ONU: El mundo está en un ‘callejón sin salida’ por la COVID
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

ONU: El mundo está en un ‘callejón sin salida’ por la COVID y la crisis climática

El jefe de la ONU, António Guterres, lamenta que "la solidaridad está ausente justo cuando más se necesita”; insta al mundo a "despertar".
AFP
Por Europa Press
21 de septiembre, 2021
Comparte

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, alertó del “callejón sin salida” ante el que está el mundo, motivado por la pandemia de COVID-19 y la crisis climática.

“Estamos al borde del abismo y avanzamos en la dirección equivocada”, advirtió Guterres, para abogar por un “multilateralismo” para un mundo “más pacífico”.

En su discurso inaugural de la 76º Asamblea General de Naciones Unidas, Guterres defendió que el mundo debe “despertar”, ya que está “más amenazado y dividido que nunca”, con la pandemia “sobredimensionando las flagrantes desigualdades” del planeta, que a la vez “está siendo golpeado por la crisis climática”.

A ello se suma, “la agitación” que desde Afganistán hasta Etiopía y Yemen está “frustrando la paz” mientras una “oleada de desconfianza y desinformación está polarizando a la gente y paralizando las sociedades”. Todo esto con “los Derechos Humanos bajo amenaza” y la ciencia “siendo atacada”.

Guterres, en su discurso, criticó que “la solidaridad está ausente, justo cuando más se necesita”, mientras que las “ayudas económicas para los más vulnerables llegan demasiado poco y demasiado tarde, si es que llegan”.

La paz, los Derechos Humanos, la dignidad para todos, la igualdad, la justicia y la solidaridad, los “valores fundamentales”, están “en el punto de mira” mientras “la falta de resultados” proporciona “oxígeno para soluciones fáciles y las teorías de la conspiración”, convirtiéndose en “el combustible para avivar antiguos agravios”, como la supremacía cultural o la dominación ideológica, ejemplificó Guterres.

En referencia a la geopolítica mundial, precisó que se está viviendo “una explosión de tomas de poder por la fuerza”, con el regreso de los golpes militares, y con una imposición de la “sensación de impunidad”, al mismo tiempo que es “imposible” abordar los retos económicos y de desarrollo mientras “las dos mayores eocnomías del mundo estén enfrentadas”. Para abordar estos problemas se necesita “cooperación, diálogo y entendimiento”, ultimó.

Frente a todo esto, el máximo responsable de la ONU indicó que esta es una “época para reavivar el futuro”, una “era de posibilidades” y un “momento de transformación”. “Este es nuestro momento. (…) Reconstruyamos la confianza. Inspiremos la esperanza”, agregó, para incidir de que se debe empezar “ahora mismo”.

“Los problemas que hemos creado son problemas que podemos resolver”, continuó, para apuntar a “seis grandes divisiones”. Entre ellas, “salvar la brecha de la paz”, en la que ha hecho especial mención a Afganistán, donde se debe “impulsar la ayuda humanitaria”, y también Etiopía, donde deben cesar las hostilidades “inmediatamente”, así como Yemen, Haití o el Sahel, entre otros territorios.

Un triunfo “deshecho por la tragedia del egoísmo”

“Tal vez una imagen explique la historia de nuestro tiempo”, denunció Guterres, en referencia a cómo en algunas partes del mundo las vacunas contra la COVID-19 han acabado “en la basura” o “caducadas y sin usar”, un “triunfo deshecho por la tragedia de la falta de voluntad política, el egoísmo y la desconfianza”

“Una mayoría del mundo más rico vacunada”, mientras “más del 90 por ciento de los africanos que siguen esperando su primera dosis”, manifestó el secretario general, para considerar que se trata de una “obscenidad” y de “una acusación moral del estado de nuestro mundo”. “Hemos aprobado el examen científico. Pero estamos suspendiendo en Ética”.

