Volverte a ver, el documental sobre madres de desaparecidos en Morelos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carolina Corral

Volverte a ver, el documental que retrata la lucha de madres de desaparecidos en Morelos

Este documental, inaugural de Ambulante, narra el caso de madres y familiares de personas desaparecidas en Morelos, quienes exigen la identificación de las personas que fueron enterradas en fosas comunes clandestinas de ese estado.
Carolina Corral
Por Verónica Santamaría
29 de mayo, 2021
Comparte

Pruebas genéticas. Identificación de personas por desaparición forzada. Fosas comunes irregulares. La nula respuesta de las autoridades. Madres y familiares, de personas que fueron desaparecidas en Morelos, aprenden a identificar huesos y osamentas humanas para estudiarlas, darles identidad y devolverles a la familia la esperanza de haber encontrado a quien buscaban es parte de lo que muestra el documental Volverte a ver de Carolina Corral.

En Volverte a ver Tranquilina, Angelica y Edith, familiares de personas desaparecidas, respectivamente, se instruyen como peritos forenses para poder participar en la exhumación de más de 200 cuerpos que la Fiscalía de Morelos enterró de forma clandestina en 2014.

De acuerdo con Carolina quien continúa acompañando a las madres y familiares de personas desaparecidas—, en la fosa de Jojutla se ha identificado a 1 persona, de acuerdo con madres de colectivos. 

En cuanto a la fosa de Tetelcingo, Corral comenta que fueron 13 los cuerpos que fueron devueltos a las familias. Sin embargo, a seis años de este suceso no se han entregado los perfiles genéticos faltantes de las personas enterradas. 

“Esta es una de las peticiones que las mamás están presionando. Ni siquiera, la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, organismo autónomo hasta ese momento,  ha entregado los perfiles genéticos y, pues así, no se puede terminar la búsqueda. No se puede terminar de identificarlos”, explica en entrevista para Animal Político.

Además, explica que ya consiguieron los permisos para mover las tumbas que estaban encima de una segunda fosa en Jojutla, como una de las acciones pendientes. Tanto Carlos Brito, regidor independiente de Jojutla, y los colectivos de madres y familiares de personas por desaparición forzada lograron mover esas tumbas particulares que había para, próximamente, reabrir la fosa y exhumar.

“Pero exhumar no es ningún logro si no se identifica a los cuerpos”, añade.

Retrasos en la investigación 

Con más de 200 cuerpos enterrados por la Fiscalía del Estado de Morelos sin investigar quienes eran y qué les había sucedido, madres y familiares de personas desaparecidas en Morelos tomaron la iniciativa de aprender prácticas forenses para documentar la exhumación de los cuerpos en las fosas detectadas.

Con ayuda del Grupo de Investigadores en Antropología Social y Forense (GIASF) y la Guía de Búsqueda de Personas Desaparecidas con enfoque en la verdad y la justicia, elaborada por este grupo, es que comenzaron a conocer y especializarse en el proceso de desenterramiento de personas, como se muestra en el documental.

En México, según datos oficiales de la Secretaría de Gobernación y la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) hasta el 13 de julio de 2020 se tenía el registro de 73 mil 218 personas reportadas o denunciadas como desaparecidas o no localizadas.

Con la campaña #RastrosYLuces de Ambulante compuesta por un ciclo de 7 documentales, directoras como Carolina Corral, esperan que con su largometraje la sociedad ayude a las mamás a presionar a las autoridades a cumplir las peticiones que tienen.

Sin reparación de daño a las víctimas

Al mediodía del 13 de septiembre de 2014, a  Mireya Montiel la desaparecieron sin dejar rastro alguno, después de acompañar a su novio a casa de un familiar. Después de ese día, su mamá, Tranquilina Hernández Laguna no volvió a saber de su hija a quien en las primeras horas de su desaparición y tras no responder las llamadas que le realizó, salió a las calles de la colonia para buscarla. 

Seis años después, “Lina”, como es conocida, denuncia que las autoridades de Morelos no han hecho nada por la búsqueda de su hija. El principal sospechoso está amparado y la carpeta de investigación no lleva mayor avance que le garantice encontrar a su hija pronto.

Hoy, Lina es parte del Colectivo Unión de Familias Resilientes Buscando a Nuestros Corazones Desaparecidos en Morelos. Su incursión en el colectivo le ha permitido ayudar y acompañar a las familias que siguen llegando a este proceso doloroso, que es la búsqueda de sus familiares desaparecidos. Así como, detectar huesos y osamentas en campo.

“Me empecé a preparar en cómo buscar en fosas, en cómo son los huesos humanos. Hicimos la primera brigada de búsqueda desde 2016, en Veracruz, y hasta ahorita, ya 6 años, desde 2016 yo ando en las búsquedas”, cuenta en entrevista para Animal Político.

