SEP entrega ‘diploma’ sin valor a maestros que rediseñaron libros
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

SEP entrega ‘diploma’ sin valor a maestros que rediseñaron libros sin pago económico

La SEP prometió a profesores y profesionales que les daría un reconocimiento con valor curricular por el rediseño de libros, pero no les cumplió.
Cuartoscuro
5 de agosto, 2021
Comparte

Más de 1,800 profesores y profesionales decidieron participar en el rediseño de libros aún sin un pago económico, pero a cambio, la Secretaría de Educación Pública (SEP) les había prometido un reconocimiento con valor curricular, según se explicó en la convocatoria publicada en abril pasado; pero después de hacer el trabajo, no les cumplieron. 

Los maestros solo recibieron una “constancia”, es decir, un documento digital donde se reconoce su “participación en el rediseño de los libros de texto gratuito de primaria 2021”, firmado por Marx Arriaga, director general de Materiales Educativos de la SEP, pero hasta con deficiencias de diseño que “parece que lo hubiera hecho cualquier persona”, afirman los participantes. 

Te puede interesar: SEP ‘rediseñó’ libros, pero mantuvo planes de estudio de la reforma de Peña

Sin embargo, para tener “valor curricular” debe incluir el número de horas que dedicaron a esta actividad y una cadena digital que confirme que el documento es oficial, al ser emitido por una institución, explican maestros entrevistados que pidieron no publicar sus nombres por temor a represalias, toda vez que son empleados de la SEP. 

Este tipo de reconocimientos con “valor curricular” sirve como uno de los elementos para la promoción horizontal y vertical dentro del sistema de evaluación de la SEP, es decir, los mecanismos de ascenso laboral y de incremento salarial. 

Por eso, la promesa de la SEP para participar en el rediseñar resultaba una buena opción para los maestros, aún cuando no recibieran pago y pese a trabajar a contrarreloj, pues mientras el rediseño de un libro que regularmente lleva entre 9 y 12 meses, esta vez tardó tres meses y medio. 

“Invertimos más o menos 10 días para armar secuencias didácticas y esas horas es lo que se debería plasmar en una constancia. Así como cuando tomamos un taller de actualización. Lo que la SEP hace válido cuando uno presenta un examen de promoción es el número de horas que uno invirtió en su capacitación”, explica un docente. 

“En este caso ellos (la SEP) prometieron la constancia con valor curricular porque saben que la mayoría somos docentes y que de alguna manera nos sirve para nuestros procesos de evaluación. No se vale que nos hayan hecho pasar 10 días de nuestro tiempo y sin cumplir lo que prometieron”. 

Este reclamo también ha llegado a los chats donde fueron agregados todos los participantes y donde se encuentra el director de Materiales Educativos, Marx Arriaga, pero ha pasado más de un mes sin que les respondan. 

“La constancia que me enviaron no tiene sello alguno, ni número de folio o alguna firma digital ¿qué es lo que garantiza su valor curricular en el documento enviado?”, dice uno de los maestros en el chat. “No indica horas realizadas en capacitación o trabajo en las propuestas, no tendrá valor en instancias educativas”, agregaba otro. 

“Nosotros ya trabajamos y no por un pago, ahora mínimo que nos brinden una constancia decente, con todos los elementos para que sea válida. Por favor, no se olviden, basta de injusticias”, pedía otro maestro según las capturas del chat entregadas a este medio. 

Dichas “seguimos esperando al menos una respuesta, es lo mínimo que nos merecemos, pero al parecer no hay nadie que responda algo. No entiendo a qué se debe, no estamos pidiendo un pago, al menos una constancia que ayude a nuestra labor docente”. 

Animal Político buscó a Marx Arriaga para preguntarle la razón que ha impedido la entrega de constancias con valor curricular como lo prometieron, pero no hubo respuesta. 

Cabe recordar que en abril pasado, la SEP lanzó convocatorias para que maestros, profesionales de diferentes áreas e ilustradores, participaran en la renovación de 18 títulos de libros de educación básica, pero sin que recibieran un pago, pues sólo se contemplaba el reconocimiento. 

