Los testimonios sobre la presunta tortura que lideró Cárdenas Palomino
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

‘Sonríe… vas a salir en televisión’; la presunta tortura que lideró Cárdenas Palomino

El caso contra el exmando policial se sustenta en 39 pruebas que bastaron para abrir el juicio en su contra, aunque su presencia en el lugar de los hechos solo se basa – por ahora - en testimonios de los detenidos. Defensa impugnará la resolución.
Archivo Cuartoscuro
14 de julio, 2021
Comparte

De acuerdo con la averiguación previa del caso faltaban unos minutos para las diez de la noche. Era el 27 de abril del 2012. El lugar: el patio de una casa ubicada en la colonia Hank González de la delegación Iztapalapa.

La presunta tortura que por casi dos horas habían infligido los policías federales a los cinco detenidos con amenazas de muerte, golpes en todo el cuerpo, toques eléctricos, asfixia con bolsas de plástico, e incluso la violación con un rifle introducido al ano de uno de ellos… se detuvo.

“¡Ahí viene el jefe, ahí viene el jefe!”, gritó uno de los policías y le siguieron los otros. Todos se alinearon y los golpes cesaron. Luego, al unísono, se formaron y empezaron a tararear el ritmo de una canción…

“Era una canción como de bienvenida a un sultán o a un rey…”, recuerda una de las detenidas en su declaración ministerial vertida en el expediente.

Lee: De superpolicía a presunto torturador: los cargos y casos en contra de Luis Cárdenas Palomino

El jefe, según describen los detenidos, era un hombre de tez blanca y cabello perfectamente peinado hacia atrás, 1.70 metros de estatura y nariz recta. Su vestimenta, recuerdan los testigos, era impecable: traje oscuro sin una sola arruga, zapatos de charol, y una gabardina negra.

Tras intercambiar unas palabras con los agentes, el jefe se acercó a Mario Vallarta, uno de los detenidos que jadeaba por el dolor, y le dijo: “Yo fui quien le rompió la madre a tu hermano Israel y a tus otros hermanos; ¿me recuerdas?”. Vallarta no se atrevió a contestar.

Luego los golpes y la tortura siguieron. Aunque estaban boca abajo uno de ellos declaró que alcanzaba a ver los zapatos de charol del jefe. Se había quedado a presenciarlo todo. “¡Ya vas a confesar, hijo de tu puta madre!”, “¡trabajas de secuestrador!”, “¡eres de la banda de la francesa, lo confiesas o te mueres, tú y toda tu familia!”, decían los agentes según lo asentado en el expediente.

Hasta que se detuvieron. El señor del traje dio la orden de que los supuestos secuestradores fueran trasladados lo antes posible a la SEIDO porque había que hacer una conferencia de prensa. Los agentes los levantaron, pero cuando estaban por sacarlos de la casa los detenidos escucharon al jefe recriminar a su gente: “¡cómo los van a sacar así, no sean pendejos, al menos límpienles la cara..!

Lee: Israel Vallarta no es el único. ¿Por qué hay gente sin sentencia en la cárcel?

Uno por uno salió y los metieron a una camioneta. Cuando tocó el turno de Mario Vallarta, el jefe le dio una palmada y le dijo: “sonríe… vas a salir en televisión”.

-¿Recuerdas quién era esta persona de traje?–, le pregunta años después un agente del MP a uno de los detenidos

-Claro, era Luis Cárdenas Palomino. Lo conocí porque el participó en la detención de mi hermano… y todos los días salía en la televisión–, declaró Vallarta.

Todo lo anterior forma parte de las declaraciones que sirvieron como prueba para detener y procesar por el delito de tortura al exjefe de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal, Luis Cárdenas Palomino.

Se trata de testimonios incluidos en el paquete de 39 pruebas asentadas en la causa penal 10/2020 y en la averiguación previa 1025/UEIDT/37/2016, abiertas en contra del exmando policial y doce elementos más de la Policía Federal, a los que también se les giraron orden de aprehensión por estos hechos.

Animal Político tuvo acceso a dichos documentos en los cuales se prueba con dictámenes periciales que Mario Vallarta Cisneros, Sergio Cortes Vallarta, Eduardo Estrada Granados y Ricardo Estrada Granados fueron presuntamente torturados por los agentes federales para declararse culpables la noche de su detención.

