Marina tiene 3 denuncias por desaparición forzada en Guanajuato en 2018
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Marina acumula al menos tres denuncias por desaparición forzada en Guanajuato en 2018

La recomendación de la CNDH que acusa a Semar de desaparecer a un joven en Salamanca no es un hecho aislado. Hay al menos dos casos más en investigación.
Cuartoscuro
Comparte

Sergio Banda Delgado tenía 25 años cuando fue capturado por elementos de la Marina en la colonia Purísima del Jardín en Irapuato, Guanajuato, el 9 de noviembre de 2018. Desde entonces no se ha vuelto a tener noticias sobre él. Pasaban algunos minutos de las 9 de la noche y se encontraba en una fiesta en la calle cuando irrumpieron los elementos navales y lo arrestaron junto a un amigo. El otro joven fue liberado tres horas después. Denunció haber sido interrogado sobre su consumo de drogas y torturado en un lugar desconocido. A Sergio, sin embargo, lo mantuvieron en custodia. Su madre, Cristina Delgado, no ha dejado de buscarlo. 

Dos días después de la desaparición, tras interponer una denuncia en Fiscalía, la mujer se dirigió a un grupo de marinos que se encontraba resguardando las instalaciones de una empresa. El oficial al mando le confirmó que se había producido un operativo y que hubo detenciones. Alegó que ellos acudieron a la zona para dar apoyo al Ejército y que fueron los militares los que resguardaron a los capturados. No ha tenido más información sobre el paradero de su hijo. “Nos dicen que si andan investigando, que mandan oficios, que es tardado”, dice, en entrevista con Animal Político.

El caso de Banda Delgado no es una excepción. Animal Político tuvo acceso a los expedientes de denuncia de tres jóvenes que fueron desaparecidos entre octubre y noviembre de 2018 y cuyos familiares señalan a la Marina como responsable. 

El primero es Christian Giovanny Martínez Juárez, desaparecido en Salamanca, Guanajuato, el 7 de octubre de 2018. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió el jueves 5 de agosto la recomendación 43VG/2021 en la que señala a Semar y al gobierno estatal como responsables. Presentó capturas de videos en los que se observan dos pick up con la leyenda “Marina” y con hombres uniformados que capturan a un joven que trata de escapar. El relato de una testigo y los informes de la policía estatal corroboran la denuncia. A pesar de las evidencias, la Armada negó tener responsabilidad en los hechos y rechazó la recomendación. En la misma línea, el gobierno estatal también anunció que no aceptará el informe de la CNDH. 

El segundo desaparecido es Sergio Banda Delgado, a quien se busca desde el 9 de noviembre.

El tercero es Gabriel Mejía Estrada, cuya familia denunció que elementos de la Marina se lo llevaron el 25 de noviembre en Acámbaro. 

Ninguno ha sido localizado ni tampoco se han producido detenciones a pesar de que los señalamientos son claros contra funcionarios públicos. 

Estas desapariciones se registraron durante los primeros meses de un operativo especial de la Armada para reforzar la seguridad en Guanajuato. Los primeros elementos llegaron a finales de octubre al estado, trasladados desde la Ciudad de México, y se mantuvieron en la zona hasta octubre de 2019, cuando fueron reemplazados por la Guardia Nacional. Sus dos primeros destinos fueron Salamanca y Apaseo el Alto, aunque posteriormente se desplegaron en más territorio. Su misión era colaborar en el combate al huachicol, resguardar la refinería de Salamanca y encargarse de labores de seguridad pública en un momento en el que los homicidios se habían disparado en el Estado. 

Animal Político quiso conocer la versión de la Marina pero esta declinó hacer declaraciones. 

Hasta el momento, estas desapariciones no se han investigado como un único fenómeno sino que se tratan como hechos separados. Sin embargo, no se puede obviar el contexto de 2018, un año en el que se multiplicaron las denuncias por violaciones a los Derechos Humanos contra la Marina. Entre febrero y junio, al menos 47 personas fueron desaparecidas en Nuevo Laredo, Tamaulipas. La CNDH señaló a Semar en su recomendación 36VG/2020 y la FGR abrió 34 carpetas de investigación. Actualmente solo tres de estas han llegado a ser judicializadas y 30 elementos navales están en prisión acusados de la desaparición forzosa de cuatro personas. 

