Obreros, estudiantes y familias: víctimas de la masacre de Reynosa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Obreros, estudiantes, adultos mayores, jóvenes y familias, las víctimas de la masacre de Reynosa

La cifra de asesinados y heridos aún es una incógnita. Los habitantes de las colonias que atestiguaron los ataques refieren que el saldo mortal oscila entre 19 y 25 víctimas. Hasta el momento, el Grupo de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz en Tamaulipas ha reconocido 18 víctimas de la jornada violenta.
Cuartoscuro
Por Carlos Manuel Juárez / Elefante Blanco
21 de junio, 2021
Comparte

Adultos mayores, obreros de la construcción y de la maquila, taxistas, un joven recolector de basura, familias, comerciantes y un enfermero son parte de las 14 víctimas de la masacre de Reynosa, perpetrada por un grupo armado que el 19 de junio a mediodía atacó a población civil en Reynosa, Tamaulipas.

La cifra de asesinados y heridos aún es una incógnita. Los habitantes de las colonias que atestiguaron los ataques refieren que el saldo mortal oscila entre 19 y 25 víctimas. Hasta el momento, el Grupo de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz en Tamaulipas ha reconocido 18 víctimas de la jornada violenta, de las cuales cuatro son presuntos criminales y 14 civiles.

A las 12:30 horas del sábado 19 de junio, las autoridades estatales detectaron que una caravana de 3 vehículos con gente armada salió de la brecha el Berrendo rumbo a la colonia Almaguer en Reynosa. Antes de comenzar los ataques robaron una camioneta y avanzaron hacia el sector habitacional.

Aproximadamente a las 12:45 horas, el grupo de sujetos asesinó a 7 hombres que se encontraban dentro de un domicilio, ubicado en la avenida Rodríguez en la colonia Almaguer. Posteriormente, avanzaron hacia la colonia Obrera y asesinó a 2 hombres. Minutos después, en la colonia Bienestar, el mismo grupo ultimó a un par de hombres y una cuadra adelante mató a una familia integrada por 2 mujeres y un hombre, para quitarles la camioneta Nissan Murano donde viajaban.

Para las 13:30 horas, los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de Tamaulipas respondieron a las llamadas de auxilio y a las 14:00 horas dieron alcance al comando en las inmediaciones del Puente Pharr. Allí los elementos estatales se enfrentaron a los sujetos armados; uno de los agresores fue abatido y otro más fue detenido. Al revisar los vehículos, los policías encontraron 2 mujeres amordazadas en la cajuela de un automóvil, además aseguraron 3 camionetas y una arma larga.

La persecución de los responsables de la masacre de Reynosa continuó en la calle Dinamarca en la colonia Loma Real, al filo de las 20:00 horas, cuando fuerzas de seguridad federal y estatal encontraron a personas armadas a bordo de una camioneta Nissan Frontier color negro. De acuerdo con el reporte oficial, los civiles armados dispararon y al responder murieron 4 delincuentes, entre ellos una mujer.

La búsqueda del resto de los responsables se extendió a Río Bravo, ubicado a 23 kilómetros de Reynosa, por la noche del mismo sábado. Soldados y policías estatales recorrieron varios sectores y encontraron una granada sin detonar en la esquina de las avenidas Madero y Acapulco. Ya en la madrugada del domingo hubo persecuciones pero sin ningún detenido reportado por las autoridades.

Las víctimas de la masacre

El periodista Marco Antonio Martínez reportó en vivo los ataques en Reynosa. En transmisiones mostró parte de las víctimas del ataque, como adultos mayores, obreros, taxistas, comerciantes, estudiantes y familias.

Una de las primeras víctimas fue Fernando Ruiz Flores, técnico en enfermería de 19 años. El joven originario de Río Bravo trabajaba en una cuadrilla de obreros de la construcción de la empresa Tracotamsa, cuando el grupo armado les disparó y quitó la vida a él y 2 compañeros.

Fernando acordó con su padrastro, Jesús Martínez, laborar de albañil para pagar los estudios en medicina. Su tutor estuvo en el lugar del asesinato y, al escuchar los disparos, ordenó a la cuadrilla protegerse pero 3 de ellos no lo lograron, entre ellos su hijastro, y él quedó herido.

Vecinos de la colonia Bienestar aseguraron que dos de las víctimas ultimadas dentro de una tienda de abarrotes, eran el dueño y un cliente, hombres de 55 y 24 años, respectivamente.

