Aplican de manera forzosa polígrafo a trabajadores del Tribunal Electoral
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF)

Aplican de manera forzosa polígrafo a trabajadores administrativos del Tribunal Electoral

Animal Político constató que, con base en presiones y amenazas, las pruebas poligráficas han sido aplicadas de manera forzosa (y no “voluntaria”) a empleados adscritos a otras direcciones administrativas, y que varios de ellos han dejado de laborar en la institución tras los exámenes, sin conocer los resultados.
Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF)
28 de julio, 2021
Comparte

Durante la gestión del magistrado José Luis Vargas Valdez como presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), funcionarios de áreas administrativas y de seguridad han sido sometidos a pruebas de polígrafo, un tipo de examen que supuestamente permite detectar mentiras y cuyo uso institucional ha sido cuestionado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Animal Político accedió a una solicitud de información que confirma que el Tribunal Electoral contrató este año a la empresa Grupo Alternativo en Confianza S.C. para aplicar las pruebas a los funcionarios.

Aunque el propio TEPJF aseguró que el polígrafo se aplica exclusivamente a trabajadores de la dirección de Protección Institucional con fines de evaluación, testimonios recabados dan cuenta de que hubo empleados puntualmente seleccionados para ser sometidos a los exámenes, especialmente cuando ha habido fugas de información de áreas administrativas. Este medio contactó a un extrabajador del TEPJF que laboró más de una década en una dirección administrativa de la Sala Superior y fue removido en mayo tras la realización de la prueba, de la que él nunca conoció el resultado.

“Yo nunca había visto que se aplicara la prueba del polígrafo al personal administrativo, jamás; no sé si sea alguna justificación para que nos pidan la renuncia y dejarnos sin empleo”, señala el extrabajador, quien pidió que se reservara su identidad por temor a que su denuncia obstaculice su búsqueda de un nuevo empleo.

“La parte delicada es que de un día a otro te quedas sin trabajo, te vas sin ninguna liquidación, y en esta situación en la que se encuentra el país, de COVID, de desempleo, de crisis, nos dejan vulnerables a muchas personas. Me afectó mucho, estoy buscando trabajo y no lo encuentro, yo tengo a cargo una familia que sostener; desde mayo no cobro, estoy en una situación difícil”.

En la solicitud de información 0310000015621, el TEPJF refirió que el contrato con Grupo Alternativo en Confianza S.C. está vigente desde abril de este año y hasta el 31 de diciembre; el importe del contrato es de mínimo 41 mil 760 pesos y máximo 194 mil 880 pesos. El costo unitario de cada prueba es de 2 mil 400 pesos.

Este medio envió una solicitud de réplica al Tribunal Electoral para conocer por qué se decidió implementar este tipo de examen en la institución, cuál es el criterio para enviar a un trabajador a la prueba y si el resultado es decisivo para que conserven su empleo.

En su respuesta, el órgano jurisdiccional precisó que, hasta el pasado 26 de julio, 13 funcionarios adscritos a la Dirección de Protección Institucional han sido sometidos al examen de polígrafo “de manera voluntaria y con pleno respeto a sus derechos humanos”. 

Defendió que dicha dirección está encargada de garantizar el funcionamiento de los sistemas de seguridad y vigilancia para la custodia y salvaguarda del personal y de los bienes de la institución, conforme el Reglamento interno del TEPJF.

El tribunal aseguró que esa área puede implementar “cualquier mecanismo” de control de confianza de los trabajadores adscritos a ella; agregó que no existe un criterio para enviar a un funcionario al examen, y que el resultado del mismo no condiciona la permanencia en el puesto de trabajo.

“En términos de las disposiciones transcritas, el instrumento de evaluación que señala lo implementó la Dirección General de Protección Institucional, en el marco y ejercicio de sus atribuciones, para que su personal cuente con óptimos niveles de confiabilidad. En el entendido que la normativa aplicable no prevé algún criterio para enviar a los trabajadores a las pruebas, ni establece que el resultado sea decisivo para conservar el empleo”, informó el TEPJF.

Sin embargo, Animal Político constató que, con base en presiones y amenazas, las pruebas poligráficas han sido aplicadas de manera forzosa —y no “voluntaria”— a empleados adscritos a otras direcciones administrativas (no solo a la de Protección Institucional), y que varios de ellos han dejado de laborar en la institución tras los exámenes, sin haber tenido la oportunidad de conocer los resultados de las pruebas.

“Me preguntaron si en mi familia había delincuentes”

El magistrado Vargas Valdez, quien fue director del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) de 2007 a 2010, ha reforzado las medidas de seguridad y vigilancia en el Tribunal Electoral desde que asumió como presidente de la Sala Superior.

