Trenes del Metro tuvieron mantenimiento incompleto, revela auditoría
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Auditoría interna revela mantenimientos incompletos o no realizados a trenes del Metro

Un auditoría interna de 2019 reveló que, en lo que respecta a los trenes, el mantenimiento no se lleva a cabo de forma permanente y hay dudas sobre la calidad de los trabajos realizados.
Cuartoscuro
Por Dalila Sarabia
17 de mayo, 2021
Comparte

A pesar de que las autoridades insisten que el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro recibe mantenimiento permanente, auditorías internas del propio organismo revelan que, al menos en lo que respecta a los trenes, estas labores no se llevan a cabo, hay dudas sobre la calidad de los trabajos que se han hecho, e incluso, exhibieron que se informa que se llevan trabajos de mantenimiento cuando éstos no se han realizado. 

“Se concluye que los informes que se generan en la ejecución de las actividades de mantenimiento cíclico no acreditan en su totalidad la información que se reporta, en virtud que los reportes de trabajo no acreditan todos los mantenimientos, situación que implica que la información proporcionada a la dirección de mantenimiento de material rodante (…) no sea confiable”, se lee en el informe de la auditoría interna A-3/2019 con fecha del 2 de octubre de 2019. 

Además, se detectó una programación de mantenimiento en desapego a los catálogos vigentes, lo cual no garantizaba que éste se haya realizado de forma eficaz y eficiente para lograr la máxima explotación del material rodante.

Te puede interesar: Línea 12 del Metro, la más cara por mantenimiento, reparaciones y renta de trenes

El 7 de enero, dos días antes de que el puesto central de control (PCC) del Metro se incendiara y quedara reducido a cenizas, la directora del Metro, Florencia Serranía sostuvo una mesa de trabajo con diputados del Congreso capitalino. Ahí, el ex director del Metro y actual diputado local, Jorge Gaviño le cuestionó por qué la subdirección de mantenimiento llevaba ocho meses vacante, a lo que contestó que además de ser la titular del organismo, había asumido esta subdirección.

“La vacante de subdirector general de mantenimiento, doctor Gaviño, es que yo soy la subdirectora general de mantenimiento. El Metro tiene tantos problemas que decidí durante este año tomar la posición doble para poder instrumentar integralmente lo que requiere el Metro”, contestó Serranía al legislador, “dejé de escuchar, porque ni modo que me queje de mí misma”, agregó.

 Apenas el 29 de abril, cinco días antes del colapso de una parte del viaducto elevado de la línea 12, el Metro anunció el nombramiento de Nahum Leal Barroso como subdirector de mantenimiento del STC, luego de que esta área permaneciera vacante por casi un año.

La auditoría abarcó la revisión al cumplimiento del programa de mantenimiento cíclico de los trenes que se llevó a cabo en los talleres del STC entre octubre de 2018 y marzo de 2019. Sobre este particular, el órgano interno de control emitió tres observaciones, titulando a la primera “falta de control de calidad de mantenimiento al material rodante y acciones correctivas que garanticen niveles óptimos de fiabilidad y disponibilidad del servicio”.

En ella se explica que del análisis a las desviaciones de los mantenimientos cíclicos contenidas en los informes “causas de desviaciones y medidas correctivas”, se identificaron 23 motivos o causas de desviación lo que ocasionó que se dejaran de realizar 21 mil 381 mantenimientos que equivalen al 29.56% del los 72 mil 321 programados.

Aunque las medidas correctivas son las mismas cada mes, tanto en la coordinación de mantenimiento sistemático y en la de mantenimiento mayor, se observó que 10 de esas desviaciones habían presentado un incremento en la cantidad de mantenimientos no realizados. Por ello, el órgano interno de control solicitó la documentación que acreditara la evaluación del control de calidad del mantenimiento al material rodante.

“El encargado del despacho de la dirección de mantenimiento de material rodante del STC informó que no hay registro en sus archivos de los documentales citados, por lo que no hay evidencia de la realización de dicha evaluación, verificación del cumplimiento de las actividades de mantenimiento (y) análisis de las desviaciones, por ende de la implementación de acciones correctivas tendientes a lograr los niveles óptimos de fiabilidad y disponibilidad del servicio del material rodante”, indica la auditoría.

