Trata de personas: en pandemia enganchan con ofertas de trabajo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Tratantes de personas refinan técnicas: en pandemia enganchan más con ofertas de trabajo

De acuerdo con el Informe de Trata de Personas en México del primer semestre del 2021, hubo un cambio sustancial en las formas de enganche que previamente se tenían registradas.
Cuartoscuro
31 de julio, 2021
Comparte

Olga y Oswaldo —a quienes así identificaremos para proteger su identidad— solo buscaban encontrar un empleo para poder llevar recursos a su casa, sin embargo, sus empleadores, en el caso de Oswaldo, y la pareja sentimental de Olga se aprovecharon de su necesidad y vulnerabilidad por lo que por meses fueron víctimas de trata de personas.

Oswaldo por días planeó escapar de la maquila de ropa donde trabajaba y era explotado laboralmente. Una tarde, a la hora de la comida encontró la oportunidad y huyó por una puerta trasera.

Tres meses antes se enteró de una oferta de trabajo en la que ofrecían un pago de 3 mil pesos semanales, tendría seguro social, prestaciones conforme a la ley y un lugar dónde vivir, pues el trabajo era en Tijuana y él vivía en Puebla. Ante la urgencia de trabajar y llevar dinero a su casa, la oferta le resultó tan atractiva que no dudó en presentarse a la convocatoria en compañía de otras 15 personas, incluidos su hermana de 17 años y su hermano de 24 años. Bastó llegar al lugar donde trabajarían para darse cuenta de la realidad.

Leer más | En México, tratantes de personas usan páginas web y anuncios de trabajo para enganchar a sus víctimas

El pago era apenas de entre 800 o 900 pesos semanales, mismos a los que les descontaban los alimentos, la renta del lugar donde dormían y el transporte que los trasladó hasta Tijuana. 

Su jornada laboral era de lunes a domingo de las 07:00 a las 00:00 horas. Todos los días un camión los recogía para llevarlos a la maquila y al término de la jornada los regresaba al lugar en donde prácticamente estaban prisioneros.

Oswaldo describe el lugar en el que vivió como una construcción de tres pisos en la que decenas de personas —hombres, mujeres, niños y jóvenes— dormían en el piso. Quienes pagaron pudieron comprar una colchoneta para dormir un poco más cómodos. Ni en el taller ni en la casa tenían permitido salir.

Cansado de la explotación que vivía planeó, con sus hermanos, huir del lugar y regresar a su lugar de origen. Ahorraron los pocos pesos que les quedaban y cuando estimaron que era suficiente para volver, huyeron.

Aunque Oswaldo volvió a su casa no hay día que no sienta temor de que algo le pueda pasar a él o a su familia ya que, refiere, la persona que los contrató se quedó con todos sus papeles… “sabe dónde vivimos”, afirma.

De acuerdo con su testimonio, en la maquila donde fue explotado laboralmente había alrededor de 600 trabajadores, la mitad de ellos, subraya, dormían en el mismo lugar donde él y sus hermanos estaban. El menor de los trabajadores que pudo identificar tenía 15 años.

También en el norte del país Olga trabajaba en una plaza comercial. Tenía 17 años.

A principios de 2020, un amigo le preguntó si le gustaría “experimentar algo nuevo” con un hombre mayor, por lo que le presentó a un sujeto de 44 años a quien identificaremos como Juan. Ambos comenzaron una relación. 

Un día cualquiera ella tuvo una discusión con su madre —con quien vivía— y al contárselo a su pareja él le propuso que dejara su casa y se fuera a vivir con él, así ya no tendría problemas.

Todo parecía marchar “bien”, sin embargo, los efectos de la pandemia de COVID comenzaron a hacerse presentes y a mediados del 2020 Olga perdió su empleo. 

Para hacer frente a los gastos que tenían en casa Juan le preguntó si quería ser escort. Aunque ella no sabía qué era eso aceptó pues él la presionaba para tener dinero que aportar a la casa. Juan le tomó una serie de fotografías y las publicó en una página de contenido sexual.

A través de Whatsapp, él coordinaba las citas en distintos hoteles a los que llevaba a Olga y esperaba a su salida. Juan solicitaba el pago de mil pesos por cada encuentro sexual que tuviera la joven y aunque ella era quien en un primer momento recibía el dinero, este tenía que entregarlo íntegro al hombre que le decía que con esos recursos pagaba la comida y otros gastos de la casa.

Esta situación continuó hasta finales de 2020, cuando Olga descubrió que Juan sostenía una relación con una menor de 16 años y que con ella, y la familia de él, es con quienes se gastaba el dinero que le entregaba. En febrero de 2021 dejó de vivir con él y denunció los hechos por lo cual se abrió una carpeta de investigación.

