Jóvenes Construyendo el Futuro: lejos de municipios pobres con desempleo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Jesús Santamaría

Jóvenes Construyendo el Futuro: lejos de municipios marginados y sólo la mitad termina la beca

Aunque los objetivos del programa son llevar oportunidades de empleo y educación a municipios marginados y violentos, esto no se cumplió.
Jesús Santamaría
Por Nayeli Roldán y Data Cívica
14 de septiembre, 2021
Comparte

Jóvenes Construyendo el Futuro, el programa para que jóvenes sin opciones de estudio o trabajo aprendan un oficio o adquieran experiencia para conseguir un empleo, se concentró durante 2019 en zonas donde se necesita menos, según sus mismas reglas de operación, como municipios con bajo índice de desempleo o de marginación. Tampoco priorizó las zonas más violentas.

Animal Político obtuvo por transparencia el padrón de beneficiarios de 2019 y con Data Cívica revisó la ubicación de los centros de trabajo. Tras seleccionar a los municipios con más de 6 mil beneficiarios —en los que tuvo mayor presencia el programa—, ninguno resultó de las zonas del país con mayores índices de desempleo, ni la mayor población de jóvenes que no estudian ni trabajan.

Aunque los lineamientos establecen que se debe dar prioridad “a los solicitantes que habiten en zonas con población mayoritariamente indígena, con mayor grado de marginación y con altos índices de violencia”, entre los 23 municipios más beneficiados, sólo Cintalapa, Chiapas tiene una marginación de “alto grado” y el resto se ubica en “bajo o muy bajo”.

En 17 de los 23 municipios hay más becarios que jóvenes que no estudian ni trabajan; o sea, hay más beneficiarios que la cantidad de población a la que el programa estaría dirigido.

Jalpa de Méndez, Tabasco tenía sólo 2 mil 284 jóvenes de 18 a 29 años que no trabajaba ni estudiaba según el INEGI, pero registró a 6 mil 143 becarios; esto es 642% más becados que población susceptible a ser beneficiaria. Y en Tonalá, Chiapas, la proporción es de 581%, pues tuvo 10 mil becarios, aunque sólo había mil 773 jóvenes sin opciones de estudio ni trabajo.

Lee: Gobierno usó a 322 mil becarios de Jóvenes Construyendo el Futuro para suplir a funcionarios

El mayor número de jóvenes becados está en siete municipios de Tabasco (Centro, Macuspana, Comalcalco, Nacajuca, Centla, Cárdenas y Jalpa de Méndez), con tasas de desempleo de hasta 1.8%, mientras que la tasa de desempleo más alta de todo el país está en Cochoapa, Guerrero, con 40%, y ahí sólo hubo 22 becarios.

En 9 de los 20 municipios con mayor tasa de homicidios dolosos en el país durante 2019 no hubo un solo becario registrado. Y al tomar en cuenta los 15 municipios con más homicidios acumulados entre 2018 y 2020 —definidos como prioritarios por el Gobierno Federal—, ninguno se acerca a Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, el municipio con más beneficiarios en todo el país: 23 mil.

Salamanca, Guanajuato, por ejemplo, sólo tuvo 193 becados y cuatro municipios con más asesinatos, hubo menos de mil jóvenes inscritos. Tijuana, Baja California —el municipio con más homicidios acumulados y el segundo con más personas de 18 a 29 años sin opciones de estudio ni trabajo (29 mil 489)—, sólo tuvo 634 becarios, esto es 36 veces menos de los registrados en Tuxtla Gutiérrez, el municipio más beneficiado.

Y aún cuando el programa está en su tercer año de operación, la cifra de homicidios prácticamente no ha cambiado, pues en 2019 hubo 35 mil 484 asesinatos —el máximo histórico— y en 2020, pese al confinamiento por la pandemia, sólo disminuyó 0.4%.

El programa tampoco se enfocó en los municipios con más desempleo, pues en siete de los 20 municipios con las mayores tasas no hubo ni un becario; en ocho hubo menos de 50 becarios.

