Niña de 3 años sufrió abuso sexual de su padre, pero jueces lo exoneraron
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

La odisea de Raquel: su hija de 3 años sufrió abuso sexual a manos de su padre, pero jueces lo exoneraron

Tres jueces desestimaron las pruebas de que un hombre abusó sexualmente de su hija en 12 ocasiones. El presunto agresor acusó a su expareja de alienar a la niña en su contra con “calumnias”.
Cuartoscuro
3 de mayo, 2021
Comparte

Tres jueces diferentes decidieron no vincular a proceso por abuso sexual al padre de una menor de edad, a pesar de que existen evidencias de que violentó sexualmente a la niña cuando apenas tenía tres años.

Los jueces, dos hombres y una mujer, desestimaron un informe oficial de la Comisión de víctimas del Estado de México que refiere que la niña verbalizó la violencia sexual, y otro informe que elaboró una organización civil en el que la menor detalló hasta en 12 ocasiones que fue víctima de abusos de su padre.

Te puede interesar: Niña lleva 3 años buscando justicia tras denunciar a su padrastro de abuso sexual

Tampoco tuvieron en cuenta que la niña mostró cambios de humor, pesadillas, pérdida de apetito, regresiones en su desarrollo, conductas sexualizas, y reacciones psicosomáticas en la piel. Síntomas que organizaciones especializadas como Guardianes señalaron que son muy comunes en casos de abusos de menores.

La madre de la niña denunció el caso a finales de 2015, iniciando desde entonces una odisea judicial de más de cinco años, que tuvo su último episodio apenas el pasado marzo de este año. En ese entonces, luego de que un año antes un juez de distrito sí había visto indicios suficientes de abuso y concedió a la madre de la menor un amparo, vinculando a proceso al progenitor -aunque éste permaneció en libertad-, una jueza dejó sin efecto esa decisión.

Entre sus argumentos, la jueza Olga Estrever Escamilla expuso que el Ministerio Público no aportó pruebas suficientes para determinar si los tocamientos por parte de padre eran eróticos, o si tenían intención lasciva. Y, al igual que otras dos  estancias de juez de control y la segunda estancia de Alzada, tomó en cuenta que los exámenes clínicos no arrojaron que la niña fuera penetrada y que la menor, si bien expresó la agresión sexual, en ocasiones mostraba cariño hacia su progenitor.

La psicóloga Rosario Alfaro, directora de Guardianes, subrayó al respecto que la violencia sexual puede cometerse de múltiples formas. “Pensar que el abuso es solo la violación por penetración muestra mucha ignorancia sobre el tema”, criticó la especialista, quien también recalcó que, especialmente en menores víctimas a manos de familiares, es comun que a su corta edad muestren afecto hacia sus agresores. Por lo que hizo un llamado a que la justicia tenga una visión “mucho más amplia”, y a que prevalezca el interés superior de la niñez en el cumplimiento de la Ley para la Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Sin embargo, nada de esto fue tomado en cuenta, denunció la madre de la menor, que, frustrada, dijo que no sabe qué más tiene que hacer para que los jueces protejan a su hija.

Por su parte, el presunto agresor negó los abusos y acusó a su expareja de alienar a la niña en su contra mediante “calumnias”.

La agresión

Raquel no se llama así y su hija tampoco se llama Andrea. Pero nada más sentarse en la banca de un parque discreto al sur de la Ciudad de México pone como condición para la entrevista que sus identidades queden protegidas. Por ahora, tampoco quiere que se revele el nombre del padre. No por protegerlo, dice, sino porque, a pesar del último revés que le dio la jueza, va a continuar peleando ante la justicia y no quiere que ningún detalle pueda comprometer el caso.

Una vez planteadas las condiciones, Raquel comienza a apilar sobre la banca las cajas que trajo cargando con dificultad. A lo largo de la entrevista irá sacando fotos, dibujos, y otros documentos y evidencias para acompañar su denuncia.

La primera alerta, narra la mujer, comenzó en noviembre de 2015. En ese entonces, ella y su hija Andrea, que en ese entonces tenía tres años, estaban en el domicilio de sus padres, en la alcaldía Álvaro Obregón, cuando la niña sorpendió a todos quitándose la ropa de cintura para abajo.

Al llamarle la atención su madre, la menor le respondió que su padre le había enseñado a quitarse la ropa.

