Entre violencia y pobreza, la batalla por Guerrero se libra en Acapulco
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Entre violencia y pobreza, la batalla por Guerrero se libra en Acapulco

Acapulco es la joya electoral de la corona: es el municipio que más aporta a la economía guerrerense (el 30% del PIB estatal depende de su derrama económica) y el que concentra la mayor densidad de votantes (su población equivale a la cuarta parte de todo el estado).
Cuartoscuro
2 de junio, 2021
Comparte

La Costera Miguel Alemán divide Acapulco en dos mundos: el de los recuerdos de los pobladores, del lado turístico, donde habitan los fantasmas de los famosos que visitaron un día la playa y sus importantes hoteles, décadas atrás, y el mundo de la violencia y la inseguridad, situado del otro lado de la avenida, hacia las colonias populares, hacia la Zapata, la Renacimiento, la Costa Azul, la Venta, colonias pobres de calles sin pavimentar y de casas sin luz ni agua potable. Los rostros de los candidatos en los espectaculares atiborran la emblemática avenida, rostros siempre sonrientes, eternamente alegres, como si en este puerto, que vigilan elementos armados del Ejército y la Guardia Nacional, no hubiera más que motivos de regocijo. 

Acapulco es la joya electoral de la corona: es el municipio que más aporta a la economía guerrerense (el 30% del PIB estatal depende de su derrama económica) y el que concentra la mayor densidad de votantes (su población equivale a la cuarta parte de todo el estado). Los dos principales candidatos a la gubernatura, Evelyn Salgado Pineda, de Morena, y Mario Moreno Arcos, de la insólita alianza PRI-PRD —quienes, según las encuestas, están en empate técnico en intención del voto—, han centrado su presencia y enfilaron sus cierres de campaña en este municipio costeño, que por sí mismo conforma una de las siete regiones de Guerrero. 

El pasado 27 de abril, autoridades de seguridad estatales y federales elaboraron un “mapa de riesgos” en el que fueron enlistados 31 municipios como focos rojos de violencia y otros 15 con riesgo medio. Todo Acapulco figura en rojo, lo que indica que los partidos políticos no son los únicos involucrados en la disputa de la plaza. Un reporte del gobierno guerrerense al que tuvo acceso este medio indica que en este municipio operan el Cártel Independiente de Acapulco, ligado a los Beltrán Leyva, y Los Rojos, así como las células delincuenciales La Empresa, Los Dumbos y Los Virus.

“Guerrero siempre ha sido un estado muy violento. Tenemos grupos de la delincuencia organizada que trafican drogas a alto nivel; en la sierra de Guerrero hay siembra de amapola y mariguana, y mucha de esa droga que se siembra se va a distribuir hacia las zonas turísticas, y eso genera que esos grupos se fortalezcan, generando otros delitos como el cobro de piso”, explica Alejandro Martínez, dirigente estatal de la Coparmex.

Tan solo entre el 25 y el 27 de mayo, mientras los candidatos punteros en la contienda sostenían actos proselitistas en esta ciudad turística, fueron asesinadas 13 personas en las colonias populares; los medios locales también reportaron balaceras, persecuciones y el hallazgo de un mensaje del crimen organizado en una manta. Un candidato a alcalde de esta ciudad, José Alberto Alonso Gutiérrez, del partido Fuerza por México, cuya familia ha sido vinculada al cártel de los Beltrán Leyva, fue atacado a balazos el 26 de mayo mientras conducía en la colonia Zapata, identificada por los pobladores como una de las más inseguras. Casi simultáneamente, la candidata de Morena a alcaldesa, Abelina López, denunció que a sus operadores electorales los han amenazado a punta de pistola para que no promuevan el voto.

Con la violencia criminal colándose abiertamente al terreno electoral, Mario Moreno y Evelyn Salgado son resguardados en sus trayectos y mítines por policías estatales que portan armas largas. Salgado Pineda minimiza el blindaje: dice que no necesita guaruras porque a ella la cuida el pueblo; el priista Moreno Arcos cuestiona qué ha hecho la actual alcaldesa, la morenista Adela Román, para atajar la violencia, pero sin mencionar que todo el estado es gobernado por un correligionario de su propio partido, Héctor Astudillo.