Otra víctima de la masacre es Eduardo, trabajador de maquilas en Reynosa. El diputado local Alberto Lara Bazaldúa publicó un video junto a la hermana de la víctima, momentos antes de ingresar al funeral en la colonia Almaguer.

El legislador, quien es secretario general del Sindicato Nacional de Industrias Maquiladoras, refirió que Lalo laboró en las empresas BBB, Cornelius y otras compañías establecidas en el municipio fronterizo.

Por la tarde de ayer domingo, el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, lamentó los asesinatos de “ciudadanos inocentes” en Reynosa.

“Se investiga ya el móvil de estos actos que afectaron de manera directa a la población civil, en colaboración con el Ejército Mexicano, la Guardia Nacional y la Fiscalía General de Justicia del Estado”, expresó en un comunicado.

Cabeza de Vaca exigió al gobierno federal asuma su responsabilidad en el combate a los grupos del crimen organizado. De acuerdo con análisis criminales, células de los Cárteles del Golfo, del Noreste y Zetas Vieja Escuela operan en territorio tamaulipeco.

“Las organizaciones criminales deben recibir por parte del gobierno federal una señal clara, explícita y contundente de que no habrá espacios para la impunidad, ni tolerancia ante sus reprobables conductas delictivas. En mi gobierno no habrá tregua para los violentos”, afirmó el mandatario.

Entrevistado al respecto, Geovanni F. Barrios Moreno, presidente de la asociación Justicia Tamaulipas con base en Reynosa, afirmó que los ataques a la población es un hecho inédito, ya que no son daños colaterales producto de enfrentamientos entre delincuentes o con fuerzas de seguridad.

“Esto que sucedió, este tipo de delitos se encuentran tipificados en el Estatuto de Roma como delitos de lesa humanidad cuando un grupo delictivo ataca a la sociedad civil, y no entre ellos mismos como se venía dando. Creo que el aumento de la violencia es preocupante porque no sabemos a donde vaya a escalar”, dijo preocupado.

El Servicio Médico Forense entregó los cuerpos que fueron reclamados por sus familiares durante el domingo 20 de junio. El diputado Lara Bazaldúa anunció que pagará los servicios funerarios de las familias que lo soliciten.

Hasta ahora, el Grupo de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz no ha dado a conocer el estatus de la persona detenida y si hay avance en la identificación de los responsables materiales e intelectuales de los hechos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La pesadilla de la montaña de basura tan alta como un edificio de 18 pisos en India

El primer ministro Narendra Modi anunció a principios de mes un plan para cerrar los enormes vertederos a cielo abierto en los que se acumula basura desde hace años.
19 de octubre, 2021
Comparte

Las “montañas de basura” de India pronto serán reemplazadas por plantas de tratamiento de desechos, prometió el primer ministro Narendra Modi a principios de este mes. Saumya Roy* escribe para la BBC sobre la más antigua de todas, tan alta como un edificio de 18 plantas, ubicada en la ciudad costera occidental de Bombay.

Todas las mañanas Farha Shaikh se para en la cima de una montaña de desechos de más de un siglo de antigüedad en Bombay, esperando que los camiones de basura suban.

Esta joven de 19 años ha estado hurgando en este vertedero del suburbio de Deonar desde que tiene memoria.

Normalmente recupera de entre los desechos viscosos botellas de plástico, vidrio y alambre que luego vende en los prósperos mercados de residuos de la ciudad.

Pero, sobre todo, busca teléfonos móviles rotos.

Cada pocas semanas Farha encuentra un celular “muerto” en la basura y con sus escasos ahorros lo repara.

Una vez que cobra vida, pasa las tardes viendo películas, jugando a los videojuegos, enviando mensajes de texto y llamando a sus amigos.

Cuando días o semanas después el aparato vuelve a dejar de funcionar, la conexión de Farha con el mundo exterior se desvanece.

Entonces regresa a las largas jornadas de rebuscar entre la basura, para conseguir botellas que vender y celulares que restaurar.

Deonar

Saumya Roy

Más de 16 millones de toneladas de desechos forman la montaña de basura de Deonar, ocho de ellas repartidas en una extensión de 121 hectáreas.

Los desechos se apilan hasta alcanzar una altura de 36,5 metros.

