Talibanes festejan tras salida de los últimos soldados de EU de Afganistán
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Talibanes festejan su victoria tras salida de los últimos soldados de EU de Afganistán

Durante 18 días, aviones de Estados Unidos y de sus aliados evacuaron a unas 123 mil personas de Afganistán, según el Pentágono.
AFP
Por AFP
31 de agosto, 2021
Comparte

Los talibanes celebran este martes su victoria en Afganistán tras la salida de los últimos soldados estadounidenses, que pone fin a 20 años de una guerra devastadora y abre un nuevo capítulo para este país, marcado por una gran incertidumbre.

La retirada estadounidense es calificada de éxito “histórico” por los talibanes, que se hicieron con el control de Kabul el 15 de agosto y depusieron al gobierno afgano tras una rapidísima ofensiva en todo el país.

Los estadounidenses intervinieron en Afganistán en 2001, liderando una coalición internacional que tenía por fin derrocar a los talibanes, que se negaban a entregar al líder de Al Qaida, Osama Bin Laden, tras los atentados del 11 de septiembre en Estados Unidos.

“Felicitaciones a Afganistán (…) Esta victoria nos pertenece a todos”, declaró Zabihullah Mujahid, portavoz de los islamistas desde el aeropuerto de Kabul, controlado hasta horas antes por las fuerzas estadounidenses.

“Esta es una gran lección para otros invasores y para nuestras futuras generaciones” y “también es una lección para el mundo”, dijo Mujahid. “Es un día histórico, un momento histórico y estamos muy orgullosos”, agregó.

Lee: Afganistán: al menos 60 muertos en ataques con explosivos y tiroteos en las afueras del aeropuerto de Kabul

En la ciudad de Kandahar (sur), bastión de los pastunes, etnia a la que pertenecen la mayoría de los talibanes, hubo manifestaciones de alegría en las calles. Sus partidarios invadieron las calles de la segunda ciudad de Afganistán en motocicletas o camionetas.

“Hemos derrotado a la superpotencia. Afganistán es el cementerio de las grandes potencias”, clamaban hombres armados.

Desde que tomaron el poder, los islamistas se han esforzado en dar una imagen conciliadora y prometieron no vengarse de quienes trabajaron con el gobierno precedente. “Queremos buenas relaciones con Estados Unidos y el mundo”, dijo Mujahid este martes.

Tras dos semanas de evacuaciones precipitadas y por momentos caóticas, el último avión de transporte militar C-17 despegó del aeropuerto el lunes a las 19H29 GMT, justo antes de la medianoche en Kabul, dijo en Washington el general Kenneth McKenzie, que dirige el Mando Central estadounidense, del que depende Afganistán.

La retirada estadounidense se concretó 24 horas antes de la fecha límite fijada por el presidente Joe Biden, quien debe dirigirse este martes a los estadounidenses, muchos de los cuales se preguntan para qué sirvieron estas dos décadas de presencia en Afganistán.

Aunque el objetivo de terminar con Bin Laden se cumplió el 2 de mayo de 2011, cuando las fuerzas especiales norteamericanas mataron en Pakistán al líder de Al Qaida, Estados Unidos siguió en Afganistán, sobre todo para formar a un ejército afgano que se esfumó rápidamente ante el avance de los talibanes.

En total, Estados Unidos tuvo 2.500 bajas y una factura de 2,3 billones de dólares en 20 años, según un estudio de la Brown University. Además, sale de Afganistán con una imagen enturbiada por su incapacidad para prever la rapidez de la victoria de los talibanes y su gestión de las evacuaciones.

123 mil personas evacuadas

Desde el 14 de agosto y durante 18 días, aviones de Estados Unidos y de sus aliados evacuaron a unas 123.000 personas de Afganistán, según el Pentágono.

El regreso de los islamistas al poder obligó a los occidentales a evacuar a sus nacionales, pero también a los afganos susceptibles de sufrir represalias, especialmente por haber trabajado para las fuerzas extranjeras.

La evacuación masiva desde el aeropuerto de Kabul se vio manchada de sangre el 26 de agosto con un atentado suicida reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico del Khorasan (EI-K), que dejó más de 100 muertos, entre ellos 13 soldados estadounidenses.

Lee: Las ‘Soñadoras afganas’, el equipo adolescente de robótica que recibió asilo en México

Enemigo jurado de los talibanes, el EI-K podría seguir siendo una amenaza y perpetrar nuevos ataques en el país.

