Qué dicen expertos y estudios sobre combinar vacunas COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Qué dicen expertos y estudios sobre combinar vacunas COVID para tener mayor protección

Hasta ahora solo se han publicado los resultados de estudios con la combinación Pfizer-AstraZeneca. Pero ponerse una vacuna y luego otra de otra marca no puede ser una decisión personal basada en el miedo de no estar lo suficientemente protegidos.
AFP
8 de julio, 2021
Comparte

“A mí me tocó vacunarme con Cansino y sí estoy preocupado. Se ha publicado en medios que esta vacuna tiene una eficacia menor que otras y que falta información sobre los resultados de los estudios de fase 3. En los grupos de chats de profesores corre la duda de si realmente estamos protegidos y hay quien buscará ponerse una vacuna de otra empresa”, dice un trabajador universitario que prefiere omitir su nombre. 

Mauricio Rodríguez, vocero de la Comisión para Atender la Emergencia por el Coronavirus de la UNAM, cuenta que prácticamente no hay un día que no le hagan una consulta sobre la eficacia de algunas vacunas y los posibles efectos de combinarlas en busca de una mayor protección. El especialista dice que en particular las de una sola dosis, como Cansino y la de Johnson & Johnson, han generado dudas. 

Leer más | Sputnik V y CanSinoBio continúan sin validación de la OMS para su uso de emergencia

Una mujer que viajó a Estados Unidos para aplicarse el biológico y le tocó justo la de Johnson & Johnson comentó a Animal Político que cuando el médico de la familia supo esto, recomendó que ella buscará ponerse en México el esquema completo con otra vacuna, “para tener más refuerzo”.

Eso no es necesario por ahora, dice Jaime Sepúlveda, director ejecutivo del Instituto de Ciencias de la Salud Global de la Universidad de California en San Francisco: “Las vacunas aprobadas por Cofepris y por autoridades sanitarias de Estados Unidos ofrecen un buen nivel de eficacia. No hay que estar buscando la mejor vacuna, lo importante es vacunarse, a la brevedad posible, con la que esté al alcance. Todas ofrecen protección contra enfermedad severa y muerte. Además, la vacunación ayuda a impedir que surjan nuevas variantes del virus, más transmisibles y posiblemente también más virulentas, es decir más severas en su expresión clínica”. 

Coinciden con Sepúlveda, Mauricio Rodríguez y Laura Palomares, directora del Instituto de Biotecnología de la UNAM, quien señala que de la vacuna de Cansino, hace un año se publicó en la prestigiada revista científica The Lancet, los resultados de la fase 2 que es inmunogenicidad y seguridad, en esos estudios se demuestra que la vacuna es segura e induce una importante respuesta inmune. 

“Nos falta una publicación formal, es verdad, sobre los resultados completos de la fase 3, pero basta ver los datos. En México, a pesar de que ha habido un aumento en casos en las últimas semanas, esto no se ha visto reflejado en el mismo aumento en hospitalizaciones o muertes. De hecho en prácticamente todos los estados ya no ha sido necesario mantener los hospitales COVID, esto es resultado de la vacunación. Y en el grupo de personas vacunadas con Cansino no se ha detectado algo que en particular muestre que estuvieran en mayor riesgo”. 

Mauricio Rodríguez dice que también se debe considerar respecto a los diferentes niveles de protección de las vacunas que es difícil comparar eficacias probadas en los estudios porque cada uno se hizo en condiciones distintas. 

“No se hicieron en las mismas poblaciones, ni en el mismo momento epidemiológico, no evaluaron lo mismo, unos evaluaron enfermedad sintomática, otros enfermedad virológica, así que los resultados no se pueden comparar directamente”, señala. 

Además, una cosa es la eficacia, que es lo que se demuestra en un ensayo clínico con cientos (en la fase 2) o miles de personas (en la fase 3) y otra es la efectividad, que es la que se presenta ya cuando la vacuna se aplica en población abierta y se ven los resultados en la vida real, eso es lo que sigue y seguirá en evaluación. 

En cuanto a las vacunas de una sola dosis, Rodríguez señala que están pensadas para ponerse una sola vez, vienen formuladas con una dosis de virus que se estudió que así funciona bien. 