Los candidatos a gobernar la entidad dedican poco tiempo a discutir con el electorado de sus mítines el problema de la inseguridad y aún menos a cómo resolverlo. A la morenista le da por entonar a veces canciones de Selena; el priista, un día después, la descalifica llamándola despectivamente “cantante” o “improvisada”; Salgado Pineda le responde que ella canta de felicidad y advierte que él va a cantar de dolor tras la jornada del 6 de junio; Moreno Arcos, que ha sido dos veces alcalde de Chilpancingo, le llama “inexperta”, aludiendo a su edad (39 años) y a que nunca ha ejercido un cargo de elección popular; ella revira: “sí, yo no tengo experiencia, pero en robar”. 

En medio de la lucha electoral, las arengas, los dimes y diretes, están los guerrerenses a los que líderes de barrios transportan en camionetas de redilas hacia los mítines, a los que les dan cachuchas y botellas de agua y les dicen cuándo aplaudir.

Transporte a evento electoral priista

Transporte a evento electoral priista

Padre y jefe de campaña 

Evelyn Salgado heredó la estructura electoral de su padre, a quien ella llama “gran líder social” y de quien dice es su “referente ideológico máximo”. Sostiene que no es ninguna improvisada porque acompañó las luchas de Félix Salgado desde que era una niña. Hay fotos viejas de ella en esos eventos políticos, y hay seguidores de su padre que recuerdan haberla visto allí. 

“Yo llevo más de 30 años recorriendo el estado, conociendo cada una de las luchas sociales de la mano de un gran líder como lo es Félix Salgado Macedonio, como el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, como nuestro presidente López Obrador”, dice la candidata en un mitin en la unidad popular El Coloso; “yo también he estado en marchas, en plantones, en huelgas de hambre, yo también he estado apoyando, y no ahorita, desde muy pequeña, desde los 6 años hacía mis tareas debajo de los templetes, y ahí estaba con mi padre recorriendo el estado”.

A los simpatizantes de Salgado Pineda no les molesta que la candidata se suba a los hombros de su padre; de hecho, el propio Félix Salgado ha promovido la idea de que votar por su hija es como votar por él. 

“Evelyn va a ser una muy buena gobernadora, yo me reflejo en ella, Evelyn me conoce, sabe cómo pienso, sabe cómo soy, y ella continúa eso. Dice un compañero: de tal palo, tal astilla”, afirma el excandidato en un mitin en Icacos. Sus seguidores lo ratifican y hablan de la abanderada como si fuera la costilla de Adán. 

“Evelyn es la enseñanza de ese luchador social de muchos años, es su retoño, y nosotros tenemos que apoyar al retoño de Félix”, dice la comerciante Remedios Morales. “A él lo queremos demasiado porque es un luchador social que siempre ha luchado por las cosas justas, porque estamos desterrando al cacicazgo del PRI, que ya estamos hasta la madre, ya queremos que desaparezca”.

El pescador Amancio Cruz García, de 72 años, a quien “una líder” trajo en una camioneta Urvan, no se sabe el nombre de la candidata morenista a la gubernatura, pero sí el del papá, porque ya fue alcalde y, cuenta, les ayudó con alimento para la crianza de carpas.

“Nosotros hemos seguido apoyando a Félix, porque nos dijeron que iba de candidato, pero creo que no se pudo, no sé qué pasó, ahora va su hija; yo creo que el papá va a administrar, porque tiene que enseñarle muchas cosas a la hija, ella no tiene muchas nociones de esto, pero yo creo que él va a encauzar a la hija por el camino que debe de andar”, dice el pescador. Pese a su avanzada edad, está sin cubrebocas porque ya le pusieron las dos dosis de la vacuna Pfizer contra el COVID. 

—¿Se sabe usted el nombre de la candidata? 

Amancio pone cara de recordar y luego mira a los dos pescadores que vienen con él. Pero nadie.

—Pues fíjate que no —dice.

A Félix Salgado lo apodaron el “toro sin cerco”, en Plan de los Amates, “porque francamente es un hombre con coraje, con casta, y se brinca las trancas”, explica Samuel Morales, Sammy Boy, un ganadero de 62 años que dice haber sido encargado de limpieza en la casa de Salgado Macedonio en Acapulco y quien ha traído a un acto proselitista un toro sin cuernos al que le puso Chamo: sensación del mitin, la gente se acerca al animal, le soba las espaldas y se toma fotos con la que sería la viva alegoría de Félix Salgado, largamente aspirante a la gubernatura de su estado. 

