"Será una vergüenza que México haya dejado extinguir a la vaquita marina"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Imagen de Paula Olson / NOAA a través de Wikimedia Commons (dominio público)

"Será una vergüenza internacional que México haya dejado extinguir a la vaquita marina"

El 9 de julio, el gobierno mexicano ​​publicó un acuerdo donde se definen nuevas medidas para proteger a la vaquita marina; científicos aseguran que dichas medidas pondrán en mayor riesgo al mamífero.
Imagen de Paula Olson / NOAA a través de Wikimedia Commons (dominio público)
Por Michelle Carrere /Mongabay Latam
1 de agosto, 2021
Comparte

La vaquita marina (Phocoena sinus), es una pequeña marsopa de tan solo 1,5 metros, endémica del Mar de Cortés en el Alto Golfo de California en México, que ha experimentado en las dos últimas décadas una fuerte disminución de su población. Solo quedan unas 10, según las estimaciones científicas.

Su estado es tan crítico que se considera el mamífero marino más amenazado del planeta. Su situación se debe en gran medida a que quedan atrapadas en las redes de enmalle con la que son pescadas ilegalmente las totoabas, un pez que también está en Peligro Crítico (Totoaba macdonaldi) debido a que sus vejigas natatorias son vendidas en el mercado asiático a precios exorbitantes por tener supuestamente propiedades medicinales.

En 2017, el gobierno mexicano estableció una zona de “tolerancia cero” para proteger a la vaquita de la pesca ilegal, pero ahora el gobierno ha implementado nuevas medidas de protección que según científicos y expertos condenan a este mamífero marino a la extinción.

Para entender en qué consisten estas medidas y cuáles son sus implicancias, Mongabay Latam conversó con el biólogo Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica, una organización dedicada a la protección de especies en peligro de extinción.

Lee: ‘Hogar’ de la vaquita marina es declarado por la Unesco como Patrimonio Mundial en peligro

Con esta nueva disposición del gobierno, ¿sigue existiendo la zona de tolerancia cero o desaparece?

Ya no puede ser llamada zona de cero tolerancia porque las nuevas disposiciones están condicionando la respuesta que va a tener el gobierno para proteger a la vaquita marina, al número de embarcaciones ilegales presentes en el área o la cantidad de redes en el agua. Es decir, que el porcentaje de recursos humanos y materiales que se ponen a disposición de la protección de la vaquita va a depender del número de embarcaciones ilegales que estén en el área.

Entonces la pesca sigue siendo ilegal en el área

La pesca sigue estando prohibida, pero lo que ahora están haciendo es un tabulador para ver cuántos recursos van a utilizar. Si hay de cero a 20 embarcaciones únicamente se va a utilizar el 60 por ciento de los recursos disponibles. Si hay más de 65 embarcaciones entonces se van a utilizar el 100 por ciento de los recursos. Pero lo que debería ser es que ante la mínima presencia de una sola embarcación ilegal se use el 100 por ciento de los recursos disponibles.

Asimismo, dependiendo de qué tantos kilómetros de redes encuentren, va a ser el porcentaje de recursos con los que van a responder. Pero eso es absurdo. La Secretaría de Marina reportó 142 redes en lo que va del año que miden más o menos 35 mil metros, es decir, 35 kilómetros de redes. Si hay ese número de redes en el agua, se debe usar el 100 por ciento de los recursos.

Por eso se dice que ya no es zona de cero tolerancia.

¿Cuál es el fundamento para fijar en 65 la cantidad de embarcaciones para disponer del 100 % de los recursos?

No tenemos idea de cómo salió esa disposición, suena bastante arbitrario. Solo sé que quien propuso eso fue el director del Instituto Nacional de la Pesca, Pablo Arenas. Así lo sometió ante la Comisión de Mejora Regulatoria, lleva su firma. Se aprobó y se publicó.

Además es confuso y logísticamente imposible. Si hay dos oficiales de Profepa (La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente), ¿cuánto es el 60 por ciento?, ¿en base a qué se definió eso?

Te puede interesar: Gobierno federal canceló apoyos a pescadores; en riesgo la veda y rescate de la vaquita marina

¿Cuál creen que fue la razón para tomar esta decisión?

En septiembre del año pasado salieron disposiciones donde se estableció la ruta a seguir para proteger a la vaquita marina. Pintaba muy bien porque prohibía las redes de enmalle que son en las que se enredan estos animales. Pero faltaba describir los factores detonantes, es decir, el cómo se iba a proteger a la vaquita. Dijeron que en dos meses se debían publicar. No se publicaron en dos meses, sino hasta hace poco, el 9 de julio, y resulta que los factores detonantes son este tipo de acciones.

¿Qué dice el gobierno?