Raquel dice que se preocupó por la escena, aunque pensó que era una anécdota.

Sin embargo, un par de semanas después, ya en diciembre, la abuela de Andrea también observó que la niña jugaba de un modo extraño con sus muñecas, a las que ponía boca abajo y decía que a ellas también les gustaba jugar en esta posición.

El 30 de diciembre, Raquel decide denunciar en el Centro de Justicia de la Mujer de Cuautitlán Izcalli, Estado de México, donde se solicita a la Comisión de Atención a Víctimas mexiquense que hiciera un análisis psicológico de la menor.

En el informe, fechado en febrero de 2016, una psicóloga de la Comisión expuso que, “sin la intervención de la madre”, la niña volvió a referir “de manera espontanea” que su padre le había tocado de manera indebida sus genitales.

La psicóloga también indicó que, al intentar investigar más sobre el tocamiento, la niña se mostró “ansiosa e inquieta” y que “cambió radicalmente de tema”. Por lo que recomendó que se le diera seguimiento al caso.

Sin embargo, como parte de un acuerdo previo en un juzgado de lo familiar, en el que se determinó que el padre podía llevársela los fines de semana cada quince días, la niña continuó viendo a su progenitor.

Mientras tanto, las alertas de abuso iban en aumento.

Pesadillas, ronchas en la piel, regresión en el desarrollo…

A continuación, Raquel saca de las cajas varias hojas con fotografías en las que se aprecia que la menor se vestía con varios jerseys y abrigos hasta cubrirse por completo, y dibujos en los que la niña trazaba figuras con forma fálica.

La niña, además, había experimentado un retroceso en su lenguaje y en su desarrollo, volviendo a gatear y a meterse el dedo en la boca. Y se mostraba irascible, huraña, reacia a que la tocaran, con pesadillas frecuentes, y en ocasiones mostraba conductas sexualizadas.

Raquel también asegura que, cada vez que se acercaba la fecha en la que la niña se iba con su padre, a la menor se le llenaba de ronchas el cuello, el abdomen y las extremidades.

Ante estos síntomas, el Centro de Justicia de la Mujer de Cuatitlán pidió, por exhorto de un juez de lo familiar, el informe terapéutico de la menor, y esta vez la encargada de hacerlo fue la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas (ADIVAC); una organización civil que dirige la psicóloga y activista Laura Martínez con más de 30 años de experiencia en la detección de violencia sexual en menores.

A lo largo de múltples sesiones, en la que la niña solo estaba acompañada de otros tres menores y la psicóloga, Andrea volvió a expresar hasta en 12 ocasiones por medio de terapias, dibujos, y juegos con muñecos anatómicos, que fue violentada sexualmente por su padre.

En su informe, ADIVAC concluyó que Andrea “sí verbalizó la violencia sexual de la que fue víctima”, y aconsejó que para protegerla se cancelaran de inmediato las visitas del padre.

En noviembre de 2018, un juez de lo familiar decretó la suspensión de las visitas supervisadas en las instalaciones del Centro de Convivencia Familiar, ordenando, además, que el progenitor se sometiera a un examen psicológico forense, el cual arrojó que éste necesitaba tratamiento “para aprender a controlar sus emociones”.

La decisión del juez, aunque llegó tres años después de la denuncia por los abusos, supuso un pequeño alivio para Raquel. Aunque solo se trató de una victoria en el terreno administrativo, porque en el terreno de lo penal la odisea continúa.

La odisea judicial

Raquel denunció a su expareja ante el Ministerio Público de Cuautitlán, Estado de México, en diciembre de 2015. De ahí pasaron cuatro años hasta que en septiembre de 2019 un juez de control radicado en Cuatitlán Izcalli valorase todos los elementos de prueba anteriormente expuestos y decidiera que no eran suficientes para que el progenitor enfrentara la justicia.

Unos meses antes, en febrero de 2019, el padre de Andrea se había defendido de las imputaciones en una declaración inicial por escrito, en la que hizo alusión a un certificado médico realizado a petición del Ministerio Público donde se concluye que la niña no fue penetrada: “Lo cual acredita que mi hija no ha sido agredida sexualmente”, subrayó.

El progenitor también expuso que, en una entrevista del Ministerio Público a la niña, ésta expresó que cuando juega con su padre “se siente feliz” y que “su papá no le tocaba partes de su cuerpo cuando jugaban”.