De hecho, el ahora director de Protección Institucional, Otoniel López Treviño, trabajó también varios años en el Cisen. Fue designado director de dicha área durante la presidencia de Felipe Fuentes y por recomendación del propio Vargas, de acuerdo con fuentes de la Sala Superior.

Vargas impulsó recientemente en la Comisión de Administración del TEPJF un proyecto para invertir 13 millones de pesos en cámaras de videovigilancia, y otro para arrendar 15 camionetas blindadas para uso de magistrados de Salas Regionales con una inversión de 12.7 millones de pesos. Los proyectos no fueron aprobados.

No es la primera vez que Vargas intenta erogar recursos públicos para la adquisición o alquiler de vehículos blindados. Animal Político dio a conocer el año pasado que el magistrado protagonizó un enfrentamiento con consejeros de la Judicatura Federal luego de que estos se opusieron a la compra de camionetas blindadas, y los responsabilizó si él o cualquier integrante de la Sala Superior sufría un atentado que pusiera en riesgo su vida.

Ahora que es presidente del TEPJF, Vargas impuso la aplicación de la prueba de polígrafo para indagar fugas de información, en lo que funcionarios del tribunal han calificado como una “cacería de brujas”.

Tras más de una década de servicio en la Sala Superior, Carlos (nombre ficticio) fue obligado a someterse al test, luego del cual fue removido de la institución.

“Hubo alguna fuga de información en ese entonces, fue a finales del año pasado, y al ser yo personal de confianza que tenía acceso a esa información, la Secretaría Administrativa me indicó que, por instrucciones del magistrado (Vargas), tenía yo que aplicarme la prueba del polígrafo, y me fui a hacer la prueba de inmediato”, relata el extrabajador en entrevista.

“Me dieron la ubicación de unas instalaciones de una empresa privada, Grupo Alternativo en Confianza. Dijeron que era algo muy rápido, que eran preguntas muy sencillas, y que en función de esas preguntas se determinaba si yo continuaba trabajando en el Tribunal Electoral. Me hacen el examen, yo no vi el resultado, no me lo quisieron proporcionar en esa empresa, incluso después quise ver si yo podía tener acceso a esa información, pero me dijeron que no, que era exclusivamente para el personal que la había requerido, no me dieron la información, nunca la vi; aparentemente no había salido tan bien en la prueba que me aplicaron del polígrafo”.

Carlos detalla que en el examen, que le aplicó una empleada de Grupo Alternativo de Confianza y que tuvo una hora de duración, le preguntaron si en su familia había delincuentes o personas que consumían drogas, lo que, cuenta, le pareció ofensivo.

“Me atendió una chica; primero sin ponerme el aparato me hizo algunas preguntas frente a frente, me preguntó que si mis familiares eran delincuentes, que si yo era delincuente, que si había drogas en mi familia, etcétera; una vez que pasó eso me pusieron el aparato y me empezaron a hacer preguntas meramente de trabajo, que si alguna vez había proporcionado información confidencial a otras personas, yo contesté obviamente que no, eran alrededor de 11 preguntas”, describe.

“Yo llevaba 11 años trabajando en la institución, nunca había tenido un problema así, de hecho, cuando me dijeron que fuera a hacer esa prueba, la verdad, me sentí ofendido, me dio mucho coraje, porque soy una persona institucional, ya llevaba tantos años trabajando ahí, fue por mis propios méritos, nunca he tenido ningún problema en mi trabajo, con nadie, me desempeñé en varias áreas, y en todas fueron por promociones, y ahora vienen y me piden la renuncia sin alguna justificación”.

Carlos sostiene que, en más de una década de trabajo en el TEPJF, nunca había visto que los trabajadores de áreas administrativas fueran sometidos a exámenes de polígrafo.

“Jamás se había aplicado (esa prueba); cuando yo ingresé al Tribunal Electoral estaba otra administración, no había visto jamás eso en los 11 años que llevaba trabajando ahí; sí me parece algo frustrante para nosotros, porque somos gente que nos dedicamos al trabajo y que estamos ahí por méritos propios, que de un momento a otro, no sé si cuestiones políticas o por un interés propio de algún magistrado, nos veamos perjudicados y nos quedemos sin trabajo”, lamenta.

El exempleado afirma que, tras hacer la prueba, le comunicaron que el magistrado Vargas requería su renuncia, misma que él decidió presentar “para evitar problemas”. Esto significa que Carlos no fue despedido conforme a la ley, pues pareció que él renunció voluntariamente a su trabajo.

Polígrafo viola derechos y dignidad de las personas: CNDH

El examen poligráfico es una prueba cuya confiabilidad ha sido cuestionada en el mundo y también en México.