“Félix ha sido de todo. Sacó un disco de música, hizo una película con Lina Santos, fue luchador de lucha libre, sabe pilotear avionetas, es motociclista, es activista, es senador, fue presidente municipal. Lo único que no ha sido es gobernador”, dice riéndose una colaboradora de Salgado Macedonio. 

Los simpatizantes más memoriosos puntualizan que a Félix Salgado “le han robado” tres veces la gubernatura de Guerrero: en 1993, cuando fue electo el priista Rubén Figueroa Alcocer; en 1999, cuando ganó René Juárez Cisneros, también del PRI, y en 2021, cuando el INE resolvió anularle la candidatura por no haber presentado informes de gastos de precampaña. 

“De hecho, Félix decía que la tercera iba a ser la vencida, como el presidente López Obrador”, señala Julio Barreto Bohórquez, de 70 años, que viste de blanco y carga una bandera de México con asta durante una caminata en la colonia Colosio, tal como hiciera en 1999, cuando también fue “abanderado” del “Éxodo por la democracia”, de Chilpancingo a la Ciudad de México, que Salgado Macedonio emuló de López Obrador.

Simpatizante de los Salgado.

Simpatizante de los Salgado.

El senador con licencia asiste a los mítines de Evelyn Salgado Pineda; lleva la batuta; el suyo es el discurso más esperado; da entrevistas a medios; los simpatizantes lo buscan para tomarse fotos con él mientras la candidata se retira sin demasiados contratiempos. La campaña de la hija se confunde con la del padre, que no deja de querer ser mandatario de Guerrero.

Tras un mitin en Icacos, Félix Salgado declara que en 2027 volverá a ser aspirante, se brinca las trancas y adelanta su proselitismo seis años. 

“Voy a ser gobernador. Algún día, alguna vez, voy a ser gobernador. Estoy chavito todavía, apenas tengo 64 años. Les voy a vivir más de 100”, amaga. 

El exalcalde de Acapulco asegura que no se meterá en el gobierno de Salgado Pineda, si gana la elección.

“Evelyn va a ser la gobernadora por 6 años. Al otro día (de los comicios), el 7 de junio, yo regreso al Senado, yo no voy a estar aquí diciendo lo que tiene que hacer Evelyn, ella lo hará muy bien”, sostiene. 

Sin embargo, tras perder la candidatura, Félix Salgado asumió de facto la coordinación de la campaña de su hija y le heredó su estructura electoral, sus operadores y sus asesores, según constató este medio.

“Cuando le quitaron la candidatura, Félix nos dijo: ‘Nos vamos a seguir como veníamos: no teníamos la candidatura y seguimos sin ella’. Tampoco hubo tiempo de cambiar al equipo. Se quedaron los mismos coordinadores, aunque Evelyn también trajo a su gente”, explica una colaboradora del equipo morenista.

Afirma que Salgado Macedonio tiene su base de operaciones en Chilpancingo, desde donde está encargado de la formación de estructura electoral y de defensa del voto junto con el dirigente estatal de Morena, Marcial Rodríguez. 

Como jefa de la campaña de su hija permaneció María de los Ángeles Santiago Dionicio, hermana del guerrillero y fundador del PRD Octaviano Santiago Dionicio. Otro operador “transferido” es José Luis González de la Vega Otero, exsecretario de Educación de Guerrero y quien es identificado como artífice del acercamiento con los familiares de algunos de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

El padre también le heredó a Ricardo Peralta, exsecretario de Gobernación, quien funge como asesor de comunicación a través de la organización “Alianza Patriótica por la 4T”, cuya marca fue registrada por el mismo exfuncionario ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) en febrero pasado.

Aunque Salgado Macedonio negó la participación de Peralta en la campaña de su hija, Animal Político confirmó la presencia de integrantes de la “Alianza” en mítines de la candidata, mismos que se encargan de la producción de contenido audiovisual y quienes se refieren al exsubsecretario como “jefe”. Incluso, Peralta, quien también fue titular del SAT, participó como invitado especial en el cierre de campaña de la candidata el pasado domingo en Acapulco y ha publicado videos en los que llama a votar por ella.