Un juez de lo familiar -el mismo que dos años más tarde suspendería las visitas tras el informe de ADIVAC- también dijo que, en una de las audiencias, había sido testigo de una escena en la que la niña “salió corriendo a abrazar a su papá”. Esto fue empleado por el padre como argumento en su defensa, para recalcar que la niña sentía cariño y afecto hacia él, y que en ningún momento la había violentado.

A partir de todo lo anterior, el hombre señaló que la niña había sido “dirigida” por su madre para acusarlo de violencia sexual, como parte del pleito legal que mantenían por la guarda y custodia de Andrea. Argumento que los jueces aceptaron, apuntando que el señalamiento de la menor “se apreciaba inducido”.

Como se señaló, con estos argumentos el juez de control no vio indicios suficientes para iniciar un juicio. Raquel, entonces, apeló la decisión. Pero otro juez, el magistrado del segundo tribunal de alzada en materia penal de Tlalnepantla, Estado de México, también ratificó la no vinculación, al considerar que “no se evidenciaba la existencia de tocamientos lascivos en el cuerpo de la menor por parte de su padre, y de haberse desplegado, debía acreditarse que revestían la naturaleza de eróticos o sexuales”.

El juez también dijo que el informe de la Comisión estatal de Víctimas, en el que la niña expresó violencia sexual, no era concluyente. En cuanto al informe de ADIVAC, señaló que era llamativo que se hiciera tres años después de que la madre interpusiera la denuncia penal en 2015, y que las aseveraciones de la niña “pudieron estar viciadas” con el fin de complacer a su madre, o por temor a ella.

Al juez también le causó “suspicacia” que la menor pudiera referenciar un supuesto abuso cuando apenas tenía tres años, “siendo que en esa temporalidad no podía percatarse de si ese supuesto acto fue lúbrico o no”.

Además, la autoridad de apelación concluyó que “no es procedente” vincular el estado de salud de la niña, en cuanto a las ronchas y erupciones en la piel, ni el comportamiento sexualizado de la menor, con el supuesto abuso sexual.

De nueva cuenta, Raquel interpuso un amparo y esta vez el 10 de marzo de 2020 el juez de distrito Arturo Gamaliel Ruiz Jiménez le dio la razón. Este juez sí tomó en cuenta el informe de ADIVAC, señalando que no era válido el argumento de que fue realizado tres años después de la presunta agresión.

En cuanto al informe médico que corrobora que la niña no fue penetrada, el juez, coincidiendo con lo expuesto por la organización civil Guardianes, consideró que la violencia sexual no se limita a una penetración, señalando que debe tenerse “una connotación más amplia” del concepto de abuso.

Además, recordó que el “manoseo sexual” también “es una forma de violencia en contra de la mujer”. Por lo que, “juzgando con perspectiva de género y en atención al interés superior de la menor”, pidió que se realizara una nueva audiencia en la que se dictara la vinculación a proceso del padre, el presunto agresor.

Pero, ante esta nueva resolución, el progenitor también interpuso un recurso de revisión y la jueza Olga Estrever Escamilla coincidió con los argumentos ya expuestos anteriormente por otros dos jueces para no vincular a proceso y revocó la sentencia.

En un documento fechado en marzo pasado, la jueza reiteró que faltó información para poder calificar como “actos eróticos” los “tocamientos” a la niña y destacó que, en varias ocasiones, la niña dijo que quería mucho a su padre.

Precisamente, ese argumento de que la niña mostró públicamente afecto por su padre, más el hecho de que Raquel interpuso la denuncia penal mientras en otro proceso familiar peleaba por la custodia de la menor, fue tomado en cuenta por los tres jueces para determinar que existe una “animadversión” entre las partes y que el caso, básicamente, se reduce a un pleito de pareja por la custodia.

Lee más: En cinco años, solo 5 de cada 100 denuncias por abuso sexual y violación terminaron en sentencia

“Mi trabajo es defender a mi hija”

Laura Martínez está en su despacho en una casona de la colonia María de la Ribera, que es la sede de ADIVAC. “Para nosotros es muy evidente que la niña sufrió violencia sexual”, subraya nada más empezar la entrevista. Aunque con gesto resignado dice que la decisión de los tres jueces en el caso de Andrea no le sorprende: “La justicia tiene una mentalidad adultocéntrica y los menores son invisibles”, critica. “Los jueces tienen que bajar su discurso al nivel de los niños para entender qué les sucede cuando dicen que les tocaron de manera indebida”.

