Tienen trabajo, pero sueldo no alcanza: pandemia sube pobreza laboral
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Tienen trabajo, pero sueldo no alcanza: pandemia aumenta pobreza laboral a mexicanos

La baja del ingreso laboral real provoca que la compra de canasta básica y el pago de renta compliquen la economía familiar.
Cuartoscuro
13 de julio, 2021
Comparte

A más de un año del inicio de la pandemia de coronavirus en México, el panorama económico para las familias es poco alentador. Aún en el mejor escenario en el que las personas mantuvieron sus empleos, su ingreso cayó y provocó que no tuvieran lo suficiente para comprar la canasta alimentaria. 

Entre el primer trimestre de 2020 y el mismo periodo de 2021, el número de personas que no pueden adquirir la canasta alimentaria aún teniendo un ingreso laboral aumentó en 3.8 puntos a nivel nacional y la situación fue aún peor en las entidades. Los habitantes de Ciudad de México, Quintana Roo y Baja California Sur fueron los más afectados, con aumentos de 14.9, 10.1 y 8.4 puntos porcentuales respectivamente. 

Leer más | Por COVID, aumenta a 40% la población que no puede adquirir la canasta básica

Así lo detectó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en el estudio “De la emergencia a la recuperación de la pandemia por la COVID-19: la política social frente a desastres”, publicado este lunes. 

La imposibilidad de comprar la canasta alimentaria con su ingreso laboral podría tener efectos aún más devastadores entre aquellas familias que tiene un solo proveedor o proveedora y que hasta 2018 a nivel nacional, sumaban 17.7% de familias se encuentran en esa situación, señala el estudio. 

Además, el confinamiento por pandemia también provocó el aumentó el porcentaje de población en situación de pobreza laboral, pues pasó de 35.6% en el primer trimestre de 2020 a 39.4% en el primer trimestre de 2021, de acuerdo con cifras del Inegi en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo. 

Entre los factores que explican este incremento se encuentra la disminución anual de 4.8% en el ingreso laboral real entre el primer trimestre de 2020 y el mismo periodo de 2021, pues pasó de 1,919 pesos a 1,827 pesos. 

Esta disminución de los ingresos en el hogar o la pérdida de empleos, a su vez, trae consigo más complicaciones, como el riesgo de perder la vivienda, el acceso a los servicios, o que las familias sean desalojadas por falta de pago. 

Si bien el porcentaje de personas en viviendas donde vive el dueño o propietario representa cerca de tres cuartas partes de la población (71.6%), se debe considerar que de ese total 58.6% habitaba viviendas que se estaban pagando. Por otra parte, las entidades con mayor porcentaje de la población donde se paga renta es Quintana Roo (27%), Jalisco (26%) y Colima (24%). 

Sobre la pérdida de empleo entre el primer trimestre de 2020 y el de 2021, fue mayor para los trabajadores informales que registraron una caída en el número de ocupados de aproximadamente 5.5%, mientras que en el sector formal esta disminución fue 2.6%.

Entre los sectores de la economía afectados, con excepción de los sectores de servicios sociales, así como de gobierno y organismos internacionales, el sector comercio tuvo la mayor caída, con una pérdida aproximada de 615 mil empleos, seguido del sector de restaurantes y servicios de alojamiento con una pérdida de 603 mil ocupados.

Lee: Programas sociales de AMLO no detienen aumento de pobreza; 9 millones están en riesgo: Coneval

Y puede ser peor; urgen acciones 

El Coneval también hizo un análisis sobre las intervenciones gubernamentales para ayudar a la población durante el periodo de pandemia. Sin embargo, la mayoría de programas ya existían, es decir, no se trata de acciones específicas para los problemas generados durante el confinamiento, el contagio, y la pérdida de empleos o incremento de pobreza laboral. 

“Dado que las intervenciones no fueron creadas exclusivamente para atender la emergencia sanitaria, no es posible atribuir que el total de presupuesto ejercido fue destinado a acciones para prevenir o mitigar los efectos de la COVID-19. Tampoco es posible saber cuál es el porcentaje de cobertura de las intervenciones analizadas, en contraste con el total de la población que presenta la afectación por el virus SARS-CoV-2”, advierte el Coneval.

