Escuelas sin baños y con grietas dudan volver a clases el 7 de junio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Escuelas sin baños, con grietas y filtraciones dudan regresar a clases el 7 de junio en CDMX

Tras el anuncio de regreso a clases, el gobierno de la CDMX recibió el diagnóstico de 2 mil 773 escuelas: 126 deben ser fumigadas, 122 pidieron rehabilitación de bardas y 97 impermeabilización.
26 de mayo, 2021
Comparte

Antes de la pandemia, la primaria Francisco Villa tenía goteras en el edificio de la dirección, una de ellas era tan grande y molesta que las cubetas fueron insuficientes. Por eso optaron por pegar con silicón un tubo de pvc al techo y, simulando una tubería, lograr que el agua cayera fuera de la oficina.

Ahora saben que esas oficinas tuvieron un proceso constructivo obsoleto en el cual la loseta se rellenaba con enladrillado pero que con el tiempo acumuló agua de tal manera que la única solución será quitar ese relleno y ponerle un impermeabilizante prefabricado.

Te puede interesar: Escuela de Iztapalapa fue robada durante pandemia, denunciaron y llevan 14 días esperando a peritos

Por eso desde este viernes, tres albañiles y una arquitecta están concentrados en esa intervención –a cargo de la Secretaría de Obras de la Ciudad de México– como parte de las acciones de rehabilitación de las escuelas para el regreso a clases presenciales a partir del 7 de junio, como anunció la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum.

Sin embargo, este no es el principal problema de la escuela enclavada en colonia Francisco Villa, en Iztapalapa. Lo más grave es que no funciona ninguno de los siete sanitarios y sus respectivos lavabos, debido a que las tuberías ya cumplieron su vida útil, y eso ni siquiera se debe a un año sin usarse, sino a la falta de mantenimiento durante años.

El estado de los lavabos de la Escuela Primaria Francisco Villa (Iztapalapa). Por baño, funciona sólo un lavabo para que niños y docentes se laven las manos. Foto: Patricia Ordaz

“Sabemos que el recurso que necesitamos es mucho, pero los baños son una prioridad. No podríamos dar el servicio necesario ni indicado, por salud y por toda la contingencia”, explica la directora, Janette Montoya, en entrevista con Animal Político.

La escuela atiende a 400 estudiantes en el turno vespertino y aún cuando el plan de regreso previsto por el gobierno capitalino sea sólo atender a la mitad por día, significarían 200 alumnos más el personal administrativo, docente y de limpieza. Por lo tanto, los padres de familia y autoridades deberán definir si existen las condiciones para volver a actividades con una escuela sin servicio de baños y lavabos, sobre todo en medio de la pandemia cuya principal recomendación es el lavado constante de manos.

La última intervención en la infraestructura de esta primaria ocurrió en 2019, cuando el recurso del gobierno federal alcanzó sólo para habilitar el baño de la planta baja, pero según la arquitecta Yazmín Tapia quien está haciendo la evaluación estructural, el inmueble tiene al menos 10 años sin mantenimiento.

“Se requiere impermeabilización en el edificio de aulas y dirección, rehabilitación de los siete núcleos sanitarios que no están funcionando por las carencias que tienen los ductos; las instalaciones eléctricas necesitan cambio del cableado y cambiar gabinetes y poner malla ciclónica y pintura”, explica la arquitecta Tapia.

Reparaciones en el Preescolar Batalla de Puebla (Iztapalapa) que tiene daños de cuarteaduras en jardineras y muros desde el sismo del 19 de septiembre de 2017. Foto: Patricia Ordaz

Sólo por el cambio de toda la instalación sanitaria llevaría al menos mes y medio trabajando a marchas forzadas y con los recursos suficientes que, en un cálculo conservador, podría ascender a 600 mil pesos.

Cuando la directora Janette Montoya escuchó en voz de la arquitecta que la reparación de los baños deberá ser integral y, por tanto, costosa, se preocupa aún más. “De dónde vamos a sacar ese dinero para eso”, dice.

Por eso, no duda en pedir ayuda frente a la cámara en la que respondió a esta entrevista. “Sabemos que no somos la única escuela y agradecemos el apoyo (por la losa), esto suma, pero les pediríamos el apoyo para que nuestra comunidad realmente se sienta en condiciones seguras”.