Cuando se le cuestiona por el argumento de que la niña mostraba cariño por su presunto agresor, que fue tomado en cuenta por los tres jueces, Laura explica que en los casos de violencia sexual cometidos por familiares o amigos de la familia es muy común ese tipo de comportamiento en los menores.

“Es su papá y además le hacía regalos. Esto le generó una ambivalencia de emociones muy fuerte. Pero los jueces no se dan cuenta de eso y dicen: ‘ah, es que la niña dijo que lo quería. Ya no hay abuso’. Y se equivocan”.

Rosario Alfaro, directora de Guardianes, también expone que otras dos reacciones comunes en casos de abuso infantil son “la amnesia” y “la disociación”. “En un caso así es muy comun que los niños digan un día que sí los agredieron y al siguiente que lo quieren mucho, o que no se acuerdan. Esta especie de ‘síndrome de Estocolmo’, o amnesia, es su forma de defenderse del dolor y de olvidar la agresión”.

Tanto Laura Martínez como Rosario Alfaro coinciden en criticar que muchos jueces están reduciendo buena parte del tema de la violencia sexual a si hubo una penetración, una violación, cuando en casos como el de Andrea los menores muestran muchos otros síntomas de agresión, como las reacciones psicosomáticas de erupciones en la piel, o los síntomas ya expuestos de miedo, conductas sexualizadas, etc., los cuales tampoco fueron tomados en cuenta por los impartidores de justicia.

“En casos de violencia sexual a menores debe realizarse una investigación mucho más integral”, hace hincapié la directora de ADIVAC, que pide algo que, al menos en la teoría, no debería ser tan complicado: aplicar la ya existente Ley de Protección de los Derechos de la Infancia, e impartir justicia teniendo como referencia el interés superior de la niñez y una perspectiva de género.

“Si se respetara lo que ya está escrito en la ley y no se interpretara según a lo que cada juez le parezca, la situación sería muy distinta”, recalca la psicóloga. “Pero, por nuestra experiencia, a los que operan la justicia no les interesa nada de esto y eso es lo que está generando mucha impunidad en los casos de violencia sexual a menores”.

“La Ley de protección a niñas, niños y adolescentes es un gran avance, pero ahora hay que ponerla en práctica”, recalca Rosario Alfaro. “El problema es que nuestras leyes están hechas desde una base adulto-céntrica, y lo primero que hace falta en estos casos es poner el interés superior de los menores en el centro de todo”.

De vuelta al parquecito del sur de la Ciudad de México, Raquel comienza a ordenar de nuevo las carpetas que trajo consigo.

La decisión de la jueza fue un varapalo después de que otro juez, el único hasta el momento, le diera cierta esperanza. Pero no piensa tirar la toalla. Asegura que hace tiempo que tomó la decisión de dejar aparcado su empleo y su vida como la conocía para dedicarse 100% a este caso.

“Ahora mi trabajo es defender a mi hija”, sentencia la mujer, que toma la pila de carpetas y comienza a caminar de nuevo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los momentos que pudieron haber terminado accidentalmente con la humanidad

En la historia reciente, algunas personas tuvieron el destino de todos en sus manos. Y puede repetirse.
20 de febrero, 2021
Comparte

A finales de la década de 1960, la NASA se enfrentó a una decisión que podría haber cambiado el destino de nuestra especie.

Después de la llegada del Apolo 11 de la Luna, los tres astronautas de la misión esperaban a ser recogidos dentro de su cápsula, flotando en el océano Pacífico, con mucho calor e incómodos.

Los trabajadores de la NASA decidieron asistir a sus tres héroes nacionales rápidamente. Sin embargo, existía una pequeña posibilidad de desencadenar una invasión de microbios alienígenas mortales en la Tierra.

Otro ejemplo sucedió un par de décadas antes, cuando un grupo de científicos y militares se encontraron ante un punto de inflexión similar.

Mientras esperaban para observar la primera prueba de arma atómica, se dieron cuenta de un resultado potencialmente catastrófico. Existía la posibilidad de que sus experimentos incendiaran accidentalmente la atmósfera y destruyeran toda la vida en el planeta.