“La ventana se está cerrando rápidamente”

“Temperaturas abrasadoras. Pérdida escandalosa de biodiversidad. Aire, agua y espacios naturales contaminados. Y desastres relacionados con el clima a cada paso”, argumentó el máximo responsable de la ONU, para advertir de que “las campanas de alarma del clima también están sonando a toda velocidad”, especialmente tras el reciente informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que ha activado el “código rojo” para la humanidad.

“Los científicos climáticos nos dicen que no es demasiado tarde para mantener vivo el objetivo de 1,5 grados del Acuerdo de París”, pero “la ventana se está cerrando rápidamente”, por lo que Guterres defendió un “recorte del 45 por ciento de las emisiones para 2023”. Algo que según los recientes informes de la ONU no sucederá, sino que “las emisiones aumentarán un 16 por ciento para 2030”.

Esto condenaría al planeta a “un infierno de subidas de temperatura de al menos 2,7 grados por encima de los niveles preindustriales: una catástrofe”, avisó.

Brecha de género y juventud

Otra de las consecuencias de la COVID-19 ha sido el agravamiento de “la injusticia más antigua del mundo: el desequilibrio de poder entre hombres y mujeres”, ya que estas han constituido “la mayoría de los trabajadores de primer línea” en la crisis sanitaria a la vez que han sido “las primeras en perder su trabajo y dejar su carrera en suspenso para cuidar de sus seres queridos”.

En el caso de las niñas, el cierre de escuelas ha afectado “de forma despropocionada a las niñas, frenando su progreso y aumentando el riesgo de abusos, violencia y matrimonio infantil”.

“Acabar con la brecha de género no es sólo cuestión de justicia para las mujeres y las niñas”, sino que es un “cambio de juego para toda la humanidad”, ya que “las sociedad más igualitarias son también más estables y pacíficas”, además de tener “mejores sistemas sanitarios y economías más dinámicas”.

Por último, Guterres abogó por “salvar la brecha entre generaciones”, ya que “los jóvenes heredarán las consecuencias” de las decisiones que se tomen en el presenten, tanto “las buenas como las malas”, que también afectarán a as 10.900 millones de personas que se espera que nazcan antes de que termine el siglo.

“Los jóvenes necesitan algo más que apoyo. Necesitan tener un asiento en la mesa”, por lo que el secretario general anunció que nombrará a un enviado especial para las Generaciones Futuras, además de crear la Oficina de la Juventud de Naciones Unidas.

En su alocución, Guterres defendió que “la juventud necesita una visión de esperanza para el futuro”, ya que la mayoría de los jóvenes sufre “altos niveles de ansiedad y angustia por el estado de nuestro planeta”, mientras que un 60 por ciento “se sienten traicionados por sus gobiernos”.

Frente a esto, se debe demostrar a los jóvenes que “a pesar de la gravedad de la situación, el mundo tiene un plan, y que los gobiernos están comprometidos con su aplicación”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué el aire que respiras y que se consideraba seguro ya no lo es, segun la OMS

La OMS ha limitado aun más los niveles de calidad de aire en vista de la evidencia científica encontrada sobre los contaminantes que afectan la salud humana.
Getty Images
24 de septiembre, 2021
Comparte

La contaminación del aire es más peligrosa de lo que se pensaba.

Esa es la conclusión a la que ha llegado la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha actualizado los umbrales de contaminación del aire por primera vez en 16 años.

¿La razón? Más del 90% de la población mundial respira niveles de contaminación mucho mayores a los considerados seguros.

Esto deja muy por detrás a los últimos indicadores de la OMS, los cuales estaban vigentes desde 2005.

¿Por qué ocurre esto? Los científicos están encontrando cada vez más evidencia de los efectos adversos de seis tipos de contaminantes en la salud humana: las partículas en suspensión PM2.5 y PM10; el ozono (O3); el monóxido de carbono (CO); el dióxido de azufre (SO2) y el dióxido de nitrógeno (NO2).

Los contaminantes vienen de la quema de combustibles.

Getty Images
Los contaminantes vienen de la quema de combustibles.

Con esta medida, la OMS pone en evidencia que incluso el aire considerado seguro hasta ahora ya no lo es debido a que los contaminantes son peligrosos para la salud incluso en niveles bajos y tolerados hasta ahora.