La Secretaría de Medio Ambiente sacó un comunicado tratando de explicar de qué trataban las nuevas regulaciones diciendo que eran benéficas, que van a estar ahí 24/7. Pero lo que hace la Secretaría de Marina es salir cada dos días, hace un patrullaje, llega a la zona tolerancia cero e invita de manera cordial a los pescadores ilegales a irse de la zona.

No hay arrestos, no confiscan redes, la Profepa ha estado meses sin embarcaciones, todo el año pasado estuvo sin ni siquiera una oficina, sin vehículos, sin gasolina para salir. Ahorita no hay gasolina en el puerto de San Felipe. Entonces no es tampoco que estén ahí todo el día aunque el decreto diga que van a utilizar drones, embarcaciones, etc. La realidad es que no sucede así.

Mientras tanto, hay un montón de lugares por donde los pescadores ilegales salen: en el muelle de San Felipe, en el malecón de San Felipe, desde cualquier playa se puede lanzar una embarcación. La realidad supera toda regulación que se ha implementado y más este tipo de regulaciones absurdas.

Cabe destacar que es el Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (CIRVA) el que propuso la creación de esta zona de tolerancia cero. Ante la incapacidad del gobierno de cubrir todo el refugio de la vaquita marina, que es un área de mayor tamaño, dijeron bueno, por lo menos protejan este pequeño polígono de 12 por 24 kilómetros y hagámoslo una zona de cero tolerancia. Es decir, si no pueden con toda esta área, enfóquese aquí.

¿Cuántas embarcaciones pueden llegar a pescar ilegalmente en el área?

Sea Shepherd ha identificado más de 60 embarcaciones pescando simultáneamente en la zona de cero tolerancia.

Ahorita no hay tanta actividad porque no es temporada de pesca de totoaba ni de camarón. Pero en septiembre comienza la próxima temporada de camarón, que también utiliza redes que afectan a la vaquita.

¿Esta nueva disposición va a disparar la pesca ilegal o va a continuar como se desarrolla hasta ahora?

Ya los pescadores están hablando de que si el tabulador dice de 0 a 20 embarcaciones, pues vamos a apuntarnos unas 19 embarcaciones para que haya menos vigilancia. Estas disposiciones abren este tipo de posibilidades, a que se busque cómo tener menos vigilancia.

¿Cuántas vaquitas se estima que quedan?

Alrededor de 10. Se han visto vaquitas madres con sus crías en buen estado de salud, es algo positivo porque quiere decir que la población se sigue reproduciendo. Aun así, sean 10, 20 o 30 es un estado crítico y es el mamífero marino en mayor peligro de todo el planeta.

¿Qué implica la desaparición de la vaquita? 

Implicaría una vergüenza internacional que el gobierno mexicano haya dejado extinguir a una especie, y no cualquiera, sino un mamífero marino endémico que no existe en ningún otro lugar del planeta. Habiendo tenido tiempo para recuperar a la especie, únicamente ha tenido políticas de fracaso.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo China está silenciando las protestas de "la hoja en blanco"

Palabras como "A4", "Shanghái" o "Urumqi" están siendo censuradas en las redes sociales y buscadores chinos por las autoridades del país, que están empezando a culpar a extranjeros occidentales de las protestas.
29 de noviembre, 2022
Comparte

La máquina de censura de China está haciendo todo lo posible para evitar que sus ciudadanos tengan acceso a las imágenes de las protestas que han estallado en varias ciudades del país.

Las manifestaciones se extendieron el fin de semana por las cuatro esquinas del país en respuesta a las estrictas medidas anticovid que llevan vigentes desde el inicio de la pandemia, hace ya casi tres años.

Desde entonces, la lista de palabras censuradas en internet que hacen referencia a las protestas es cada vez mayor, y las autoridades están intentando desviar la atención hacia otros temas en plataformas nacionales y extranjeras.

Las protestas, que no tienen precedentes en las últimas décadas, comenzaron después de que 10 personas murieran la semana pasada en un incendio en la ciudad de Urumqi. Muchos creen que los residentes no pudieron escapar del fuego debido a las restricciones por el covid, algo que las autoridades han negado.

Miles de personas salieron durante el fin de semana a las calles en Pekín, Shanghái y otras ciudades, muchos de ellos protestando con un papel en blanco como símbolo de todo aquello que no se les permite decir en un país donde la censura es férrea y las críticas al Partido Comunista o a su presidente, Xi Jinping, se suelen pagar con la cárcel.

Algunos se atrevieron a pedir a viva voz la renuncia de Xi, algo prácticamente inédito en China. Muchos de los que participaron en las protestas fueron arrestados.

Aunque la situación se calmó el lunes, algunos manifestantes aseguran que han sido contactados por la policía para saber si participaron en las “concentraciones ilegales”. El despliegue policial en las calles del país se ha reforzado, pero en las redes sociales algunos siguen convocando nuevas concentraciones.