Esta fue la primera vez en la historia de la dependencia en que los libros se harían de esta manera, pues anteriormente se contrataba a expertos en diseño editorial y se establecían grupos interdisciplinarios que trabajaban entre 9 meses y un año para la elaboración de un libro. 

Lee más: Ilustradores desmienten a la SEP: no colaborarán en actual proceso de libros, sino en futuros proyectos

Según Marx Arriaga, la nueva administración pretendía que los libros fuesen hechos de manera colectiva por los maestros que regularmente están frente a grupo, y pese a no tener experiencia en la creación editorial, lo podrían hacer gracias a una capacitación virtual que concluyeron mil 882 personas, de las 2 mil 650 que atendieron la convocatoria. 

Finalmente, en los tres meses y medio sólo pudieron rediseñar 2 de los 18 títulos previstos, pero aún no hay fecha para que lleguen a las aulas y éstos se hicieron con base a los planes y programas de estudio de la reforma educativa del presidente Enrique Peña Nieto, derogada por el actual presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El estado de EU donde aún es legal la esclavitud más de 150 años después de la abolición

La esclavitud sigue siendo legal como castigo por un delito para los presos condenados. Un estado del sur de Estados Unidos decidió en las últimas elecciones de medio término mantener el trabajo forzado en las cárceles. ¿Por qué?
3 de diciembre, 2022
Comparte

“Todas las personas detenidas como esclavos” dentro de los estados rebeldes “son y en adelante serán libres”.

Así, el presidente estadounidense Abraham Lincoln emitió la Proclamación de Emancipación el 1 de enero de 1863.

Sin embargo, y 159 años después, aún existe una excepción. La esclavitud sigue siendo legal como castigo por un delito para los presos condenados.

En las últimas elecciones de medio término en Estados Unidos, cinco estados votaron por eliminar el trabajo forzoso en las cárceles.

Los electores de Alabama, Oregón, Tennessee y Vermont decidieron el 8 de noviembre pasado eliminar de las constituciones estatales las exenciones que permiten la esclavitud o la servidumbre involuntaria, en un esfuerzo por prohibir la esclavitud por completo.

El resultado podría permitir a los presos presentar demandas contra el trabajo forzoso en el sistema de justicia penal, dicen expertos.

Entrada a la prisión de máxima seguridad de Luisiana.

Getty Images

Pero un quinto estado decidió mantener la legalidad del trabajo forzado en las cárceles: Luisiana.

¿Por qué?

Hacemos un repaso de esta particular situación en el mardo del Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud que se conmemoró este 2 de diciembre.

“Angola”

El trabajo penitenciario es una industria multimillonaria en Estados Unidos.

Unos 800 mil presos trabajan actualmente en Estados Unidos por centavos, o por nada, según las cifras que citan los expertos.

Siete estados no pagan a los trabajadores penitenciarios ningún salario por la mayoría de las asignaciones de trabajo y los presos pueden ser castigados si se niegan a trabajar, según un artículo del periodista de la BBC en Washington, Max Matza.

Un preso en la carcel "Angola"

Getty Images

Luisiana en particular tiene uno de los sistemas laborales penitenciarios más notorios del país.

La Penitenciaría Estatal de Luisiana es la única prisión de alta seguridad para hombres en el estado y la más grande de EU.

Ocupa un poco más de 72 kilómetros cuadrados, casi el tamaño de la isla de Manhattan, en Nueva York.

Es conocida como “La Alcatraz del sur” y como “Angola”, por el país africano de donde provinieron muchos de los esclavos que trabajaban en la plantación de algodón que existía en ese mismo lugar a finales del siglo XIX (algunos historiadores sostienen que este dato es erróneo porque el comercio internacional de esclavos fue prohibido en 1807, por lo que es poco probable que décadas más tarde los trabajadores de la plantación hubieran nacido en África).

En esta prisión están detenidos más de 5 mil hombres, un gran porcentaje de ellos son negros.

Entre la gran variedad de trabajos, los prisioneros todavía cultivan y cosechan algodón.

Prisión "Angola" en Luisiana en 1933.

Getty Images
Prisión “Angola” en Luisiana en 1933.

