Alcalde de Mérida dice que José Eduardo fue arrestado por 'intoxicación'
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Luis Cruces / Twitter: @memoriasdnomada

Alcalde de Mérida dice que José Eduardo fue arrestado por intoxicación; ‘no cometió ningún delito’: Amnistía

Amnistía Internacional México señaló como preocupante que la narrativa de las autoridades se centre en el estado de José Eduardo.
Luis Cruces / Twitter: @memoriasdnomada
11 de agosto, 2021
Comparte

El 21 de julio, José Eduardo Ravelo Echavarría, joven de 23 años, fue detenido, golpeado y violado por policías estatales en Mérida, Yucatán. Falleció el 3 de agosto.

Tras los hechos, elementos de la Policía Estatal de Investigación (PEI) de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y de la Fiscalía General del Estado detuvieron a cuatro policías municipales de Mérida por su probable participación en el homicidio.

Los elementos fueron imputados por los delitos de homicidio calificado cometido en pandilla, violación agravada y tortura agravada.

De acuerdo con el testimonio de la mamá de José Eduardo, Dora María Ravelo Echeverría, su hijo le contó que se lo llevaron por “parecer sospechoso”, aun cuando les aseguró que se encontraba ahí para una entrevista laboral.

Entérate: #JusticiaParaJoséEduardo: detienen a presuntos responsables de la muerte de joven golpeado y violado en Mérida

En entrevista con W Radio, el presidente municipal de Mérida, Renán Barrera, afirmó que el joven fue detenido por estar causando “una alteración al orden público”, ya que estaba presuntamente “bajo el efecto de las drogas”.

El funcionario aseguró que en las videograbaciones de la zona de ese 21 de julio se ve que el joven lanza un objeto a una persona de un sitio de taxis en el Centro Histórico de la ciudad, por lo cual fue denunciado y posteriormente arrestado.

“Los policías acuden en ese momento, abordan al joven, se dan cuenta del estado inconveniente en el cual se encontraba, deciden subirlo a la camioneta de la policía municipal en la parte de atrás”, indicó Barrera en entrevista en el programa Así las cosas.

Sin embargo, en México el consumo de algunas sustancias no es un delito, aclaró en el mismo programa Edith Olivares Ferreto, Directora Ejecutiva de Amnistía Internacional México, por lo cual señaló como preocupante que la narrativa de las autoridades se centre en el estado de José Eduardo.

“Una persona no puede ser detenida si no ha cometido un delito”, sentenció Olivares.

La activista comentó que en el informe ‘Falsas Sospechas’, publicado hace cuatro años por Amnistía Internacional, se documentaron una serie de casos de detenciones arbitrarias en el país, y se descubrió que los arrestos a personas que supuestamente están cometiendo un delito al momento de ser aprehendidas, en realidad no son una respuesta auténtica para enfrentar los delitos que se cometen en el país, más bien son utilizados por las autoridades de forma ilegal, principalmente contra aquellas personas que enfrentan situaciones históricas de discriminación.

De acuerdo con la versión de los hechos del alcalde de Mérida, una vez que José Eduardo estuvo en la cárcel no se le pudo tomar las huellas dactilares ni realizar el protocolo de ingreso, ya que tenía un comportamiento ‘sumamente agresivo’.

No obstante, el médico de la cárcel “verificó y certificó” que se encontraba en estado de intoxicación y que además no presentaba signos de tortura, ni señales de violación. El joven estuvo 24 horas ingresado en una celda y lo que captan las cámaras de seguridad de los separos es a José Eduardo “recuperando gradualmente su condición física”, según el alcalde.

No obstante al día siguiente, 22 de julio, fue liberado a las 11:00 horas sin haber declarado ante un juez porque “se consideró que ‘no estaba en condiciones de articular o verbalizar’, y se dirigió de vuelta al Palacio de Gobierno, en el centro histórico de la capital yucateca, de acuerdo con la versión oficial.

El alcalde asegura que a partir de ahí se le perdió el rastro y se conoció sobre él hasta dos días después, cuando la policía fue notificada sobre una denuncia por la detención del joven.

Amnistía pide respeto a autoridades 

Desde Amnistía Internacional, Olivares Ferreto invitó a que se ponga en el centro del diálogo a la familia de José Eduardo, y pidió a las autoridades que se respete el proceso de investigación, “que no se ventile la información que tienen o no, puede ser riesgoso para el proceso e irrespetuoso para la víctima”.

En Yucatán se han documentado casos de detenciones arbitrarias por cuestiones como el uso de cubrebocas, consumo de sustancias, o personas que tienen ciertos rasgos, particularmente personas indígenas, indicó Olivares.

“Hay un uso de la detención hacia un grupo de personas tradicionalmente discriminados, y eso es una violación a los derechos humanos”.

A través de un comunicado, asociaciones, colectivos y personas activistas defensoras de derechos humanos señalaron que hasta noviembre de 2020, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Yucatán (Codhey) documentó en dos años los casos de 22 fallecimientos de personas detenidas y en custodia de autoridades policíacas (municipal y estatal), los cuales oficialmente se atribuyen a diversas causas, entre ellas ‘el suicidio’ en cárceles municipales.