De manera que los especialistas llaman a la calma respecto a la seguridad y efectividad de las vacunas, pero también aprovechan para pedir que la información sobre los resultados de los estudios clínicos se publique lo antes posible. 

“La Comisión para la Atención de la Emergencia por el Coronavirus de la UNAM hace un llamado a que se publiquen ya los resultados de la fase 3 de la vacuna Cansino y la evidencia clínica actualizada de todas las vacunas”, enfatiza Rodríguez. 

¿Se deben combinar vacunas?

Sobre los riesgos o beneficios de combinar biológicos, los especialistas advierten que hay muy poca información al respecto. Hasta ahora de la única mezcla de la que se han presentado resultados de estudios formales es la de Pfizer-AstraZeneca. 

En Reino Unido, el estudio de la Universidad de Oxford, Com-COV, publicado en la revista The Lancet, comparó la frecuencia de efectos secundarios en 830 adultos mayores de 50 años, sin comorbilidad o bien solo de leve a moderada, a quienes se les inmunizó con AstraZeneca y Pfizer, en distinto orden. 

Como resultado preliminar del estudio se detectó que la segunda dosis con una nueva vacuna resultaba en un leve incremento de eventos adversos como fiebre, dolor de hombro, etcétera, pero ninguno grave. 

Los resultados muestran también que cuando se administran en un intervalo de cuatro semanas, ambos esquemas mixtos inducen una respuesta inmune que está por encima del umbral establecido por el esquema estándar de la vacuna Oxford/AstraZeneca.

La revista The Lancet publicó también los resultados del ensayo clínico hecho en España, CombiVacs, que demuestra la viabilidad de combinar estas dos vacunas: Pfizer y AstraZeneca.

La información muestra que una pauta de vacunación combinada induce una respuesta muy potente, tanto en generación de anticuerpos capaces de evitar la infección como en activación de linfocitos T para luchar contra células ya infectadas.

La combinación de estas dos vacunas induce reacciones adversas similares a las que se presentan cuando las dos dosis son de una misma vacuna, de acuerdo a lo informado por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), que promueve el ensayo CombiVacs.

Los entrevistados recalcan que por ahora no hay resultados publicados del nivel de eficiencia y efectos secundarios de otras combinaciones, aunque hay varios estudios corriendo en el mundo. 

En Argentina, por ejemplo, la ciudad de Buenos Aires iniciará un estudio sobre la combinación de distintas vacunas contra la COVID-19 disponibles en el país. El ministro de Salud local, Fernán Quirós, anunció que podrán inscribirse de manera voluntaria las personas mayores de 21 años que hayan recibido la primera dosis de Sputnik V.

El funcionario señaló que se pueden registrar quienes quieran recibir una de tres vacunas: Sputnik V componente 2, Sinopharm o AstraZeneca, a los voluntarios se les realizarán análisis de sangre antes y después de ser vacunados y se les dará seguimiento por cuatro semanas para documentar efectos adversos y respuesta inmune.

El gobierno de Buenos Aires tomó esa decisión ante los riesgos que presentan las variantes de COVID, en especial la Delta, y la demora en la llegada de nuevos lotes de la Sputnik V.

Mezclar vacunas es algo que los gobiernos van a buscar y evaluar, de hecho, justo ante la escasez de los biológicos y la flexibilidad que da poder aplicar primero una dosis de una y después otra diferente. 

Pero por ahora, casi todo está en evaluación. “Hay pocos estudios en el mundo sobre la seguridad y la eficacia de combinar vacunas. Los que se han hecho han mostrado buenos resultados. Eso es un aliciente para que hagamos más investigación sobre cuál sería el nivel de protección con otras posibles combinaciones. En México hay disponibilidad de cinco vacunas distintas, así que ahí, por ejemplo, hay una oportunidad para hacer un estudio. Pero no sabemos hasta el momento cuál sería el resultado de hacer combinaciones, más allá de la de Pfizer y AstraZeneca”, puntualiza Sepúlveda. 

