Red Privada, el legado periodístico de Manuel Buendía
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Red Privada, el legado periodístico de Manuel Buendía

El documental Red Privada, ¿Quién mató a Manuel Buendía? del director Manuel Alcalá, se estrenó en formato streaming el pasado miércoles 14 de julio en la plataforma de Netflix.
Especial
Por Verónica Santamaría
17 de julio, 2021
Comparte

El 30 de mayo de 1984 asesinaron al periodista Manuel Buendía Tellezgirón afuera de su oficina en la Ciudad de México. Con cuatro impactos de bala le arrebataron la vida. Su colaborador fue testigo de la tragedia que se perpetuó a sangre fría y, aunque salió detrás de los presuntos perpetradores, no logró alcanzarlos. Aquel día, no solo murió Buendía, su tan leída columna Red Privada, también.

Como una forma de visibilizar los constantes ataques a las y los periodistas, y con ello a la libertad de expresión en México, el director de cine, Manuel Alcalá junto con los realizadores Inna Payán y Gerardo Gatica presentan Red Privada ¿Quién mató a Manuel Buendía?, una iniciativa que documenta el trabajo de los periodistas que por sus investigaciones u opiniones son asesinados.

El documental Red Privada, ¿Quién mató a Manuel Buendía? del director Manuel Alcalá, se estrenó en formato streaming el pasado miércoles 14 de julio en la plataforma de Netflix, con la oportunidad de visualizarse no solo en México sino en otros países.

El documental narra cómo fue la vida y el trabajo del periodista de investigación Manuel Buendía a 35 años de su muerte. En el filme Manuel Alcalá y su equipo reúnen las voces de distintos personajes contemporáneos a Buendía, desde el periodismo y uno que otro funcionario de gobierno, en aquella época.

Entérate: El 2020, año con el mayor número de homicidios contra periodistas de la última década

Entre las voces que se sumaron a este trabajo de investigación que Alcalá emprendió, por poco más de una década, se encuentran los periodistas: Sergio Aguayo, Virgilio Caballero, Luis Soto, Félix Fuentes, José Reveles, Jorge Meléndez, Jesús Esquivel, incluso la periodista Carmen Aristegui, el analista Alfonso Zárate y la escritora Elena Poniatowska, junto con el escritor Iván Restrepo y el analista Alfonso Zárate.

En cuanto a los funcionarios que formaron parte de los testimonios de este largometraje se encuentra: Jorge Carrillo Olea, subsecretario de gobernación en el periodo de 1982 a 1988, Miguel Aldana, director de la Interpol en el periodo de 1982 a 1985, entre otros.

Es a través de ellos que resuena una pregunta que, aún hoy día, no deja de presentarse: ¿quién mató a Manuel Buendía y por qué?

Cuenta Manuel Alcalá, que ante el asesinato del periodista lo que más le impactó fue ver, a través del archivo, cómo la sociedad se detuvo ante la noticia.

“Cuando murió Buendía se paró el mundo y el gremio respondió. Fue gracias a los periodistas que estuvieron insistiendo que, aunque no se resolvió el caso, sí hay que ponerle mucho más atención a las muertes de periodistas, como a la de Buendía”, señala Manuel Alcalá en entrevista para Animal Político.

¿Ya leíste a Manuel Buendía?

¿Ya leíste a Manuel Buendía? era una de las frases recurrentes entre las y los lectores de la época, cada que el periodista sacaba un nuevo artículo, el cual podría estar relacionado a una investigación de la CIA o en relación al narcotráfico. En el documental, el periodista y corresponsal, Jesús Esquivel lo resume como un periodista con la capacidad de tener fuentes muy cercanas a estos organismos.

Con un recorrido por las décadas en las que el periodismo mexicano se ha desarrollado, Manuel Alcalá, quien además dirigió Museo; Inna Payán productora de La jaula de oro;  y Gerardo Gatica con Ya no estoy aquí, es que se adentran en analizar el periodismo en la década de los años 70 y 80 como la autocensura, las alianzas entre la prensa y el gobierno, así como el significado de “el chayote”, una frase tan común en el gremio cuando un periodista aceptaba dinero desde el poder.

Para Alcalá, entre las enseñanzas que el trabajo de Manuel Buendía deja a las nuevas generaciones de periodistas que vean este documental, se encuentra la forma en que escribió, y es que el él decía que el periodismo es una forma de literatura realizada bajo presión, un elemento notorio en la riqueza del lenguaje que acompañaba a sus columnas y el humor negro que le caracterizó.

Además, “él decía que los dos males del periodismo era: la mediocridad y la solemnidad, entonces, también le metía ahí tintes de humor negro y por otro lado la valentía de publicar y que al final se sacrificó por lo que escribió”, añade el director.

México, aún peligroso y mortífero para el periodismo

De acuerdo con la organización internacional Reporteros Sin Fronteras (RSF), México continúa siendo uno de los países más peligrosos para ejercer el oficio periodístico, calificándolo como “uno de los países más peligrosos y mortíferos del mundo para los medios”, puesto que, “continúa hundiéndose en la infernal espiral de la impunidad”.

