'Estamos a ciegas': maestros crean protocolos para el regreso a clases
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

'Estamos a ciegas': maestros crean sus protocolos sanitarios para el regreso a clases

Docentes no comparten la decisión de volver a clases presenciales en plena tercera ola de contagios, pero se preparan ante el inminente regreso a las aulas.
Cuartoscuro
Por Dalila Sarabia
18 de agosto, 2021
Comparte

Desde el anuncio hecho por la SEP respecto al “inminente” regreso a clases presenciales el próximo 30 de agosto, la maestra Jacqueline, docente de un jardín de niños en la alcaldía de Tlalpan, no para de recibir correos electrónicos o mensajes de los papás de sus alumnos preguntándole cómo será el regreso a las aulas.

Si bien es cierto que el 95% de los padres de sus 22 alumnos han manifestado que no llevarán a sus hijos a la escuela presencial —rechazo que ella comparte por considerar que no existen las condiciones idóneas—, lamenta que las autoridades no tengan claridad de cuál será el procedimiento que seguir para que este pudiera ser compartido a los padres de familia a fin de que tuvieran otras herramientas para decidir llevar, o no, a sus hijos a la escuela presencial.

Leer más | Participación de padres, detección de COVID y apoyo emocional: la nueva guía para el regreso a clases

“Las autoridades están diciendo que hay comunicación con los maestros, que las cosas están claras, sin embargo, a nosotros como docentes no nos han dado el protocolo que vamos a llevar, ni siquiera opciones si mi grupo decide que no vamos a regresar… no sabemos cómo vamos a trabajar”, reprocha la docente con nueve años de experiencia.

“No hay información clara, nosotros como docentes somos los que debemos dar la cara con los papás que tienen muchas dudas, sin embargo, nosotros tenemos más dudas y no hay quién las puedan resolver porque las mismas supervisoras y directora no saben, entonces estamos a ciegas”. 

En la misma situación está el profesor Carlos González, docente de la escuela primaria Tlacaélel, en el municipio de Ecatepec en el Estado de México.

En entrevista con Animal Político, el docente lamentó la decisión de la SEP de volver a clases presenciales en plena tercera ola de contagios sin contar con un plan claro de cómo será el paso a paso a seguir.

“Sabemos que debemos regresar en algún momento, pero no en plena tercera ola”, afirma el maestro con seis años de experiencia.

“Lo que ofrece o lo que dice la SEP en el discurso se oye muy padre, pero realmente los que tomamos las decisiones, quienes nos enfrentamos a todos esto somos los maestros que trabajamos en escuelas y no frente a un escritorio”.

Con la declaración hecha por el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre que la carta compromiso no es obligatoria para el retorno a clases, el docente subrayó la falta de coordinación y protocolo para volver con seguridad a las aulas pues confunde a los padres de familia y alimenta su desconfianza.

“Dicen una cosa, dicen otra y realmente nosotros ya no sabemos qué hacer”, dijo.

Ofrece su computadora

A menos de dos semanas del inicio del ciclo escolar 2021-2022, el maestro Carlos González dice estar preocupado. No quiere que ninguno de sus alumnos se vaya a atrasar.

Aunque la gente tenga la percepción de que en los últimos meses los profesores de educación pública del país no han hecho nada, Carlos afirma que es totalmente falso. Se han ideado actividades y nuevas formas de aprendizaje en la pantalla de las computadoras o celulares.

Tal es el caso, que hizo saber a su directora que él está dispuesto a llevar su computadora personal para dar clase a los alumnos que decidan presentarse a la escuela y al mismo tiempo no descuidar a sus alumnos que prefieran seguir tomando clases virtuales.

“Opciones no las hay, sin embargo estamos viendo qué hacer con nuestros propios recursos. Yo le dije a mi directora que yo puedo llevar mi equipo de cómputo sin problema, pero que me proporcionen mínimo el internet para que pueda dar servicio a mis alumnos que van a presencial y los que están en casa. Eso sería lo ideal pero no vamos a saber con exactitud hasta el 30 (de agosto) porque ahorita estamos en el vacío, en el limbo, porque hay mucha información y mucha desinformación”, afirma el profesor.