En algunos momentos del siglo pasado, unos pocos grupos de personas tuvieron el destino del mundo en sus manos.

Fueron responsables de la posibilidad, pequeña pero real, de causar una catástrofe total. No solo el final de sus propias vidas, sino el final de todo.

¿Cómo se llegó a estas decisiones? ¿Y qué nos dice todo ello sobre nuestra actitud frente a los riesgos y crisis que enfrentamos hoy?

Contaminación

Cuando por primera vez la humanidad hizo planes para enviar sondas y personas al espacio a mediados del siglo XX, surgió el problema de la contaminación.

En primer lugar, existía el miedo a la contaminación “futura, es decir, la posibilidad de que la vida terrestre pudiera perjudicar el cosmos.

Neil Armstrong, Michael Collins y Edwin Aldrin Jr. en sus trajes espaciales en 1969.

Getty Images
Una de las teorías que se estudió es que los astronautas podrían haber traído microbios alienígenas a la Tierra.

La nave espacial necesitaba ser esterilizada y cuidadosamente sellada antes del lanzamiento. Si los microbios se infiltraban a bordo, confundiría cualquier intento de detectar vida extraterrestre.

Y si hubiera organismos extraterrestres por ahí, podríamos terminar matándolos inadvertidamente con bacterias o virus terrestres, como el destino de los extraterrestres al final de la novela “La guerra de los mundos” (War of the Worlds).

Estas preocupaciones son tan importantes hoy como en la era de la carrera espacial.

Una segunda preocupación fue la contaminación “posterior”, la idea de que los astronautas, los cohetes o las sondas que regresaban a la Tierra pudieran traer vida que podría resultar catastrófica, ya sea superando a los organismos terrestres o algo mucho peor, como consumir todo nuestro oxígeno.

La contaminación posterior era un temor que la NASA debió tomar en serio durante la planificación de las misiones Apolo a la Luna.

¿Y si los astronautas traían algo peligroso?

En ese momento, la probabilidad no se consideraba alta, pocos pensaban que era probable que la Luna albergara vida, pero aun así, el escenario tenía que estudiarse, porque las consecuencias podrían ser muy graves.

Rescate de lo astronautas en el océano Pacífico en 1969.

Getty Images
Se realizó una operación titánica para el rescate de los astronautas pero había riesgos.

“Tal vez haya un 99% de que el Apolo 11 no traiga organismos lunares”, dijo un científico influyente en ese momento, “pero incluso ese 1% de incertidumbre es demasiado grande para ser complacientes”.

La NASA implementó varias medidas de cuarentena, aunque en algunos casos las cumplió protestando.

Funcionarios del Servicio de Salud Pública de EE.UU. estaban preocupados y pidieron medidas más estrictas de las planeadas inicialmente argumentando que tenían el poder de negar la entrada a los astronautas contaminados en la frontera.

Después de las audiencias en el Congreso, la NASA acordó instalar una costosa instalación de cuarentena en el barco que recogería a los hombres de su amerizaje en el océano Pacífico.

También se acordó que los exploradores lunares pasarían tres semanas aislados antes de poder abrazar a sus familias o estrechar la mano del presidente.

El astronauta Edwin E. Aldrin Jr., piloto del módulo lunar, es fotografiado caminando en la Luna.

NASA
En 1969 hubo temor de que la misión a la Luna trajera a la Tierra material alienígena peligroso.

Sin embargo, hubo una brecha importante en el procedimiento de cuarentena, según el académico de Derecho Jonathan Wiener de la Universidad de Duke, quien escribió sobre el episodio en un artículo sobre percepciones erróneas del riesgo catastrófico.

Cuando los astronautas llegaron al agua, el protocolo original señalaba que debían permanecer dentro de la nave espacial.

Pero la NASA lo pensó mejor después de que surgieran preocupaciones sobre el bienestar de los astronautas en ese momento, esperando de un espacio caluroso y sofocante, azotado por las olas.

Pese al protocolo, se decidió abrir la puerta y rescatar a los hombres en balsa y helicóptero (así lo muestra la primera imagen de este artículo).

Mientras se ponían los trajes de biocontaminación y entraban a las instalaciones de cuarentena en el barco, el aire interior de la cápsula se esparció en el exterior.