Hecho que la Auditoría Superior de la Federación señaló, al detectar que el problema del programa estaba en su origen, es decir, desde el diseño, pues “no se delimitó ni conceptualizó con claridad el problema público, ni se focalizó a la población objetivo del programa por entidad federativa, municipio y localidad”.

Aunque el programa logró integrar a un millón 120 mil jóvenes para ser aprendices y que recibieran 3 mil 600 pesos mensuales, sólo 9 mil 232 fueron contratados en el lugar de la capacitación, lo que significa 0.8%. Del millón 110 mil jóvenes restantes no hubo seguimiento.

La Secretaría del Trabajo desconoce qué conocimientos o habilidades aprendieron los jóvenes durante un año de beca o si esto les ayudó a conseguir empleo en otro sitio.

La Auditoría Superior de la Federación ya había señalado que esto podía pasar debido al deficiente diseño del programa, pues carecía de mecanismos para comprobar sobre su efectividad (más allá de la cobertura) y tampoco mostró evidencia sobre la verificación de que los jóvenes becados en 2019 cumplieran con el requisito de no trabajar ni estudiar.

Entérate: Becas a fallecidos y centros de trabajo que no existen: las irregularidades de Jóvenes Construyendo el Futuro

Aunque la variedad de empresas participantes hace complejo el análisis del programa, Animal Político entrevistó a una docena de empresas, cinco dependencias de gobierno y una decena de becarios con distintos perfiles, además de analizar el padrón de beneficiarios, auditorías y evaluaciones oficiales hechas al programa. También se buscó a la Secretaría del Trabajo para que emitiera alguna postura, pero no hubo respuesta.

¿Consiguieron trabajo gracias al programa?

Del universo total de jóvenes becados en 2019, sólo 0.8% consiguió trabajo, de acuerdo con el cálculo de la Auditoría Superior de la Federación. Aunque el dato podría responder a las vacantes en cada empresa, la Secretaría del Trabajo desconoce si la beca les ayudó a conseguir empleo en otro lugar o al menos saber qué tipo de habilidades lograron durante la capacitación.

Esto significa que la Secretaría no ha hecho el análisis del costo beneficio de la implementación del programa con respecto a resultados obtenidos y el presupuesto, concluyó la ASF en la auditoría de desempeño número 373-DE.

Y si bien la pandemia provocó el quiebre de empresas y despidos y no podría analizarse el impacto del programa en materia de empleo para 2020 y 2021, las condiciones para conseguir empleo a través de este programa están limitadas desde el mismo diseño, pues la Secretaría estableció que los jóvenes sólo podían ser aprendices en lugares cercanos a su domicilio para evitar la migración. Por lo tanto, las oportunidades están condicionadas al desarrollo de sus propios municipios.

Quienes tienen estudios de licenciatura y están en zonas urbanas y de desarrollo podrán acceder a opciones como la Asociación de Bancos de México que ha contratado hasta 14% de becarios, pero quienes como Roberto, un joven de 26 años que estudió la  telesecundaria, habitante de Lalana Oaxaca, sólo pudo elegir entre 48 establecimientos para aprender a hacer tortillas, hamacas, pan o criar puercos.

Lee más: Becarios de Jóvenes Construyendo el Futuro están desprotegidos ante accidentes

Roberto eligió esto último, pero no fue contratado porque el dueño no podía pagarle un sueldo. Al finalizar la beca compró tres cerdos que crió durante ocho meses para sacrificarlos y vender la carne, pero ganó poco más de 500 pesos. Aunque aprendió un oficio, no tiene el capital para hacerlo negocio. Sigue consiguiendo ingreso vendiendo lo que puede y sembrando maíz para autoconsumo, como lo ha hecho siempre para sobrevivir.

Algunas fundaciones también reportan que, una vez inscritos en el Programa, no pueden solventar los gastos que provoca.

