Despiden a ministro; SRE lo acusa de 'comportamientos poco dignos'
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro y Twitter

Despiden a ministro de embajada en España; SRE lo acusa de 'incurrir en comportamientos poco dignos'

Marx Arriaga aseguró que 'leer por placer es un acto consumista', lo cual fue criticado por el escritor Jorge F. Hernández, quien se desempeñaba como Ministro para Asuntos Culturales de la Embajada de México en España; fue despedido.
Cuartoscuro y Twitter
8 de agosto, 2021
Comparte

Este viernes fue cesado el escritor Jorge F. Hernández como Ministro para Asuntos Culturales de la Embajada de México en España, tras contradecir al actual director de Materiales Educativos de la Secretaría de Educación Pública (SEP), quien afirmó que ‘leer por placer es un acto de consumismo capitalista’.

“(…) Para dejar aclarado ya para siempre que en el fondo se lee por placer y diversos placeres se quedan en pura lectura así sigan babeando las recuas increíbles de advenedizos absolutamente ilegibles”, escribió Hernández en su columna Agua de Azar, publicada en el diario Milenio.

“Yo parto aquí una lanza en favor de quienes leemos por insomnio, para viajar sin maletas a cualquier paisaje y sin reloj a cualquier hora y época; hablo de los que leen en voz alta para compartir una trama y los que leen en silencio para hablar con dioses, ligarse a una musa o matar a un tirano…”

Todo surgió después de que en una ponencia se le adjudicó a Marx Arriaga Navarro, director de Materiales Educativos, el señalamiento sobre que la lectura era un acto de consumismo capitalista, tras lo cual negó dicha aseveración y aclaró en una carta publicada en sus redes sociales: 

“En ningún momento señalé: ‘Leer por goce es un acto de consumo capitalista’ como algunos medios aseguraron. Me imagino que cumplieron su misión al provocar la rabia de miles que confían en ellos, pero deberían tener respeto por sus lectores y la lectura”, indicó en su publicación.

En la carta también señaló que el mercado es el que trata de convencer a las personas que leer es divertido, porque desea desarrollar en la gente la idea del consumo y que el sistema de consumo obliga a las nuevas generaciones a radicalizarse y dividirse. 

Te puede interesar: SEP entrega ‘diploma’ sin valor a maestros que rediseñaron libros sin pago económico

“En los últimos años se ha infantilizado la lectura, como resultado de una política pública encaminada a una propuesta de mercado donde se fomenta la adquisición de un nuevo producto y no el desarrollo del individuo o convivencia en comunidad”.

Poco después de las declaraciones durante la ponencia de Arriaga, Jorge F. Hernández imitó al funcionario durante una entrevista en el programa de radio Así las Cosas’: “Es un momento sublime que se reivindique la figura de Marx, Stalin tenía razón: hay que leer para cobrar”.

“Gracias a Marx Arriaga, caigo en la cuenta de que soy estúpidamente rico, un millonario inconcebible, un capitalista de grandes vuelos porque pues dejé 21 mil libros en una bodega en México y aquí llevo como 3 mil que estoy consumiendo constantemente”.

Jorge F. Hernández compartió en sus redes un comunicado que habría sido enviado por la Secretaría de Relaciones Exteriores sobre su cese.

El documento señala que dicha “Dirección quiere dar a conocer que el día de ayer fue solicitada la cancelación del escritor Jorge F. Hernández”, quien “en fechas recientes, desafortunadamente incurrió en comportamientos graves y poco dignos de una conducta institucional que nos llevaron a solicitar a la Secretaría el término de su contratación”.

Posteriormente, la SRE publicó un comunicado similar, en el que se eliminó la palabra “graves” para calificar los comportamientos del escritor.

¿Quién es Marx Arriaga? 

Se trata del actual director de Materiales Educativos de la Secretaría de Educación Pública (SEP). Es doctor en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid; maestro en Teoría Literaria y licenciado en Letras Hispánicas, ambos por la Universidad Autónoma Metropolitana.

