Volverte a ver, el documental sobre madres de desaparecidos en Morelos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carolina Corral

Volverte a ver, el documental que retrata la lucha de madres de desaparecidos en Morelos

Este documental, inaugural de Ambulante, narra el caso de madres y familiares de personas desaparecidas en Morelos, quienes exigen la identificación de las personas que fueron enterradas en fosas comunes clandestinas de ese estado.
Carolina Corral
Por Verónica Santamaría
29 de mayo, 2021
Comparte

Pruebas genéticas. Identificación de personas por desaparición forzada. Fosas comunes irregulares. La nula respuesta de las autoridades. Madres y familiares, de personas que fueron desaparecidas en Morelos, aprenden a identificar huesos y osamentas humanas para estudiarlas, darles identidad y devolverles a la familia la esperanza de haber encontrado a quien buscaban es parte de lo que muestra el documental Volverte a ver de Carolina Corral.

En Volverte a ver Tranquilina, Angelica y Edith, familiares de personas desaparecidas, respectivamente, se instruyen como peritos forenses para poder participar en la exhumación de más de 200 cuerpos que la Fiscalía de Morelos enterró de forma clandestina en 2014.

De acuerdo con Carolina quien continúa acompañando a las madres y familiares de personas desaparecidas—, en la fosa de Jojutla se ha identificado a 1 persona, de acuerdo con madres de colectivos. 

En cuanto a la fosa de Tetelcingo, Corral comenta que fueron 13 los cuerpos que fueron devueltos a las familias. Sin embargo, a seis años de este suceso no se han entregado los perfiles genéticos faltantes de las personas enterradas. 

“Esta es una de las peticiones que las mamás están presionando. Ni siquiera, la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, organismo autónomo hasta ese momento,  ha entregado los perfiles genéticos y, pues así, no se puede terminar la búsqueda. No se puede terminar de identificarlos”, explica en entrevista para Animal Político.

Además, explica que ya consiguieron los permisos para mover las tumbas que estaban encima de una segunda fosa en Jojutla, como una de las acciones pendientes. Tanto Carlos Brito, regidor independiente de Jojutla, y los colectivos de madres y familiares de personas por desaparición forzada lograron mover esas tumbas particulares que había para, próximamente, reabrir la fosa y exhumar.

“Pero exhumar no es ningún logro si no se identifica a los cuerpos”, añade.

Retrasos en la investigación 

Con más de 200 cuerpos enterrados por la Fiscalía del Estado de Morelos sin investigar quienes eran y qué les había sucedido, madres y familiares de personas desaparecidas en Morelos tomaron la iniciativa de aprender prácticas forenses para documentar la exhumación de los cuerpos en las fosas detectadas.

Con ayuda del Grupo de Investigadores en Antropología Social y Forense (GIASF) y la Guía de Búsqueda de Personas Desaparecidas con enfoque en la verdad y la justicia, elaborada por este grupo, es que comenzaron a conocer y especializarse en el proceso de desenterramiento de personas, como se muestra en el documental.

En México, según datos oficiales de la Secretaría de Gobernación y la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) hasta el 13 de julio de 2020 se tenía el registro de 73 mil 218 personas reportadas o denunciadas como desaparecidas o no localizadas.

Con la campaña #RastrosYLuces de Ambulante compuesta por un ciclo de 7 documentales, directoras como Carolina Corral, esperan que con su largometraje la sociedad ayude a las mamás a presionar a las autoridades a cumplir las peticiones que tienen.

Sin reparación de daño a las víctimas

Al mediodía del 13 de septiembre de 2014, a  Mireya Montiel la desaparecieron sin dejar rastro alguno, después de acompañar a su novio a casa de un familiar. Después de ese día, su mamá, Tranquilina Hernández Laguna no volvió a saber de su hija a quien en las primeras horas de su desaparición y tras no responder las llamadas que le realizó, salió a las calles de la colonia para buscarla. 

Seis años después, “Lina”, como es conocida, denuncia que las autoridades de Morelos no han hecho nada por la búsqueda de su hija. El principal sospechoso está amparado y la carpeta de investigación no lleva mayor avance que le garantice encontrar a su hija pronto.

