'Estamos a ciegas': maestros crean protocolos para el regreso a clases
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

'Estamos a ciegas': maestros crean sus protocolos sanitarios para el regreso a clases

Docentes no comparten la decisión de volver a clases presenciales en plena tercera ola de contagios, pero se preparan ante el inminente regreso a las aulas.
Cuartoscuro
Por Dalila Sarabia
18 de agosto, 2021
Comparte

Desde el anuncio hecho por la SEP respecto al “inminente” regreso a clases presenciales el próximo 30 de agosto, la maestra Jacqueline, docente de un jardín de niños en la alcaldía de Tlalpan, no para de recibir correos electrónicos o mensajes de los papás de sus alumnos preguntándole cómo será el regreso a las aulas.

Si bien es cierto que el 95% de los padres de sus 22 alumnos han manifestado que no llevarán a sus hijos a la escuela presencial —rechazo que ella comparte por considerar que no existen las condiciones idóneas—, lamenta que las autoridades no tengan claridad de cuál será el procedimiento que seguir para que este pudiera ser compartido a los padres de familia a fin de que tuvieran otras herramientas para decidir llevar, o no, a sus hijos a la escuela presencial.

Leer más | Participación de padres, detección de COVID y apoyo emocional: la nueva guía para el regreso a clases

“Las autoridades están diciendo que hay comunicación con los maestros, que las cosas están claras, sin embargo, a nosotros como docentes no nos han dado el protocolo que vamos a llevar, ni siquiera opciones si mi grupo decide que no vamos a regresar… no sabemos cómo vamos a trabajar”, reprocha la docente con nueve años de experiencia.

“No hay información clara, nosotros como docentes somos los que debemos dar la cara con los papás que tienen muchas dudas, sin embargo, nosotros tenemos más dudas y no hay quién las puedan resolver porque las mismas supervisoras y directora no saben, entonces estamos a ciegas”. 

En la misma situación está el profesor Carlos González, docente de la escuela primaria Tlacaélel, en el municipio de Ecatepec en el Estado de México.

En entrevista con Animal Político, el docente lamentó la decisión de la SEP de volver a clases presenciales en plena tercera ola de contagios sin contar con un plan claro de cómo será el paso a paso a seguir.

“Sabemos que debemos regresar en algún momento, pero no en plena tercera ola”, afirma el maestro con seis años de experiencia.

“Lo que ofrece o lo que dice la SEP en el discurso se oye muy padre, pero realmente los que tomamos las decisiones, quienes nos enfrentamos a todos esto somos los maestros que trabajamos en escuelas y no frente a un escritorio”.

Con la declaración hecha por el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre que la carta compromiso no es obligatoria para el retorno a clases, el docente subrayó la falta de coordinación y protocolo para volver con seguridad a las aulas pues confunde a los padres de familia y alimenta su desconfianza.

“Dicen una cosa, dicen otra y realmente nosotros ya no sabemos qué hacer”, dijo.

Ofrece su computadora

A menos de dos semanas del inicio del ciclo escolar 2021-2022, el maestro Carlos González dice estar preocupado. No quiere que ninguno de sus alumnos se vaya a atrasar.

Aunque la gente tenga la percepción de que en los últimos meses los profesores de educación pública del país no han hecho nada, Carlos afirma que es totalmente falso. Se han ideado actividades y nuevas formas de aprendizaje en la pantalla de las computadoras o celulares.

Tal es el caso, que hizo saber a su directora que él está dispuesto a llevar su computadora personal para dar clase a los alumnos que decidan presentarse a la escuela y al mismo tiempo no descuidar a sus alumnos que prefieran seguir tomando clases virtuales.

“Opciones no las hay, sin embargo estamos viendo qué hacer con nuestros propios recursos. Yo le dije a mi directora que yo puedo llevar mi equipo de cómputo sin problema, pero que me proporcionen mínimo el internet para que pueda dar servicio a mis alumnos que van a presencial y los que están en casa. Eso sería lo ideal pero no vamos a saber con exactitud hasta el 30 (de agosto) porque ahorita estamos en el vacío, en el limbo, porque hay mucha información y mucha desinformación”, afirma el profesor.

