Universidades del Bienestar, con planteles inconclusos y despidos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Universidades del Bienestar operan con planteles inconclusos y despidos de maestros

A casi tres años del lanzamiento de las Universidades del Bienestar, y que según el gobierno federal, son 100 sedes, no todas cuentan con un plantel, como la de Zacapu, Michocán, que tiene una matrícula de 900 alumnos y han tenido que tomar clases hasta en el piso.
Cuartoscuro
12 de agosto, 2021
Comparte

Para llegar a Jopala, en la Sierra Norte de Puebla, primero hay que llegar al municipio de Xicotepec y luego emprender ruta por caminos sinuosos durante cinco horas. Quien quisiera cursar estudios de nivel superior tenía que salir de la comunidad, por eso un plantel de la Universidad del Bienestar significaba una oportunidad para los menos de 10 mil habitantes del poblado. 

A la única carrera en el plantel, Ingeniería en gestión integral del agua se inscribieron 70 jóvenes en 2019, pero para atenderlos solo hay un maestro que imparte todas las materias, un administrativo y un coordinador de plantel. Pero este último fue despedido, lo que dejó a la Universidad sin enlace con el Organismo Coordinador de las Universidades para el Bienestar, explica Roberto Arán, quien ocupaba el cargo. 

Leer más | Las Universidades del Bienestar aún sin planteles, certificación, ni claridad en el gasto: Coneval

Ese despido se suma al de otros maestros de universidades de Michoacán y la Ciudad de México que, según los afectados fue de manera injustificada, pues cumplen con la preparación académica y con más de una década de experiencia como docentes, pero que reclamaban mejoras en sus condiciones laborales y operativas, sobre todo porque se trata de un gobierno de izquierda que incluso derogó el outsourcing para las empresas, por lo que esperaban un trato justo. 

Por eso, dicen, la represalia por sus reclamos fueron los despidos, que ha derivado en que algunos planteles estén operando con hasta con la mitad de plantilla docente en pleno periodo de cursos de inducción y a unas semanas del inicio del ciclo escolar, acusan los maestros entrevistados. 

A esto se suma que a casi tres años del lanzamiento de las Universidades del Bienestar, y que según el gobierno federal, son 100 sedes, no todas cuentan con un plantel, como la de Zacapu, Michoacán, que tiene una matrícula de 900 alumnos y han tenido que tomar clases hasta en el piso. 

“Muchos creímos en el proyecto, porque reivindicaba la educación en México, pero fuimos despedidos sin ninguna explicación”, comenta Roberto Arán, excoordinador del plantel de Jopala. 

Sin embargo, Raquel Sosa, coordinadora de las universidades, incluso no considera esto como despidos porque ni siquiera hubo contratos. Los profesores firman convenios semestrales que no significan una contratación, pues pueden o no ser renovados y, en este caso, no lo fueron debido a que no acreditaron las evaluaciones sobre los perfiles requeridos, afirma. 

“No engañamos a nadie, les decimos cuáles son nuestras condiciones desde el primer día. No ofrecimos una plaza, no creamos esas expectativas. Esta es la forma de ejercicio de los recursos (los convenios) pero no hay ningún engaño, y es una condición para nosotros porque de acuerdo a la Ley de Responsabilidad Hacendaria no son espacios que sean regularizables (como plazas). Aquí no hay incertidumbre”, dice Sosa en entrevista con Animal Político.  

Patricia Estrada, doctora en Educación con 20 años de docente y que también fue despedida del plantel Zacapu, en Michoacán, junto con otros 14 maestros, lo que dejó a la institución con 50% de la plantilla, dice sentirse “en la indefensión porque de la noche a la mañana nos quedamos sin trabajo y los alumnos están desesperados tomando clases con maestros de otras materias cubriendo nuestras áreas de conocimiento”. 

En tanto, en la universidad de Xochimilco fueron despedidos 5 de 12 profesores, los que eran más críticos de sus condiciones laborales, afirma Silvia Arévalo. Tras el abrupto cese los maestros que quedaron deben impartir las materias que quedaron vacantes aunque no sean expertos en ellas lo que “tendrá un impacto en la calidad de la educación que están ofreciendo a los alumnos. Si no se corrige todo esto se va a venir abajo el proyecto”, dice la profesora. 

Según Raquel Sosa, a la primera convocatoria de docentes en 2019 llegaron 36 mil solicitudes y aunque niega que su proceso de selección hubiese tenido errores, la no renovación de los convenios obedece a que “cada vez somos más rigurosos en los procesos de evaluación”, pero las universidades tendrán 1,250 maestros este año, una cifra superior a los 815 del arranque, insiste. 

Sin embargo, los maestros mostraron la evaluación oficial hecha a profesores de la universidad de Xochimilco en mayo de 2021 y donde los despedidos acreditaban que “la formación profesional y experiencia de los docentes cubre los requerimientos de la mayor parte de la carrera”, por lo que se mantendrían danto 35 horas de clase, advertía el documento. 

