Aumentan los hospitalizados por COVID, son menores de 50 años
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Aumentan los hospitalizados por COVID: ahora son menores de 50 sin vacuna

En un mes, la ocupación hospitalaria por COVID en camas generales en todo el país pasó de 17 a 34%, y en camas para ventilador, de 14% a 27%. El subsecretario López-Gatell reconoció que los afectados son jóvenes.
Cuartoscuro
21 de julio, 2021
Comparte

La tercera ola de la pandemia comienza a llenar los hospitales. Algunos ya están saturados y otros han tenido que designar otra vez áreas para tratar a los pacientes COVID, pero esta vez la diferencia es que quienes están llenando las camas son pacientes jóvenes.

“Los pacientes que llegan son más jóvenes que en las olas pasadas, de menos de 50, y por lo que nos dicen, los síntomas parecen estar desarrollándolos más rápido después del contagio, o eso refieren”, cuenta la médica residente del Hospital General de México. 

El subsecretario de Salud, Hugo López Gatell, confirmó este martes 20 de julio, durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, que “la mayoría de las personas que están hospitalizadas por COVID en este momento son ya personas menores a 52 años y la enorme mayoría son personas que no fueron vacunadas, más del 97%”.

Te puede interesar: Casos de COVID en México aumentaron 42% en una semana; suman 14 mil contagios en un día

De acuerdo con información de la RedIRAG, donde los hospitales reportan su nivel de ocupación y que se toma como un importante indicador para el Semáforo de Riesgo COVID, este 20 de julio hay ya 140 unidades médicas con 70% o más de ocupación en camas de hospitalización general y 73 con ese mismo nivel de saturación en camas con ventilador. 

Hace un mes eran solo 63 las unidades médicas con 70% o más de ocupación en camas de hospitalización general y 22 con ese nivel en camas con ventilador. 

Una médica que está haciendo su residencia en el Hospital General de México y a quien llamaremos Emma, porque pide no poner su nombre real, cuenta que los ingresos por COVID en efecto se han incrementado. 

Todavía en junio, dice, la única área donde se recibían pacientes afectados con esta enfermedad era en urgencias generales, ahora ya se han vuelto a reconvertir áreas para recibirlos, como dos pisos de la torre de cardioneumología y la torre quirúrgica, donde hay mínimo 60 pacientes. Mientras que en el triage llegan al día por lo menos 15 personas con sospecha de COVID.

El Hospital General de México es, de hecho, uno de los que aparecen en la RedIRAG con 100% de ocupación en camas con ventilador, junto con otros ubicados en la Ciudad de México, como los Hospitales Generales de Zona #27 del IMSS, conocido como Tlatelolco, y el #1, conocido como McGregor, lo mismo que La Raza y el Primero de Octubre, este último del ISSSTE. 

Aunque la Red IRAG no los muestra entre los hospitales saturados, en la plataforma de hospitales COVID-19 de la Ciudad de México, el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) y el Hospital Gea González también aparecen como saturados. 

En otros hospitales que ya se habían desconvertido y no estaban ya recibiendo pacientes COVID, como el Hospital Belisario Domínguez, de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México (Sedesa), el personal teme que en dos semanas más tendrán que volver a reconvertirse para recibir a los afectados por el coronavirus. 

Un médico del área de terapia intensiva de ese hospital dice que esperan la tercera ola en esta institución con un personal ya agotado y muchos con el estrés post traumático que les dejó las dos olas pasadas. 

Lee más: Así lucha el COVID contra las vacunas para intentar escapar de ellas

En estados donde los contagios de COVID han estado subiendo, como en el caso de Guerrero, donde los casos activos casi se han sextuplicado, los hospitales ya empiezan también a sentir la presión. El Hospital de Tlapa aparece ya en la RedIRAG con 86% de ocupación en camas generales. 

Un enfermero de ese hospital dice que tienen diez pacientes hospitalizados en área COVID y solo tienen libres cinco camas más. Hace mes y medio no había en este hospital un solo paciente ingresado por coronavirus, así se mantuvo la institución por un mes, pero hace dos semanas empezaron a ingresar. Ahora el personal teme llegar otra vez a la saturación. 

Los pacientes que están ingresando a este hospital también son más jóvenes que los afectados en las olas pasadas. “De 45 para abajo la mayoría, adultos mayores solo tenemos dos, sin vacuna”, dice el enfermero. 

Ese es otro punto sobre el que alerta el integrante del personal de salud: “acá en la zona de Tlapa, en la Montaña de Guerrero, de cada diez adultos mayores, unos tres no han querido vacunarse y están en riesgo ahora que están creciendo los contagios”. 

Pese a esto, el estado se mantiene todavía en verde, en el Semáforo de Riesgo COVID. Aunque la federación no dio a conocer el semáforo que regirá durante estas dos semanas y solo informó, en un breve comunicado, que se estaba trabajando en nuevos lineamientos, varios gobernadores, como el de Estado de México, Sinaloa e Hidalgo eligieron elevar el nivel de alerta. 

Pero en Guerrero eso no sucedió. Cuando un reportero le preguntó al gobernador, Héctor Astudillo, sobre la ocupación hospitalaria y el color del semáforo, el mandatario hizo que el secretario de Salud le describiera el nivel de ocupación en los hospitales, que a decir de ellos no rebasa el 50% y luego soltó “creo que con los datos podrías dar por contestada tu pregunta”. El estado se quedó en verde. 