Los policías habrían actuado siguiendo órdenes de Cárdenas Palomino, aunque la presencia de este en el lugar de los hechos solo se sustenta en las declaraciones de los cuatro detenidos y ahora denunciantes. No hay, a diferencia del caso de los agentes aprehensores, documentos que por ahora sustenten su presencia en el sitio.

Sin embargo, aunque el juez Jesús Alberto Chávez Hernández reconoció que no hay prueba plena que acredite que Palomino ordenó o participó en la tortura, los indicios que hay son suficientes para abrir el proceso, mientras que su inocencia o culpabilidad se dirimirá en el juicio.

“Si bien los coindiciados –policías- no lo mencionan en el parte informativo y declaraciones ministeriales, lo cierto es que las víctimas de tortura son coincidentes en señalar que Luis Cárdenas Palomino presenció cuando fueron golpeados y torturados, sin que hiciera nada al respecto (…) lo que de manera probable acredita su participación en los hechos”, señala el juez en la resolución del pasado 11 de julio donde dictó el auto de formal prisión.

Lee:Dictan auto de formal prisión a Cárdenas Palomino por tortura

A continuación, y a partir de lo asentado en el expediente de caso, se resumen las dos versiones de lo ocurrido en el lugar de los hechos: la de los policías y la de los detenidos que fueron presuntamente torturados. Y se detallan las pruebas presentadas ante el juez que libró la orden de captura.

Cabe señalar que, de todos los inculpados, solo Cárdenas Palomino no fue citado a declarar antes de proceder en su contra.

La detención según los policías

De acuerdo con el parte informativo policial fechado el 27 de abril de 2012, y ratificado en sus declaraciones por cada uno de los doce policías federales que participaron en el despliegue, lo que ocurrió ese día fue la detención de cuatro presuntos integrantes de la banda de secuestradores de “Los Zodiaco”, y el rescate de un comerciante que se encontraba plagiado.

Lo anterior como resultado del seguimiento a una orden de investigación de la SEIDO relacionada con el referido grupo delictivo supuestamente liderado por Israel Vallarta, el cual había sido capturado años antes junto con la ciudadana francesa Florence Cassez en un operativo que, a la postre, se evidenció como un montaje.

Durante la vigilancia implementada en la colonia Hank González, los agentes detectaron a Mario Vallarta Cisneros (hermano de Israel) caminando en la calle por lo que se le indicó que se detuviera. Sin embargo, este optó por tratar de darse a la fuga lo que dio pie a una persecución a pie que derivó en su detención. Vallarta, según los policías, traía una pistola consigo.

Al ser asegurado y de forma “espontánea”, según el parte policial, Vallarta confesó que tenían a una persona secuestrada en la casa de su cómplice conocido como “El Richard”, ubicada en la manzana 40, lote 17 de la calle Mauricio Mejía, en la misma colonia.

Cuando los policías llegaron a ese sitio notaron justamente que la puerta del zaguán se estaba cerrando, por lo que “ante la presumible existencia del delito de secuestro y de que su vida corriera peligro” decidieron ingresar de inmediato con el coche que llevaban, aun cuando no traían consigo una orden judicial.

Ahí, según los agentes, ubicaron una camioneta modelo Voyager en la que estaba atado de pies y manos un joven de nombre Martin Paulino Jiménez Fernández, quien trabajaba en una farmacia, y que según su declaración había sido secuestrado dos días antes. Para liberarlo le exigían a su familia el pago de un millón de pesos.

Lee: 15 años después, CNDH emite recomendación por tortura en el caso Cassez y pide investigar a policías involucrados

En ese contexto los policías le ordenaron al conductor y copiloto de la camioneta que descendieran. Uno de ellos se identificó como Sergio Cortes Vallarta, sobrino de Mario, el cual –según el parte– intentó resistirse y sacó otra arma de fuego que no alcanzó a accionar, pues fue sometido por los policías. El otro, Eduardo Estrada, no opuso mayor resistencia.

Instantes después llegó al domicilio Ricardo Estrada, el dueño de la vivienda y hermano de Eduardo, quien también confesó “espontáneamente” que se dedicaban al secuestro y que el jefe del grupo era Mario Vallarta.  Según el parte, el comerciante secuestrado reconoció plenamente a los detenidos, los cuales fueron trasladados a la SEIDO.