Afortunadamente, la misión Apolo 11 no trajo vida extraterrestre mortal a la Tierra. Pero podría haber pasado en ese corto período, como consecuencia de esa decisión de priorizar el bienestar a corto plazo de los hombres.

Aniquilación nuclear

Veinticuatro años antes, los científicos y funcionarios del gobierno de EE.UU. llegaron a otro punto de inflexión que implicaba un riesgo pequeño pero potencialmente desastroso.

Antes de la primera prueba de armas atómicas en 1945, los científicos del Proyecto Manhattan realizaron cálculos que apuntaban a una posibilidad escalofriante.

Foto del físico estadounidense, "padre de la bomba higrógena", Edward Teller, señalando una fórmula en una pizarra. Teller trabajó en el Proyecto Manhattan en Los Alamos, Nuevo México entre 1943 y 1946 que desarrolló la bomba atómica y luego trabajó en el desarrollo de la bomba de hidrógeno.

Getty Images
En los cálculos de las primeras armas atómicas hubo errores.

En un escenario que plantearon, el calor de la explosión de fisión sería tan grande que hubiera podido desencadenar una fusión descontrolada.

En otras palabras, la prueba podría haber incendiadoaccidentalmente la atmósfera y quemar los océanos, destruyendo la mayor parte de la vida en la Tierra.

Estudios posteriores sugirieron que probablemente eso era imposible, pero hasta el día de la prueba los científicos verificaron una y otra vez su análisis.

Finalmente llegó el día de la prueba Trinity y los funcionarios decidieron seguir adelante.

Cuando el destello fue más largo y brillante de lo esperado, al menos un miembro del equipo pensó que había sucedido lo peor.

Uno de ellos fue el presidente de la Universidad de Harvard, cuyo asombro inicial se convirtió rápidamente en miedo.

“No sólo no tenía confianza en que la bomba funcionara, sino que cuando funcionó él creyó que la habían arruinado con consecuencias desastrosas y que estaba presenciando, como él mismo dijo, ‘el fin del mundo'”, dijo su nieta Jennet Conant al diario The Washington Post después de escribir un libro sobre los científicos del proyecto.

Foto en exhibición en el Museo de Ciencias de Bradbury muestra la primera prueba de bomba atómica el 16 de julio de 1945, a las 5:29:45, en Trinity en Nuevo México, EE.UU.

Getty Images
La primera prueba de armas atómicas marcó el comienzo de una nueva era.

Para el filósofo Toby Ord de la Universidad de Oxford, ese momento fue un punto significativo en la historia de la humanidad.

Él menciona la fecha y hora específicas de la prueba Trinity -05:29 del 16 de julio de 1945- como el comienzo de una nueva era para la humanidad, marcada por un cambio radical en nuestras habilidades para destruirnos a nosotros mismos.

“De repente, estábamos liberando tanta energía que estábamos creando temperaturas sin precedentes en toda la historia de la Tierra”, escribe Ord en su libro The Precipice (“El precipicio”).

A pesar del rigor de los científicos de Manhattan, los cálculos nunca fueron sometidos a la revisión de pares, de una parte desinteresada, señala, y tampoco hubo evidencia de que se informara a ningún representante electo sobre el riesgo y mucho menos a otros gobiernos.

Los científicos y los líderes militares siguieron adelante por su cuenta.

Ord también destaca que, en 1954, los científicos obtuvieron un cálculo asombrosamente incorrecto en otra prueba nuclear: en lugar de una explosión esperada de 6 megatoneladas, obtuvieron 15.

“De los dos cálculos termonucleares principales realizados ese verano… obtuvieron uno correcto y otro incorrecto. Sería un error concluir que el riesgo subjetivo de incendiar la atmósfera era tan alto como un 50%. Pero ciertamente no era un nivel de confiabilidad en el que arriesgar nuestro futuro“, dijo.

Un mundo vulnerable

Desde nuestra posición informada en el siglo XXI, sería fácil juzgar estas decisiones específicas de su época.

El conocimiento científico sobre la contaminación y la vida en el Sistema Solar es mucho más avanzado hoy y la guerra entre los aliados y los nazis ya pasó.

Réplica a tamaño real de la bomba atómica 'Fat Man' que fue lanzada sobre Nagasaki, Japón el 9 de agosto de 1945, y que se encuentra entre las exhibiciones en el Museo de Ciencias Bradbury en Los Alamos, Nuevo México.