Se estima que más de 7 millones de personas mueren prematuramente cada año como consecuencia de la contaminación del aire.

Esto equipara a la contaminación del aire con el tabaquismo y la alimentación poco saludable.

“La evidencia acumulada es suficiente para justificar acciones para reducir la exposición de la población a contaminantes atmosféricos clave, no solo en países o regiones particulares, sino a escala global”, dijo la organización a través de un comunicado.

¿Por qué ahora?

A los científicos les resulta difícil entender cómo afectan los contaminantes a la salud humana.

No solo porque la exposición a altos niveles ya es de por sí dañina. Sino porque también estamos expuestos a una combinación de varios de ellos.

Algunos, como las partículas en suspensión menores a 10 micras (PM10) y 2.5 micras (PM2.5) tienen un origen muy variado.

Se sabe que pueden venir de la quema de combustibles, incluido el transporte, la energía, los hogares, la industria y la agricultura.

Son además partículas tan pequeñas que pueden penetrar en los pulmones y entrar al torrente sanguíneo.

Varios estudios epidemiológicos han indicado que la exposición a PM2.5 puede afectar la salud incluso en niveles bajos.

Se les asocia principalmente a enfermedades cardíacas y pulmonares. Incluso la exposición a corto plazo, durante horas o días, puede aumentar el riesgo de ingreso hospitalario.

La OMS tuvo que revisar más de 500 estudios (incluyendo varias rondas de revisión hechas por pares) para determinar que se necesitan niveles mucho más estrictos a la contaminación del aire para proteger la salud humana.

Diferentes estudios han vinculado la contaminación del aire a problemas respiratorios y cardíacos.

Getty Images
Diferentes estudios han vinculado la contaminación del aire con problemas respiratorios y cardíacos.

Casi el 80% de las muertes relacionadas con PM2.5 podría evitarse en el mundo si los niveles actuales de contaminación del aire se redujesen a los propuestos en la directriz actualizada, según un análisis rápido de escenarios realizado por la OMS.

Las disparidades en la exposición a la contaminación del aire están aumentando en todo el mundo, particularmente porque los países de ingresos bajos y medianos están experimentando niveles crecientes de contaminación del aire debido a la urbanización a gran escala y el desarrollo económico que se ha basado en gran medida en la quema de combustibles fósiles.

Nuevas medidas

En el caso de las PM10, la OMS redujo el límite de exposición anual de 20 microgramos por metro cúbico a 15.

Para las PM2.5, la reducción es de la mitad: de 10 microgramos por metro cúbico pasa a 5.

También se han introducido nuevos límites para el dióxido de nitrógeno NO2, un contaminante que genera problemas en el aparato respiratorio y que está muy vinculado en las ciudades a los vehículos de diésel y gasolina.

Las nuevas directrices hacen hincapié en otros contaminantes, como el monóxido de carbono, el ozono y el dióxido de azufre, como medida preventiva a la espera de mayor evidencia científica.

Una panoramica de Santiago de Chile cubierta por el smog.

Getty Images
Una panorámica de Santiago de Chile cubierta por la contaminación.

Sin embargo, las nuevas directrices de la OMS no son de carácter vinculante. Es decir, que le corresponderá a los gobiernos tomar las medidas necesarias para mejorar la calidad del aire.

Aunque la OMS asegura que una reducción en los niveles de contaminación en el aire traería sustentables beneficios, tambien aclara que no hay niveles completamente seguros.

La OMS dijo que si bien la calidad del aire había mejorado notablemente desde la década de 1990 en los países de ingresos altos, el número mundial de muertes y años de vida saludable perdidos apenas había disminuido, ya que la calidad del aire en general se había deteriorado en la mayoría de los demás países.

“La contaminación del aire es una amenaza para la salud en todos los países, pero afecta más a las personas de los países de ingresos bajos y medianos”, dijo el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Las nuevas pautas llegan pocas semanas antes de que comience la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) en la ciudad escocesa de Glasgow el 31 de octubre.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PR5cECLVsBs&t=2s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.