En 2004, la CNDH emitió la Recomendación General No. 6 dirigida a gobernadores, procuradores generales de justicia, secretarios de estado y encargados de órganos de justicia militar, en la que señaló que la prueba poligráfica iba en aumento en procesos de selección y evaluación de servidores públicos, así como en investigaciones de responsabilidad administrativa y averiguaciones previas, sin que su uso tuviera reconocimiento en el sistema jurídico mexicano y sin que existiera regulación respecto de la manera en que el examen es practicado, el destino de sus resultados y el periodo en que la información debía ser resguardada.

La comisión argumentó que tanto la Oficina de Evaluación de Tecnología del Gobierno de Estados Unidos como la Academia Nacional de Ciencias de EUA han señalado que no se debe confiar en el examen poligráfico y en sus resultados para la detección de mentiras, pues presenta altos márgenes de error que afectan su validez.

“Por ello, ante la falta de regulación, tal como se ha demostrado a través de la experiencia, la aplicación del examen poligráfico y del uso de sus resultados, se ha dado en circunstancias que vulneran los derechos fundamentales a la legalidad y seguridad jurídica de los individuos que se someten a este examen, así como a la integridad psíquica, a la intimidad y a la dignidad humana”, afirmó la CNDH en su recomendación.

“Llama la atención y preocupa a esta Comisión Nacional el hecho de que las personas sujetas a este examen, durante la práctica del mismo por parte del personal encargado de aplicarlo, son objeto de un procedimiento no previsto en la ley y que resulta contrario al texto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, al someterlos a interrogatorios que buscan conocer aspectos de la vida íntima; es decir, se formulan preguntas referentes a su vida privada, incluso en el ámbito sexual; resalta también que los encargados de aplicar el examen poligráfico los intimidan con preguntas insidiosas y amenazantes, al extremo de que en algunos casos se les solicita autoinculparse o culpar a otras personas por la conducta que se investiga”.

La CNDH detectó casos de personas que, a fin de ingresar o conservar su trabajo en la función pública, fueron obligadas o presionadas para firmar un consentimiento de someterse al examen de polígrafo; también conoció de casos en los que los trabajadores eran obligados a renunciar con base en supuestos resultados negativos de la prueba, sin que dichos resultados se hicieran del conocimiento de las personas agraviadas.

La comisión advirtió que en la prueba poligráfica se hacen preguntas insidiosas y tendenciosas y bajo presión psicológica, y que los exámenes son aplicados por supuestos técnicos o profesionales que permanecen en el anonimato.

“La práctica del examen poligráfico resulta una agresión al derecho a la intimidad de las personas, y es inadmisible que dentro de un procedimiento administrativo de responsabilidad o de una averiguación previa, en un proceso de selección de personal o en una evaluación periódica a servidores públicos, deban renunciar a su derecho a la intimidad y permitir que terceros conozcan su vida intima. La posición de desventaja que ocupa el trabajador frente a su superior en un procedimiento administrativo, el solicitante de un empleo o el probable responsable, requiere, para que la renuncia a ese derecho opere, que la manifestación de voluntad sea libre, patente, específica e inequívoca”, expuso la CNDH.

“En efecto, la persona que se somete al examen poligráfico, ya sea en los procesos de selección, en evaluaciones periódicas, en investigaciones de responsabilidad administrativa o en averiguaciones previas, por lo general sufre de una presión psicológica derivada de amenazas tales como la pérdida del empleo u obtención de éste, interrogatorios prolongados, preguntas insidiosas, incluso sobre cuestiones relativas a su vida íntima, las que por sí mismas son formas de tratamiento cruel e inhumano, lesivas de la libertad psíquica y moral de la persona, y de su derecho a la dignidad humana”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

India, el país en el que un ama de casa se suicida cada 25 minutos

Las amas de casa son uno de los colectivos más afectados por un problema nacional. ¿Por qué?
17 de diciembre, 2021
Comparte

Cada día 61 amas de casa se suicidan en India, según los datos de la Oficina Nacional de Registros Criminales. Solo el año pasado, fueron 22.372.

Este colectivo representa un 14,6% del total de 153.052 suicidios que se produjeron en el país asiático en 2020 y más de un 50% de entre las mujeres que se quitaron la vida.

El año pasado no fue una excepción. Desde 1997, cuando el gobierno comenzó a reunir datos sobre suicidios y tipo de trabajo, más de 20.000 amas de casa se suicidaron cada año. En 2009 fueron 25.092.

La prensa a menudo atribuye estas muertes a “problemas familiares” o a “asuntos conyugales”. ¿Pero qué es lo que empuja realmente a miles de mujeres a quitarse la vida?

Los expertos en salud mental señalan que las razones principales son la rampante violencia doméstica presente en la sociedad india -en una encuesta reciente del gobierno, un 30% de las encuestadas respondió que había sufrido violencia conyugal alguna vez- y el peso de las tareas domésticas que hacían sus matrimonios opresivos para muchas.