Al recorrer la escuela efectivamente la filtración lo ha alcanzado todo. Las lámparas están oxidadas, los techos húmedos han botado la pintura y los baños están cubiertos por capas de polvo; pese a que los inodoros y azulejos son relativamente nuevos, sin agua resultan simplemente inservibles.

Lee más: CDMX reporta 207 escuelas vandalizadas desde el inicio del confinamiento por COVID

Las intervenciones

Tras el anuncio del regreso a clases, el gobierno de la Ciudad de México recibió el diagnóstico de 2 mil 773 escuelas de educación básica y, con base en ello se determinaron las acciones urgentes para atender en las próximas dos semanas.

Entre las principales necesidades está la fumigación, solicitada por 126 planteles; 122 pidieron rehabilitación de bardas y 97 impermeabilización y 29 planteles están contemplados para mantenimiento mayor, aunque ahí no se encuentra la primaria Francisco Villa.

El Instituto Local de la Infraestructura Física Educativa de la Ciudad de México dispondrá de 120 millones de pesos de presupuesto para estas rehabilitaciones. De ello, 25 millones serán para bardas; 10 millones de pesos para impermeabilizar y 85 millones de pesos para el mantenimiento mayor.

El preescolar Batalla de Puebla sí fue incluida para reemplazar su barda perimetral, afectada desde el sismo de 2017. Estos cuatro años no ha sido reparada y, para evitar algún percance, pusieron una malla ciclónica a dos metros de la barda para que los niños no se acercaran.

Sin embargo, las necesidades aquí también son mayores y no son por la falta de uso tras un año de confinamiento por la pandemia de coronavirus, sino sobre todo a la falta de reparación tras el sismo hace cuatro años, que dejó el piso del patio agrietado e inservibles el chapoteadero y el arenero.

Las escuela tiene 35 años de vida y atiende a más de 200 alumnos, pero tampoco estarían seguros de ofrecer servicio de agua puesto que el área donde se encuentra la cisterna y los tinacos también necesitan reparación o podrían colapsar.

Trabajos de impermeabilización de un edificio de la Escuela Primaria Rufino Tamayo (Iztapalapa). Foto: Patricia Ordaz

Y con más fenómenos naturales, las afectaciones siguen. Tras el sismo del año pasado, las puertas de los salones también se descuadraron y las losetas de los salones están agrietadas, lo mismo que las jardineras del patio central.

Las autoridades de la escuela tampoco están seguros de regresar a clases presenciales bajo esas condiciones, aunque los padres de familia confían en que la infraestructura se ve bien y es segura.

Ana Lilia, madre de una alumna, dice que sí la mandará a clases porque “está muy estresada en la casa y como es su último año requiere de esa adaptación con sus compañeros porque entrará a otra escuela y le va a costar trabajo adaptarse, pero si hay instrucciones de que no está en buen estado, tendré que acatarlo”.

Éstas escuelas son algunas de las que están siendo rehabilitadas previo al regreso a clases y de las que Benito Nadales Rómulo, supervisor de obra, está reportando desde el 14 de mayo.

A su cargo están 30 escuelas para impermeabilizar, bardas perimetrales, daños mayores e instalaciones eléctricas que deberán estar listas en un periodo de 25 a 30 días. Sin embargo, las escuelas reportan que ningún orden de gobierno les ha dado mantenimiento en los últimos cuatro años y sus necesidades son mayores, por lo que el cumplimiento de metas parece difícil y el plazo para el regreso a clases vencerá en dos semanas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

EU comenzó a deportar a migrantes haitianos retenidos en Texas

Unas 13 mil personas, la mayoría ciudadanos haitianos, permanecían reunidas bajo un puente fronterizo entre Estados Unidos y México.
20 de septiembre, 2021
Comparte

El gobierno de Estados Unidos empezó este domingo a deportar a los migrantes haitianos retenidos en un campamento improvisado bajo un puente en la localidad de Del Río, en el sur de Texas, tras un cruce masivo en la frontera.

Un total de 208 haitianos que intentaban entrar ilegalmente a EE.UU. fueron ya devueltos, según confirmó el gobierno haitiano a Efe, en un contexto sociopolítico y económico marcado por una aguda crisis.