Refinan técnicas

La trata de personas no es una situación que suceda solo en determinadas partes de México, sino que se trata de problema global en el que el país es un eslabón de la cadena. Basta subrayar que un intercambio de información entre autoridades mexicanas y estadounidenses reveló que el 80% de las víctimas de trata de personas que son identificadas en Estados Unidos pasaron por México o nacieron en México, según informó el Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México.

En los últimos tres años, la línea nacional (800 5533 000) que tiene el Consejo Ciudadano para recibir y atender casos de trata se ha fortalecido y ha permitido contar con datos que permiten tener un registro detallado de dónde se están presentando los casos y quiénes son las víctimas de trata.

De acuerdo con el Informe de Trata de Personas en México del primer semestre del 2021, entre enero y junio se presentó un cambio sustancial en las formas de enganche que previamente se tenían registradas. El enamoramiento —que hasta antes de la pandemia ocupaba el primer sitio— quedó por debajo de las ofertas engañosas de empleo, y el aprovechamiento de una situación de vulnerabilidad de las víctimas apareció por primera vez en los reportes. 

“Está claro que los organismos delictivos, independientemente de su grado de peligrosidad, convirtieron la imposibilidad de operar de la misma manera durante la pandemia en una oportunidad de depredación ofreciendo falsas promesas de empleo que se caracterizan por elementos como: un salario claramente desproporcionado con respecto a los que están vigentes en el mercado, no requisitos formales de preparación ni de trayectoria ni de habilidades específicas, el traslado a otra ciudad, pero sobre todo el traslado a otro ambiente en donde se explota la expectativa y la esperanza para que se manipule a la persona tanto en la voluntad como en el cuerpo”, explicó Salvador Guerrero Chiprés, presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia capitalina.

Hay que subrayar que la tipificación de la trata de personas establece 11 modalidades, pero no todas son reportadas. Mientras que en el 2020 la explotación sexual representó el 61% de los casos, este año cayó casi 15 puntos porcentuales, mientras que los de carácter laboral subieron 19 puntos. 

“Hay que reconocerse como vulnerable cuando uno cree que una oferta laboral que no tiene sentido, que no tiene realismo puede ocurrir solamente porque tenemos la esperanza, hay que estar listo cuando un cree que una oferta amorosa, sexual, de algún tipo nos va a sacar —sobre todo si somos menores de edad— de esa situación de precarización que vivimos”, subrayó el funcionario.

Según el informe, los reportes de trata que recibió el Consejo Ciudadano en el primer semestre de 2021 registran una disminución del 13% con respecto al mismo periodo de 2020 al pasar de mil 018 a 887.

Prostitución u otras formas de explotación sexual, explotación laboral, trabajo o servicios forzados y mendicidad forzosa son los tipos de explotación mayormente reportados. 

Aunque es un proceso difícil, en el primer semestre de 2021 los reportes recibidos por el Consejo Ciudadano permitieron abrir 284 carpetas de investigación por este delito, el 7% del total que fueron presentadas a nivel nacional. 

“La idea es que todos los reportes se convirtieran en carpetas de investigación, lo cual no es fácil (…) buscamos generar un espacio para que todo mundo sepa como testigo o como víctima que puede denunciar o acudir a un Consejo Ciudadano -que es parte de un eslabón de una cadena de auxilio- para que alguien pueda salvar su vida de la esclavitud porque la trata de personas es una forma de esclavitud”, agregó el funcionario.

En entrevista con Animal Político, Guerrero Chiprés explicó que llegar a la denuncia y la apertura de carpeta de investigación es un camino complejo por dos principales hechos: lo difícil que resulta para las víctimas el aceptar que lo son, y por otra parte, la complejidad del tipo penal de la trata de personas pues se llega a calificar como secuestro, privación ilegal de la libertad o prostitución, por ejemplo. 

“La vergüenza de haber sido víctima inhibe la apertura de la carpeta (de investigación), no es fácil que una mujer que tenía 14 años, que la engañaron con el enamoramiento y ahora tiene 22 (años) y probablemente tiene 1 o 2 hijos del tratante… no es fácil que esa persona vaya y abra una carpeta”, señaló Guerrero Chiprés. 

Sobre la edad de las víctimas de trata el 41.1% son menores de edad, el 28.4% son personas de entre 18 y 30 años, el 9.5% personas de entre 31 y 50 años y el 6.3% son adultos mayores. 