Debido a las denuncias recibidas por aquellos sucesos la Marina retiró a la mayoría de su personal de Nuevo Laredo. En junio, 257 elementos fueron enviados a la capital, donde se suponía que iban a ser investigadas. Las sospechas recaen sobre la Unidad de Operaciones Especiales (UNOPES), un grupo de élite de la Marina encargado de los grandes operativos contra el crimen organizado. Al mando de aquella división estaba en aquel momento el almirante Marco Antonio Ortega Siu, que tras los hechos de Nuevo Laredo fue enviado a otro destino en la Ciudad de México. Alfredo Reyes Mondragón, jefe de la misión en Tamaulipas se encuentra actualmente preso ya que es uno de los 30 marinos acusados de desaparición forzosa.

Este dato es relevante ya que la Unidad de Operaciones Especiales también estuvo en Guanajuato a finales de 2018. Así queda reflejado en el Informe de Labores 2018-2019, en el que se menciona que el grupo de élite estuvo desplegado en el estado dentro de la estrategia desarrollada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador contra el huachicol. El informe inicia a partir de diciembre de 2018 ya que es entonces cuando la actual administración accede al poder, aunque el despliegue había comenzado un mes antes. 

Por el momento es imposible determinar si los oficiales responsables de las desapariciones de Guanajuato estuvieron también en Nuevo Laredo. La CNDH no pudo identificar a los 10 uniformados que tuvieron participación en los hechos y Marina tampoco aportó información. 

Las familias tampoco tienen novedades desde que sucedieron los hechos. La recomendación de la CNDH es un primer paso, pero el hecho de que Semar y gobierno del Estado la hayan rechazado supone un jarro de agua fría. 

“La negativa a aceptar la recomendación por parte de la Semar argumentando presunción de inocencia tiene como consecuencia la impunidad para los agentes violadores de derechos humanos. Que el gobierno del estado haya anunciado que también la rechazará en la misma lógica lo que demuestra es la falta de compromiso del Gobernador Diego Sinhué Rodríguez Vallejo con los derechos humanos en Guanajuato y un nuevo encubrimiento a las FSPE de Álvar Cabeza de Vaca, cuyo Grupo Táctico Operativo ha sido denunciado penalmente por ejecuciones extrajudiciales y por abuso de autoridad”, dijo Raymundo Sandoval, investigador e integrante de la Plataforma por la Paz y la Justicia en Guanajuato.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los rituales menos conocidos para recibir al Año Nuevo en América Latina

Hay distintas costumbres y cábalas que se celebran en Latinoamérica para culminar un año que se va y empezar uno nuevo con buen pie.
31 de diciembre, 2021
Comparte

¿Cómo celebra Latinoamérica la llegada del Año Nuevo?

Cada país tiene distintas formas de celebrar el año viejo que se va y darle la bienvenida a uno nuevo. En el imaginario popular, es un ritual que sirve para cerrar un ciclo y empezar otro con buen pie.

Algunos de ellos son parecidos entre sí, con una que otra variante dependiendo del país.

Y otros están estandarizados por toda la región, basados en tradiciones provenientes de otros países.

Algunos rituales son muy conocidos, como las famosas 12 uvas que tienes que tragar una por cada campanada a las doce de la noche mientras pides un deseo.

También están quienes guardan un billete en el bolsillo o ponen una moneda en el zapato para que no falte el dinero en el año entrante.

Las doce uvas con las campanadas de la medianoche es una tradición extendida por Latinoamérica.

Getty Images
Las doce uvas con las campanadas de la medianoche es una tradición extendida por Latinoamérica.

Y no hay quien falte aquel que le dé una vuelta a la manzana con una maleta para asegurarse un año en el que no falten los viajes. hay quienes incluso hacen este ritual con el pasaporte en la mano.

Conocidos o no, o similares o distintos, todos estos rituales tienen un punto en común: procurarse iniciar el nuevo año con prosperidad. Hay quienes piden dinero, otros salud o el amor que tanto anhelan; y otros que lo hacen por pura diversión o solo “por si acaso”.

¿Cuáles de estos son los rituales menos conocidos?