Como suele ser el caso con las protestas en China, incluso con las más pequeñas, los medios chinos no las han mencionado. Las informaciones sobre el brote de covid que ha sufrido el país en los últimos días también se han silenciado, y los medios han elegido centrarse en historias optimistas como los últimos logros de China en el espacio.

Las imágenes de las protestas, que han sido publicadas en redes sociales como Twitter y ampliamente difundidas internacionalmente, están siendo ignoradas por los medios de comunicación estatales.

Una lista creciente de palabras prohibidas

Para evitar que la gente hable sobre las últimas protestas contra el covid, las palabras “Shanghái” y “Urumqi”, ciudades donde los residentes se han manifestado, han sido agregadas a una lista de términos de búsqueda censurados por plataformas como Weibo, la más popular de China.

Si antes la búsqueda de estos términos mostraba decenas de millones de resultados en la plataforma, ahora solo aparecen unos pocos cientos.

Manifestantes en Pekín.

EPA
La censura se extiende desde las calles hasta internet.

En un intento por eludir la censura, muchos ciudadanos han comenzado a usar términos como “papel blanco” y “A4”, en referencia a los folios blancos que se han convertido en símbolo de las protestas. Pero ahora incluso estos términos están siendo censurados en Weibo.

Lejos de desanimarse, los usuarios más creativos de las redes sociales están encontrando nuevas formas de mostrar su solidaridad con los manifestantes. Ahora, por ejemplo, hablan sobre el papel “A3”, o hacen mención a algunas de las tendencias que en otros momentos han tenido éxito en las redes y que mencionan la palabra papel, como el “reto de la cintura A4” (en el que algunas mujeres comparaban su cintura a una hoja de papel A4).

Muchos usuarios chinos han recurrido a plataformas de redes sociales extranjeras, como Twitter y Facebook, para sacar a la luz mensajes e imágenes sobre las manifestaciones, a pesar de que están bloqueados en la China continental y solo se puede acceder a ellos con un software conocido como VPN.

En el extranjero, algunos ciudadanos chinos también han organizado protestas frente a las embajadas de su país, encendiendo velas y sosteniendo hojas de papel en blanco.

Estas son imágenes que el Partido Comunista preferiría que no se vieran, especialmente por los ciudadanos chinos que viven en el extranjero.

Manifestantes con un cartel en Tokio.

AFP
Algunos manifestantes han optado por mostrar símbolos de las protestas, como el cartel de la calle Urumqi, en Shanghái, a las puertas d elas embajadas chinas en el extranjero.

Una de las consecuencias que se han observado desde el inicio de las protestas es el intento a gran escala de inundar plataformas como Twitter con contenido pornográfico y de apuestas utilizando las etiquetas #Urumqi y #Shanghai, para intentar evitar así que la gente busque imágenes de las protestas.

China ya lo ha hecho antes. Durante las protestas de Hong Kong de 2019, Twitter, Facebook y YouTube aseguraron ser testigos de un esfuerzo coordinado por parte del gobierno de difundir desinformación en sus canales, lo que provocó la eliminación de cientos de cuentas y publicaciones.

Culpar a los extranjeros

Aunque los medios estatales por ahora parecen tener la intención de ignorar las protestas, empiezan a verse indicios que intentan culpar a los extranjeros de los disturbios, algo que podría generalizarse en caso de que las manifestaciones se intensificaran.

De hecho, en las redes sociales algunos ya están acusando a extranjeros occidentales de alimentar las protestas.

Los medios estatales han criticado repetidamente a Occidente por sus reglas más laxas sobre el covid-19, y han alertado contra los países que adoptan lo que llaman “retórica estadounidense”.

Sin embargo, la imágenes del Mundial en Qatar, donde se puede ver al resto del mundo celebrando sin restricciones, han alimentado la ira de muchos chinos esta semana. En respuesta, la cobertura de la cadena estatal CCTV está evitando mostrar a los espectadores que disfrutan de los partidos sin mascarilla.

China también ha relajado ciertas medidas contra la covid 19 desde principios de mes. Se ha reducido la duración de las cuarentenas y se ha facilitado la entrada al país a personas que vienen por períodos cortos de tiempo.

Como consecuencia, esto podría facilitar el culpar a los extranjeros de la propagación del virus. Los casos se han disparado a niveles récord en las últimas semanas, con más de 40.000 registrados este lunes.

Pero, sin un horizonte claro sobre el fin de la política de cero covid de China, es de esperar que se produzcan nuevas protestas.

Los confinamientos han aumentado en el último mes, ya que cualquier persona que dé positivo y sus contactos cercanos deben ponerse en una estricta cuarentena, algo que no ha cambiado desde las primeras etapas de la pandemia. La frustración entre la gente no hace sino aumentar.

No sería la primera vez que China culpa a Occidente por la disidencia en casa. En las manifestaciones de Hong Kong de 2019, las últimas grandes protestas que han tenido lugar en China, se culpó a “extremistas violentos” influidos por “lacayos occidentales”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.