Lina explica que la Comisión de Derechos Humanos (CNDH) los ayuda en el acompañamiento al seguimiento de su carpeta de investigación y en los avances de esta. Mientras tanto, la Comisión de Derechos Humanos de Morelos (CDHM) los acompaña cuando hacen búsquedas, así cómo tener conocimiento en los avances de las investigaciones para saber qué acciones pueden tomar ellos.

“Es muy doloroso pensar que puede ser nuestro familiar. Hemos tenido que aprender porque nos dimos cuenta que las autoridades no lo hacen. Hemos tenido que aprender cómo son los restos de un humano y cómo son los del animal, porque a veces se confunden mucho. Es muy doloroso, de verdad, estar en el campo buscando a nuestro familiar, encontrar un resto o un cuerpo en estado de descomposición. Uno no puede dejar de pensar que puede ser nuestro familiar, o pudo ser mi hija con ese mismo fin en una fosa clandestina”, señala.

Rumbo a la sexta Brigada Nacional de Búsqueda

A los ojos de Tranquilina, madre morelense que sigue en busca de su hija, denuncia que las autoridades no han hecho nada porque los cuerpos que fueron exhumados, tanto de Tetelcingo como de Jojutla, siguen en el panteón Jardines del recuerdo.

“En un panteón no se les está dando identidad, como fue el propósito de sacarlos de ese lugar para que pudieran regresar a su casa. No ha pasado nada en todo este tiempo. Ellos continúan ahí. Siguen diciendo que no hay recursos cuando sabemos que sí hay un recurso”, añade.

De acuerdo con Tranquilina, quien participó en la exhumación de los cuerpos en las fosas de Tetelcingo, describe que durante este proceso observaron y documentaron cuerpos que venían vestidos, maniatados, con tiro de gracia y sin necropsia. Considera que por la manera en que se dio este hallazgo, las autoridades tienen mucho que esconder, razón por la que se niegan a que las acciones de búsqueda continúen.

Además de exigir los perfiles genéticos faltantes en las personas que fueron exhumadas, las madres y familias de personas víctimas de desaparición forzada demandan que cada cuerpo que llegue sea identificado y sepa que lo están buscando. 

Otra de las demandas que tienen madres y familiares de víctimas de desaparición forzada es denunciar que cuentan con los 3 Servicios Médicos Forenses (Semefos) de la entidad llenos, con más de 600 cuerpos de quienes no se sabe quienes son ni de dónde provienen, por eso, la necesidad de que validen las pruebas genéticas para saber quienes son y entregarlos a sus familiares que los están buscando.

El pasado 20 de mayo la VI Brigada Nacional de Personas Desaparecidas estará en Morelos y Michoacán. Durante 15 días madres y familiares realizan una búsqueda de personas desaparecidas a partir de intervenir las comunidades, no solo para la búsqueda sino también para la reconstrucción de paz y el tejido social.

Para Carolina Corral, directora del documental Volverte a ver, trabajar con las madres y familias de víctimas de desaparición forzada es inspirador pero, por otro lado, ver cómo van enfermando, les da diabetes, experimentan ataques de pánico. Se van cansando. 

En cambio, Tranquilina, quien no dejará de buscar a su hija hasta encontrarla, cuenta que en cada búsqueda hay sentimientos encontrados porque a pesar del tiempo, lo único que quieren es encontrarlos y así, las familias puedan descansar. 

“Nosotros queremos abrazarlos, queremos escucharlos, verlos sonreír y sentirles. No los queremos encontrar en una fosa o tirados en un campo. Es algo muy duro y muy difícil. Llevo 6 años en esto. Te quedas con eso en la cabeza a donde quiera que vas, estás comiendo pollo o res y te quedas observando el hueso, veo sus detalles. No sé si ya estamos mal porque las autoridades, cuando hacemos un hallazgo, nos quieren engañar diciendo que son de animal”, describe Lina.

Volverte a ver de Carolina Corral inaugura la edición #RastrosYLuces de Ambulante que se encuentra gratis hasta el 30 de mayo en la plataforma de Cinépolis Klic, para ver el largometraje ingresa aquí. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Science Photo Library

Cómo el cambio climático está modificando el eje de rotación de la Tierra

Un grupo de científicos acaba de descubrir que el potencial devastador que la acción humana está teniendo sobre Tierra afecta también la forma en la que funciona el propio eje del planeta.
Science Photo Library
26 de abril, 2021
Comparte
Una imagen que representa los movimientos de la Tierra

Science Photo Library
La inclinación de la Tierra, y por tanto su eje, dependen en gran medida de la propia masa del planeta.

Inundaciones y sequías, lluvias torrenciales e incendios infernales, tormentas, temperaturas extremas, extinción de especies…

Los efectos del cambio climático son ya visibles en muchos lugares del planeta y muy pocos expertos dudan de que son una de las amenazas más emergentes para la vida.