Actualmente es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), respaldado por su docencia en  la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

En 2018 fue nombrado director general de Bibliotecas Públicas, cargo donde despidió al entonces director de la Biblioteca Vasconcelos y permitió que el recinto fuera usado para fines distintos a los literarios, constató el medio La Silla Rota.

Lee al respecto: SEP deja a profesores diseño de nuevos libros de texto que buscan eliminar ‘discursos autoritarios’

El mismo medio reportó que Arriaga Navarro ganó 200 mil pesos más que el presidente Andrés Manuel López Obrador en su paso como director de Bibliotecas; según su última declaración patrimonial, de 2020, recibió un millón 768 mil 108 pesos, a diferencia del millón 567 mil 640 del presidente.

Recientemente fue el encargado de la renovación de los libros de texto gratuitos de la SEP para nivel primaria, para lo cual la Secretaría convocó a maestros e ilustradores a colaborar sin recibir pago.

Antes de terminar: Va a estar en tu CV: SEP quiere ‘pagar’ a maestros libros de texto solo con su crédito

Solamente obtendrían “una constancia por sus materiales visuales, con valor curricular, por parte de la Dirección General de Materiales Educativos, así como un ejemplar del libro en el que aparezca su ilustración y su crédito”. 

De ahí surgió el “Movimiento No vivimos del Aplauso”, integrado por la comunidad de artistas y creadores, emitieron una carta dirigida a la secretaria de Educación, Delfina Gómez, y a Max Arriaga, para expresar su descontento por dicha convocatoria. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Shutterstock

Así lucha el COVID contra las vacunas para intentar escapar de ellas

El virus lucha constantemente contra las vacunas para intentar escapar de ellas. Sin embargo, nuestros linfocitos B productores de anticuerpos también pueden “mutar” para hacerle frente.
Shutterstock
20 de julio, 2021
Comparte

Las variantes de SARS-CoV-2 y su contagiosidad están causando una gran atención mediática en las últimas semanas.

A medida que ha ido pasando el tiempo, el virus ha ido cambiando. Ha introducido mutaciones puntuales en su secuencia génica, muchas de las cuales se traducen en cambios de aminoácidos de sus proteínas.

Con estos cambios, el virus adquiere ventajas evolutivas en el proceso de adaptación a nuestras células y organismos, que son el medio en el que se replica.

Este proceso de adaptación no implica necesariamente una mayor virulencia, pero si avances en mejorar la unión al receptor, una optimización de su replicación, la producción más efectiva de partículas virales y su transmisión, la modulación de la patología o, eventualmente, el escape parcial de alguno de los mecanismos inmunes.

Cuando no teníamos vacunas, el virus campaba a sus anchas

Uno de los mecanismos inmunes más importantes frente a la infección es la producción de anticuerpos por parte de los linfocitos B y su capacidad de reconocer y neutralizar al virus.

Hasta el comienzo de la campaña de vacunación, cada vez que el SARS-CoV-2 infectaba a alguien, se encontraba con el reto de superar las distintas barreras del hospedador infectado.

Pero si el individuo no había contagiado previamente, había pocas posibilidades de que el virus se encontrase con algún anticuerpo que le reconociese.

De esta forma, en cada infección, las mutaciones que el virus pudiera generar iban a ser seleccionadas e incorporadas en las nuevas partículas virales en la medida en la que supusieran ventajas evolutivas independientes del escape de los anticuerpos.

Pero cuando se encuentra con personas vacunadas, el escenario cambia.

Un trabajador sanitario muestra ampollas que contienen la vacuna Sinovac contra la Covid-19 hecha por Biopharma en Indonesia el 22 de junio de 2021.
EPA

Sin vacunas el virus campaba a sus anchas

Un obstáculo en el camino: las vacunas

La evolución en general, y la de los virus en particular, está determinada por las condiciones reproductivas en un determinado medio.