“Las mujeres son realmente resilientes, pero hay un límite para la tolerancia”, dice la doctora Usha Verma Srivastava, una psicóloga clínica en la ciudad de Varanasi, en el norte del país.

“La mayoría de las chicas se casan tan pronto cumplen los 18 años, la edad límite para poder contraer matrimonio. Entonces se convierte en esposa y nuera, y pasan el día entero en casa, cocinando, limpiando y realizando otras tareas del hogar. Se les imponen toda clase de restricciones, tienen poca libertad personal y apenas cuentan con ningún dinero propio. Su educación y sus sueños dejan de importar, y sus ambiciones se empiezan a extinguir lentamente; entonces la desesperación y la decepción se instalan y la existencia se vuelve una tortura”.

Mujeres indias caminan hacia un río con ropa para lavar.

Getty Images
Las tareas del hogar recaen casi siempre en las mujeres.

La doctora Srivastava explica que en las mujeres mayores son otros los motivos. “Cuando los niños han crecido y se han marchado del hogar, muchas se enfrentan al síndrome del nido vacío y sufren síntomas perimenopáusicos, lo que puede ocasionar depresión y estallidos de llanto”.

Pero, según la doctora, los suicidios son fácilmente prevenibles: “Si detienes a alguien por un segundo, lo más probable es que desista”.

El psiquiatra Soumitra Pathare explica que muchos de los suicidios que se producen en India son fruto de impulsos: “Llega el hombre, golpea a su mujer y ella se suicida”.

Pathare cita datos de investigaciones que revelan que un tercio de las mujeres indias que se quitan la vida tiene un historial de víctimas de violencia doméstica. Pero los malos tratos en el hogar ni siquiera aparecen en las cifras de la Oficina Nacional de Registros Criminales.

Chaitali Sinha, psicóloga de la aplicación de salud mental Wysa, con base en Bangalore, afirma que “muchas mujeres atrapadas en situaciones de malos tratos conservan la cordura solo gracias al apoyo informal que reciben”.

Sinha, quien trabajó durante tres años en un hospital psiquiátrico del Estado en Bombay asesorando a supervivientes de intentos de suicidio, dijo que encontró que las mujeres formaban pequeños grupos de apoyo para viajar juntas en los trenes o salir con sus vecinas a comprar verduiras.

“No tenían otra manera de expresarse y algunas veces mantener la cordura dependía solo de esa persona con la que podían tener esa conversación”, afirma. Añade que la pandemia y la cuarentena empeoraron la situación.

“Las amas de casa tenían un espacio de seguridad cuando los hombres se marchaban al trabajo, pero eso desapareció durante la pandemia. En los casos de violencia doméstica significa que muchas veces quedan atrapadas con sus agresores. Limitó aún más sus movimientos y su capacidad para hacer las cosas en las que encontraban alegría o consuelo, así que el enojo, el dolor y la tristeza crecen con el tiempo y el suicidio se convierte en el último recurso”.

India reporta el mayor número de suicidios del mundo. Los varones indios que se quitan la vida suponen un 25% del total mundial y las mujeres son el 36% en el grupo de entre 15 y 39 años.

Pero Pathare, quien investiga los problemas mentales y la prevención del suicidio, asegura que las cifras oficiales indias no reflejan la verdadera magnitud del problema.

Mujeres en India.

Getty Images
Las indias no tienen muchas vías para expresar sus emociones.

“Si se fija en el Estudio del Millón de Muertes, que estudió a casi 14 millones de personas en 2,4 millones de hogares entre 1998 y 2014 o un estudio publicado en Lancet, las cifras de suicidios en India están entre un 30 y un 100% por debajo de la realidad”.

El experto asegura que el suicidio no es un tema del que se hable abiertamente. “Hay vergüenza y estigma asociados a eso y muchas familias intentan ocultarlo. En la India rural no existe la obligación de realizar las autopsias y se sabe que los ricos se apoyan en la policía local para presentar el suicidio como una muerte accidental”.

En un momento en el que India desarrolla una estrategia nacional de prevención del suicidio, el doctor Pathare cree que la prioridad debería ser mejorar la calidad de los datos.

“Los números de intentos de suicidio son risiblemente bajos en India. En cualquier lugar del mundo, son generalmente entre 4 y 20 más bajos que el número real de suicidios. Así que si en India se registran 150.000 suicidios al año el número de intentos debe estar entre 600.000 y seis millones.

Es a esa población de potenciales suicidas a la que debería priorizarse, señala el doctor Pathare, pero la falta de datos fiables dificulta la prevención del suicidio en todo el mundo.

“El objetivo de Naciones Unidas es reducir un tercio los suicidios a nivel global antes de 2030, pero en los últimos años se han incrementado en India en un 10% comparado con el año pasado. Reducirlos sigue siendo un sueño”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.