Ninguno de los agentes declaró que Cárdenas Palomino estuviera en el sitio de los hechos. En testimonios recabados posteriormente fueron cuestionados sobre los golpes que presentaban los detenidos. Los policías señalaron que habían sido producto del forcejeo para someterlos luego de que se intentaron resistir al arresto, e insistieron en que en todo momento se les respetaron sus derechos humanos.

La tortura según los detenidos

Una versión completamente distinta de los hechos es la que proporcionan los cuatro detenidos y la hermana de uno de ellos, Marisol Bautista Granados, quien también estaba presente en la casa y fue la que denunció primero lo que había ocurrido.

Todos coinciden en que los agentes federales irrumpieron sin razón alguna en el domicilio, que no había ninguna persona secuestrada, y que fueron obligados a declararse culpables y a reconocer que los hermanos Estrada conocían a los Vallarta, lo que tampoco era cierto.

También añaden que todos padecieron, en mayor o menor medida, maltratos y torturas físicas y psicológicas en un lapso de aproximadamente dos horas.

Por ejemplo, Eduardo Estrada narró que uno de los agentes lo amenazó diciéndole “si te importa tu familia, tú tienes que señalar a estas personas (Mario y Sergio) y tienes que decir que sí había una persona (secuestrada) en tu casa”, y le dijeron que “de ahora en adelante tú vas a ser secuestrador”.

Como de inicio se negó a ello los policías le propinaron todo tipo de golpes. Lo acostaron en el suelo, le saltaban encima, le pisaban los brazos, y le daban toques eléctricos con “unas bolas en la espalda”. Luego lo ingresaron a un cuarto de la casa donde lo sofocaron en varias ocasiones con una bolsa de plástico en la cabeza.

Ricardo Estrada describe una situación similar: insultos verbales, múltiples golpes en las costillas, patadas en los testículos, la asfixia con la bolsa en la cara, entre otros. Pero además agregó que fue violado pues uno de los policías le introdujo en el ano la parte frontal de un arma larga, ante la burla de otros agentes.

Sergio Vallarta describe que también recibió múltiples golpes en el cuerpo y la cabeza. Además, le sumergieron la cabeza en una letrina y lo amenazaron con hacerle daño a su familia. Incluso, agrega, que le mostrarían un video que habían tomado de su esposa y de sus hijos ese mismo día para advertirle que los tenían ubicados y les harían daño.

Todos los detenidos que fueron víctimas de esta presunta tortura coinciden en sus declaraciones que, aunque Cárdenas Palomino no estuvo presente desde el inicio, sí llegó al sitio después y que, pese a presenciar lo que ocurría, no solo no detuvo a sus elementos sino que incitó a que la agresión siguiera con comandos como “hay que aflojarlos” o “calentarlos”.

Mario Vallarta señaló que Palomino lo intimidó recordándole que él le había “roto la madre a su hermano Israel”. Sergio Cortés, el sobrino de Mario, es el único que señala que Cárdenas Palomino lo golpeó directamente con la mano en la cabeza.

Otro punto relevante en el que coinciden los cuatro detenidos es que las intimidaciones y tortura que sufrieron continuaron ya en las instalaciones de la SEIDO, en la entonces PGR. Y que, por ejemplo, una agente del MP de nombre Erika los amenazó diciéndoles que si no firmaban sus confesiones les iba a ir peor.

“Recuerdo que los de la AFI (Agencia Federal de Investigación de PGR) me revisaron y me dijeron ‘qué putiza te metieron, les hubieras firmado (la confesión) desde antes’”, declara Sergio Vallarta.

Las 39 pruebas del caso

La FGR, a través de la Fiscalía Especializada de Derechos Humanos, sostuvo en 39 pruebas e indicios la solicitud de orden de aprehensión en contra de los doce agentes federales que participaron en el operativo del 27 de abril de 2012, así como en contra de Cárdenas Palomino.

De esas pruebas doce son declaraciones de los propios agentes federales, doce son oficios de asignación donde se les comisiona al referido operativo, y uno es el parte informativo que rindieron. Todo ello con la finalidad de acreditar que participaron en dicho despliegue y estuvieron presentes en el lugar de los hechos.

Luego se encuentran diez declaraciones iniciales y ampliaciones de estas a cargo de las personas que los cuatro detenidos, sumando a la denuncia inicial de Marisol Bautista Granados. Son estos testimonios las únicas pruebas que señalan que Cárdenas Palomino estuvo en el lugar del despliegue.