También aumenta explotación sexual 

En el marco del Día Mundial contra la Trata de Personas —que se conmemora el 30 de julio— la Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer Elisa Martínez A.C. informó que durante la pandemia registraron el incremento en un 30% de la trata de personas con fines sexuales en el país, esto entre marzo de 2020 a la fecha.

A través de un comunicado la Brigada Callejera informó que ha documentado que la mayoría de las víctimas de este delito son provenientes de los estados de Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Puebla, Tlaxcala y Tabasco. En su gran mayoría son enganchadas con promesas laborales.

“La organización ha identificado a la Ciudad de México y Tapachula (Chiapas) como los destinos donde más víctimas de trata sexual existe. En la entidad fronteriza las mujeres centroamericanas son el blanco del delito. En lo que va del 2021 Brigada Callejera ha acompañado a 30 personas para abrir carpetas de investigación por el delito de trata en Tapachula, la mayoría de víctimas son originarias de Honduras. En la Ciudad de México, en el mismo periodo, se han abierto 15 carpetas”, informaron.

Entre los casos documentados y a los que han dado seguimiento se encuentra el de una joven de 23 años originaria de Catemaco, Veracruz quien era explotada sexualmente en la zona de La Merced.

Dado que la joven no sabía ni leer ni escribir, la persona que la explotaba le escribía con un plumón en el brazo la leyenda “270 cobro”.

La víctima, que tenía discapacidad psicosocial, fue traída a la Ciudad de México con la promesa de casarse con su quien se convirtió en su tratante, pero desde Puebla la obligó a dar servicios sexuales. Pasados los meses la joven intentó atentar contra su vida pero los captores lo impidieron. En Veracruz sus padres la buscaban y ya sumaba seis meses que la habían reportado como desaparecida.

En este caso en particular Brigada Callejera denunció “negligencia (…) debido a que las autoridades de la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Trata de Personas señalaron no poder avanzar en el caso debido a que la víctima padecía de sus facultades mentales. La joven regresó a su hogar sin que a la fecha se encarcele a los responsables de la esclavitud sexual que vivió”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Georgia Meloni: qué es el neofascismo, por qué avanza en Italia y qué consecuencias puede tener para el resto de Europa

La posible llegada al poder por primera vez desde Benito Mussolini de un partido de ultraderecha en Italia preocupa a la comunidad internacional.
28 de septiembre, 2022
Comparte

El 28 de octubre de 1922, los “camisas negras” de Benito Mussolini marchaban sobre Roma e Italia inauguraba el régimen fascista.

Un siglo después, casi día por día, y por primera vez desde la Segunda Guerra mundial, el partido mas votado en Italia hunde sus raíces en el posfascismo, y ha recuperado un lema que popularizó “Il Duce”: “Dios, patria y familia”.

En apenas una década, Giorgia Meloni, la gran vencedora del los comicios que ha celebrado Italia, ha conseguido llevar a su partido, Hermanos de Italia, desde la marginalidad al centro político e, inexorablemente, al palacio Chigi, sede del Ejecutivo. Se prevé que el presidente de la república, Sergio Mattarella, le encargue formar gobierno en las próximas semanas.

¿Cómo ha sido esa progresión?

Después de la Segunda Guerra Mundial, Alemania llevó a cabo un proceso de “desnazificacion” y un doloroso ajuste de cuentas con su pasado. En Italia, sin embargo, se decidio mirar para otro lado.

BEnito Mussolini y otros dirigentes fascistas marchan sobre Roma.

Getty Images
La Marcha sobre Roma dio paso a la dictadura fascista de Benito Mussolini.

Por aquel entonces, el Partido Comunista italiano era el mayor de toda Europa occidental y los aliados, inmersos en la dinámica de la Guerra Fría, tenían un objetivo principal: que los comunistas no llegaran al poder.

Por miedo a que las purgas de antiguos fascistas pudieran generar inestabilidad, las potencias aliadas hicieron la vista gorda ante la creación de nuevos partidos herederos de “Il Duce” y sus ideas. No solo eso, muchos símbolos y monumentos fascistas siguieron -y siguen- presentes en las calles italianas, como los fascios que adornan aún muchas de las tapas de alcantarilla de Roma.

Así surgió en 1946 Movimiento Social Italiano (MSI), fundado por Giorgio Almirante, que había sido jefe de gabinete del último ministerio de Propaganda fascista.

Giorgia Meloni no ha escondido nunca su admiración por Almirante. En 2018, ella misma difundió un fotomontaje que tituló “De Giorgio a Giorgia”, en el que se presentan uno al lado del otro con idénticos eslóganes: “Podemos mirarte a los ojos”. En 2020, cuando se cumplían 32 años de su muerte, la ahora vencedora de los comicios en Italia homenajeó a Almirante en Twitter con estas palabras: “Un gran hombre, un gran político, un patriota”.