Sondean a padres

Ante la falta de información oficial, los docentes del jardín de niños en donde labora Jacqueline, quien pidió así ser identificada, tomaron la iniciativa de mandar a los padres de sus alumnos un pequeño cuestionario preguntándoles su opinión sobre el regreso a clases presencial para poder ellos diseñar algún tipo de alternativa.

De las primeras 12 respuestas que obtuvo, 11 fueron en rechazo de tomar clases de forma presencial y solo una se pronunció por volver a la escuela. “No tengo un empleo formal por el momento y en casa me cuesta mucho trabajo con mis 3 hijos. No es la misma manera de aprender”, fue la respuesta que proporcionó la madre de familia que se pronunció por volver al esquema presencial.

En tanto, quienes informaron que no llevarán a sus hijos a la escuela dieron estas respuestas: “No pienso exponer a que mi hija se enferme o se contagie”, “Porque no existen las medidas necesarias para que asistan a la escuela en esta situación de pandemia y por el alto índice de contagios que hay en niños en este momento de COVID-19”, “No estoy de acuerdo en enviar a mi hija a la escuela. Tampoco firmaré una responsiva ya que veo que la SEP y el gobierno quieren deslindarse de toda la responsabilidad que eso implica.”, “Qué más quisiera que él sí ingresara presencial ya que a nosotros no nos ayuda virtual, pero también quiero que esté bien de salud”.

Y aunque este ejercicio les ha resultado muy importante a Jacqueline y a otras de las maestras, subraya que al momento desconoce si estos resultados serán tomados en cuenta por parte de las autoridades de su plantel o de las supervisoras.

“La escuela no cuenta con suficiente internet, no tenemos una laptop o una tableta que podamos utilizar para dar la clase simultáneamente por eso estamos a la espera de información de si se atiende a lo mejor en algunos días a los que quieran presencial y otros días los que quieran en línea…”, explica la maestra.

Al inicio de la pandemia, recuerda, dar clases en línea a niños de primer año de preescolar fue muy difícil. Todo un reto.

Incluso, cuenta, los papás tenían que perseguir a sus hijos por toda la casa —con la cámara encendida— hasta que accedían a sentarse y escuchar a la maestra.

“Yo tenía un grupo de primer año de preescolar, apenas van ingresando a la escuela, obviamente ellos no podían estar tanto tiempo frente a una computadora, incluso había papás que tenían que andar correteándolos con la cámara para que los niños cedieran porque los niños no querían, pero con el paso del tiempo, con estrategias, con juegos elaborados por mí de manera virtual, ya pudieron estar más tiempo frente a la computadora, ya solitos aprendieron a prender y apagar el micrófono, asistían cada vez más a las clases, se notaron mucho los aprendizajes que lograron a pesar de estar a la distancia”, celebra la docente.

El año pasado solo uno de sus alumnos se dio de baja. Todos los demás concluyeron satisfactoriamente el curso y, de acuerdo con la maestra, con muy buenos resultados.

Nosotros también tenemos miedo

“Hay muchísimo temor. Trabajando hoy con mis compañeras coincidimos en que las emociones que tenemos ahorita son temor e incertidumbre porque no sabemos lo que vaya a pasar”, dice Jacqueline.

“Temor, en mi caso, porque para llegar al trabajo tengo que tomar el transporte público y sabemos que ahí no hay sana distancia, además la zona donde está el jardín de niños es bien sabido que no han tomado medidas de precaución”.

Además, considera que la dinámica que se ha creado con sus alumnos se perderá en la modalidad presencial porque más que contenidos académicos habrá que priorizar los hábitos de higiene y salud como el estar pendiente de que no toquen el cubrebocas, que se laven las manos continuamente y que no se acerquen ni compartan nada con sus compañeritos.