A lo anterior se suman extractos de declaraciones de familiares y vecinos de los detenidos que corroboran que hubo un operativo en el domicilio y que se enteraron indirectamente por sus familiares que hubo intimidaciones y violencia.

Y están los resultados de las periciales en diversas materias seguidas bajo el denominado “Protocolo de Estambul”, que corroboran que las lesiones físicas y psicológicas que padecieron los cuatro detenidos son compatibles con hechos de tortura. Uno de los detenidos, Mario Vallarta, incluso requirió una cirugía en el oído ante severas afectaciones en uno de sus tímpanos.

El juez Jesús Alberto Chávez Hernández detalló que estos peritajes fueron aceptados inicialmente, aunque fueron practicados como parte del seguimiento de otra averiguación distinta: la del presunto secuestro que se les imputa a los detenidos. En ese sitio, adelantó que deberán practicarse nuevas periciales bajo el mismo protocolo de cara al juicio.

Todas las evidencias anteriores fueron valoradas por el juez para el dictado del auto de formal prisión en contra de Cárdenas Palomino el pasado 11 de julio. Y si bien reconoció que los policías no relatan que el referido jefe policíaco estuviera presente, por ahora los indicios que surgen de las declaraciones son suficientes para iniciar el proceso.

Cabe señalar que la defensa de Cárdenas Palomino ya adelantó que no comparten esta resolución y promoverán los recursos de impugnación correspondiente pues, a su juicio, el caso no se sostiene ni siquiera inicialmente.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

4 cosas que puedes hacer para cuidar tu dinero en tiempos de inflación y cuál es el peor error que puedes cometer

Esta guía práctica propone ideas para manejar mejor tus finanzas personales según expertos que han trabajado con personas en situaciones difíciles o clientes que quieren aumentar sus ingresos. Estos consejos pueden servirte en una crisis económica.
17 de noviembre, 2022
Comparte

Si la inflación ha sido este año una ola que recorre el mundo y los bancos centrales han subido las tasas de interés para tratar de controlarla, es posible que tus finanzas estén enfrentando un momento complicado o, al menos, una situación de incertidumbre sobre el futuro.

Tasas de interés más altas encarecen los créditos, haciendo más difícil comprarse un auto o una casa, productos que muy pocas personas pueden adquirir sin un préstamo.

Y en la vida cotidiana, quienes se han acostumbrado a usar tarjetas de crédito para hacer compras diarias o cubrir las cuentas del mes, ahora están pagando intereses mucho más altos, especialmente si dejan una cuota impaga.

Por otro lado, en aquellos países donde sus monedas se han devaluado frente al dólar, los consumidores están gastando más dinero en comprar bienes importados.

Los pronósticos económicos apuntan a que el año que viene el crecimiento económico será más bajo que el actual, ya que el aumento de las tasas de interés no sólo encarece los préstamos, sino que, al mismo tiempo, frena la economía.

Si las estimaciones de crecimiento económico para América Latina este año son de 3,2%, para el que viene son menores: de 1,4%, según la Cepal.

Mercado callejero en Caracas

Getty Images

En resumen, los próximos meses se vienen difíciles porque a final de cuentas, menos crecimiento se traduce en menos empleos.

¿Cómo puedes proteger tu dinero en medio de esta tormenta económica?

En BBC Mundo conversamos con algunos expertos en finanzas personales para que nos dieran sus consejos sobre cómo manejar mejor nuestras finanzas personales.

1. Mantener la calma a pesar de las presiones

Cuando llega un momento de crisis, es fácil caer en una situación de angustia o de pánico por lo que está ocurriendo. Así le pasa a los que tienen muchas deudas o pierden parte de sus ingresos.

“Lo primero que debemos de hacer es estar tranquilos para tener la mente fría antes de tomar cualquier decisión”, le dice a BBC Mundo Karla Costal, experta en finanzas personales, inversiones y educadora financiera en el sitio mexicano queridodinero.com.

Perder la calma es algo que no solo le pasa a las personas con sus finanzas familiares. También le ocurre a los pequeños y grandes inversores en Wall Street que se precipitan a vender o a comprar al contagiarse con las decisiones de otros jugadores.