Con la caída del bloque comunista, surgieron nuevos partidos de derecha. Uno de ellos, Forza Italia, liderado por el multimillonario Silvio Berlusconi, incluyó en su coalición de gobierno en 1994 al MSI, liderado entonces por Gianfranco Fini. El posfascismo entró en el gobierno, y ante los ojos de los italianos, argumenta Luciano Cheles, de la Universidad de Grenoble, “le dio respetabilidad”.

Gianfranco Fini.

Getty Images
Gianfranco Fini fue el primer líder posfascista en entrar en un gobierno en Italia.

El partido pasó a llamarse Alianza Nacional y una joven Giorgia Meloni, que con 15 años había militado en el MSI, se convirtió en la líder de sus juventudes.

Hermanos de Italia nace de ese caldo de cultivo. “Han cambiado muchos postulados, han cambiado algunos aspectos, aunque son, por supuesto, un partido de derechas que tiene sus raíces en el movimiento posfascista”, analiza Lorenzo Pregliasco, profesor de Ciencias Políticas de la universidad de Bolonia.

Los orígenes del partido, argumenta Cheles, están estrechamente conectados con los partidos neofascistas, pero Hermanos de Italia y Giorgia Meloni se encuentran con una disyuntiva: “por una parte, quieren presentar una imagen respetable, de moderación y modernidad, y por ello han dicho que han cortado el cordón umbilical con el fascismo. Pero, por otra parte, no quieren perder una parte del electorado que cree que una forma moderna del fascismo es aún válida y aceptable”.

Simbología fascista

Esas raíces están presentes en toda la simbología del partido.

La más evidente es la llama tricolor, el símbolo del Movimiento social Italiano que Hermanos de Italia ha mantenido. Una llama que, por cierto, también adoptó el Frente Nacional en Francia -aunque con los colores de la bandera gala- y que, más estilizada, conserva la Reagrupación Nacional de Marine Le Pen.

“Pero en su propaganda hay muchísimas más referencias al fascismo, algunas más o menos escondidas porque están hechas para ser comprendidas por los fascistas y aquellos que están familiarizados con su simbología”, explica Cheles, experto en iconografía política.

Uno de los ejemplos que ha encontrado Cheles es el mismo himno de las juventudes de Alianza Nacional, que Meloni dirigió durante años: “se trata de ‘Mañana me pertenece’, que es una canción que canta un joven nazi en la película “Cabaret” de Bob Fosse (1972). Aún sigue siendo un eslogan que aparece en gran parte de la propaganda de Giorgia Meloni”.

El propio Giorgio Almirante, al que Meloni admira tanto, es otro de los ejemplos: cada nuevo número de la newsletter de Hermanos de Italia lleva su foto, que también está en la página web de la formación, revela el experto.

Giorgio Almirante.

Getty Images
Giorgio Almirante fundó Movimiento Social Italiano, el primer partido posfascista de Italia.

Cuáles son sus postulados

Hermanos de Italia hunde sus raíces en el posfascismo pero, ¿qué conserva de esa filosofía?

Umberto Eco consideraba que el fascismo “no tenía esencia” y que Mussolini no había tenido una filosofía particular: “solo tenía retórica”. El fascismo, aseguró el célebre semiólogo, filósofo y escritor italiano en un discurso en 1995, “era un totalitarismo confuso, un collage de distintas ideas políticas y filosóficas, una colmena de contradicciones”.

No había, por lo tanto, una filosofía particular detrás del fascismo, pero “emocionalmente estaba firmemente fijado a ciertos cimientos arquetípicos”, como el culto a la tradición, el miedo a la diferencia, el populismo selectivo o el machismo.

Hermanos de Italia conserva algunas de estas raíces culturales, como detalla a BBC Mundo la periodista italiana Annalisa Camilli: “tienen un discurso fuerte contra la inmigración y contra los derechos de las mujeres, están en contra del aborto y quieren aumentar la tasa de natalidad en Italia, que es la más baja de Europa. En este sentido, son muy tradicionalistas, de ahí su lema, “Dios, patria, familia”.

Sin embargo, apunta Camilli, ” se han emancipado de ese pasado. Ahora son un partido moderno de ultraderecha, más parecido a otros partidos como la Reagrupación Nacional de Marine Le Pen, Vox en España o el partido de Victor Orban en Hungría. Buscan un consenso en torno a ciertos pilares como la lucha contra la inmigración ilegal, la promoción de una identidad nacional y las políticas de apoyo a la natalidad”.