#JusticiaParaJoséEduardo

De acuerdo con el testimonio de Dora María, un día después de ser detenido, José Eduardo le marcó y le dijo que había sido golpeado y abusado sexualmente por agentes de la policía. Los uniformados habrían abusado sexualmente del joven en la patrulla y de nueva cuenta en los separos de la cárcel municipal.

El 24 de julio, Dora María se trasladó de Isla, Veracruz, a Mérida, para llevar a su hijo al hospital, donde le negaron la atención.

De acuerdo con el Diario de Yucatán y Quadratin, tras la negativa del Agustín O’Horán para atender a José Eduardo, acudieron ante la Fiscalía General de Yucatán para interponer una denuncia por tortura y violación, y por negligencia médica en contra del hospital.

El grave estado de salud del joven hizo que el médico legista ordenara de inmediato su traslado al mismo hospital donde en primera instancia había sido rechazado y ahí permaneció internado hasta que falleció el pasado 3 de agosto. La razón fue síndrome de obstrucción orgánica múltiple y politraumatismo.

Ante el nulo apoyo recibido por las autoridades ante el caso de su hijo, el pasado 6 de agosto Dora María se presentó con el féretro de su hijo a las afueras del palacio de gobierno de Yucatán, para reclamar justicia.

Después de la protesta de Dora María, el presidente municipal, Renán Barrera, aseguró que se estaba investigando el fallecimiento de José Eduardo, el cual señaló que fue cometido en ‘extrañas circunstancias’.

Con información de Así las Cosas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tonga: los dos biólogos mexicanos que tratan de sacar de la incomunicada tras la erupción y posterior tsunami

Lesli Elisa Nava Flores y David Olaf Santillán González están entre las decenas de miles de personas atrapadas en la nación insular del Pacífico.
18 de enero, 2022
Comparte

Los familiares de dos biólogos mexicanos atrapados en Tonga vivieron horas de angustia al desconocer su situación tras el tsunami del sábado.

Lesli Elisa Nava Flores y David Olaf Santillán González están entre las decenas de miles de personas atrapadas en la nación insular del Pacífico que quedó incomunicada tras la masiva erupción de un volcán y posterior tsunami.

“El sábado la embajada británica en Tonga le prestó un teléfono satelital a mi hermana para poderse comunicar con mi mamá”, le dijo a BBC Mundo Amelia Nava, hermana de Lesli Elisa.

“Mi mamá contó que fue una llamada muy muy breve. Le dijo que estaban bien, que estaban resguardados en una zona segura, pero que estaban incomunicados y pedían que por favor los apoyáramos para que pudieran salir de la isla”, agrega.

Lesli Elisa y David Olaf viven desde hace dos años en Nukuʻalofa, la capital e isla principal de Tonga.

Tras la erupción del volcán submarino y posterior tsunami, la electricidad, internet y las comunicaciones telefónicas quedaron suspendidas y se desconoce cuál es la magnitud de los daños.

Amelia Nava afirma que se comunicó con su hermana por última vez el viernes por la tarde.

“Ella me dijo que les habían advertido que probablemente habría un tsunami, que no se acercaran a las playas. Ellos fueron por comida y víveres”, le dice a BBC Mundo.

“Después de eso yo ya no hablé con mi hermana, pero David le escribió a su cuñado diciendo que estaban lloviendo piedritas volcánicas cerca de donde ellos estaban, que posiblemente se iban a quedar incomunicados, pero que estaban bien”.

Inundaciones en Tonga tras las olas de tsunami.

BBC

Amelia cuenta que su hermana y David se refugiaron en un hotel cerca del aeropuerto, en una zona alejada del área que quedó inundada por el tsunami.

“Se ve que el tsunami ocurrió en una de las orillas de la isla donde todo quedó inundado. Ellos estaban en el aeropuerto, que está un poco más alejado de esa zona”, señala.

En efecto, la Alta Comisión de Nueva Zelanda en Tonga publicó en Facebook que se tienen informes de “daños significativos en los centros turísticos y la zona costera del norte de Nuku’alofa”.

Este lunes, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México informó que ha iniciado la búsqueda de alternativas para facilitar el regreso a México de los biólogos, quienbes se encuentran fuera de peligro, aunque incomunicados debido a las condiciones en las que quedó el país tras la eurupción y el tsunami.

Aunque las autoridades mexicanas no han establecido contacto con ambos desde el sábado.

Su trabajo en Tonga

Los biólogos egresados de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) viven en Tonga desde hace dos años trabajando en el mantenimiento de peces y arrecifes de coral.

“De hecho su contrato laboral era por un año, pero a raíz de la pandemia tuvieron que quedarse allí porque debido a covid cerraron el aeropuerto en Tonga y ya no pudieron salir”, señala Amelia Nava.

Incluso antes del tsunami, por la pandemia, el aeropuerto de Tonga solo llevaba a cabo un número de vuelos muy restringido.

Y Lesli y David tuvieron que permanecer en la isla el año pasado debido a estas restricciones.

BBC

BBC

Miles de afectados

Se cree que hasta 80.000 personas pueden haber resultado afectadas por el evento, le dijo a la BBC la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (IFRC).

Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda, dijo que el tsunami causó “daños significativos”, arrastrando barcos por tierra y golpeando tiendas junto a la orilla.

En particular, hay mucha preocupación sobre la situación en las islas exteriores más remotas de Tonga.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zMZ5xY0Gn44

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.