La Universidad financiada por morenistas 

La Universidad del Bienestar campus Xochimilco en la Ciudad de México, en realidad era el plantel José Santos Valdés una de las 9 universidades financiadas desde 2015 por diputados y senadores de Morena, el partido  fundado por el presidente López Obrador.

Operaban aún sin que todas contaran con el reconocimiento de validez oficial de estudios, pero tras la decisión de crear 100 universidades en el gobierno del presidente López Obrador, dichas universidades formaron parte de la estrategia federal. 

La Universidad de Xochimilco que imparte la licenciatura en Formación Docente en Educación Básica opera en un inmueble rentado, en el mismo que antes pagaba Morena. Esto significa, en primera instancia, que parte del presupuesto público se dedica al pago del inmueble, explica el maestro José Carlos Flores. 

Además existen “graves contradicciones entre el proyecto educativo y el pedagógico”, agrega José Carlos Flores. “Los estudiantes deben pasar por un curso de recuperación de conocimientos de bachillerato, pero a raíz de los despidos de maestros se está pidiendo a los mismos estudiantes que lo impartan. Está produciendo más precariedad dentro del proyecto”. 

Y tras un año con estudiantes tomando clases los planes y programas de estudios no estaban aterrizados. “Apenas en julio de 2020 estaban mandando los planes y programas y aún con notas al margen, pero quienes le dimos sentido y lógica fuimos los especialistas de diferentes campos”, explica José Carlos.

La universidad privada  

La universidad de Zacapu, Michoacán, donde se imparten cuatro carreras, arrancó en las instalaciones de una universidad privada que supuestamente había donado el plantel para el proyecto presidencial. Sin embargo, después de desencuentros administrativos, la dueña desistió del acuerdo y los alumnos y maestros tuvieron que tomar clase donde se pudiera. 

Así lo explica Patricia Estrada quien fue docente del plantel desde 2019. Tuvieron que impartir clase en un inmueble que les prestó el ayuntamiento y equiparon con sillas de uno de los padres de familia que tenía negocio de alquiler de sillas y mesas para fiestas. Pero cuando las necesitó “los chicos tomaron clase en el suelo”, relata.  

Situación que fue superada debido a la suspensión de clases presenciales y en ese tiempo avanzó la construcción de aulas en Zacapu, pero que aún no están terminadas, advierten los docentes quienes mostraron fotografías del lugar. 

Raquel Sosa sostiene que 100 planteles ya están construidos en su primera etapa, mientras que 45 más están en proceso. Esto significa que los primeros ya tienen 4 aulas, sanitarios, oficina y auditorio para atender a al menos 320 alumnos y dependerá la demanda la construcción de más aulas. 

Aunque el proyecto de universidades cumplirá tres años de arranque, Sosa reconoce que no se han construido tan rápido porque se trata de “procesos de construcción comunitaria y no son hechas por empresas. Seguro que la velocidad de las empresas y la de las comunidades son distintas. Son procesos cuidados, pero más lentos. Además es un esquema que se va construyendo por etapas para llegar hasta 2 mil estudiantes”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cuáles son las diferencias entre la Navidad católica y la ortodoxa

Tras el cisma de Oriente, en el siglo XI, las dos iglesias siguieron caminos diferentes, pero con ritos muy similares. Sin embargo, la fecha de la Navidad tuvo que ver algo fuera de los divino: el fin de la I Guerra Mundial y la creación de la Unión Soviética.
20 de diciembre, 2021
Comparte

Iglesias cristianas hay tantas como creencias en el mundo: católicos, evangélicos, anglicanos, pentecostales, protestantes, mormones, ortodoxos…

Según el Centro para el Estudio del Cristianismo Global (CSGC, por sus siglas en inglés) hoy existen alrededor de 41.000 denominaciones y organizaciones cristianas en el mundo, que comparten el tener una serie de creencias basadas en torno a la figura de Jesucristo. En total reúnen a unos 2 mil 400 millones de creyentes.

Para muchas de estas iglesias, como la católica o la protestante (las denominaciones con mayor número de fieles en el mundo), la celebración -una de las principales de su calendario- es el 25 de diciembre.

Otros, como los testigos de Jehová, simplemente no celebran la Navidad.

Pero tal vez la que más llame la atención sea la de la iglesia Ortodoxa, que comparte con los dos grupos mayores del cristianismo gran parte de la doctrina, la fe y los ritos.

Sin embargo, la Navidad en la mayoría de los distintos de los patriarcados ortodoxos (que son 15) se celebra el 7 de enero.

Pero, ¿por qué?

Religión ortodoxa

Getty Images
Los niños y los adultos salen a la calle para juntarse el día de Navidad en las ciudades donde predomina la religión Ortodoxa.

“En realidad los Ortodoxos celebramos la Navidad del día 25 de diciembre, solo que seguimos el calendario juliano, que en el calendario gregoriano es el 7 de enero”, le dijo a BBC Mundo Xena Sergejew, miembro de la Iglesia Ortodoxa Rusa en Argentina.