Sondean a padres

Ante la falta de información oficial, los docentes del jardín de niños en donde labora Jacqueline, quien pidió así ser identificada, tomaron la iniciativa de mandar a los padres de sus alumnos un pequeño cuestionario preguntándoles su opinión sobre el regreso a clases presencial para poder ellos diseñar algún tipo de alternativa.

De las primeras 12 respuestas que obtuvo, 11 fueron en rechazo de tomar clases de forma presencial y solo una se pronunció por volver a la escuela. “No tengo un empleo formal por el momento y en casa me cuesta mucho trabajo con mis 3 hijos. No es la misma manera de aprender”, fue la respuesta que proporcionó la madre de familia que se pronunció por volver al esquema presencial.

En tanto, quienes informaron que no llevarán a sus hijos a la escuela dieron estas respuestas: “No pienso exponer a que mi hija se enferme o se contagie”, “Porque no existen las medidas necesarias para que asistan a la escuela en esta situación de pandemia y por el alto índice de contagios que hay en niños en este momento de COVID-19”, “No estoy de acuerdo en enviar a mi hija a la escuela. Tampoco firmaré una responsiva ya que veo que la SEP y el gobierno quieren deslindarse de toda la responsabilidad que eso implica.”, “Qué más quisiera que él sí ingresara presencial ya que a nosotros no nos ayuda virtual, pero también quiero que esté bien de salud”.

Y aunque este ejercicio les ha resultado muy importante a Jacqueline y a otras de las maestras, subraya que al momento desconoce si estos resultados serán tomados en cuenta por parte de las autoridades de su plantel o de las supervisoras.

“La escuela no cuenta con suficiente internet, no tenemos una laptop o una tableta que podamos utilizar para dar la clase simultáneamente por eso estamos a la espera de información de si se atiende a lo mejor en algunos días a los que quieran presencial y otros días los que quieran en línea…”, explica la maestra.

Al inicio de la pandemia, recuerda, dar clases en línea a niños de primer año de preescolar fue muy difícil. Todo un reto.

Incluso, cuenta, los papás tenían que perseguir a sus hijos por toda la casa —con la cámara encendida— hasta que accedían a sentarse y escuchar a la maestra.

“Yo tenía un grupo de primer año de preescolar, apenas van ingresando a la escuela, obviamente ellos no podían estar tanto tiempo frente a una computadora, incluso había papás que tenían que andar correteándolos con la cámara para que los niños cedieran porque los niños no querían, pero con el paso del tiempo, con estrategias, con juegos elaborados por mí de manera virtual, ya pudieron estar más tiempo frente a la computadora, ya solitos aprendieron a prender y apagar el micrófono, asistían cada vez más a las clases, se notaron mucho los aprendizajes que lograron a pesar de estar a la distancia”, celebra la docente.

El año pasado solo uno de sus alumnos se dio de baja. Todos los demás concluyeron satisfactoriamente el curso y, de acuerdo con la maestra, con muy buenos resultados.

Nosotros también tenemos miedo

“Hay muchísimo temor. Trabajando hoy con mis compañeras coincidimos en que las emociones que tenemos ahorita son temor e incertidumbre porque no sabemos lo que vaya a pasar”, dice Jacqueline.

“Temor, en mi caso, porque para llegar al trabajo tengo que tomar el transporte público y sabemos que ahí no hay sana distancia, además la zona donde está el jardín de niños es bien sabido que no han tomado medidas de precaución”.

Además, considera que la dinámica que se ha creado con sus alumnos se perderá en la modalidad presencial porque más que contenidos académicos habrá que priorizar los hábitos de higiene y salud como el estar pendiente de que no toquen el cubrebocas, que se laven las manos continuamente y que no se acerquen ni compartan nada con sus compañeritos.

Elena Soto, por ejemplo, es maestra de una primaria en la Alcaldía de Álvaro Obregón. Desde hace 10 años se ha dedicado al servicio docente y desde el inicio de la pandemia extremó medidas a fin de evitar contagiarse, sin embargo, la posibilidad de volver a las clases presenciales le ha generado momentos de angustia.

“Desde muy joven me diagnosticaron con diabetes entonces cuando llegó esto del COVID me dio mucho miedo, dicen que a nosotros nos pega más fuerte, por eso me he cuidado bastante (…) y aunque ya tengo la vacuna me da mucha angustia pensar que debo agarrar el Metro y un camión para llegar a mi trabajo porque ahí es donde uno se contagia”, explica.