La RSF señala que cuando los periodistas investigan temas molestos para el gobierno o relacionados con el crimen organizado, sufren amenazas e intimidaciones, y pueden ser asesinados a sangre fría. Numerosos periodistas han desaparecido o se han visto obligados a exiliarse para ponerse a salvo, según detalla la organización.

En un registro hecho por la organización Artículo 19 en México, del año 2000 a la fecha, han documentado 140 asesinatos de periodistas en el país, en posible relación con su labor. Del total, 129 son hombres y 11 son mujeres. Tan solo 47 de ellas y ellos, se registraron durante el mandato del expresidente Enrique Peña Nieto y 20 en la administración de Andrés Manuel López Obrador.

En cambio, cuando el periodista Manuel Buendía desempeñaba la labor periodística en su época los ataques a periodistas no formaban parte de la cotidianidad, como sucede ahora. La conmoción social y en el gremio del periodismo, tras su asesinato, cómo se puede ver en el documental de Alcalá, es tal que durante el funeral personajes tanto de la política como del periodismo, acudieron al velorio.

Ante estas cifras y durante la investigación que realizó Manuel Alcalá para filmar Red Privada, ¿Quién mató a Manuel Buendía?, lo que más le impresionó fue ver el número de periodistas que han sido asesinadas y asesinados desde lo sucedido con Buendía; y aunque las cifras varían, el director señala que tan solo a 400 periodistas les han arrebatado la vida desde el año de 1984.

“Lo que es muy trágico es que no estamos haciendo documentales de estos periodistas que fueron asesinados ni sabemos bien sus nombres. Entonces, el 99% de esos casos está sin resolver. Creo que no normalizar ese fenómeno es lo que tenemos que hacer, que es la muerte de los periodistas”, denuncia.

—¿Consideras que el periodismo es un arma de combate como lo pensaba Buendía?

—Por supuesto. Es la primera línea de combate donde la opinión pública se debe formar, digo, a diferencia de tiempos de Buendía donde había 8 columnas, 4 canales de televisión y 10 estaciones de radio. Ahora, también el público está produciendo contenido que se convierte en noticias a través de redes sociales pero, sí, siento que el periodismo con esa disciplina y esa entrega es de las cosas más importantes en una democracia.

En una carta dirigida a la audiencia, los realizadores de Red Pública, ¿Quién mató a Manuel Buendía?, hablan de la manera en que estructuraron el documental, a partir de Red Privada, la reconocida columna de Buendía, en la que reflejaba su talento periodístico, de investigación y análisis, exponiendo los elementos vulnerables de la vida social y política, siendo la corrupción una de las vértebras más importantes de las que hablaba.

“Al ver este trabajo, se conocerá la carrera de Buendía desde sus días como reportero

policiaco hasta su nombramiento como director del periódico La Prensa y su posterior

colaboración con diarios como El Universal, Excélsior, El Sol de México y Uno más Uno, tomando como eje narrativo sus columnas, cartas y discursos, leídas en voz del actor Daniel Giménez Cacho; acompañados visualmente de imágenes, animaciones, maquetas y material de archivo”, describen Manuel Alcalá, Inna Payán y Gerardo Gatica.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las teorías conspirativas que surgieron en torno al ataque del 11-S de 2001

Dos décadas después de los ataques las teorías conspirativas continúan propagándose y ganando adeptos.
10 de septiembre, 2021
Comparte

Las primeras teorías conspirativas del 11 de septiembre aparecieron en internet pocas horas después de los ataques en 2001, y desde entonces, con el auge de las redes sociales han crecido en alcance y escala.

Los extensos informes de la Comisión del 11 de Septiembre, de las agencias gubernamentales de Estados Unidos y los grupos de expertos, han refutado la existencia de cualquier conspiración oculta.

Pero grupos de activistas en Estados Unidos y en otros lugares, el movimiento de la Verdad del 11 de Septiembre, dicen que se han ocultado los hechos.

Algunos de los principales miembros del movimiento también han acogido las conspiraciones sobre covid-19 y las vacunas.

Y ciertos políticos de alto nivel, celebridades y figuras de los medios también han cuestionado la versión oficial.

“Gobierno mundial”

El surgimiento de nuevos movimientos de conspiración en internet, como QAnon, cuyos seguidores, entre otros puntos de vista conspirativos, creen que un “Estado profundo” estadounidense responsable de los ataques ha mantenido estas teorías de conspiración en circulación y las ha llevado a una audiencia mucho más amplia.

Y los videos en internet de una serie de películas conocidas como “Loose Change” han reforzado muchas de las falsedades que circulan.

Algunos afirman que el gobierno de EE.UU. organizó los ataques o los conocía de antemano y los permitió.