Eso sí, aunque hay hospitales que están llenos, solo Baja California Sur reporta una ocupación hospitalaria en camas para ventilador de más de 50% (su saturación es de 54.34%). Las demás están a menos de la mitad de su capacidad a nivel entidad. La Ciudad de México tiene 47.56; Yucatán, 46.66%; Sinaloa, 43.49% y Colima, 42.22. 

En tanto en camas generales, las cinco entidades con mayor porcentaje de ocupación son: Ciudad de México, 59.42; Sinaloa, 59.03%; Nayarit, 58.50; Baja California Sur 57.50 e Hidalgo, con 53.04.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

Qué dice el documento sobre la investigación del 11-S recién desclasificado por el FBI

El memorando enumera algunos contactos entre varios ciudadanos sauditas y los secuestradores de los aviones, pero no implica directamente al gobierno de Riad.
EPA
12 de septiembre, 2021
Comparte

En el vigésimo aniversario del atentado más mortífero en suelo estadounidense, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) publicó un documento que analiza las posibles conexiones entre varios ciudadanos sauditas en Estados Unidos y dos de los atacantes del 11 de septiembre de 2001.

Los familiares de las víctimas de los ataques de las Torres Gemelas llevaban años solicitando la divulgación de estos archivos clasificados, argumentando que los funcionarios sauditas habrían tenido conocimiento previo del atentado pero que no intentaron detenerlo.

15 de los 19 secuestradores de los aviones eran ciudadanos sauditas.

Sin embargo, el documento —el primero de varios que se espera que sean hechos públicos— no proporciona ninguna evidencia de que el gobierno saudita hubiera estado vinculado o tuviera conocimiento del complot contra las Torres Gemelas.

Antes de la desclasificación, la embajada saudita en Washington se mostró a favor de que los archivos se sacaran a la luz, y una vez más negó cualquier vínculo entre su país y los secuestradores, señalando que tales afirmaciones son “falsas y maliciosas”.

¿Qué dice el documento?

El documento del FBI de 16 páginas se basa en entrevistas con una fuente cuya identidad está clasificada (nombrada como PII) y describe los contactos entre varios ciudadanos sauditas y dos de los secuestradores, Nawaf al-Hazmi y Khalid al-Midhar.

Ambos se hicieron pasar por estudiantes para ingresar a Estados Unidos en el año 2000.

El memorando del FBI dice que luego recibieron un apoyo logístico significativo de Omar al-Bayoumi, quien, según testigos, era un visitante frecuente del Consulado de Arabia Saudita en Los Ángeles a pesar de que su estatus oficial en ese momento era el de estudiante.

Según la fuente del FBI, Bayoumi tenía “un estatus muy alto” en el consulado.

“La asistencia de Bayoumi a Hamzi y Midhar incluyó traducción, viajes, alojamiento y financiación”, dice el documento.

Ataque torres gemelas

Getty Images

Por otra parte, el archivo del FBI también asegura que hubo vínculos entre los dos secuestradores y Fahad al-Thumairy, un imán (líder musulmán) de la mezquita del rey Fahad en Los Ángeles, a quien las fuentes citadas describen como “de creencias extremistas”.

Tanto Bayoumi como Thumairy abandonaron Estados Unidos semanas antes de los ataques del 11 de septiembre, según la agencia de noticias AP.

La agencia también citó a Jim Kreindler, un abogado de los familiares de las víctimas del 11 de septiembre, diciendo que el documento publicado “valida los argumentos que presentados en el litigio sobre la responsabilidad del gobierno saudí en los ataques del 11 de septiembre”.

El mes pasado, una demanda iniciada por familiares llevó a que varios altos exfuncionarios sauditas fueran interrogados bajo juramento.

Joe Biden en el Pentágono

EPA
Las familias de algunas víctimas llevaban tiempo presionando al presidente Joe Biden para que desclasificara los documentos.

Las administraciones precedentes, las de George W. Bush, Barack Obama y Donald Trump,se negaron a desclasificar los documentos, citando como argumento la seguridad nacional.

Pero el actual presidente Joe Biden ordenó la semana pasada una revisión de los documentos y les pidió a los funcionarios que publicaran lo que pudieran durante los próximos seis meses.

Durante mucho tiempo se ha especulado sobre vínculos oficiales sauditas con el atentado, dado el número de ciudadanos de ese país involucrados y los antecedentes del líder de al Qaeda, Osama bin Laden.

El líder de al Qaeda, Osama Bin Laden.

Getty Images
El líder de al Qaeda, Osama Bin Laden.

Estados Unidos y Arabia Saudita han sido aliados durante mucho tiempo, aunque a veces la relación ha sido compleja.

El anterior presidente estadounidense, Donald Trump, fortaleció los lazos entre su país y la monarquía absoluta.

Pero Biden calificó a Arabia Saudita de “paria” después de que en febrero de este año un informe de inteligencia de Estados Unidos implica al príncipe heredero, Mohammed bin Salman, en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, ocurrido en 2018. Bin Salman niega haber ordenado el asesinato, que tuvo lugar en el consulado saudita en Estambul.

El corresponsal de seguridad de la BBC, Frank Gardner, afirma que desde entonces Biden ha suavizado su postura hacia el que es el hombre más poderoso de Arabia Saudita, reflejando la importancia de la alianza entre ambos países.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=LOgy5j2Z8vw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.