 En la segunda observación del documento se muestra una discrepancia entre los informes de mantenimiento cíclico de las coordinaciones de mantenimiento sistemático Zaragoza y Tasqueña y los reportes generales.

De hecho, se detectó que los mantenimientos no realizados fueron reportados como cumplidos.

“Los reportes de trabajo cíclico señalan un número menor de mantenimientos realizados a los indicados en los informes (y) se contabilizan los reportes de mantenimiento incompletos, sin mantenimiento y cancelados como realizados”, subraya el órgano interno de control en su informe. 

Asimismo, del análisis de 42 reportes de trabajo cíclico de la coordinación de mantenimiento sistemático Tasqueña se detectó que no se apegaban a los criterios para el cambio de rueda de seguridad. En 27 de estos reportes se confirmó que las ruedas de seguridad rebasaban los estándares idóneos y en esas carpetas no se identificaba que hubiesen sido sustituidas en tiempo y forma. 

Lee más: Características, fallas y sobrecostos: lo que se sabe del accidentado recorrido de la Línea 12 del Metro

En la última observación realizada al material rodante del STC se observa que 43 claves (actividades de mantenimiento específicas) no se homologan a los catálogos de mantenimiento para los trenes de rodadura neumática y férrea pues se programaron con una periodicidad mayor, se usó una unidad de medida distinta (hora vs kilómetros o meses), no se programó lo indicado o se programaron sin estar contemplados.

 “Por lo anterior no se garantiza la máxima explotación del material rodante, comprometen los niveles de calidad, fiabilidad, disponibilidad y seguridad para el óptimo funcionamiento de órganos y confort de los usuarios o en su caso programan recursos humanos, materiales de consumo, refacciones, herramientas y equipos para mantenimientos que no son requeridos”.

Este informe de observaciones de auditoría interna fue firmado por Luis Hernández Pérez, coordinador de control interno normativo; Eduardo de Jesús León Salas, subgerente de investigación y evaluación; y por Eric Gonzalo Martínez Sánchez, titular del órgano interno de control del STC. Según consta en la página oficial del Metro, Martínez Sánchez dejó de laborar y desde el 16 de febrero de 2021, Saúl Flores Reyes es el encargado del área.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

6 formas en las que la pérdida de olfato por COVID-19 te puede afectar a largo plazo

Después de COVID-19, muchas personas se han quedado con impedimentos a largo plazo en su sentido del olfato.
Por Johan N. Lundström / BBC News Mundo
12 de junio, 2022
Comparte

Al principio de la pandemia, múltiples estudios mostraron que aproximadamente la mitad de las personas con COVID-19 perdieron el sentido del olfato (un trastorno llamado anosmia) en algún momento durante el curso de la infección.

Aproximadamente, entre un 20% y un 35% adicional experimentó una reducción clínica en su capacidad para oler (hiposmia).

Aunque la evidencia más reciente sugiere que Ómicron podría no conducir a la pérdida del olfato tanto como las variantes anteriores, dado que más de 500 millones de personas han tenido al menos una de las variantes hasta la fecha, todavía son muchos millones de personas que probablemente han experimentado esta condición en algún grado.

Para la mayoría, esto es solo una pérdida temporal de la función. Pero una parte considerable experimentará problemas a más largo plazo.

Estudios recientes muestran que entre 12 y 18 meses después del diagnóstico inicial de COVID-19, entre el 34% y el 46% de las personas aún experimentan una reducción clínica en su sentido del olfato.

Sin embargo, la mayoría de estas personas no son conscientes de ello.

Un problema relacionado es la parosmia, en la que la percepción de los olores de una persona cambia y, a menudo, descubre que se vuelven más desagradables.

La investigación sugiere que hasta el 47% de las personas que han tenido COVID-19 podrían verse afectadas.

Al igual que con la pérdida del olfato, la mayoría de las personas con parosmia probablemente sanarán con el tiempo. Sin embargo, algunas podrían tener problemas más duraderos.

COVID-19 no es la única enfermedad que puede conducir a la pérdida del olfato. También puede ser causada por otros virus o infecciones, o traumatismo craneoencefálico o una variedad de enfermedades neurodegenerativas.

Efectos a largo plazo

Si bien la evidencia sobre la pérdida del olfato posterior a COVID-19 aún está surgiendo, los datos de otros tipos de disfunción olfativa nos dan una idea de algunos de los efectos que la pérdida del olfato a largo plazo puede tener en la vida cotidiana.