Según el Pentágono, el domingo frustraron un atentado con coche bomba del EI-K nuevamente contra el aeropuerto al destruir con un dron el vehículo que tenían preparado cargado de explosivos.

Este ataque aéreo puede constituir el epílogo de la larga lista de tragedias con muertes civiles que han manchado las dos décadas de intervención estadounidense y les han hecho perder apoyo local.

Miembros de una familia en Kabul aseguraron a la AFP que se cometió un error fatal y mataron a diez civiles.

Miedo a una marcha atrás

Estados Unidos seguirá “ayudando” a todos sus conciudadanos que quieran salir de Afganistán, dijo el lunes el secretario de Estado Antony Blinken, y “trabajarán” con los talibanes si cumplen sus compromisos.

“Los talibanes quieren legitimidad y apoyo internacional. Nuestro mensaje es que la legitimidad y el apoyo tienen que merecerse”, agregó.

El lunes, el Pentágono reconoció que no han podido evacuar a todas las personas que hubieran querido. Este fracaso asumido mereció las críticas de la oposición republicana.

Entre 100 y 200 estadounidenses estarían todavía en Afganistán, según Blinken.

El aeropuerto de Kabul tiene una “importancia existencial” para Afganistán, y para el apoyo médico y humanitario, dijo el martes la canciller alemana Angela Merkel.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, también dijo que era “esencial” mantener abierto el aeropuerto de Kabul y prometió no olvidar a quienes tratan de huir del régimen talibán.

Los talibanes están negociando con Turquía para que se ocupe de la logística del aeropuerto, pero los islamistas quieren garantizar la seguridad, algo que podría disuadir al gobierno turco de seguir adelante con este plan.

Lee: Afganistán: una mujer afgana da a luz en un avión de evacuación de Estados Unidos

El movimiento islamista hereda un país devastado a pesar de los miles de millones invertidos por Estados Unidos y enfrentado a una pobreza extrema, la sequía y la amenaza yihadista.

Además, los nuevos gobernantes deberán hacer frente también a los recelos de parte de la población, que teme un nuevo régimen fundamentalista como el impuesto entre 1996 y 2001, tristemente célebre por su trato a las mujeres, la prohibición de libertades básicas y la brutalidad de su sistema judicial.

“Tenemos el derecho de dirigir el próximo gobierno. Y seguimos comprometidos con la formación de un gobierno representativo”, insistió Mujahid. Los talibanes aseguraron que anunciarían la composición de un nuevo gobierno una vez se completara la retirada militar estadounidense.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

James Webb: quién fue y por qué la NASA le puso su nombre al mayor telescopio espacial de la historia

Es descrito como un hombre que "hizo más por la ciencia que cualquiero otro funcionario" del gobierno de EE.UU., pero para algunos sectores es un personaje controvertido.
25 de diciembre, 2021
Comparte

La NASA describe a James Webb como alguien que “hizo más por la ciencia que cualquier otro funcionario” del gobierno de EE.UU.

Muchos astrónomos lo consideran como uno de los mejores directores que ha tenido la agencia espacial, ya que bajo su dirección emprendió uno de los proyectos más impresionantes de la historia: el aterrizaje de un hombre en la Luna.

James Webb revolucionó la industria de tal manera que la NASA nombró al mayor telescopio espacial de la historia en su honor.

Se trata de una nave que costó US$10.000 millones tardó tres décadas en construirse y se conocía en un principio como Telescopio Espacial de Próxima Generación, hasta que en 2002 adoptó el nombre del difunto exfuncionario estadounidense.

Luego de que su lanzamiento se pospusiera varias veces, finalmente el telescopio emprendió este sábado su misión de buscar las primeras estrellas que alumbraron el cosmos.

Pero, ¿quién fue James Webb?

Una larga carrera en el servicio público

Nacido en 1906 en un pequeño poblado de Carolina del Norte, Webb obtuvo un bachillerato con mención en Letras.

Posteriormente se convertiría en teniente segundo en el Cuerpo de Marines de EE.UU., donde más tarde se desempeñó como piloto, al mismo tiempo que realizaba un posgrado en Derecho.

El expresidente John Kennedy y el exdirector de la Nasa James E. Webb en la Casa Blanca.

Getty Images
El expresidente John Kennedy y el exdirector de la NASA James E. Webb en la Casa Blanca.