Osvaldo Cárdenas, director de la asociación Frente Estratégico de Desarrollo Social y Agroecológico de Chiapas (Fedesch), participó en el programa. Organizó 12 talleres con 15 maestros voluntarios que enseñaban belleza, carpintería, refrigeración, bordado y reciclado, entre otras actividades.  Algunas jóvenes pudieron asociarse para poner una estética, pero otros no pudieron encontrar empleo en Tapachula.

La organización de Osvaldo no siguió participando. cree que el mayor problema del programa es que “no hay continuidad”. El gobierno, dice, debería “dar seguimiento y no dejarlos y decir ‘se acabó el programa y ya’. “Aunque el joven aprendiera en una llantera, por ejemplo, no podría poner la suya, ¿cuándo va a tener para comprar maquinaria de 40 mil pesos?”.

En la empresa Compu Copias, con distintas tiendas en Tabasco, el segundo estado con más becarios, califican al programa como “positivo”. Los 210 becarios que tuvieron en 2019 estuvieron en ventas, almacén o caja y “llegaron en un buen momento, cuando estábamos en temporada”, explica Ángel Rojas, encargado de personal.

“Cuando inician las clases tenemos más trabajo y los becarios fueron de gran ayuda”, entonces tenían 6 empleados contratados en cada tienda y con el programa sumaron 3 y 5 becarios, casi duplicando el personal.

Adelaida Arroyo fue aprendiz en Tortillas Chinantecas, un pequeño negocio de su comunidad en Oaxaca, donde la dueña vendía apenas unas docenas de tortillas, pero al sumarse tres becarias pudieron producir hasta 200 tortillas al día, por lo que el negocio ganaba 600 en una jornada.

Después de aprender el oficio, Adelaida hace tortillas para su consumo, pero prefirió establecer otro negocio con mejores ganancias. Con un poco de lo ahorrado de la beca compró lo necesario para poner un puesto de antojitos afuera de su casa.

La Asociación de Bancos de México, es la empresa con más becarios registrados en 2019, con 2 mil 883 jóvenes, quienes recibieron capacitación sobre habilidades socioemocionales y de educación financiera para después entrar a las oficinas corporativas en áreas de recursos humanos o administrativas o en bancos como aprendices.

Hasta el momento, 2 mil 766 han concluido la capacitación de un año, y 393 (14%) han sido contratados en los bancos, explica el presidente de la ABM, Juan Carlos Jiménez, en entrevista con Animal Político.

En la empresa Bimbo también siguen participando y en poco más de dos años han tenido 2 mil becarios, con escolaridad sobre todo de media superior y superior. De ellos, 224 han sido contratados en las áreas de Producción, Mantenimiento, Análisis y Control, Compras, Logística, Vehículos, Seguridad Alimentaria, Sustentabilidad y Personas, explica Roberto Pérez, Gerente Nacional de Personas para Bimbo México.

La mitad no termina la beca

Entre enero de 2019 y junio de 2021 el programa sumó a un millón 713 mil jóvenes y de ellos, “794 mil 843 concluyeron satisfactoriamente sus 12 meses de capacitación”, según informó la Secretaría del Trabajo en una nota informativa enviada a este medio. Eso significa que sólo 46% de los becarios concluyó el programa, aunque la dependencia no respondió si ha detectado las posibles razones.

Ricardo Ortiz, director de la Fundación Esperanza de los Niños A. C., que tuvo becarios en sus sedes distribuidas en 100 en municipios de Tabasco, Veracruz, Ciudad de México, Puebla y Morelos, cuenta que arrancó con mil 600 becarios en enero de 2019, pero solo mil concluyeron la capacitación de un año.

Cuenta que, a los tres meses de arrancar el programa, los jóvenes dejaron de recibir la beca sin razón. “Pensaban que el responsable era centro de trabajo y surgió cierto descontento”; ante la falta de explicación por parte oficial, al menos 200 jóvenes abandonaron la Fundación.