Hoy, Lina es parte del Colectivo Unión de Familias Resilientes Buscando a Nuestros Corazones Desaparecidos en Morelos. Su incursión en el colectivo le ha permitido ayudar y acompañar a las familias que siguen llegando a este proceso doloroso, que es la búsqueda de sus familiares desaparecidos. Así como, detectar huesos y osamentas en campo.

“Me empecé a preparar en cómo buscar en fosas, en cómo son los huesos humanos. Hicimos la primera brigada de búsqueda desde 2016, en Veracruz, y hasta ahorita, ya 6 años, desde 2016 yo ando en las búsquedas”, cuenta en entrevista para Animal Político.

Lina explica que la Comisión de Derechos Humanos (CNDH) los ayuda en el acompañamiento al seguimiento de su carpeta de investigación y en los avances de esta. Mientras tanto, la Comisión de Derechos Humanos de Morelos (CDHM) los acompaña cuando hacen búsquedas, así cómo tener conocimiento en los avances de las investigaciones para saber qué acciones pueden tomar ellos.

“Es muy doloroso pensar que puede ser nuestro familiar. Hemos tenido que aprender porque nos dimos cuenta que las autoridades no lo hacen. Hemos tenido que aprender cómo son los restos de un humano y cómo son los del animal, porque a veces se confunden mucho. Es muy doloroso, de verdad, estar en el campo buscando a nuestro familiar, encontrar un resto o un cuerpo en estado de descomposición. Uno no puede dejar de pensar que puede ser nuestro familiar, o pudo ser mi hija con ese mismo fin en una fosa clandestina”, señala.

Rumbo a la sexta Brigada Nacional de Búsqueda

A los ojos de Tranquilina, madre morelense que sigue en busca de su hija, denuncia que las autoridades no han hecho nada porque los cuerpos que fueron exhumados, tanto de Tetelcingo como de Jojutla, siguen en el panteón Jardines del recuerdo.

“En un panteón no se les está dando identidad, como fue el propósito de sacarlos de ese lugar para que pudieran regresar a su casa. No ha pasado nada en todo este tiempo. Ellos continúan ahí. Siguen diciendo que no hay recursos cuando sabemos que sí hay un recurso”, añade.

De acuerdo con Tranquilina, quien participó en la exhumación de los cuerpos en las fosas de Tetelcingo, describe que durante este proceso observaron y documentaron cuerpos que venían vestidos, maniatados, con tiro de gracia y sin necropsia. Considera que por la manera en que se dio este hallazgo, las autoridades tienen mucho que esconder, razón por la que se niegan a que las acciones de búsqueda continúen.

Además de exigir los perfiles genéticos faltantes en las personas que fueron exhumadas, las madres y familias de personas víctimas de desaparición forzada demandan que cada cuerpo que llegue sea identificado y sepa que lo están buscando. 

Otra de las demandas que tienen madres y familiares de víctimas de desaparición forzada es denunciar que cuentan con los 3 Servicios Médicos Forenses (Semefos) de la entidad llenos, con más de 600 cuerpos de quienes no se sabe quienes son ni de dónde provienen, por eso, la necesidad de que validen las pruebas genéticas para saber quienes son y entregarlos a sus familiares que los están buscando.

El pasado 20 de mayo la VI Brigada Nacional de Personas Desaparecidas estará en Morelos y Michoacán. Durante 15 días madres y familiares realizan una búsqueda de personas desaparecidas a partir de intervenir las comunidades, no solo para la búsqueda sino también para la reconstrucción de paz y el tejido social.

Para Carolina Corral, directora del documental Volverte a ver, trabajar con las madres y familias de víctimas de desaparición forzada es inspirador pero, por otro lado, ver cómo van enfermando, les da diabetes, experimentan ataques de pánico. Se van cansando. 

En cambio, Tranquilina, quien no dejará de buscar a su hija hasta encontrarla, cuenta que en cada búsqueda hay sentimientos encontrados porque a pesar del tiempo, lo único que quieren es encontrarlos y así, las familias puedan descansar. 

“Nosotros queremos abrazarlos, queremos escucharlos, verlos sonreír y sentirles. No los queremos encontrar en una fosa o tirados en un campo. Es algo muy duro y muy difícil. Llevo 6 años en esto. Te quedas con eso en la cabeza a donde quiera que vas, estás comiendo pollo o res y te quedas observando el hueso, veo sus detalles. No sé si ya estamos mal porque las autoridades, cuando hacemos un hallazgo, nos quieren engañar diciendo que son de animal”, describe Lina.