Sin embargo, un grupo de científicos acaba de descubrir un nuevo elemento que muestra cómo el potencial devastador que la acción humana está teniendo sobre la Tierra afecta también la forma en la que funciona el propio planeta.

Según una investigación publicada el pasado mes en la revista de la Unión Geofísica Estadounidense (AGU, por sus siglas en inglés) el cambio climático ha estado detrás de una serie de desplazamientos que han tenido lugar desde la década de 1990 en el eje de rotación de la Tierra.

Y es que en los últimos 30 años, el eje del planeta -la línea imaginaria alrededor de la cual gira el planeta en su movimiento sobre sí mismo- ha experimentado un desplazamiento acelerado.

osos polares

Getty Images
El cambio climático está provocando el derretimiento del hielo en los polos.

Desde 1980, la posición de los polos -que son el punto donde el eje de rotación de la Tierra se cruza con la superficie- se ha movido unos cuatro metros en dirección este, según indica el estudio.

La llamada deriva polar -que indica cómo ha ido variando la posición de los polos a lo largo de la historia- cambió de dirección por completo en 1995, y entre ese año y 2020, la velocidad del movimiento de los polos aumentó unas 17 veces en comparación con lo que sucedió entre 1981 y 1995, según la AGU.

Pero ¿cuál es la causa?

Polos que se mueven

El movimiento del eje de la Tierra, según los expertos, es normal.

Los cambios en la distribución de la masa del planeta hacen que el eje se mueva, y por tanto, hace que también se desplacen los polos.

Su movimiento generalmente ocurre de forma natural, ya sea por cambios en la atmósfera, los océanos o en la parte sólida de la Tierra.

Pero la nueva investigación sugiere que el tipo de desplazamiento que se ha reportado desde la década de 1990 tiene a la acción humana como responsable.

Para entender el porqué es necesario regresar a la física básica que estudiamos en el colegio.

La rotación o el movimiento de cualquier objeto se ven afectado por cómo se distribuye su masa.

Ahora bien, la distribución del peso de la Tierra siempre está cambiando a medida que las entrañas fundidas del planeta se agitan y su superficie se transforma.

Pero en estos cambios tiene un “peso” fundamental el agua, que forma casi las tres cuartas partes del planeta.

Por ello, los investigadores se plantearon realizar observaciones del agua en sí misma, mediciones de la pérdida de hielo y estadísticas del agua subterránea bombeada para uso humano para ver cuál podría ser su impacto sobre el cambio en el eje.

El desplazamiento

La investigación encontró que el agua es un factor clave.

Según el estudio, la principal causa de este movimiento en el eje estuvo en la pérdida de agua en las regiones polares, o sea, el hielo que se derritió y fluyó hacia los océanos.

Masas de hielo polar

Getty Images
El cambio climático está derritiendo las masas de hielo.

La disminución aceleradaresultante del derretimiento del hielo glacial es el principal impulsor de la rápida deriva polar después de la década de 1990“, concluyó el equipo de expertos.

El derretimiento del hielo glacial es una consecuencia directa del cambio climático provocado por el hombre.

Se estima que más de un tercio de los glaciares que aún quedan en el mundo se derretirán antes del año 2100. En cuanto al hielo marino, el 95% del más antiguo y grueso que se encontraba en el Ártico ya desapareció.

Los científicos estiman que si las emisiones continúan aumentando sin control, el Ártico podría quedar sin hielo durante los veranos a partir del año 2040.

Agua para el bombeo

El estudio también señala cómo, en menor medida, la acción de bombear el agua para el consumo humano o la agricultura también tuvo un impacto en ese sentido.

Y es que el agua subterránea se almacena, como su nombre indica, debajo de la tierra; pero, una vez que se bombea, gran parte de ella fluye al mar, redistribuyendo su peso en el planeta.

Los expertos calculan que en los últimos 50 años, la humanidad ha extraído 18 billones de toneladas de agua de depósitos subterráneos profundos, que no ha sido reemplazada.

De acuerdo con los expertos, estos hallazgos sostienen los postulados de que el cambio climático y la acción humana están detrás de los desplazamientos bruscos experimentados por el eje terrestre en los últimos 30 años.

Gotas de lluvia

Getty Images
El agua que se extrae para el consumo humano o la agricultura muchas veces termina en el mar.

“Los hallazgos ofrecen una pista para estudiar el movimiento polar impulsado por el clima en el pasado”, dijo Suxia Liu, hidróloga de la Academia de Ciencias de China y autora principal del estudio en un comunicado.

Con anterioridad, datos recopilados por el satélite Grace, lanzado en 2002, habían servido para vincular el derretimiento de los glaciares con los movimientos de los polos entre 2005 y 2012.

Sin embargo, esta es la primera investigación que demuestra el impacto del cambio climático sobre el eje de rotación de la Tierra en la década previa al lanzamiento de estos sistemas de observación.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vBgTbUZ59J0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.