Otra razón fueron las verificaciones a los centros de trabajo realizadas por Servidores de la Nación. Algunas sedes de la Fundación, instituida desde 2007 y registrada ante el Indesol, se encuentran en municipios de difícil acceso o domicilio conocido, y si el verificador no encontraba a los becarios porque estaban haciendo labor fuera, denuncia, “reportaban que el centro de trabajo no existía y lo daban de baja”.

Por lo tanto, algunos jóvenes dejaron de recibir la beca tras siete meses de participar en la Fundación recolectando víveres para asilos, casas de niños con discapacidad u hospitales; organizando actividades lúdicas en escuelas y de rescate de espacios con autoridades municipales. Por esto desertaron otros 300.

“Metimos escritos en las sedes estatales de la Secretaría con fotografías y documentos para poder demostrar que no había razón para cerrar sedes, fue un estire y afloje con la Secretaría y no logramos la reapertura”.

La respuesta vino un año después, a mitad de 2020. “La Secretaría nos buscó para reinstalar sedes porque apenas habían revisado la documentación”, pero debido al desgaste que significó el primer año decidieron no volver a participar en el programa, aún cuando hubo casos de éxito, cuenta Ricardo.

El Consejo de Organizaciones Campesinas y Empresas Rurales (Conocer), con 564 becarios en Puebla, Veracruz, Durango y Veracruz tuvo la misma suerte. “Lamentablemente nos dieron de baja y de manera arbitraria dejaron muchos de nuestros jóvenes fuera. Intentamos llegar al diálogo con los delegados estatales pero nunca nos atendieron, y la Secretaría nunca nos dio motivo ni nada”, explica Bruno González, líder de la organización.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Tokio: Por qué los Juegos Olímpicos dejarán ‘enormes’ pérdidas económicas para Japón

Las proyecciones iniciales sobre el costo de albergar el evento fueron ampliamente superadas. Varios economistas consideran que los Juegos se han convertido en un "mal negocio".
2 de agosto, 2021
Comparte
Protestas en Tokio

Getty Images
Dos tercios de la población japonesa se oponen a los Juegos Olímpicos en Tokio.

Estadios vacíos, hoteles y restaurantes sin turistas extranjeros y negocios con pocos clientes.

La decepción de quienes habían hecho grandes inversiones a la espera de un boom comercial gatillado por los Juegos Olímpicos ha sido brutal.

Es que el evento en Tokio, que fue pospuesto el año pasado por la pandemia de covid-19, se está desarrollando sin público y en una ciudad en estado de emergencia por la crisis sanitaria.

Pese a las persistentes protestas contra la celebración de los Juegos y a que de dos tercios de la población japonesa se oponen a ellos por temor a que se conviertan en un evento “superpropagador” de la pandemia, las competiciones siguen adelante.

No sin polémica. Uno de los grandes auspiciadores del evento, la automotriz Toyota, anunció hace unos días que no utilizará avisos comerciales conectados con los Olímpicos de Tokio por la preocupación que existe en el país en relación con la pandemia.

Y algunos líderes empresariales en Japón como Takeshi Niinami, director ejecutivo de la empresa Suntory, declaró que los Juegos Olímpicos están perdiendo su valor comercial y que su firma decidió no ser parte de los patrocinadores por considerarlos “demasiado caros”.

Algo que ya habían advertido expertos del mundo financiero como Takahide Kiuchi, economista del Instituto de Investigación Nomura, quien escribió en un informe que “gran parte del beneficio económico esperado de los Juegos de Tokio desapareció en marzo, cuando se decidió prohibir a los espectadores extranjeros viajar a Japón”.

“Hubiera sido mejor no tenerlos”, declaró Suehiro Toru del banco de inversión Daiwa Securities, pese a los costos que habría supuesto suspenderlos.

La perspectiva comercial es sombría, aunque no solo por los estragos que ha causado la pandemia.

Un “mal negocio”

Desde hace años varios economistas han publicado investigaciones para demostrar que los Olímpicos son un “mal negocio” para la ciudad -y el país- que los alberga.