A pesar del trabajo del exsecretario de gobernación en su equipo, Salgado Pineda no ha reportado al INE la contratación ni de él ni de su organización. La “Alianza” también asesora a otros candidatos morenistas a gubernaturas, como a Víctor Castro, en Baja California Sur; David Monreal, en Zacatecas; Miguel Ángel Navarro, en Nayarit, y Rubén Rocha, en Sinaloa.

“Nos apoyan compañeros de distintas expresiones, pero aquí no hay jefes ni nada de eso”, comentó escuetamente Félix Salgado al ser cuestionado sobre la participación de Peralta en la campaña de su hija. Este medio ha publicado que 10 exadministradores aduanales cercanos al exjefe del SAT fueron destituidos y denunciados ante la Fiscalía General de la República (FGR) por presuntos actos de corrupción, lavado de dinero y crimen organizado.

“No somos machistas”

En torno a Félix Salgado giran varios mitos. Una colaboradora suya cuenta que el morenista le pagó una operación muy costosa sin cobrarle. 

“Una vez, cuando era presidente municipal (de Acapulco), se encontró a un vagabundo. Él mismo lo bañó, le cortó el pelo y le consiguió una casa”, añade.

Otros ciudadanos recuerdan un enfrentamiento armado ocurrido en la colonia La Garita el 27 de enero de 2006 -durante el gobierno de Salgado Macedonio- en el que murieron varios policías, presuntos sicarios y civiles.

“Con Félix llegaron los narcos y la violencia”, comenta un periodista guerrerense.

“No te voy a decir que fue un buen presidente municipal”, opina el taxista Isidro, “pero se ganó a la gente porque fue carismático, saludaba a todo mundo, y tú sabes que el ser amable se gana mucha gente, y si eres presumido, te ganas odio, y él fue lo que tuvo, por eso la gente aquí lo quiere. El que gana Acapulco gana el estado. Yo te lo digo como ciudadano, yo no soy político, yo me he ganado el pan de cada día aquí arriba de mi taxi. Por eso él tiene a toda la gente de su parte porque es carismático, nadie le puede dar un voto de castigo, saluda a todo mundo, y uno, siendo pobre, es tonto”.

Incluso las acusaciones de violación sexual contra Salgado Macedonio son rechazadas por sus simpatizantes.

“Eso es mentira, es la guerra sucia a que nos estamos exponiendo, una guerra sucia de los priistas, han destrozado a Félix, pero no lo vamos a dejar, porque el pueblo está con Félix, y con el pueblo no se juega, entre más le tiran a Félix, nosotros más estamos con él, igual con Andrés Manuel López Obrador: entre más le tiran, más estamos con él”, dice la comerciante Remedios Morales.

En un mitin, Evelyn Salgado Pineda afirma que Guerrero no es un estado machista, porque los hombres la aceptan como candidata. 

“Veo a muchas mujeres en la lucha, a muchos jóvenes, pero también los hombres están luchando”, dice. “Que se acabe el estigma de que Guerrero es el Guerrero bronco y machista que no quiere una mujer gobernadora. Yo veo aquí a muchos hombres y ellos también están en esta lucha. Yo les pregunto a los hombres: ¿quieren una mujer gobernadora?”. 

En coro, aunque haya quien no se sepa su nombre, como el pescador Amancio, le responden que sí.

“¿Quieren programas?”

En unas canchas de la colonia Zapata, en Acapulco, el candidato del PRI-PRD, Mario Moreno Arcos, no puede terminar su discurso porque los asistentes a su mitin, principalmente mujeres, comienzan a irse mientras aquel habla. Uno de los “líderes” que trajeron a la gente intenta hacerlos quedarse un momento más, pero ya están dejando el lugar, ya están subiéndose a las camionetas en las que los hicieron venir desde sus colonias. Moreno Arcos habla solo tres minutos. 

El candidato priista ha sido dos veces presidente municipal de Chilpancingo, pero intenta suerte en Acapulco. Rosa Mota Ríos, de 37 años, habitante de la colonia La Venta, dice que no lo conoce.