En este punto los tres especialistas señalan que serán las autoridades las que determinen si se pueden y deben combinar vacunas, sobre todo por cuestión de disponibilidad y si hay que ponerse segundas dosis de Cansino o terceras dosis de otras, pero esto, puntualizan, no puede ser una decisión individual basada en el miedo de no tener suficiente protección, y sin considerar que todavía falta mucha gente por acceder a una dosis de cualquier vacuna. 

Quizá vaya a ser necesario ponerse refuerzos de todas las vacunas, “pero ahora no, eso será más adelante y lo determinarán las autoridades sanitarias de cada país”, dice la directora del Instituto de Biotecnología de la UNAM. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacunas contra COVID: ¿por qué podrían desperdiciarse 241 millones de dosis?

Si los líderes mundiales se comprometieron a donar vacunas, ¿por qué siguen teniendo excedentes? ¿qué soluciones se están poniendo sobre la mesa para que no sean desechadas?
22 de septiembre, 2021
Comparte

Los países más ricos del mundo acumulan millones de vacunas contra la Covid-19 y siguen cerrando contratos con farmacéuticas, mientras algunos de los países más pobres todavía no han vacunado al 2% de su población.

Las estadísticas son contundentes: el excedente asciende a 1.200 millones de dosis, según un informe de Airfinity, una empresa de análisis de datos científicos que investiga el suministro global.

Una quinta parte de esas dosis –241 millones de vacunas– podría desperdiciarse si los países ricos no las donan.

Son vacunas que Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido, Canadá y Japón no van a necesitar incluso aunque comenzaran a administrar una tercera dosis de refuerzo, pero que los países más pobres no pueden aceptar a menos que les queden un mínimo de dos meses de caducidad.

Mientras tanto, poco más de la mitad de la población mundial no ha recibido ni siquiera una dosis de la vacuna.

En América Latina, solo una de cada cuatro personas está completamente vacunada contra la covid-19, según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en un informe publicado el 1 de septiembre.

“Más de un tercio de los países de nuestra región aún no han vacunado al 20% de su población. Y en algunos lugares, la cobertura es mucho menor”, explicó la directora de la OPS, Carissa F. Etienne.

vacuna contra el covid en Brasil

Mario Tama/Getty Images
En América Latina, solo una de cada cuatro personas está completamente vacunada contra la covid.

“Las tasas de vacunación siguen estando por debajo del 20% en varios países del Caribe y Sudamérica, y la cobertura sigue siendo de un solo dígito en naciones centroamericanas como Guatemala, Honduras y Nicaragua. […] Lamentablemente, los países con alta cobertura son la excepción en nuestra Región”, remarcó.

En cuanto a las cifras globales, según Human Rights Watch, el 75% de las vacunas contra la covid han sido enviadas a 10 países.

La Economist Intelligence Unit calculó que la mitad de todas las vacunas fabricadas hasta ahora solamente han llegado al 15% de la población mundial; los países más ricos del mundo administran 100 veces más vacunas que los más pobres.

Agathe Demarais, autora principal del estudio sobre las vacunas de The Economist, dice que no se tomaron en serio las promesas hechas al respecto: “Lo hemos visto mucho y sabemos que nunca va a suceder”, asegura.

¿Cuántas vacunas se prometieron y cuántas fueron entregadas?

La diferencia entre dosis que se prometieron entregar y las que efectivamente fueron entregadas es abismal.

enfermera

Getty Images
Los países ricos podrían tener 1.200 millones de dosis más de las que necesitan para fin de año, mientras otros no llegan al 2% de vacunación.

En junio, los miembros del G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido y Estados Unidos) se comprometieron a donar 1.000 millones de dosis a países pobres durante el año siguiente.

Reino Unido comprometió 100 millones a esa promesa; hasta ahora, ha donado algo menos de nueve millones.

El presidente estadounidense Joe Biden prometió 580 millones, de los cuales Estados Unidos ha entregado hasta ahora 140 millones.

La Unión Europea prometió 250 millones de dosis para finales de año; ha enviado alrededor del 8% de ellas.

gráfico

BBC

Los fallos del Covax

Varios países de ingresos medios compraron vacunas a través del Covax, el plan global respaldado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para garantizar que las dosis se distribuyen de manera equitativa entre todas las naciones.