En virología existe un concepto denominado “viral fitness”, que podría ser traducido como aptitud viral, que determina la selección de aquellas partículas virales que introducen cambios para replicarse y transmitirse de forma más efectiva.

En otras palabras, se seleccionan virus más aptos al contexto de infección con el que se van encontrando.

Cuando el virus se encuentra a más personas con inmunidad, se ve obligado a enfrentarse a las defensas con las que antes no se encontraba, además de tener que competir entre sí con otras variantes.

De esta forma, las variantes que “ganarán” serán aquellas que tengan una ventaja sobre variantes previas, no preparadas para ese nuevo escenario inmune.

Por tanto, las variantes que escapen del efecto de las vacunas serían, en teoría, las que se impondrían sobre otras. En este escenario, las vacunas dejarían de funcionar a medio o largo plazo.

Fortaleza de las vacunas

Esta situación, que pudiera parecer descorazonadora en cuanto al papel de las vacunas en la pandemia, esconde un paradigma que juega en contra del virus.

Ya conocemos la capacidad de los anticuerpos neutralizantes de bloquear la unión de la proteína S del virus a la célula hospedadora. Al prevenir esta unión, el virus no nos llega a infectar.

Para escapar de esto, una estrategia que podría utilizar una nueva variante del virus sería cambiar la región de esta proteína S donde se unen estos anticuerpos para así no ser neutralizada.

Sin embargo, estos cambios que parecieran una ventaja para el virus suponen también un coste.

Al situarse los cambios en la misma zona empleada por la proteína S para unirse al receptor celular, podría empeorar su unión al receptor y reducir, a su vez, su capacidad infectiva.

Los virus tratan de solventar este paradigma de “lo que se gana por lo que se pierde” con mutaciones que afecten mínimamente a su capacidad infectiva y replicativa y que, al mismo tiempo, sean capaces de evadir parcialmente las defensas del organismo.

Como resultado de esta continua adaptación, el virus cambia parcialmente algunas de sus proteínas más inmunogénicas, como la proteína S, en un proceso denominado deriva antigénica.

Los virus de la gripe son uno de los más estudiados en cuanto al proceso de deriva antigénica.

Esta es la fuerza responsable de la aparición de nuevas cepas que circulan cada año y que obligan a reformular la estrategia vacunal frente a la gripe.

Pero a pesar de estos cambios, las nuevas cepas gripales no evaden completamente la capacidad de luchar frente a la infección de una persona inmunizada peviamente.

¿Y si nuestros anticuerpos se adaptasen a las nuevas mutaciones?

La adaptación a las condiciones cambiantes no solamente ocurre en el lado del virus.

Nuestros linfocitos B productores de anticuerpos pueden sufrir también un proceso de adaptación denominado hipermutación somática, que se deteriora con la edad.

De esta forma, los linfocitos B productores de anticuerpos frente al virus también pueden “mutar” para mejorar la capacidad de unirse a las proteínas del virus y neutralizarlos.

Esta mejora de los anticuerpos permitiría adaptarse a los cambios de las variantes.

El escenario cambiante de la lucha entre virus y hospedador se juega a dos bandas. El virus tiene que evolucionar y adaptarse continuamente a la situación inmune cambiante o, de lo contrario, extinguirse.

Alicia

Shutterstock

Quizás esta continua adaptación recuerde a situación en la novela de Lewis Carroll “Alicia a través del espejo”, donde los habitantes del país de la Reina Roja deben correr lo más rápido posible, solo para permanecer donde están.

Justamente por eso, la continua evolución de los virus en condiciones cambiantes se denomina (debido a su similitud), “efecto de la Reina Roja”. Es decir, cambiar para tratar seguir en el mismo sitio.

*Estanislao Nistal Villán, es virólogo y profesor de microbiología de la Facultad de Farmacia de la Universidad CEU San Pablo. Este artículo apareció originalmente en The Conversation. Puedes leer la versión orginal aquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PpkidolMaRw&t=6s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.