Y estas falsedades se entrelazan con la creencia de los movimientos en internet más recientes de que las élites globales planean restringir las libertades civiles en respuesta a los ataques y facilitar el establecimiento de un gobierno mundial autoritario.

ataques del 11/09

Getty Images

Una afirmación ampliamente compartida en internet, “El combustible para aviones no puede derretir vigas de acero”, sugiere que las Torres Gemelas del World Trade Center fueron demolidas por explosivos.

Pero según un informe oficial, los aviones estrellados dañaron considerablemente las columnas de soporte de ambas torres y se desprendieron los materiales resistentes al fuego.

Además, los incendios alcanzaron los 1.000° C en algunas áreas, lo que provocó que las vigas de acero se deformaran y el eventual colapso de los edificios.

Incendios incontrolados

El colapso del 7 World Trade Center, un rascacielos de 47 pisos en las cercanías de las Torres Gemelas, ha atraído muchas teorías de conspiración, algunas de las cuales fueron tendencia en las principales redes sociales en el aniversario del 11 de septiembre del año pasado.

Este edificio, que contiene oficinas de la CIA, el Departamento de Defensa y la Oficina de Manejo de Emergencias, se derrumbó horas después de las Torres Gemelas sin ser alcanzado por un avión ni atacado directamente.

Pero en 2008, una investigación de tres años realizada por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología concluyó que se había derrumbado debido a incendios intensos y descontrolados, que duraron casi siete horas, iniciados por los escombros de la caída de la cercana Torre Norte.

El 7 World Trade Center fue la primera torre de este tipo que colapsó debido a un incendio.

Pero en 2017, la torre Plasco en la capital iraní, Teherán, se convirtió en la segunda.

Volverse viral

El hecho de que el colapso del 7 World Trade Center fue anunciado en un informe en vivo por la corresponsal de BBC News, Jane Stanley, mientras el edificio todavía estaba visible detrás de ella, ha sido citado por teóricos de la conspiración como evidencia de que las principales organizaciones de medios de comunicación fueron parte del complot que llevó a los hechos.

reporte de la BBC

BBC
La BBC informó erróneamente sobre el derrumbe del 7 World Trade Center.

La agencia de noticias Reuters había informado erróneamente del colapso del edificio, un reporte que también fue recogido por CNN, justo antes de la transmisión en vivo.

Reuters luego emitió una corrección, pero los cortes del informe continúan haciéndose virales en los días previos a los aniversarios del 11 de septiembre.

Jet corporativo

Algunas teorías de conspiración en internet sugieren que se dispararon misiles estadounidenses contra el Pentágono, como parte de un complot del gobierno, y que el agujero que quedó en el edificio era demasiado pequeño para haber sido causado por un avión de pasajeros.

Pero un miembro de la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles le dijo a la revista Popular Mechanics que el tamaño y la forma del agujero se debieron a que un ala del Boeing 757 golpeó el suelo y la otra se cortó al impactar con el edificio.

Mientras tanto, el vuelo 93 de United Airlines se estrelló cerca de Shanksville, Pensilvania, luego de que los pasajeros intentaron quitarle a los secuestradores el control del avión.

Las teorías en internet afirman que fue derribado por un avión corporativo blanco que volaba hacia un aeropuerto cercano.

Pero los funcionarios de aviación habían pedido al avión que inspeccionara el área, lo que hizo, informando de evidencia de un gran agujero en el suelo del que salía humo.

Las teorías conspirativas sugieren que un misil cayó sobre el Pentágono.

Getty Images
Las teorías conspirativas sugieren que un misil cayó sobre el Pentágono.

El vicepresidente Dick Cheney reveló más tarde en su autobiografía que, tras el ataque a las Torres Gemelas, había ordenado el derribo de cualquier avión comercial que se creyera que había sido secuestrado.

Pero en el caos y la confusión que siguió al ataque, su orden no pasó a los pilotos de combate, según el informe de la Comisión del 11 de Septiembre.

“Élites judías”

Otra teoría afirma falsamente que ningún judío murió en los ataques porque 4.000 empleados judíos en el World Trade Center habían recibido un aviso previo para que no se presentaran a trabajar.

Los creyentes en ella concluyen que el gobierno israelí montó los ataques para incitar a Estados Unidos a atacar a sus enemigos regionales o se responsabiliza a poderosas élites judías que controlan los acontecimientos mundiales desde las sombras.

Pero de las 2.071 víctimas que trabajaban en el World Trade Center el 11 de septiembre, se confirmó que 119 eran judíos y se cree que al menos otros 72 también lo eran.

Eso constituiría el 9,2% de las víctimas, según una investigación del documental “Conspiracy Files” de la BBC, una cifra similar al 9,7% de la población que en ese momento viajaba al trabajo en Nueva York que se creía que era judía.

Y algunos estiman que hasta 400 judíos podrían haber muerto ese día.

Teorías similares rodean a otros Estados, incluidos Irak e Irán, pero nunca se ha encontrado evidencia de su participación directa.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=LOgy5j2Z8vw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.