Volverte a ver de Carolina Corral inaugura la edición #RastrosYLuces de Ambulante que se encuentra gratis hasta el 30 de mayo en la plataforma de Cinépolis Klic, para ver el largometraje ingresa aquí. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: BBC

Nicolás Toledo: quién era el mexicano que murió en el tiroteo del desfile del 4 de julio en Chicago

La familia Toledo había acudido junta a disfrutar del desfile del Día de la Independencia en Highland Park.
Foto: BBC
6 de julio, 2022
Comparte

Nicolás Toledo, el mexicano que murió en el tiroteo, no estaba muy convencido de ir a ver el desfile del Día de la Independencia la mañana del lunes en Highland Park.

El mexicano de 78 años necesitaba de una andadera para caminar y sabía que podría ser difícil para él desplazarse por las aceras llenas de gente en esa ciudad al norte de Chicago.

Su familia, sin embargo, no quería dejarlo solo en casa. Todos iban a asistir y era una buena oportunidad para pasar un día juntos.

Iban 15 de la familia y eligieron un buen sitio para ver el desfile en el centro de Highland Park. Los carros alegóricos comenzaron a pasar, dice Xochil Toledo, una de sus nietas que lo acompañó.

Súbitamente estalló el caos: Robert Crimo, un estadounidense de 22 años, comenzó a disparar hacia la multitud con un rifle de alto poder. Más de 70 disparos, según la investigación de la policía.

Nicolás Toledo fue uno de los siete fallecidos, además de una treintena de heridos, que ha dejado este ataque del 4 de julio.

“Un día que se suponía que iba a estar lleno de alegría y felicidad se convirtió en un sueño lleno de terror y dolor”, dice la nieta de Toledo en un mensaje de su perfil de Facebook.

Las autoridades han identificado a otras víctimas mortales como Katherine Goldstein, de 64 años, Irina McCarthy (35), Kevin McCarthy (37), Jacquelyn Sundheim (63) y Stephen Straus (88).

Irina y Kevin McCarthy eran una joven pareja que dejan huérfano a un bebé de 2 años.

“Un ángel de la guarda”

Xochil Toledo explica que su abuelo estaba sentado en medio de la familia cuando arrancó el desfile.

Mientras pasaba un carro con una banda en la Avenida Central de Highland Park, su abuelo se veía feliz, “disfrutando el momento”.

El lugar del tiroteo

Getty Images

Escucharon detonaciones, que en un principio pensaron eran parte del espectáculo. Pero entonces comenzaron a caer las balas justamente en el lugar en el que estaba la familia.

Tres impactaron en el abuelo, causando su muerte.

“Él nos salvó la vida a todos. Pudieron haber ido contra mí, contra mi novio o contra mis primos”, dijo Xochil Toledo al diario Chicago Sun Times.

Un hijo de Toledo trató de protegerlo y recibió un disparo en el brazo, pero todos los demás pudieron ponerse a salvo luego del ataque.

La familia dice que Toledo es unángel de la guarda” que los protegió.

Abrieron una recaudación de fondos que en poco más de 24 horas obtuvo la respuesta de más de 1.200 personas y una ayuda superior a los US$60.000.

“No hay palabras para decir cuánto agradecemos a la comunidad por toda su ayuda en estos momentos tan difíciles para nuestra familia. Todas las donaciones irán para los gastos del funeral”, escribieron.

Dos personas frente a un ramo de flores

Reuters
Algunas personas han regresado al sitio del ataque para colocar flores por las víctimas del tiroteo.

Nicolás Toledo estaba de visita a su familia al norte de Chicago, luego de dos años de no poder viajar a EE.UU. por las restricciones de la pandemia.

Era originario del estado de Morelos, en el centro de México, pero durante muchos años trabajó en Estados Unidos, donde está una buena parte de su familia conformada por su esposa y ocho hijos.

Tenía doble nacionalidad mexicano-estadounidense, así que pasaba largos periodos con su familia en Illinois.

“Lo trajimos aquí para que pudiera tener una vida mejor”, dijo su nieta al diario The New York Times. “Sus hijos querían cuidarlo y estar más en su vida y luego sucedió esta tragedia”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IyD55w5yihM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.