Y aunque el gobierno federal puso en marcha programas de transferencia monetaria, “ningún programa tiene evidencia de realizar acciones vinculadas con mitigar el riesgo de la pérdida de activos familiares como estrategia para compensar la pérdida de ingresos, ni el riesgo de aumento en la inseguridad alimentaria”.

El Coneval también analizó los riesgos en los que se encuentran los sectores de la población a partir de los cambios generados por la pandemia, y “del total de los 76 riesgos identificados, 27 de estos no tuvieron algún programa presupuestal de desarrollo social vinculado a su atención”.

Entre los riesgos identificados por el Coneval en materia laboral está, por ejemplo, las “complicaciones para volverse a integrar al mercado laboral; incremento del periodo de desempleo; incremento de la probabilidad de incurrir en gastos catastróficos ante la pérdida de la seguridad social laboral. 

Probabilidad de que grupos poblacionales que normalmente no trabajan tengan que involucrarse en actividades productivas para contribuir al gasto familiar; pérdida de activos familiares y sobreendeudamiento como estrategia para compensar la pérdida de ingresos; pérdida de prestaciones sociales por el cambio de esquemas laborales y reducción de los ingresos laborales”. 

Estos riesgos identificados buscan ser un instrumento central en la planeación de las medidas de contención y protección, a fin de ponderar efectos colaterales y considerar medidas de atención para la potencial población afectada, así como para la previsión de futuros fenómenos, señaló el Coneval.

Por lo tanto, propone considerar elementos mínimos que permitan acciones coordinadas, tales como la definición de una secuencia de intervenciones de programas necesarios para atender la emergencia, la selección del conjunto de actores que participará en la toma de decisiones, la definición de un espacio para tomar decisiones conjuntas, la cual se sugiere que tenga la autoridad suficiente para modificar su diseño y operación, así como la existencia de información oportuna y sistematizada. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Es posible que sigan apareciendo variantes cada vez más peligrosas de covid-19 o existe un límite?

La variante Delta es aún más contagiosa que la Alfa. ¿Seguirá el virus cambiando de modo tal que pueda evadir la inmunidad o la evolución misma le pondrá un freno?
Getty Images
13 de junio, 2021
Comparte

Está claro que ahora estamos lidiando con un virus que se propaga mucho más fácilmente -probablemente con más del doble de facilidad- que la versión que surgió en Wuhan a fines de 2019.

La variante Alpha, identificada por primera vez en Kent, Reino Unido, realizó un gran salto en su capacidad de transmisión. Ahora la Delta, encontrada por primera vez en India, dio un salto aún más grande.

Esto es evolución en acción.

Entonces, ¿estamos condenados a un desfile interminable de variantes nuevas y mejoradas que se vuelven cada vez más difíciles de contener?

¿O hay un límite en torno a cuánto puede empeorar el coronavirus?

Vale la pena recordar el viaje en el que se encuentra este virus. Ha dado el salto desde infectar a una especie completamente diferente (sus parientes más cercanos son los murciélagos) a nosotros.

Es como tú cuando comienzas en un nuevo trabajo: eres competente, pero queda espacio para mejorar.

La primera variante fue lo suficientemente buena como para iniciar una pandemia devastadora, pero ahora está aprendiendo en el trabajo.

Número de reproducción

Cuando los virus saltan a los humanos, sería “muy raro que fueran perfectos”, explica Wendy Barclay, viróloga del Imperial College de Londres. “Se instalan y luego se lo pasan genial”.

Multitud

Getty Images
La forma más clara de comparar el poder de propagación biológico puro de los virus es observar su número de reproducción.

Hay ejemplos de virus, dice, desde pandemias de gripe hasta brotes de ébola, que dan el salto y luego se aceleran.

Entonces, ¿hasta dónde podría llegar?

La forma más clara de comparar el poder de propagación biológico puro de los virus es observar su R0 (el número de reproducción).

Ese es el número promedio de personas a las que cada persona infectada transmite un virus, si nadie fuera inmune y si nadie tomara precauciones adicionales para evitar infectarse.