A través de la alianza se compran y luego se venden vacunas a bajo costo a países de ingresos medios, y son donadas a países pobres.

Pero el Covax se ha enfrentado a un importante problema de suministro.

Planeaban distribuir 2.000 millones de dosis en 2021. La mayoría de ellas provenían de una instalación en India, pero cuando una segunda ola de infecciones paralizó el país asiático en mayo, el gobierno emitió una prohibición de exportación.

Desde entonces, el Covax se ha basado en dosis donadas por países ricos y el suministro ha sido muy lento.

“Actualmente, las dosis tienden a compartirse en volúmenes bajos, con poca antelación y con fechas de vencimiento más cortas que las ideales, lo cual hace que sea un gran esfuerzo logístico asignarlas y entregarlas a países capaces de absorberlas”, le dijo a la BBC Aurélia Nguyen, directora ejecutiva del programa Covax.

jeringuillas de vacunas contra el covid en un contenedor en España

AHMAD GHARABLI/Getty Images
Millones de vacunas corren el riesgo de ser desperdiciadas si no se toman medidas.

¿Por qué hay un excedente?

El excedente no se debe para nada a un problema de suministro global.

Según el estudio de Airfinity, los fabricantes de vacunas están produciendo actualmente unas 1.500 millones de dosis cada mes. Habrán producido 11.000 millones de dosis para final de año.

“Están produciendo una gran cantidad de dosis. Se ha incrementado enormemente en los últimos tres o cuatro meses”, dice el doctor Matt Linley, investigador principal de Airfinity.

“No creo que los países ricos fueran necesariamente codiciosos, es más que no sabían qué vacunas iban a funcionar, así que tuvieron que comprar varios tipos de ellas”, añade Linley.

Con su reciente investigación, Airfinity espera mostrar a los gobiernos que existe un suministro saludable de vacunas y que no necesitan mantener excedentes.

En lugar de eso, pueden donar lo que no necesitan ahora y estar seguros de que se producirán más dosis en los próximos meses.

“No quieren que los pille desprevenidos”, le dice a la BBC Agathe Demarais. “También se trata de presión política interna porque parte del electorado probablemente estaría muy descontento de ver que se donan vacunas, si existe la sensación de que todavía se necesitan en ‘casa'”.

vacuna contra el covid

Andriy Onufriyenko/Getty Images
La presión política puede ser un factor determinante de la acumulación de vacunas.

El gobierno británico dice que no tiene una reserva de vacunas y ha llegado a un acuerdo con Australia para compartir cuatro millones de dosis que serán devueltas de la asignación de Australia a finales de año.

“El suministro y la entrega de vacunas se han gestionado cuidadosamente en Reino Unido para ofrecer a todos los que cumplen los requisitos la oportunidad de vacunarse lo antes posible”, dice un vocero del Departamento de Salud y Asistencia Social.

La semana que viene se celebrará en Nueva York, EE.UU., el segmento de alto nivel de la Asamblea General de la ONU. Su presidente, el embajador de Maldivas, Abdulá Shahid, dijo que planea convocar a una reunión con líderes y expertos para discutir cómo cerrar la brecha en el acceso a las vacunas.

Las miradas también están puestas en una cumbre anunciada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, el próximo miércoles para pedir a los líderes mundiales que se comprometan a vacunar al 70% de la población mundial para septiembre del próximo año.

Falta de compromiso

Aurélia Nguyen cree que los gobiernos no son los únicos que deben actuar.

“También necesitamos que los fabricantes cumplan con sus compromisos públicos con Covax y nos den prioridad sobre los acuerdos bilaterales con naciones que ya tienen dosis suficientes”.

“Si los fabricantes globales de vacunas están produciendo 1.500 millones de dosis cada mes, la pregunta que debe hacerse es: ¿por qué tan pocas llegan a los países pobres?

“Donde la necesidad de Covax es mayor, los gobiernos deberían cambiar su lugar en la cola para que podamos obtener las dosis que hemos ordenado con anterioridad”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WMr3tw4Igo0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.