Obelisco.

Getty Images
Aún quedan en Italia numerosos monumentos fascistas, como este obelisco dedicado a Benito Mussolini en Roma.

Como tantos otros líderes ultraderechistas, desde Orbán al republicanismo de Donald Trump en EE.UU., la ideología de Meloni arremete contra la “izquierda globalista”, contra los supuestos “lobbies LGTBI”, habla de cómo la “inmigración masiva” acabará sustituyendo a los italianos “de toda la vida”, es decir, a los blancos y cristianos, en línea con la teoría del “gran reemplazo” del polemista francés Renaud Camus.

“El neofascismo”, reflexiona Cheles, “no lleva necesariamente camisas negras. El fascismo hoy tiene una forma más sutil, es una forma de autoritarismo cuyos elementos se resumen en no respetar las diferencias ni a las minorías, y que mantiene actitudes intolerantes hacia ciertos grupos de personas”.

Dónde se alimenta el neofascismo

En un país como Italia, indica Camilli, “el fascismo es algo endémico. De alguna forma, 100 años después, los testigos han muerto y la memoria que queda no es lo suficientemente fuerte para evitarlo”.

La base electoral, además, se ha vuelto mucho más líquida. Y, si algo han demostrado los italianos en los últimos años, es que siempre votan por el cambio.

Los sucesivos gobiernos han generado una desafección entre los ciudadanos y el populismo parece haber llegado para quedarse. “El Movimiento 5 Estrellas ya preparó ese terreno asegurando que no había diferencias entre la izquierda y la derecha, que todo era corrupción”, señala la periodista del semanario “Internazionale”.

Ese discurso de indignados contra la casta y contra las élites, contra los partidos tradicionales y la política clientelar de la que muchos italianos están hartos, el mismo que abanderaban los populistas del Movimiento 5 Estrellas, ahora lo ha recogido Giorgia Meloni y Hermanos de Italia.

La coalición de ultraderecha se ha nutrido de “las clases trabajadoras que han perdido sus ahorros por la inflación, y de las clases medias que cada vez se empobrecen más y les ha prometido una ‘nueva era”, dice Camilli. Hace 100 años, el fascismo también prometió “una nueva era”, un nuevo comienzo.

Cómo afecta a Europa

El auge de partidos de ultraderecha en toda Europa, como recientemente el de los Demócratas de Suecia, Vox en España, Ley y Justicia en Polonia o la Hungría de Orbán, de la que recientemente el Parlamento Europeo declaró que no se puede considerar una democracia plena, tienen una misma raíz, según Cheles: el aumento de la inmigración.

Viktor Orbán y Giorgia Meloni.

Getty Images
Viktor Orbán es el gran referente europeo de Giorgia Meloni.

“Estas ideas neofascistas se han introducido a través de este tipo de argumentos, los que dicen que Italia u otros países no se pueden permitir tener tantos extranjeros”, indica el académico.

En Bruselas, aunque la Comisión Europea asegura que va a trabajar con cualquier gobierno que salga de las urnas, la preocupación es palpable.

Tanto Hermanos de Italia como La Liga, el partido de Matteo Salvini que forma parte de la coalición de ultraderecha, han llevado a cabo una fuerte retórica euroescéptica, aunque con diferencias.

En los últimos meses, Meloni ha moderado su discurso. Ha recalcado que no quiere que Italia salga ni de la Unión Europea ni de organizaciones como la OTAN. Durante la guerra de Ucrania, la líder apoyó la decisión del gobierno de Mario Draghi de mandar armas a Kiev.

La postura de sus socios de coalición, sin embargo, choca frontalmente con la de Bruselas. Salvini tiene una estrecha relación con Rusia y su partido está bajo sospecha de haber recibido financiación de Moscú. El tercer socio de la coalición, Silvio Berlusconi, también amigo íntimo de Putin, justificó recientemente la invasión rusa de Ucrania.

Pero, más allá del asunto de la guerra, lo que realmente preocupa en Bruselas es la posibilidad de que Italia, país fundador de la Unión Euroepa y su tercera economía, se convierta en otra Hungría o Polonia que ponga en peligro sus valores fundamentales.

“Existen preocupaciones a nivel internacional”, reconoce Pregliasco, que también dirige la revista digital de periodismo de datos “YouTrend”, “pero yo creo que la democracia italiana es más fuerte de lo que parece y, por supuesto, más fuerte de lo que lo era en 1922”.

Meloni

Reuters

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=StKur7oONyw&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.