Tirar agua por la ventana…

El agua es un potente catalizador de cambio y de renovación. Pero en algunos países tienes que andar con cuidado que no te caiga un balde de agua en la cabeza si estás caminando por la calle en el último día del año.

En Uruguay se celebra “el baldazo”, que es tirar un balde lleno de agua por la ventana hacia la calle. Se dice que esta tradición ahuyenta las penas del año que se termina y le da la bienvenida a uno lleno de prosperidad.

Como es verano en el cono sur, mucha gente no se lo toma en serio y lo ven más como un juego (o algo molesto dependiendo de si eres la persona que lanza o recibe el agua).

Si estás en Uruguay tienes que tener cuidado con "el baldazo".

Getty Images
Si estás en Uruguay tienes que tener cuidado con “el baldazo”.

Otras versiones escatiman la cantidad y en vez de un balde arrojan un vaso o una “bombita”, un globo lleno de agua.

En Cuba se hace algo similar llamado “el cubazo”, que al igual que en Uruguay, consiste en lanzar un balde de agua por ventanas y balcones. Esto tiene dos objetivos: limpiar las energías y dar diversión a los vecinos.

…Y papeles

Otra variante del agua es lanzar papeles por las ventanas. En Uruguay igualmente se acostumbra a tirar los viejos calendarios (o almanaques) ya rotos o quemados.

Esto puede obedecer a la tradición de deshacerse de todo lo viejo para hacerle espacio a los nuevos objetos que te traerá el año nuevo.

No necesariamente tienen que ser calendarios. En algunos países acostumbran a limpiar la casa a fondo como acto purificador, ya sean esos zapatos que ya no usas o algo que no necesites.

En otros lugares hay quienes barren la casa, asegurándose de sacar el polvo desde adentro hacia afuera por la puerta. Pero hay que asegurarse de limpiar lo más profundo posible, cada esquina, para evitar que las energías del año viejo queden en la casa.

La quema del año y “las viudas”

Al igual que el agua, el fuego es un elemento que significa renovación o purificación.

En muchos países latinoamericanos se procede a quemar un muñeco o monigote hecho de materiales inflamables, como papel, aserrín y ropa vieja.

En muchos países se queman muñecos.

Getty Images
En muchos países se queman muñecos.

En Ecuador es popular la “quema del año viejo”, una práctica con orígenes en los tiempos de la colonia que consiste en quemar un muñeco. Este puede representar a un personaje famoso, ya sea real o ficticio, como un político o el protagonista de una película.

Esta tradición viene acompañada de “las viudas”, hombres vestidos de mujeres con exagerado maquillaje y peluca que “lloran” por “el viejo” mientras pasean entre el tráfico pidiendo una recolecta que después utilizarán para la fiesta.

Minutos antes de la medianoche, se da lectura al testamento, preparado con mucho humor y sátira, en medio de los llantos de dolor de las viudas. La gente asiste celebrado haciendo otros rituales, como las doce uvas y el paseo de las maletas.

Viudas

Getty Images

En el norte de Chile en cambio se lleva a cabo la “Quema de Monos”, que son enormes figuras de papel reciclado y objetos viejos que simbolizan las malas experiencias del año que va.

La práctica de la quema de muñecos se extiende también a Nicaragua (donde se le llama “El viejo”), Colombia, Perú, México y algunas zonas de Venezuela y Argentina.

Otra variante que se practica en muchos países, mucho más simple, es escribir un número de deseos para el Año Nuevo (generalmente tres) en un papel, o anotar lo malo del año viejo, y quemarlo a la medianoche con las precauciones respectivas.

¿Quieres deshacerte de lo malo del año viejo? Anótalo en un papel y quémalo.

Getty Images
¿Quieres deshacerte de lo malo del año viejo? Anótalo en un papel y quémalo.

Lentejas, pero no solo para comerlas

Si buena fortuna quieres tener, lentejas debes comer. Se cree que este alimento significa no solo buena salud sino también fortuna.

Hay quienes no se limitan solo a comerlas. También hay personas que procuran poner lentejas en aquellos lugares donde suele haber dinero, como los bolsillos de la ropa o la billetera.

Lentejas

Getty Images

También hay quienes reciben el Año Nuevo abrazando a sus queridos con un puñado de lentejas en la mano, o quienes colocan estos granos en los rincones de la casa para procurar que la buena suerte llegue al hogar.