“No sabemos de esas cosas de partidos”, comenta parada junto a su esposo.

En el mitin les entregaron gorras y playeras. Promotores priistas pasan a los asientos de las mujeres y les toman sus datos; una operadora recolecta también su clave de elector. En el templete en otro mitin, en la colonia Renacimiento, Moreno Arcos firma un “compromiso” ante un notario, como hiciera Enrique Peña Nieto. Una animadora toma el micrófono y pregunta a los asistentes: “¿Quieren programas?”. En coro le responden que sí.

Mario Moreno dice que, a diferencia de su rival, la morenista Evelyn Salgado, él no es un improvisado “sacado de la manga” ni “recién creado”. El PRI ha sido su escuela.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus en México: los pueblos que se niegan a vacunarse contra COVID

En muchas aldeas remotas del estado sureño de Chiapas las tasas de vacunación son de apenas el 2%.
21 de julio, 2021
Comparte

En noviembre de 2019, Pascuala Vázquez Aguilar tuvo un extraño sueño sobre su aldea Coquiltéel, enclavada entre los árboles en las montañas del sur de México.

Una plaga había llegado al pueblo y todos tenían que correr hacia el bosque. Se escondían en una choza cobijada por robles.

“La plaga no podía alcanzarnos allí”, dice Pascuala. “Eso es lo que vi en mi sueño”.

Unos meses después, la pandemia se apoderó de México y miles de personas morían cada semana. Pero Coquiltéel, y muchos otros pueblos indígenas pequeños del suereño estado de Chiapas, resultaron relativamente ilesos.

Aunque esto ha sido una bendición para sus pobladores, también presenta un problema.

Casi el 30% de los mexicanos ha recibido una dosis de la vacuna contra la covid-19 a julio, pero en el estado de Chiapas la tasa de vacunación es menos de la mitad.

En Coquiltéel y en muchas aldeas remotas del estado, probablemente se acerca apenas al 2%.

La semana pasada, el presidente de México Andrés Manuel López Obrador comentó la baja tasa de vacunación en Chiapas y dijo que el gobierno debe hacer más esfuerzos para enfrentar esta situación.

“La gente no confía en el gobierno”

Pascuala es funcionaria de salud para 364 comunidades de la zona y recibió su vacuna.

Suele visitar el pueblo y los alrededores, y le preocupa traer la covid-19 de regreso a su familia y amigos que, como la mayoría de sus vecinos, no están vacunados.

Los miembros de estas comunidades están influenciados por las mentiras y rumores que circulan por WhatsApp.

Pascuala ha visto mensajes que dicen que la vacuna matará a la gente en dos años, que es un complot del gobierno para reducir a la población o que es una señal del diablo que maldice a quien la recibe.

Profesores son vacunados en Chiapa

AFP
Casi el 30% de los mexicanos ha recibido una dosis de la vacuna contra la covid-19 hasta el momento, pero en el estado de Chiapas la tasa de vacunación es menos de la mitad.

Este tipo de desinformación se está difundiendo por todas partes, pero en pueblos como Coquiltéel puede ser particularmente preocupante.

“La gente no confía en el gobierno. No ven que haga nada bueno, solo ven mucha corrupción”, dice Pascuala.

El municipio de Chilón, donde se encuentra la aldea de Coquiltéel, está compuesto predominantemente por indígenas descendientes de la civilización maya.

En Chiapas se hablan más de 12 idiomas tradicionales oficiales. El primer idioma en Coquiltéel es el tzeltal y solo algunas personas hablan español.

La comunidad indígena de esta parte de México tiene una larga historia de resistencia a las autoridades centrales, que culminó con el levantamiento zapatista de 1994.

“El gobierno no consulta a la gente sobre cómo quiere ser ayudada”, dice Pascuala. “La mayoría no cree que la covid-19 exista”.

Este no es solo un problema en México o en América Latina, está sucediendo en todo el mundo.

En el norte de Nigeria, a principios de la década de 2000 y más tarde en algunas zonas de Pakistán, la desconfianza en las autoridades hizo que parte de la población boicoteara la vacuna contra la polio.

Algunas de estas comunidades creían que la vacuna había sido enviada por Estados Unidos como parte de la llamada “guerra contra el terrorismo”, para causar infertilidad y reducir su población musulmana.