Los argumentos que más se repiten son que, en lugar de consumo, turismo y prestigio, el evento deja una millonaria deuda y obras de infraestructura que terminan convertidas en “elefantes blancos” completamente inútiles.

Negocio callejero en Tokio

Getty Images
Desde pequeños negocios hasta las grandes cadenas de hoteles han sufrido el impacto de unos Juegos sin público.

“Las pérdidas serán enormes”, le dice a BBC Mundo Robert Baade, profesor de Economía de la Universidad Lake Forest en Estados Unidos y expresidente de la Asociación Internacional de Economistas del Deporte.

Aunque es difícil poner en cifras la verdadera magnitud de las pérdidas económicas para Japón, porque los cálculos operan sobre la base de valores estimados en relación a lo que habrían sido las “ganancias” generadas por el evento en otras circunstancias, el economista dice que, de todos modos, es posible hacer una proyección.

Desde su perspectiva, las pérdidas pueden ser de unos US$15.000 millones.

Lo que se sabe a ciencia cierta es que se han esfumado unos US$800 millones por la venta de entradas. Pero el asunto se torna más complejo cuando hay que estimar cuánto ha perdido el sector turístico y todos los negocios asociados a él, además de otros sectores que confiaban en un renacer económico gracias a los Juegos.

Qué dice el gobierno

El evento se ha convertido en todo un desafío para la nación del sol naciente, que “cuando ganó esta oportunidad esperaba que le sirviera para demostrar su renacer tras la triple crisis de 2011 y su vuelta a la primera línea mundial, con un ojo puesto en Pekín, que acogerá los siguientes, los de invierno en 2022”, explica Tamara Gil, enviada especial de BBC Mundo a Tokio.

En medio de la vorágine, el gobierno de Japón ha salido a tratar de calmar las aguas.

El primer ministro Yoshihide Suga

Getty Images
El primer ministro de Japón, Yoshihide Suga, declaró el estado de emergencia por la pandemia de covid-19.

El primer ministro Yoshihide Suga ha dicho que está seguro de que las medidas para mantener al público alejado del evento evitarán una escalada de la pandemia y que el país aún se beneficiará de una enorme audiencia televisiva mundial.

“Decidí que los Juegos Olímpicos pueden seguir adelante sin comprometer la seguridad del pueblo japonés”, dijo Suga en una entrevista.

“Lo más simple y lo más fácil es detenerlos”, agregó. Pero “el trabajo del gobierno es abordar los desafíos”.

Suga no está en una posición cómoda, considerando que su nivel de aprobación ha bajado y que enfrentará elecciones hacia fines de este año.

Por otro lado, la apuesta por convertirse en país sede del evento fue hecha hace casi una década por su predecesor, Shinzo Abe, un aliado político de Suga, que heredó este gran desafío.

El problema es que cada vez hay menos interés por parte de los gobiernos para albergar el evento, precisamente porque se han puesto en duda los beneficios que genera.

Los únicos interesados en responder al último llamado para organizar los Juegos posteriores a Tokio fueron Pekín y Almaty (Kazajastán). La apuesta la ganó China.

¿Qué tan costosos han resultado estos Olímpicos?

Como suele ocurrir con los Juegos Olímpicos, el presupuesto previsto para el evento terminó escalando más allá de las previsiones iniciales.

En 2013, el costo del evento fue calculado oficialmente en US$7.300 millones. A fines de 2019 subió a US$12.600 millones y más tarde a US$15.400 millones.

Posteriormente, la Junta Nacional de Auditoría de Japón informó que el costo final se acerca a los US$22.000 millones.

Y luego los medios locales Nikkei y Asahai hicieron sus propias investigaciones situando la cifra en US$28.000 millones.