Getty Images
A pesar del rigor de los científicos de Manhattan, los cálculos nunca fueron sometidos a la revisión de pares de ua parte desinteresada, señala el filósofo Toby Ord de la Universidad de Oxford.

En la actualidad, nadie volvería a correr riesgos así, ¿verdad?

Tristemente, no. Ya sea por accidente o por otro motivo, la posibilidad de una catástrofe es, en cualquier caso, mayor ahora que en ese entonces.

Es cierto que la aniquilación alienígena no es el mayor riesgo al que se enfrenta el mundo.

Si bien puede haber políticas de “protección planetaria” para cuidarnos contra la contaminación extraterrestre es una pregunta válida saber qué tan bien se aplicarán estas regulaciones y procedimientos a las empresas privadas que visitan otros planetas y lunas en el Sistema Solar.

Además de la amenaza de catástrofe extraterrestre, esparcir nuestra presencia por la galaxia puede arriesgarnos a un encuentro potencialmente funesto con extraterrestres, especialmente si son más avanzados. La historia sugiere que fenómenos adversos tienden a suceder a las poblaciones que se encuentran con culturas tecnológicamente más competentes (si no, mira el destino de los pueblos indígenas que se encuentran con los colonos europeos).

Más preocupante aún es la amenaza de las armas nucleares.

Una atmósfera ardiente puede ser imposible, pero un invierno nuclear similar al cambio climático que ayudó a hacer desaparecer a los dinosaurios no lo es.

En la Segunda Guerra Mundial, los arsenales atómicos no eran lo suficientemente abundantes o poderosos para desencadenar este desastre, pero ahora sí lo son.

Ord estima que el riesgo de extinción humana en el siglo XX fue de alrededor de 1 de 100. Pero él cree que ahora es mayor.

Además de los riesgos existenciales naturales que siempre estuvieron ahí, el potencial de una desaparición provocada por el hombre se ha incrementado significativamente en las últimas décadas, argumenta.

"Gadget", la primera bomba atómica explota en Alamogordo, Nuevo México, el 16 de julio de 1945.

Getty Images
Los especialistas sostienen que el riesgo de extinción humana está cada vez más presente.

Aparte de la amenaza nuclear, ha surgido la perspectiva de una inteligencia artificial desalineada, las emisiones de carbono se han disparado y ahora podemos inmiscuirnos en la biología de los virus para hacerlos mucho más letales.

También nos volvemos más vulnerables debido a la conectividad global, la desinformación y la intransigencia política, como ha demostrado la pandemia de covid-19.

“Con todo lo que sé, pongo el riesgo de este siglo en alrededor de 1 de cada 6, una ruleta rusa“, escribió Toby Ord.

“Si no hacemos las cosas adecuadamente, si seguimos permitiendo que nuestro crecimiento en términos de poder supere al de la sabiduría, deberíamos esperar que el riesgo sea aún mayor el próximo siglo, y así sucesivamente”, añadió.

Otra forma en que los investigadores del riesgo existencial han caracterizado este peligro creciente es pidiendo que te imagines sacando bolas de una urna gigante.

Cada bola representa una nueva tecnología, descubrimiento o invención. La gran mayoría de ellas son blancas o grises.

Una bola blanca representa un buen avance para la humanidad, como el descubrimiento del jabón. Una bola gris representa un logro mixto, como las redes sociales.

Sin embargo, dentro de la urna hay un puñado de bolas negras. Son extremadamente raras, pero elige una y habrás destruido a la humanidad.

Esto se llama la “hipótesis del mundo vulnerable” y destaca el problema de prepararse para eventos muy raros y muy peligrosos en nuestro futuro.

Hasta ahora, no hemos elegido una bola negra, pero es muy probable que sea porque son muy poco comunes y nuestra mano ya ha rozado una o dos cuando la metimos en la urna.

En resumen: tuvimos suerte.

Astronautas del Apolo 11

Getty Images
Los astronautas del Apolo 11 fueron puestos en cuarentena después del aterrizaje, pero hubo una brecha cuando fueron recogidos en el mar.

Hay muchas tecnologías o descubrimientos que podrían acabar siendo bolas negras. Algunos ya los conocemos, pero no los hemos implementado, como las armas nucleares o los virus de bioingeniería.