“Si los trabajadores se niegan a trabajar, son castigados. Peones bien educados trabajan en las casas de los capataces, cocinando y limpiando. Duermen en pequeños dormitorios y se les paga de dos a 20 centavos por hora, que solo pueden gastar en el lugar”, describe el diario The Washington Post.

¿Por qué Luisiana rechazó el cambio?

Luisiana votó a favor de mantener la excepción de la esclavitud en la votación de las elecciones de medio término después de que el legislador que había impulsado la iniciativa electoral se retractara.

Edmond Jordan, un representante estatal demócrata de la ciudad de Baton Rouge, dijo que retiró su apoyo inicial a la medida después de que una lectura más detallada de la ley propuesta lo llevó a creer que en realidad podría haber ampliado las protecciones para la esclavitud.

Actualmente, la ley establece que “están prohibidas la esclavitud y la servidumbre involuntaria, excepto en este último caso como castigo de un delito”.

La nueva propuesta sugería eliminar la frase “excepto en este último caso como castigo por un delito”.

Pero la redacción alternativa planteaba confusiones.

Se podía interpretar que tanto la esclavitud como la servidumbre involuntaria podrían permitirse en ciertas circunstancias pese a que en la Constitución vigente la esclavitud está explícitamente prohibida.

Un oficial vigila en la prisión "Angola".

Getty Images

En una entrevista con la BBC tras las elecciones del 8 de noviembre, Jordan dijo que retiró su apoyo porque no quería “hacer daño” y que mantener la ley no empeoría la situación actual.

Dijo que planea revisar el proyecto de ley y hacer campaña para que se apruebe en 2023.

Cuando se le preguntó si le preocupaba que la ley propuesta pudiera haber permitido la continuidad de la esclavitud, el legislador citó la decisión de la Corte Suprema en junio de invalidar el derecho nacional al aborto después de 40 años como ley establecida.

“Si me hubieras hecho esa pregunta hace un año, te habría dicho que la probabilidad de que fuera una amenaza sería casi nula, porque está prohibido a nivel federal”, afirmó.

“Pero después de Roe vs. Wade la reversión de cosas que alguna vez pensamos que eran leyes bien establecidas, no quiero correr el riesgo con algo que creemos que está bien resuelto”.

Cuestionamientos

Los defensores del cambio en la ley opinan que es necesario para prevenir el abuso de prisioneros.

Y esperan eliminar la misma exención de la Enmienda 13 de la Constitución de Estados Unidos, que abolió la esclavitud pero mantuvo un vacío legal.

Un grupo de prisioneros en "Angola" custodiados por oficiales armados en los campos de la cárcel de Luisiana en 1990.

Getty Images

Curtis Davis III, un exprisionero de Luisiana que fue indultado después de 25 años cuando se volvió a investigar su caso de asesinato, dijo que cree que hubo un “truco político” detrás de escena en las últimas elecciones.

Sus sospechas sobre el retiro de apoyo a la medida se deben a que el estado es uno de los pocos que aún condena a los presos a “trabajos forzados”.

Para Davis, a algunos legisladores les preocupa que el nuevo lenguaje en el proyecto de ley pudiera potencialmente invalidar las sentencias judiciales dictadas a miles de prisioneros en Luisiana.

Jordan negó que los trabajos forzados hayan contribuido a su decisión.

Pese al rechazo de Luisiana, Davis opinó que no está decepcionado de que su estado no haya cambiado la ley.

Según él, el objetivo principal es cambiar la Enmienda 13 de la Constitución de Estados Unidos, que reemplaza a las constituciones estatales.

Para cambiar la Enmienda 13 se requeriría una mayoría de dos tercios de ambas cámaras del Congreso de EU, o por una convención constitucional en la que dos tercios de las legislaturas estatales voten para apoyar el cambio.

Un hombre camina en uno de los pasillos de la prisión "Angola".

Getty Images

Todavía hay más de una docena de estados que incluyen un lenguaje que permite la esclavitud y la servidumbre involuntaria de los presos, según la agencia de noticias Associated Press.

Varios otros estados ni siquiera mencionan la esclavitud o el trabajo penitenciario forzoso en sus legislaciones.

Lee: Elecciones en EU: quién ganó, quién perdió y qué significan los resultados hasta ahora


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.