De los tres vuelos previstos para el domingo ya han llegado dos, declaró a la agencia Jean Négot Bonheur Delva, coordinador de la Oficina Nacional de Migración.

Según el funcionario, todos los vuelos deberían traer 145 pasajeros, pero en el primero avión llegaron 98 personas y 110 en el segundo.

“Son personas que han intentado entrar en Estados Unidos a través de sus fronteras con México. Se trata de personas que vivían en Chile, México, Panamá y Brasil en particular”, añadió.

Migrantes con suministros cruzando el río.

Getty Images
Los migrantes tuvieron que cruzar el río hacia México en busca de suministros.

Formaban parte de un grupo de unas 13.000 personas que permanecían acampadas bajo un puente que conecta Del Río en Texas con Ciudad Acuña en México. Aunque la mayoría eran haitianos, entre ellas también había cubanos, peruanos, venezonalos y nicaragüenses.

El jefe de la Patrulla Fronteriza estadounidense, Raúl Ortiz, detalló este domingo que aquellos que aún no habían sido devueltos habían sido trasladados a centros de detención.

“Trabajamos las 24 horas del día para mover rápidamente a los migrantes del calor y de debajo de este puente a nuestras instalaciones para procesar y removerlos de Estados Unidos de acuerdo con nuestras leyes y nuestras políticas”, dijo Ortiz en conferencia de prensa en el puente.

“Quiero vivir una vida sin problemas”

El primer ministro de Haití, Ariel Henry, envió su apoyo a los migrantes en redes sociales en la tarde del sábado, asegurando que “se habían conseguido acuerdos” para recibir a aquellos que regresen.

Sin embargo, algunos migrantes temen volver.

Migrantes cruzando Río Grande.

Getty Images

“En Haití no hay seguridad. El país está en una crisis política”, comentó Fabricio Jean, de 38 años, a Associated Press.

Jean se encuentra en el campo con su esposa y sus dos hijas.

“En Haití hay gente matándose unos a otros. No hay justicia. Solo quiero vivir una vida sin problemas. Quiero vivir donde sepa que hay justicia”, dijo otro padre de dos hijos, Stelin Jean, de 29 años, al Texas Tribune.

El Departamento de Seguridad Nacional estadounidense dijo a través de un comunicado que las transferencias continuarán “para asegurar que los migrantes irregulares sean puestos bajo custodia, procesados y trasladados fuera de Estados Unidos, en concordancia con nuestras leyes y normas”.

Además, anunció que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza enviará 400 efectivos adicionales a Del Río, una ciudad con cerca de 35.000 habitantes.

Migrantes cruzando Río Grande en la frontera entre México y Estados Unidos.

EPA
Estados Unidos planea regresar a los migrantes a sus países de origen.

El alcalde de Del Río, Bruno Lozano, había declarado el estado de emergencia en la ciudad. Describió la situación como “sin precedentes” y “surrealista”.

También dijo que la patrulla fronteriza había estado abrumada y que los “agitados” migrantes vivían en condiciones imposibles.

El campamento improvisado en Del Río tiene pocos servicios básicos, y los migrantes que esperan a temperaturas de 37°C han estado cruzando el río hacia México para obtener suministros.

La mayoría son haitianos. También hay cubanos, peruanos, venezolanos y nicaragüenses.

Muchos haitianos abandonaron su país tras el devastador terremoto en 2010. Un gran número de los que ahora se encuentran en el campo habían vivido en Brasil y otros países sudamericanos y viajaron hacia el norte tras no poder asegurar empleo o estatus legal.

Migrante en la frontera entre México y Estados Unidos.

Getty Images

Will Grant, corresponsal de la BBC en México, reporta que muchos cubanos también han abandonado la isla en su peor crisis económica desde el fin de la Guerra Fría.

Grant asegura que muchos de los migrantes en Texas probablemente realizaron la travesía migratoria más difícil en América Latina: cruzar a pie la densa selva del Darién entre Colombia y Panamá.

El gobierno de Estados Unidos ha informado de un aumento de migrantes en la frontera con México este año.

El número de migrantes detenidos allí en julio superó los 200.000 por primera vez en 21 años, según datos del gobierno.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Iw8YMJx_rSM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.