La costumbre no se limita solo a lentejas sino también a distintos tipos de granos, como el arroz. Se colocan en un plato con una vela que se deja encendida durante la noche del 31 y después se entierran.

Muchas personas creen que las lentejas les recuerdan a las monedas de la Antigua Roma y que por eso la costumbre que proviene de Italia.

Aunque la gente no se basa solamente en tener cerca un puñado de lentejas o arroz para llamar a la suerte y el dinero.

En México hay personas que acostumbran a regalar borreguitos por considerar que es un animal que trae dicha (no en vano, los mexicanos se refieren al dinero como “la lana” de forma informal).

Borreguito

Getty Images

En Costa Rica la gente acostumbra también a llevar una rama de Santa Lucía, una planta de flores moradas de la que se cree trae buena suerte. Se coloca en billeteras y bolsos para que no falte el dinero.

¿Cómo estará el clima?

Si estás en México o en Colombia quizás sepas lo que son las cabañuelas, lo que en algunas partes de España se conoce como témporas.

Pero en el caso de que no sepas qué son, se trata de un método tradicional de predicción meteorológica. Y mucha gente, creyendo en su veracidad, se fija en ellas para saber cómo será el clima del nuevo año.

Hay quienes insisten en que este método no tiene ningún rigor científico. Pero ello no impide que muchas personas aprovechen el último día del año o el 1 de enero para fijarse cómo estará el tiempo en los próximos 12 meses y hasta hacer planes en función de ello.

El método es el siguiente: los primeros doce días de enero representan un mes de forma ascendente (1 de enero representa enero, 2 de enero es febrero, el 3 de enero es marzo y así consecutivamente). Y del 13 al 24 de enero lo mismo pero a la inversa (13 de enero es diciembre, 14 de enero es noviembre, etc.).

Luego del 25 al 30 de enero cada día representa dos meses de forma ascendente dependiendo de la hora (Desde la medianoche del 25 de enero hasta el mediodía representa enero, y desde el mediodía hasta la medianoche del mismo 25 de enero representa febrero).

Y finalmente el 31, cada tramo de dos horas representa un mes de forma descendente (de la medianoche hasta las 02:00 am es diciembre, de las 02:00 am hasta las 04:00 am es noviembre, etc.).

Ekeko

En Perú y Bolivia no puede faltar el ekeko, una figurita de unos pocos centímetros que representa a un hombre vestido a la manera típica de los altiplanos andinos.

Aunque el culto a este personaje no se limita al Año Nuevo, las personas lo toman como una oportunidad idónea para tener presente a esta deidad aimara.

El ekeko representa la abundancia.

Getty Images
El ekeko representa la abundancia.

Se dice que el ekeko viene cargado con una gran cantidad de bultos llenos de comida y objetos de necesidad. Y si se le cuida bien traerá abundancia y alegría.

Pero cuidado, porque si se le descuida o abandona, el ekeko puede revertir las cosas y traer infortunio.

EL cuidado de este amuleto a finales de año coincide también conque en enero se celebra la Feria de la Alasita, una fiesta tradicional del que el ekeko es una figura central.

El huevo

En algunos países de Centroamérica se acostumbra a cascar un huevo y ponerlo en un vaso con agua. Hay quienes lo dejan toda la noche del 31 de diciembre a la intemperie al lado de la ventana, o incluso lo ponen bajo la cama.

Se dice que la forma que adopte el huevo será lo que depara el nuevo año.

Lo que nos dejó la pandemia

Se sabe que la ropa que vistas es un elemento importante a tener en cuenta cuando suenen las campanadas de las 12 de la noche.

En países como Venezuela se conoce como “llevar el estreno” o “ponerse el estreno” a las últimas prendas adquiridas. La idea es que el Año Nuevo no puede agarrarte vistiendo ropa vieja.

Fiesta año nuevo

Getty Images

El color también es importante. Amarillo para el dinero (muchos insisten en que tiene que ser la ropa interior), rojo para quienes están buscando pareja y blanco para la buena energía.

Pero tiempos modernos requieren soluciones modernas y hay quienes ya adaptan las viejas costumbres con las nuevas llevando mascarillas de estos colores.

Mascarilla.

Getty Images

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-PHL2BPXFX8&t=112s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.