“No hacemos lo que muchos llaman la Nochebuena, sino que hacemos la celebración religiosa de la Navidad“, explicó.

Las diferencias tienen mucho que ver con calendarios, la I Guerra Mundial y varias interpretaciones de la verdadera fecha de nacimiento de Jesús.

Navidad ortodoxa: en enero

En el siglo XI, debido a diferencias rituales pero además a cuestiones teológicas o doctrinarias como el concepto de purgatorio y la llamada “controversia trinitaria”, se produjo la separación dentro de la iglesia Católica.

Ocurrió lo que se conoce como el “cisma de Occidente y Oriente”, que tuvo como consecuencia la creación de la iglesia Ortodoxa, que tiene cerca de 300 millones de fieles y que ejerce su misión en los países del este de Europa, incluidos Rusia y Grecia, así como en Turquía y en países de África y América.

Aunque comparten ritmos similares, las celebraciones de ambas iglesias se han ido distanciando.

celbración ortodoxa

Getty Images
Las velas son parte importante de la celebración ortodoxa.

Por ejemplo, mientras los católicos tienen su Navidad fijada en el 25 de diciembre, los ortodoxos celebran cada 7 de enero después de 40 días de ayuno.

Y no se dan regalos, como sucede en Occidente desde hace décadas.

¿Por qué ocurre eso? Pues bien, aquí es donde entra la I Guerra Mundial.

Cuando finalizó la Gran Guerra, una buena parte del mundo cambió para siempre: se acabaron imperios enteros y aparecieron nuevas naciones.

Tras el conflicto, muchos de los países donde la ortodoxia cristiana era la religión predominante quedaron bajo la influencia de países que ya tenían en uso o acogieron -como en el caso de la Unión Soviética- el calendario gregoriano, que había sido instaurado por el papa Gregorio XIII en el siglo XVI.

Sin embargo, la iglesia Ortodoxa decidió no aplicar el cambio y continuó rigiéndose para sus ritos eclesiásticos por el juliano -implementado por Julio César en el siglo I A.C.-, cuyo 25 de diciembre cae en el 7 de enero.

Los ortodoxos mantenemos el uso de un calendario civil, para las cosas del mundo, y otro eclesiástico para mantener las tradiciones originales de los creyentes en Cristo”, escribió Gonzálo Xavier Celi, de la iglesia Ortodoxa de Ecuador, en la página oficial de la congregación.

“Aunque es ampliamente aceptado que probablemente la real fecha del nacimiento del Señor haya sido en marzo o abril, creemos que es bueno mantener la acostumbrada fiesta que los primeros cristianos eligieron, aboliendo así la fiesta pagana al dios sol, para colocar a Cristo como centro o sol de nuestras vidas“, añadió. ”

Por ejemplo en Rusia, el 89% de los rusos celebra la Navidad el 7 de enero y el resto el 25 de diciembre. En este país se concentra cerca del 35% de los cristianos ortodoxos que hay en el mundo.

La celebración

Pero ésa no es la única diferencia. En contraste con la religión católica, la Navidad de los ortodoxos rusos va precedida por un fuerte ayuno de 40 días.

En los días posteriores los fieles participan en la liturgia, después de la cual muchos caminan en procesión hacia mares, ríos y lagos.

Durante estos días, los creyentes ortodoxos se reúnen para llevar a cabo ceremonias al aire libre con la idea de bendecir el agua. En algunos países, los ríos están congelados, por lo que perforan el hielo para llegar al agua que quieren bendecir.

Algunos llevan agua a sus casas para así proteger sus hogares.

“Esta fiesta es la que corresponde a la Teofonía, en la que se celebra el bautizo de Cristo, que se realiza 13 días después de la Navidad”, dijo Sergejew.

Navidad

Getty Images
Los regalos no están presentes en la celebración ortodoxa.

Luego se organiza una gran fiesta en el interior, donde se reúnen para comer y divertirse. Pero no se dan regalos. En Rusia y otros países, la entrega de obsequios ocurre durante la celebración del Año Nuevo.

“Esto tiene más que ver con un tema político. Durante años, la Unión Soviética, al ser un Estado ateo, cambió esa fecha por la deaño nuevo. Pero tradicionalmente no era así“, agregó.

Ahora, una de las principales costumbres es servir pasteles de Navidad y cantar villancicos. La tradición se mezcla con otras paganas de la antigua Rusia, de modo que las personas pueden visitar a sus vecinos disfrazados, bailar, cantar y pedir regalos, una tradición similar a la de pedir dulces.

Otra diferencia tiene que ver con la importancia que se le otorga: mientras en Occidente la fiesta religiosa más extendida es Navidad, para los ortodoxos es la Pascua.

La mayor similitud es que, tanto en Oriente como en Occidente, la Navidad tiene un fuerte de componente de reunión familiar y reencuentro social.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.