El norcarolino comenzó su larga carrera en el servicio público estadounidense en 1932 como secretario de un miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Durante la Segunda Guerra Mundial se volvió a enganchar al Cuerpo de Marines, donde estuvo al frente de una unidad de mando y control de aviación.

Al acabar la guerra, regresó a Washington y trabajó en la Oficina de Administración y Presupuesto, antes de servir como subsecretario de Estado en el Departamento de Estado desde 1949 hasta 1952, bajo el gobierno de Harry S. Truman.

En el puesto más importante de la NASA

Pero la cima de su carrera no vendría sino casi 10 años más tarde, cuando John F. Kennedy lo puso en el puesto más importante de la agencia espacial estadounidense al nombrarlo administrador de la NASA el 14 de febrero de 1961, en plena carrera espacial entre Washington y Moscú

Permaneció en el puesto durante casi toda la década de los 60, al frente del Programa Apolo, que logró el sueño del viaje a la Luna por parte del ser humano.

“Muchos creen que James E. Webb (…) hizo más por la ciencia que quizás cualquier otro funcionario del gobierno y que es lógico que el Telescopio Espacial de la Próxima Generación lleve su nombre”, explica la NASA en su página web.

Una de las promesas de Kennedy era lograr llevar a un hombre a la Luna antes del final de la década de los 60, pero Webb pensaba que el programa espacial era más importante que una carrera política, según detalla la organización.

James Webb.

Getty Images
James Webb.

Webb creía además que la NASA debía alcanzar un equilibrio entre los vuelos espaciales tripulados y la ciencia, pues eso ayudaría a fortalecer la educación universitaria y la industria aeroespacial estadounidense.

Su labor dejó una década de investigación en ciencia espacial sin paralelos incluso en la actualidad.

Un homenaje “apropiado”

El sitio de la NASA afirma que mientras Webb estuvo al mando, la agencia invirtió en el desarrollo de naves espaciales robóticas, que exploraron el entorno lunar antes de la llegada de los astronautas, y envió sondas científicas a planetas como Marte y Venus.

Una comparación entre el telescopio James Webb y el telescopio Hubble

BBC

Cuando Webb se retiró en julio de 1969, la NASA había lanzado más de 75 misiones científicas espaciales para estudiar las estrellas, como el Sol, y la atmósfera de la Tierra.

Al anunciar el nuevo nombre del telescopio espacial de próxima generación, el exdirector de la NASA Sean O’Keefe dijo en 2002 que era “apropiado” rendirle un homenaje a la labor de James Webb.

“Llevó a nuestra nación en sus primeros viajes de exploración, convirtiendo nuestra imaginación en realidad. De hecho, sentó las bases para que la Nasa liderara uno de los períodos más exitosos de descubrimiento astronómico”, aseguró.

“Como resultado, estamos reescribiendo los libros de texto hoy con la ayuda del telescopio espacial Hubble, el observatorio de rayos X Chandra y el telescopio James Webb”.

Controversias

Pese a sus logros, algunos sectores lo consideran como un personaje controvertido.

Muchos críticos han argumentado por años que Webb fue cómplice de la discriminación de los empleados LGBTQ en los años 40, 50 y 60, como subsecretario del Departamento de Estado de EE. UU. y como director de la NASA

En marzo de 2021, en una columna difundida por la revista científica estadounidense Scientific American, un grupo de astrónomos pidieron cambiarle el nombre al telescopio espacial.

“Honra actualmente a un hombre que aceptó las políticas homofóbicas del gobierno en las décadas de 1950 y 1960”, alegaron.

Al referirse al “papel positivo” que jugó James Webb en la NASA, los firmantes señalaron que el legado de James Webb es “la antítesis del sueño y el sentimiento de libertad” que inspira la exploración del tiempo y del espacio profundos.

“Es lamentable, por lo tanto, que el plan actual de la NASA sea lanzar al espacio este increíble instrumento que lleva el nombre de un hombre cuyo legado en el mejor de los casos es complicado y en el peor refleja complicidad en la discriminación homofóbica en el gobierno federal, agregó el grupo de astrónomos.

Después de una investigación, la agencia espacial dijo que no había encontrado evidencia que justificara un cambio de nombre.

Cómo el telescopio Webb verá el pasado

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://youtu.be/RTECNQIr3x4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.