantes acabaremos con una bestia imparable.

“En última instancia, existen límites y no existe un virus superdefinitivo que tenga todas las combinaciones de mutaciones negativas”, señala Katzourakis.

También existe el concepto de compensaciones evolutivas: para mejorar en una cosa, a menudo tienes que empeorar en otra.

Traslado de enfermo con covid-19

Getty Images
Las nuevas variantes son más transmisibles que la original.

El programa de vacunación más rápido de la historia le dará al virus un obstáculo diferente para superar y lo empujará en otra dirección evolutiva.

“Es muy posible que los cambios en el virus que hacen que sea mejor para evitar las vacunas puedan terminar comprometiendo su capacidad de transmisión en un sentido absoluto”, dice Katzourakis.

Él piensa que la variante Beta -que tiene una mutación llamada E484K que ayuda a evadir el sistema inmunológico pero que no ha logrado despegar- es un ejemplo de esto.

Sin embargo, la Delta tiene mutaciones que la ayudan a propagarse y a esquivar parcialmente la inmunidad.

Fase intermedia

Aún es difícil predecir cuál resultará ser la estrategia óptima para el coronavirus. Los diferentes virus utilizan diferentes técnicas para seguir infectando.

El sarampión es explosivo, pero deja una inmunidad de por vida, por lo que siempre tiene que encontrar a alguien nuevo. La influenza tiene un R0 mucho más bajo, apenas por encima de 1, pero muta constantemente para evadir la inmunidad.

“Estamos en una fase realmente interesante, intermedia y algo impredecible, es difícil predecir cómo se desarrollará dentro de un año”, dice Barclay.

Una cosa que se afirma a menudo, pero que atrae el desprecio de los científicos, es que el virus debe volverse más leve para propagarse más fácilmente.

Perú

Getty Images
Las variantes cada vez más transmisibles son una pesadilla para los países más pobres.

Hay muy poca presión evolutiva sobre el virus para que eso suceda. El virus ya se ha transmitido a la siguiente persona mucho antes de que mate a la persona infectada.

Y las personas que más lo propagan (los más jóvenes) son las que no se enferman mucho.

En los países ricos con buenas campañas de vacunación, se espera que las próximas variantes no puedan representar un problema importante debido a la inmunidad generalizada.

Pero estas variantes cada vez más transmisibles son una pesadilla para el resto del mundo, donde hacen cada vez más difícil contener a la covid-19.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=N0wyhKC_uok

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.