Se puede ver el mar desde la cima y sobre los sólidos montones de basura se han construido villas miseria.

Gases nocivos y contaminantes

Los desechos en descomposición liberan gases nocivos como metano, sulfuro de hidrógeno y monóxido de carbono.

Y en 2016 fue escenario de un incendio que ardió durante meses y llenó de humo gran parte de Bombay.

De acuerdo a un estudio que el regulador de polución de la India llevó a cabo en 2011, otros incendios similares contribuyeron con el 11% del material particulado que inunda el aire de Bombay, una de sus principales causas de contaminación.

Los vecinos de los alrededores llevan luchando en los tribunales desde hace 26 años, exigiendo el cierre del vertedero de Deonar.

Pero esa montaña de basura no es una excepción en el país. Una investigación realizada en 2020 por el Centro para la Ciencia y el Medio Ambiente (CSE), un think tank independiente con sede en Nueva Delhi, identificó en toda India 3.159 montañas de este tipo que contienen 800 millones de toneladas de desechos.

Estas han sido durante años un dolor de cabeza para funcionarios y políticos.

El 1 de octubre, Modi anunció un “programa nacional de limpieza” de casi US$13.000 millones que incluirá la instalación de una serie de plantas de tratamiento de aguas residuales para reemplazar gradualmente los vertederos de basura al aire libre como el de Deonar.

Pero los expertos se muestran escépticos.

“Si bien se ha logrado en ciudades más pequeñas, es difícil proporcionar una solución para las montañas de desechos a esta escala”, dice Siddharth Ghanshyam Singh, subdirector de programas de CSE.

“Se reconoce que es un problema, pero hemos aceptado que si vamos a vivir en grandes ciudades como Bombay o Nueva Delhi estas montañas de basura van a estar allí”, señala Dharmesh Shah, coordinador en el país de la Alianza Global para Alternativas de Incineradores, una coalición de grupos que abogan por la reducción de residuos.

Deonar

Reuters
La montaña de basura se incendi[o en marzo de 2016;.

Desde el año 2000, India ha aprobado regulaciones que obligan a los municipios a que procesen los desechos.

Pero la mayoría de los estados informan de un cumplimiento solo parcial y no hay suficientes plantas de tratamiento de desechos.

Bombay, la capital comercial y del entretenimiento de la India y hogar de unos 20 millones de personas, tiene una sola planta de este tipo.

Ahora hay planes para instalar una planta que convierta los residuos en energía en Deonar.

Modi dijo que espera que el plan cree nuevos empleos ecológicos. Pero esto preocupa a los recolectores como Farha que llevan toda la vida dedicados a ello.

Aunque desde el incendio de 2016 acceder a la montaña de basura de Deonar se ha vuelto más difícil.

El municipio incrementó la seguridad para evitar que los recolectores entren y provoquen incendios: las llamas derriten la basura más liviana, quedando con ello expuesto el metal que se vende a precios altos.

Los recolectores que logran colarse a menudo son golpeados, detenidos y expulsados, aunque algunos sobornan a los guardias o acceden al vertedero antes del amanecer, cuando comienzan las patrullas de seguridad.

Pero ese no es el único motivo por el que los recolectores de basura de Deonar han visto su modo de vida. Y es que ahora gran parte de la separación de residuos se hace en la ciudad.

Como consecuencia, Farha no tiene teléfono desde hace meses. Y se ve obligada a sobornar a los guardias con al menos 50 rupias (US$0,67) todos los días para entrar y trabajar en los terrenos de Deonar.

Para recuperar esto, incluso pensó en buscar entre la basura que comenzó a llegar desde las salas del hospital en las que se atendía a los pacientes de covid-19 el año pasado.

Pero su familia le pidió que no recogiera esos desechos “dañinos”.

Así que ahora se queda cerca, observando a los recolectores que usan equipo de protección para seguir recogiendo plástico bajo la lluvia para revender.

La ciudad estaba enviando basura nueva y, como lo habían hecho durante años, las montañas tenían que acomodarla y los recolectores tenían que recolectarla y revenderla.

“El hambre nos matará si no nos mata la enfermedad”, dice Farha.

*Saumya Roy es una periodista con sede en Bombay y autora del libro Mountain Tales: Love and Loss in the Municipality of Castaway Belonging (Profile Books / Hachette India).


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=C-3aYnhF6Io

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.