Otras son incógnitas conocidas, como el aprendizaje automático (machine learning) o la tecnología genómica. Y otras son incógnitas desconocidas: ni siquiera sabemos que son peligrosas, porque aún no fueron concebidas.

La tragedia de lo poco común

¿Por qué no tratamos estos riesgos catastróficos con la gravedad que merecen?

Wiener tiene algunas sugerencias. Él describe la forma en que la gente percibe erróneamente los riesgos catastróficos extremos como “tragedias de lo poco común”.

Probablemente hayas oído hablar de la tragedia de los comunes: describe la forma en que las personas interesadas en sí mismos administran mal un recurso comunal.

Cada uno hace lo mejor para sí mismo, pero todos terminan sufriendo. Es la base del cambio climático, la deforestación o la sobrepesca.

Una tragedia de lo “poco común” es diferente, explica Wiener. En lugar de que las personas administren mal un recurso compartido, aquí la gente está percibiendo mal un riesgo catastrófico poco común.

Sitio d prueba Trinity.

Getty Images
El sitio de la prueba Trinity hoy, bajo una atmósfera que afortunadamente no se incendió.

Él propone tres razones por las que esto sucede:

La primera es la “falta de disponibilidad” de catástrofes raras.

Los acontecimientos recientes y destacados son más fáciles de recordar que los acontecimientos que nunca sucedieron.

El cerebro tiende a construir el futuro con un collage de recuerdos sobre el pasado. Si un riesgo encabeza las noticias (terrorismo, por ejemplo), aumenta la preocupación pública, los políticos actúan, se inventa la tecnología, etc.

Sin embargo, la dificultad especial de prever las tragedias de los infrecuentes es que es imposible aprender de la experiencia. Nunca aparecen en los titulares. Pero una vez que suceden, se acabó el juego.

La segunda razón por la que percibimos mal las catástrofes muy raras es el efecto “adormecedor” de un desastre masivo.

Los psicólogos observan que la preocupación de la gente no crece linealmente con la gravedad de una catástrofe.

O para decirlo más simple, si preguntas a las personas cuánto les importa que mueran todas las personas en la Tierra, no es 7.500 millones de veces más preocupante que si les dijeras que una persona moriría. Tampoco consideran las vidas de las generaciones futuras perdidas.

En grandes cantidades, hay cierta evidencia de que la preocupación de las personas incluso disminuye en relación con sus preocupaciones sobre la tragedia individual.

En un artículo reciente para BBC Future, la periodista Tiffanie Wen cita a la Madre Teresa, quien dijo: “Si miro a la masa, nunca actuaré. Si miro a uno, lo haré”.

Finalmente, Wiener describe un efecto de “subestimación” que fomenta una actitud de no actuar entre quienes toman los riesgos, porque no hay responsabilidad.

Si el mundo se acaba debido a tus decisiones, entonces no puedes ser demandado por negligencia. Las leyes y reglas no tienen poder para disuadir la imprudencia de acabar con las especies.

Foto de la Tierra tomada desde la Luna.

Getty Images

Quizás lo más preocupante es que una tragedia poco común podría suceder por accidente ya sea por arrogancia, estupidez o negligencia.

“En igualdad de condiciones, no mucha gente preferiría destruir el mundo. Incluso las corporaciones sin rostro, los gobiernos entrometidos, los científicos imprudentes y otros agentes de la catástrofe necesitan un mundo en el que lograr sus objetivos de lucro, orden, tenencia u otras canalladas”, escribió una vez el investigador de Inteligencia Artificial Eliezer Yudkowsky.

“Si nuestra extinción avanza lo suficientemente lenta como para permitir un momento de horrorizada comprensión, los autores de la acción probablemente se sorprenderán bastante… si la Tierra es destruida, probablemente será por error”, añadió.

Podemos estar agradecidos de que los trabajadores del proyecto Apolo 11 y los científicos de Manhattan no fueran esos horribles individuos.

Pero en el futuro, alguien llegará a otro punto de inflexión en el que el destino de la especie estará en sus manos. O quizás ya están en este camino, lanzándose hacia el desastre con los ojos cerrados.

Con suerte, por el bien de la humanidad, tomarán la decisión correcta cuando llegue su momento.

Puedes ver aquí el artículo original en inglés


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=n4B3qqr0bYM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.