Hombre con la mano en la cara

Getty Images

Cuando los tiempos son difíciles, comenta Howard Dvorkin, presidente de la consultora estadounidense Debt.com, “nos sentimos impotentes ante todas las malas noticias económicas, por lo que muchas veces cometemos errores con nuestro dinero haciendo movimientos repentinos o emocionales“.

Si tienes algunas inversiones, Dvorkin aconseja que si el viento corre en contra, a veces conviene “hacer poco o nada”.

Uno de los peores escenarios es ponerse a vender todo, explica.

“Mientras otras personas entran en pánico, harás bien en mantener la calma. Cuando vives lo suficiente, aprendes que ni los buenos ni los malos tiempos duran”, comenta.

Ya sea porque tienes deudas, el sueldo no te rinde como antes, temes que te despidan o tus inversiones están cayendo, el peor error es, dicen los expertos, tomar decisiones irracionalesmotivadas por la desesperación del momento.

2. Cómo hacer un presupuesto desde cero (y siempre se pueden recortar gastos)

Para cuidar tu dinero, lo esencial es modificar tu presupuesto, explica Melissa Lambarena, especialista en finanzas personales y tarjetas de crédito de NerdWallet.

Para eso, hay que hacer una lista con tus ingresos y gastos e “identificar aquellos gastos innecesarios que puedes recortar de tu presupuesto”.

Mujer con billetes

Getty Images

Quizás hay alguna plataforma de streaming que usas poco, o gastas mucho en ordenar comida online en vez de cocinar en casa.

Hay distintas maneras de hacer un presupuesto y ciertamente ninguna es mejor que otra: lo importante es encontrar la que más te sirve.

Mientras algunos especialistas prefieren hacer una lista simple de ingresos y gastos, otros proponen crear varias columnas para tener un mejor orden mental.

Puede ser la columna de ingresos, acompañada de una que diga gastos fijos (donde va todo lo que no se puede eliminar, como la renta, las cuentas de luz, agua, gas, transporte, internet, teléfono, supermercado, medicamentos y otros).

Luego agregar un columna con deudas y una cuarta columna con todas las cosas que no son vitales y que eventualmente podrían podrían recortarse.

Algunos son partidarios de manejar el presupuesto usando aplicaciones en tu teléfono, otros piensan que se puede hacer una simple planilla de Excel y otros proponen escribir el presupuesto a mano en una hoja y pegarla en el refrigerador.

Lo único importante es que te quite el menor tiempo posible y sea de fácil acceso.

Dos hombres sacando cuentas

Getty Images

Si estás pasando por un mal momento financiero y no tienes idea de tus gastos porque nunca hiciste un presupuesto, lo básico es imaginarse un mapa (o dibujarlo) que te muestre dónde estás y hacia dónde quieres ir, dice Costal.

“El mapa te ayuda a identificar dónde estás parado, cuál es tu situación actual y cuáles son tus objetivos”. Ese primer paso, agrega, te permitirá trazar un camino para alcanzar tus objetivos financieros.

Otro consejo que te puede ayudar es dividir el presupuesto en tres partes, siguiendo la regla del 50/30/20.

Destinar un 50% del salario a gastos fijos, el otro 30% a gastos de placer como vacaciones, la compra de un teléfono nuevo o la salida a un restaurante, y el restante 20%, al ahorro.

Aunque suena bien, es cierto que la mayoría de las personas destina gran parte del salario a sus gastos fijos y que, en muchos casos, solo la renta es superior al 50% de los ingresos.

Tú puedes inventar tu propia regla con los porcentajes que más te acomodan para dividir los gastos fijos, gastos de placer y ahorro.

Las deudas las puedes incluir en gastos fijos o, si prefieres, las puedes clasificar como un criterio separado.

3. Cómo hacer un plan para pagar deudas

Casi sin darte cuenta, llegó el día en que se acumularon tus deudas.

Puede ser que estés pagando la hipoteca de tu casa, el crédito automotriz, el préstamo bancario para cubrir una emergencia médica, el crédito universitario, además de las dos tarjetas de crédito que siempre has utilizado en el día a día.

¿Abrumador, no?

Mujer sacando cuentas

Getty Images

Con tantos compromisos financieros, es posible que veas las deudas como una montaña casi imposible de escalar.

Existen tres métodos populares para enfrentar el pago de las deudas: bola de nieve, avalancha y tormenta de nieve.