1. Seguridad alimentaria

Las personas con esta discapacidad son más propensas a ingerir alimentos en mal estado porque es el olor, ante todo, lo que nos advierte cuando algo se echó a perder.

Esto puede aumentar el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos.

olfato

Getty Images

2. Gusto

Aparte de las sensaciones gustativas centrales (dulce, salado, amargo, ácido y umami), casi todo lo que experimentamos como sabor es producido por los olores que llegan a los receptores olfatorios en la nariz a través del pasaje oral-nasal en la parte posterior de la garganta.

Desafortunadamente, sin el sentido del olfato, la mayor parte de lo que comes tendrá poco o ningún sabor.

Si se elimina la capacidad de detectar olores, una manzana sabrá como una papa si cierras los ojos.

3. Apetito

Más allá de darnos placer al comer, los olores de la comida también nos estimulan el apetito.

Esto significa que cuando no podemos oler los aromas de la cena que se cocina en el horno, es menos probable que tengamos hambre.

4. Fluctuaciones de peso

La pérdida combinada de apetito y placer de comer hace que la mayoría de las personas con un trastorno del olfato recién adquirido pierdan peso inicialmente.

Sin embargo, nuestros cuerpos están diseñados para mantenernos con vida. Las personas con pérdida del olfato rápidamente comienzan a buscar el placer de otros estímulos sensoriales al comer, como la textura, por ejemplo, en el crujido de los alimentos fritos.

Y en lugar de esperar a tener hambre, muchos simplemente comerán con más frecuencia.

Estos cambios no conscientes en el comportamiento alimentario a menudo dan como resultado un aumento de peso, lo que puede provocar problemas cardiacos a largo plazo y otros problemas de salud relacionados.

5. Relaciones

Hay algunas consecuencias de la pérdida del olfato en las que quizá no pienses de inmediato.

Tomemos, por ejemplo, el hecho de que una persona que no puede oler no podrá controlar su propio olor corporal. Esto puede ser una fuente de timidez e inseguridad en situaciones sociales.

olfato y gusto

Getty Images
Cuando no podemos oler los aromas de la comida es menos probable que tengamos hambre.

Varios estudios han demostrado que un sentido del olfato deficiente está relacionado con una reducción en las interacciones sociales, el número de amigos y el disfrute sexual reportados.

Esto último también podría estar relacionado con la pérdida de la capacidad de sentir el olor de una pareja.

6. Salud mental

Un tercio de las personas que buscan tratamiento para sus problemas de olfato informan haber experimentado una reducción en su calidad de vida y bienestar general, en comparación con su vida antes de tener estos problemas.

Es probable que esto se deba a una combinación de los factores descritos anteriormente.

Las personas con disfunción del olfato a menudo reportan síntomas de depresión, y no es raro que los relacionen con sus problemas de olfato.

Opciones de tratamiento

Lamentablemente, existen pocos tratamientos para las personas que experimentan disfunción del olfato.

Para los problemas de olfato inducidos por virus, el único tratamiento que tiene algún efecto demostrable es el entrenamiento del olfato.

Esto es un poco como la fisioterapia para la nariz y consiste en una terapia de exposición, en la que se le pide al paciente que huela una variedad de olores durante unos 20 minutos, cada mañana y tarde, durante un periodo de dos a tres meses.

Aunque los pacientes rara vez se recuperarán por completo, los estudios han demostrado que el entrenamiento del olfato mejora las funciones olfativas con el tiempo.

Dicho esto, la pandemia de COVID-19 ha dado impulso a la investigación olfatoria, y varios tratamientos nuevos e interesantes se encuentran actualmente en ensayos preclínicos.

Dentro de unos años, es posible que veamos una variedad de tratamientos novedosos para la disfunción del olfato.

Mientras tanto, ¿qué debes hacer si crees que tu sentido del olfato no es como debería ser?

Puedes comenzar a entrenarte con el olfato usando olores domésticos comunes. Si no ves una mejora notable después de seis semanas de entrenamiento, comunícate con tu médico para una evaluación.

*Johan N. Lundström es profesor asociado del Departamento de Neurociencia Clínica del Instituto Karolinska. Este artículo apareció en The Conversation. Puedes leer la versión en inglés aquí.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ae6XHLUCGmM&t=3s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.