Elena Soto, por ejemplo, es maestra de una primaria en la Alcaldía de Álvaro Obregón. Desde hace 10 años se ha dedicado al servicio docente y desde el inicio de la pandemia extremó medidas a fin de evitar contagiarse, sin embargo, la posibilidad de volver a las clases presenciales le ha generado momentos de angustia.

“Desde muy joven me diagnosticaron con diabetes entonces cuando llegó esto del COVID me dio mucho miedo, dicen que a nosotros nos pega más fuerte, por eso me he cuidado bastante (…) y aunque ya tengo la vacuna me da mucha angustia pensar que debo agarrar el Metro y un camión para llegar a mi trabajo porque ahí es donde uno se contagia”, explica.

Para la profesora el continuar en las clases en línea debería ser la opción en tanto los contagios disminuyen y se termina de vacunar a la población, incluidos los menores de edad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Foto: Getty Images

Qué son los “vuelos fantasma” (y por qué las aerolíneas no los cancelan)

Cada mes en Europa despegan decenas de aviones que están esencialmente vacíos o con menos del 10% de su capacidad y que se conocen como "vuelos fantasma".
Foto: Getty Images
1 de septiembre, 2022
Comparte
¿Por qué volaría un avión que no lleva a nadie?

¿Por qué una aerolínea pagaría al piloto y la tripulación, llenaría el enorme tanque de una aeronave comercial y despegaría sin llevar carga o pasajeros suficientes que justifiquen el gasto?

¿Sucede de verdad?

Si, cada mes en Europa despegan decenas de aviones que están esencialmente vacíos o con menos del 10% de su capacidad y que se conocen como “vuelos fantasma”.

Durante años el fenómeno, que no se da en América Latina ni el Caribe, ha sido una realidad, pero con la llegada la pandemia y las restricciones de viajes el problema se hizo más acuciante.

Aeropuerto

Getty Images

Muchos aeropuertos requieren que las aerolíneas realicen al menos el 80% de los vuelos previstos para mantener sus derechos de despegue y aterrizaje en determinadas horas (slots).

Eso les deja un 20% de margen de cancelación.

Si sus operaciones no cumplen con esos porcentajes se ven obligadas a activar aviones vacíos para mantener los slots o al año siguiente se arriesgan a perder los mejores horarios comerciales.

No es lo mismo despegar de Londres a las 6 de la mañana que hacerlo a las 8 o 9.

Tampoco es igual aterrizar en Madrid a las 5 de la tarde que a la 1 de la madrugada, cuando el metro ya ha cerrado y las conexiones con el centro de la ciudad son más complicadas.

El precio tampoco es el mismo.

Una estación de metro vacía

Getty Images
Muchos servicios de metro en capitales europeas no funcionan durante la noche.

“Los vuelos fantasma: úsalo o piérdelo”

Así que en los aeropuertos más congestionados, y para poder organizar todo el tráfico aéreo, la Comisión Europea y la Administración Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos aplican la regla “úsalo o piérdelo”.

“Los vuelos fantasma se definen como aquellos operados voluntariamente por las aerolíneas exclusivamente con el fin de conservar los derechos históricos sobre sus franjas horarias”, explican desde el Consejo Internacional de Aeropuertos -ACI por sus siglas en inglés-.

El organismo, que representa los intereses de los aeropuertos ante los gobiernos añade que “los vuelos fantasma no se ofrecen a la venta, no transportan pasajeros y no generan ingresos para las aerolíneas”.

Muchos cree que los vuelos fantasma no benefician a nadie y que es una práctica innecesaria y derrochadora.

Otros que el reparto coordinado de los slots en aeropuertos que están en el máximo de su capacidad posible asegura la competencia entre aerolíneas y beneficia a los consumidores.