“Hay un terreno fértil para los rumores y la desinformación donde ya existe una falta de confianza en las autoridades y tal vez incluso en la ciencia”, dice Lisa Menning, científica de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investiga las barreras para la vacunación.

“Hay brechas de información y quizás campañas de comunicación mal diseñadas que históricamente se han dirigido a estas comunidades”, agrega.

Medicina herbal

Nicolasa Guzmán García pasa gran parte de su día en Coquiltéel cuidando a sus gallinas y cultivando vegetales para su familia. Ella cree que la covid-19 es real, pero no siente la necesidad de vacunarse.

“No salgo mucho de mi casa. No viajo a la ciudad, estoy enfocada en cuidar de mis animales”, dice.

La mujer cree que su estilo de vida tradicional protege a la comunidad, pues esta come alimentos frescos y saludables, toma aire fresco y hace ejercicio.

Y como muchas comunidades indígenas en América Latina, los tzeltales practican una mezcla de catolicismo y su antigua religión espiritual.

Mujer con síntomas de covid

AFP
Los miembros de estas comunidades están influenciados por mentiras y rumores que circulan por WhatsApp.

“No puedo decir si esta vacuna es buena o mala, porque no sé cómo se hizo, quién la hizo y qué contiene”, dice Nicolasa.

“Yo misma preparo mi medicina tradicional, tengo más confianza en ella”.

Su medicina es una mezcla de tabaco seco, alcohol casero y ajo que ayuda a los problemas respiratorios, y una especie de bebida hecha con flores de caléndula mexicana o agua de la planta de ruda para la fiebre.

El médico Gerardo González Figueroa ha tratado a las comunidades indígenas en Chiapas durante 15 años y dice que la confianza en la medicina herbal no es solo una tradición sino una necesidad, porque las instalaciones médicas a menudo están demasiado lejos.

Para él, si bien hay algunos la dieta tradicional pro, el estilo de vida y las prácticas curativas, lo extremadamente preocupante son las bajas tasas de vacunación.

“No creo que los esfuerzos del gobierno mexicano hayan sido lo suficientes para involucrar a toda la sociedad”, dice.

“Estas instituciones han estado actuando de manera paternalista. Es como ‘ve y ponte las vacunas'”.

Una persona aplica gel a pobladores

AFP

El gobierno federal ha dicho que su programa de vacunación es un éxito, con una disminución de la mortalidad del 80% en medio de la tercera ola de covid-19 que se extiende por las áreas urbanas más densamente pobladas de México.

¿Cómo aumentar las tasas vacunación?

Pascuala cree que las autoridades se rindieron con demasiada facilidad cuando vieron que la gente de estos pueblos rechazaba vacunarse.

“Es un falso binario pensar en la oferta y la demanda como cosas separadas”, dice Lisa Menning, de la OMS.

La científica explica que, en marzo, algunas encuestas hechas en Estados Unidos reflejaban que las comunidades de color también dudaban en vacunarse, hasta que las autoridades hicieron un gran esfuerzo para que la inoculación fuera accesible.

Ahora, las tasas de vacunación en estas comunidades son mucho más altas.

“Tener un acceso fácil, conveniente y realmente asequible a buenos servicios, donde haya un trabajador de salud que esté realmente bien capacitado y sea capaz de responder a cualquier inquietud y responda de una manera muy cariñosa y respetuosa, eso es lo que marca la diferencia”, afirma.

Vacuna contra la covid

Getty Images

“Lo que funciona mejor es escuchar a las comunidades, asociarse con ellas, trabajar con ellas”, agrega.

Coquiltéel es una de los millones de pequeñas comunidades rurales de todo el mundo en las que esto es muy deficiente.

Por ahora, todo lo que puede hacer Pascuala es seguir intentando convencer a la gente de que se vacune y está centrando sus esfuerzos en los que deben salir de sus pueblos, como los camioneros.

Pero hasta que todos estén vacunados, solo le queda confiar en otros poderes.

“Gracias a Dios vivimos en una comunidad donde todavía hay árboles y donde el aire todavía está limpio”, dice.

“Creo que de alguna manera, la Madre Tierra nos está protegiendo”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=chiWVxreqhU&t=10s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.