Ese número era de alrededor de 2,5 cuando comenzó la pandemia en Wuhan y podría llegar a 8,0 para la variante Delta, según los modeladores de enfermedades del Imperial College.

“Este virus nos ha sorprendido mucho. Va más allá de lo que temíamos”, dice Aris Katzourakis, un investigador que estudia la evolución viral en la Universidad de Oxford.

“El hecho de que haya sucedido dos veces en 18 meses, dos linajes (Alfa y luego Delta) cada uno 50% más transmisible es una cantidad fenomenal de cambio”.

Él cree que es “tonto” intentar poner un número a qué tan alto podría llegar, pero puede ver fácilmente más saltos en la transmisión durante los próximos dos años.

Otros virus tienen un R0 mucho más alto, y el poseedor del récord, el sarampión, puede causar brotes explosivos.

Laboratorio

Getty Images
El virus todavía puede “mejorar”, es decir volverse más eficiente en su modo de transmisión.

“Todavía hay espacio para que suba más”, dice Barclay. “El sarampión está entre 14 y 30, dependiendo de a quién le preguntes, no sé cómo se desarrollará”.

Entonces, ¿cómo lo están haciendo las variantes?

Hay muchos trucos que el virus podría utilizar para mejorar su propagación, como:

  • mejorar la forma en que se introduce dentro de las células de nuestro cuerpo
  • sobrevivir por más tiempo en el aire
  • aumentar la carga viral para que los pacientes respiren o tosan más virus
  • cambiar en el proceso de infectar otra persona

Una de las formas en que la variante Alfa se volvió más transmisible fue mejorando la forma de saltarse el mecanismo que alerta de su intrusión, llamado respuesta de interferón, dentro de las células de nuestro cuerpo.

Pero esto no significa que para cuando lleguemos a Omega en el alfabeto griego de las variantes acabaremos con una bestia imparable.

“En última instancia, existen límites y no existe un virus superdefinitivo que tenga todas las combinaciones de mutaciones negativas”, señala Katzourakis.

También existe el concepto de compensaciones evolutivas: para mejorar en una cosa, a menudo tienes que empeorar en otra.

Traslado de enfermo con covid-19

Getty Images
Las nuevas variantes son más transmisibles que la original.

El programa de vacunación más rápido de la historia le dará al virus un obstáculo diferente para superar y lo empujará en otra dirección evolutiva.

“Es muy posible que los cambios en el virus que hacen que sea mejor para evitar las vacunas puedan terminar comprometiendo su capacidad de transmisión en un sentido absoluto”, dice Katzourakis.

Él piensa que la variante Beta -que tiene una mutación llamada E484K que ayuda a evadir el sistema inmunológico pero que no ha logrado despegar- es un ejemplo de esto.

Sin embargo, la Delta tiene mutaciones que la ayudan a propagarse y a esquivar parcialmente la inmunidad.

Fase intermedia

Aún es difícil predecir cuál resultará ser la estrategia óptima para el coronavirus. Los diferentes virus utilizan diferentes técnicas para seguir infectando.

El sarampión es explosivo, pero deja una inmunidad de por vida, por lo que siempre tiene que encontrar a alguien nuevo. La influenza tiene un R0 mucho más bajo, apenas por encima de 1, pero muta constantemente para evadir la inmunidad.

“Estamos en una fase realmente interesante, intermedia y algo impredecible, es difícil predecir cómo se desarrollará dentro de un año”, dice Barclay.

Una cosa que se afirma a menudo, pero que atrae el desprecio de los científicos, es que el virus debe volverse más leve para propagarse más fácilmente.

Perú

Getty Images
Las variantes cada vez más transmisibles son una pesadilla para los países más pobres.

Hay muy poca presión evolutiva sobre el virus para que eso suceda. El virus ya se ha transmitido a la siguiente persona mucho antes de que mate a la persona infectada.

Y las personas que más lo propagan (los más jóvenes) son las que no se enferman mucho.

En los países ricos con buenas campañas de vacunación, se espera que las próximas variantes no puedan representar un problema importante debido a la inmunidad generalizada.

Pero estas variantes cada vez más transmisibles son una pesadilla para el resto del mundo, donde hacen cada vez más difícil contener a la covid-19.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=N0wyhKC_uok

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.