Para la profesora el continuar en las clases en línea debería ser la opción en tanto los contagios disminuyen y se termina de vacunar a la población, incluidos los menores de edad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Atentados del 11S: la icónica foto de la "dust lady" cubierta de polvo tras los ataques a las Torres Gemelas

Marcy Border fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres. Te contamos su historia.
11 de septiembre, 2021
Comparte

En agosto de 2015 fallecía a consecuencia de un cáncer Marcy Borders, recordada como la “dust lady” (dama del polvo) y cuya fotografía se convirtió en una de las más icónicas de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001.

Fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres.

Tenía su rostro y todo su cuerpo cubierto por el polvo que envolvió la Zona Cero después de que los edificios se vinieron abajo.

Dieciocho años después de los atentados, recordamos la historia detrás de esta emblemática imagen.

La fotografía

El 11 de septiembre de 2001, Borders recién cumplía su primer mes de trabajo en el Bank of America, cuyas oficinas se encontraban en el piso 81 de la Torre Norte del World Trade Center.

Lady Dust

Getty Images
En 2002 Marcy Borders posó con el fotógrafo que tomó su imagen cubierta por el polvo en la Zona Cero.

“El edificio comenzó a temblar y balancearse. Yo perdí todo el control. Luché a mi manera por salir de ese lugar”, dijo Borders al diario Daily Mail en 2011.

Desafiando las instrucciones de su jefe de que no debían salir, huyó por las escaleras y se refugió en el vestíbulo de un edificio cercano. Allí su imagen fue capturada por el fotógrafo Stan Honda.

El autor de la instantánea recordó aquel momento en una publicación de Facebook en el décimo aniversario de los ataques.

“Una mujer entró completamente cubierta de polvo gris. Se notaba que estaba muy bien vestida para el trabajo y por un segundo se detuvo en el lobby. Pude hacer una toma de ella antes de que un agente de policía comenzara a dirigir a la gente hacia las escaleras”, escribió Honda en 2011.

Borders, nacida en Nueva Jersey, no se dio cuenta que había sido fotografiada hasta que su madre vio la imagen al día siguiente y se puso en contacto con Stan Honda.

Complicaciones

Ataques del 11 de septiembre de 2001

Getty Images
Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores,

En los años posteriores a los ataques, Borders sufrió cuadros de depresión severa y adicción a las drogas. Incluso perdió la custodia de sus dos hijos.

“No trabajé en casi 10 años y en 2011 era un completo desastre”, le dijo a The New York Post en ese entonces. “Cada vez que veía un avión me entraba el pánico”.

Sin embargo, después de una temporada en rehabilitación, logró desintoxicarse y recuperó la custodia de sus hijos.

En noviembre de 2014 se conoció que padecía de cáncer de estómago.

Borders afirmó que su mal fue el resultado de lo que vivió en 2001. “Definitivamente lo creo porque no tenía ninguna enfermedad”, dijo al diario estadounidense New Jersey Journal.

“Yo no tengo la presión arterial alta, ni el colesterol alto, ni diabetes”.

Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores, particularmente los rescatistas que trabajaron en los escombros de los edificios en los días y semanas posteriores a los atentados.

Eso llevó a la creación de un fondo compensatorio durante el gobierno de Barack Obama.

Smoke from the burning World Trade Center towers fills up the downtown Manhattan skyline

Getty Images
Muchas personas sufrieron las consecuencias físicas y psicológicas de los ataques del 11S.

Fallecimiento

En entrevistas en los años que siguieron al ataque, Borders culpó de su cáncer al polvo y las sustancias contaminantes que aspiró mientras escapaba del World Trade Center.

Tras su fallecimiento en 2015, Juan Borders, primo de Marcy, la llamó “heroína” y aseguró que “sucumbió a las enfermedades que cargó en su cuerpo desde el 11-S”.

“Además de la pérdida de tantos amigos, compañeros de trabajo y colegas durante y después de ese trágico día, los dolores del pasado han encontrado una manera de resurgir”, dijo.

Noelle, hija de Marcy Borders, le dijo al diario estadounidense New York Post que su madre “peleó una batalla increíble”.

“Ella no sólo es la ‘dust lady’, es mi heroína y vivirá para siempre a través de mí”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.