El método de la bola de nieve consiste en ordenar las deudas de menor a mayor.

La idea es pagar el mínimo en todas ellas cada mes, y poner todo el dinero extra que tengas en la deuda más pequeña.

Cuando esa deuda quedó saldada, pasas a la segunda más pequeña, sin olvidar de hacer los pagos mínimos en las demás.

Con el método de la avalancha ordenas tus deudas desde la que tiene el tipo de interés más alto al más bajo.

Tras hacer los pagos mínimos de todas las deudas, dedicas el dinero remanente para pagar la deuda que tiene los intereses más altos y así sucesivamente hasta llegar a la que tiene menos intereses.

Hombre mirando el computador

Getty Images

El método de la “tormenta de nieve” combina los dos. Te concentras en una o dos de las deudas más pequeñas primero y luego sigues con la deuda que tiene la tasa de interés más alta.

El método de la bola de nieve no parece ser el más recomendable, pero tiene una gran ventaja: obtienes una victoria psicológica más rápida al pagar la deuda por completo.

Con la avalancha, en cambio, ahorras dinero a largo plazo al deshacerte primero de la deuda con intereses más altos, por lo tanto, tiene más sentido desde una perspectiva financiera.

Hay otras alternativas como consolidar las deudas, que significa juntarlas todas bajo un mismo paraguas y comenzar a pagar un solo préstamo donde están incluidas todas las deudas de una vez.

Pero hay que tener cuidado con este camino, calculando correctamente que el interés de este nuevo préstamo consolidado no sea superior a los intereses que estabas pagando antes.

Y lo otro es renegociar con el banco, pedir extensiones de plazo o explorar si la institución financiera ofrece alguna otra alternativa para los deudores.

No se pierde nada intentándolo.

4. No te olvides de ahorrar (e invertir, aunque tengas poco dinero)

Si estás con problemas económicos y se te han acumulado las deudas, quizás la parte del ahorro te parezca inalcanzable.

Sin embargo, quienes han logrado cubrir todo sus gastos, tienen la misión de destinar una parte, por pequeña que sea, al ahorro.

Mujer frente a computador

Getty Images

Hay distintos tipos de ahorro. El ahorro de corto plazo se usa para solventar gastos como las próximas vacaciones o un auto nuevo. Es un ahorro específico para un fin determinado desde el inicio.

Luego está el ahorro de largo plazo, donde el ejemplo más claro es la jubilación.

Y el tercer tipo de ahorro es aquel destinado a tener un “fondo de emergencia”.

Los especialistas recomiendan que ese fondo de emergencia sea equivalente a tres o seis veces tu salario mensual, porque es un seguro personal en caso de que pierdas el trabajo o que debas enfrentar un gasto inesperado de salud.

Para comenzar a ahorrar, el primer paso suele ser el más difícil, comenta Jesús Chávez, director de análisis de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, México.

“Aunque sea poco dinero, es importante ahorrar”, dice el experto, pero advierte que hay que tomar ciertas precauciones.

“Si lo guardas en la casa, ese dinero va a perder poder adquisitivo”, explica. Entonces, lo más adecuado es buscar instrumentos que te permitan conseguir un rendimiento que se acerque al aumento de la inflación.

Hombre sacando cuentas

Getty Images

En el caso particular de México, Chávez recomienda invertir en Certificados de la Tesorería de la Federación (CETES), emitidos por el gobierno mexicano en pesos.

Para quienes viven en otros países, si la inflación está muy alta, la recomendación es buscar opciones de bajo riesgo para evitar la devaluación de los ahorros.

Aunque reciben distintos nombres, el factor común es que depositas tus fondos por un período de tiempo y recibes una ganancia. Como las tasas de interés están altas, este puede ser un buen momento.

Si tu decisión es buscar un instrumento bancario o correr riesgo en la bolsa de valores, hay que poner atención a las comisiones y cualquier otro costo asociado en el que puedas incurrir.

Y desde un punto de vista práctico, Lambarena recomienda ahorrar a través de una transferencia automática desde tu cuenta bancaria.

Al hacerlo de esa manera, es casi imposible que te olvides de ahorrar o que cedas a la tentación de usar ese dinero en un gasto de consumo, básicamente, porque como “desaparece” de tu cuenta bancaria, no pasa por tu manos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.