El costo de los Juegos Olímpicos de Tokio. [ US$22.000 millones Costo estimado del evento según la Junta Nacional de Auditoría de Japón. ] [ US$7.300 millones Estimación oficial del costo del evento en 2013 ], Source: Fuente: BBC Mundo, Image:

A final de cuentas, sea cual sea el cálculo que se considere más preciso, no cabe duda de que las proyecciones iniciales quedaron ampliamente superadas, algo que ha sido una constante durante los últimos años.

“La historia muestra que los Juegos Olímpicos terminan generando pérdidas para los países que se convierten en sede”, explica Baade. “Lo que está ocurriendo en Japón venía desde mucho antes de la pandemia”.

Las firmas patrocinadoras japonesas que aportaron unos US$3.300 millones están preocupadas por la manera en que ha evolucionado esta saga.

Y las pérdidas, dicen expertos, podrían aumentar si finalmente los Juegos terminan siendo el “evento superpropagador” que algunos temen.

“Eso sería un desastre que se sumaría a las pérdidas actuales”, apunta Baade. “Crucemos los dedos para que eso no ocurra”.

¿Quién pierde más?

Según Victor Matheson, profesor de Economía de la Universidad de la Santa Cruz en Massachusetts, Estados Unidos, el costo -no oficial- de los Juegos Olímpicos podría haber llegado a los US$25.000 millones, incluso antes de los gastos adicionales que ha provocado la contención de la pandemia.

Como contraparte, los millonarios ingresos por concepto de entradas, patrocinadores o turismo para Japón, han caído dramáticamente, le dice Matheson a BBC Mundo.

Pero los que no han sufrido un gran impacto financiero, argumenta, son los organizadores del Comité Olímpico Internacional (COI).

“Los ingresos del COI permanecen intactos mientras los juegos continúen siendo televisados”, señala.

“Todavía hay una oportunidad importante”

Varias de las más de 60 empresas que invirtieron en el evento han mostrado su preocupación por la rentabilidad de sus fondos.

“Esta no es una situación ideal”, reconoció Michael Payne, exjefe de marketing del Comité Olímpico Internacional en una entrevista.

El Estadio Internacional de Yokohama

Getty Images
El Estadio Internacional de Yokohama será la sede de la final del fútbol olímpico.

Sin embargo, su pronóstico aún mantiene un cierto nivel de esperanza.

Las empresas aún podrían quedar “gratamente sorprendidas por el potencial beneficio que dejará el legado de estos juegos tan difíciles”.

“Todavía hay una oportunidad importante”, agregó.

Una solución radical

Andrew Zimbalist, quien ha publicado tres libros sobre la economía de los Juegos Olímpicos, ha criticado los beneficios que deja el evento en las ciudades que lo albergan.

Y en el caso de Tokio, sostiene que el gobierno ha gastado unos US$35.000 millones, la cifra más alta que se ha puesto sobre la mesa.

GHF

Getty Images
Andrew Zimbalist propone que la misma ciudad sea sede de los Juegos cada dos años

Su postura es que las gigantescas inversiones en infraestructura que se hacen para acoger el evento -como construcción de estadios, villas olímpicas o renovación de las instalaciones existentes- suelen terminar beneficiando a las empresas constructoras, más que a la economía local.

En una entrevista con el diario The New York Times, Zimbalist propuso que si viviéramos en un mundo racional, “tendríamos la misma ciudad sede de los Juegos cada dos años”. No hay razón para reconstruir obras cada cuatro años, apuntó. “No tiene sentido para las ciudades”.

“Cuando se crearon los Juegos Olímpicos modernos en 1896, no teníamos telecomunicaciones internacionales ni viajes internacionales en aviones. Entonces, para que el mundo participara y disfrutara de los Juegos Olímpicos, tenía que moverse. Ya no tenemos que hacer eso”, propuso el investigador.

Una propuesta que hasta ahora no parece haber ganado adeptos, al menos en el debate público, pero que después de los Juegos de Tokio y con los efectos que ha causado la pandemia de covid-19 en el mundo, quizás podría comenzar a debatirse.


#BBCMundoenTokio

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=X1iCOu0nViw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.