Aeropuerto

Getty Images
Las aerolíneas nuevas tienen barreras para entrar en el mercado

“Son vuelos que, a priori, no tienen sentido económico y mucho menos medioambiental. Se quema mucho queroseno que tiene un claro impacto en el cambio climático”, afirma Diego R. González, presidente de la Asociación Mundial de Abogados de Aeropuertos.

Aereolíneas tradicionales y low cost

La clave está precisamente en el aspecto comercial.

“Los slots son esos horarios o turnos asignados. Si no los utilizan, son penalizadas. Al año siguiente la autoridad aeroportuaria se lo asigna a otra compañía y para las aerolíneas es una forma de perder cuota de mercado“, afirma González.

Para el abogado existe una puja entre las aerolíneas tradicionales y las que han llegado al mercado recientemente, que incentiva que los transportistas se esfuercen al máximo por cumplir con la regulación así sea volando vacíos.

“Las líneas aéreas que dominan el mercado lo hacen porque tienen los mejores horarios, que son los más costosos. Son las rutas que llegan a los aeropuertos en los horarios centrales en términos de conveniencia”, dice.

“Al haber un carrier dominante que no tiene competencia en una ruta en un horario, lo que ocurre es que no baja los precios. Hay un problema de competencia entre las compañías aéreas que pujan por un recurso escaso, como es el de infraestructura aeroportuaria“, añade.

Cola en un aeropuerto

Getty Images

Willie Walsh, director de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo, argumenta que este modelo comercial alienta a las aerolíneas a volar a baja capacidad o vacía para mantener las franjas horarias.

“Si vuelas entre dos aeropuertos con la capacidad regulada, necesitas tener el permiso de ambos para no volar. De lo contrario tienes que operar”, explicó el directivo en un video al tiempo que dijo que no cree que haya aerolíneas haciendo esta práctica de forma deliberada.

Las aerolíneas reclaman mayor flexibilidad en la regla.

Pero desde la industria también apuntan a que antes de volar un avión vacío, la aerolínea afectada podría rebajar los precios intentando atraer viajeros al vuelo en problemas.

Una política rara de ver.

Aeropuerto de Miami

Getty Images

Daño ambiental de los vuelos fantasmas

A todo este frágil equilibrio de la industria aeronáutica se suma el daño ambiental.

La aviación es responsable de alrededor del 2% de las emisiones globales de CO2 pero el sector en su conjunto suma alrededor del 3,5% del calentamiento global debido a la actividad humana.

Y es un sector que seguirá creciendo.

Desde el año 2000, las emisiones han aumentado un 50% y se espera que la industria crezca más de un 4% cada año durante las próximas dos décadas, según la Agencia Internacional de Energía (AIE).

El daño ambiental de los “vuelos fantasma en Europa”, según Greenpeace, es “equivalente a las emisiones anuales de más de 1,4 millones de automóviles”.

Y todo en un momento en el que la industria de la aviación se comprometió a lograr emisiones netas de carbono cero para 2050.

Aeropuerto Benito Juárez en México

Getty Images

No sucede en Latinoamérica

La situación en América Latina y el Caribe es diferente.

Hay que tener en cuenta que el sistema de slots está en vigor en aeropuertos una capacidad al límite.

“Evidentemente hay aeropuertos congestionados en algún país como pueden ser Brasil o México y en determinados horarios en Perú y Colombia, pero en la región no está sucediendo porque la capacidad de los aeropuertos no ha llegado a un punto en el que necesiten restricciones”, dice González.

Y es que aunque después de la pandemia el volumen de pasajeros se está recuperando, el número de movimiento de aeronaves no es tan representativo como para obligar a los aeropuertos a tomar medidas.

“Europa está sufriendo, entre otras cosas, de una demanda latente. Es decir, gente que estaba esperando que se abriera todo para viajar. También de los vuelos recuperados que no se hicieron durante la pandemia. Aquel billete que compraste y quedo ahí hasta que todo volvió a abrir”, dice Rafael Echevarne, director general de ACI para Latinoamérica y el Caribe.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=scvyyWqQpww

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.