Alcaldes de Guerrero asumen cargo heredando deudas y protestas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Oscar Guerrero

Alcaldes de Guerrero asumen cargo heredando deudas, protestas y problemas con el crimen

Los nuevos alcaldes tomaron posesión en medio de ambiente de violencia, protestas y problemas heredados por la administración saliente.
Oscar Guerrero
Por Jesús Guerrero / Amapola Periodismo
1 de octubre, 2021
Comparte

Alcaldes de Guerrero señalados de tener relación con el crimen organizado asumieron ayer jueves el cargo heredando de sus antecesores deudas millonarias y protestas ciudadanas por la falta de servicios públicos.

A partir del primer minuto de este jueves 30 de septiembre, a excepción del municipio de Iliatenco en donde el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) anuló las elecciones para pedir al organismo electoral local convoque a comicios extraordinarios, 80 alcaldes rindieron protesta.

En Ayutla de los Libres con base a los usos y costumbres de los pueblos indígenas se designó a un consejo municipal.

Lee: El narco y las elecciones en Guerrero

Sin embargo, en cuando menos una decena de municipios las nuevas autoridades asumieron el cargo en medio de protestas de ciudadanos en contra de los funcionarios salientes.

En Acapulco, durante la toma de protesta de la morenista Abelina López Rodríguez, trabajadores de dos empresas recolectoras de la basura que llevan casi un mes en paro de labores realizaron una protesta exigiendo el pago de sus salarios que les quedó a deber la saliente administración que encabezó Adela Román Ocampo.

Mientras López Rodríguez y los demás integrantes del Cabildo rendían protesta en el zócalo, en la avenida Costera Miguel Alemán, la ex directora de Egresos del gobierno saliente, Palmira Pérez, fue retenida por un grupo de trabajadores cuando viajaba en su camioneta.

Los burócratas le reclamaron el pago de su salario de la segunda quincena de este mes de septiembre.

Durante su discurso como nueva edil de este puerto, López Rodríguez dijo que heredó “una administración devastada financieramente”.

Foto: Óscar Guerrero

Aquí en Chilpancingo, más de dos mil trabajadores del ayuntamiento que mantuvieron por más de dos meses un paro de labores en demanda de pago de salarios, bonos y otros estímulos económicos, realizaron una marcha hacia el Congreso local para entregar una solicitud de auditoría al alcalde perredista saliente, Antonio Gaspar Beltrán.

Posteriormente, fuera de la alcaldía en donde permanecen en plantón, los inconformes prendieron fuego a un muñeco de cartón con la imagen de Gaspar Beltrán.

En Atoyac de Álvarez, la morenista Clara Bello Ríos rindió protesta como alcaldesa durante una protesta de los trabajadores que permanecen en plantón para exigir el pago de sus salarios que les adeudan las autoridades salientes.

Servidores públicos del municipio de Petatlán anunciaron un paro de labores a partir de este viernes debido a que las autoridades salientes no les han cubierto sus salarios y otros estímulos económicos. Aquí rindió protesta como alcalde el priísta Javier Aguilar.

En Acatepec, en la región de la Montaña, el perredista Romualdo Díaz Rosas, asumió el cargo en la comunidad de Barranca La Mina y no en la cabecera del municipio porque un grupo de militantes de Morena están en plantón afuera del ayuntamiento.

Entérate: Grupo del crimen mata a 20 integrantes de otra célula delictiva en Guerrero y lo difunde en video

Los morenistas exigen que en esa localidad se construya un Banco del Bienestar y arreciaron sus protestas porque este lunes en la noche un grupo armado atacó a balazos al excandidato a diputado local por el distrito 26, Bernabé Vázquez Morales, quien resultó herido y otro militante de Morena que manejaba el vehículo, Edilberto García, murió.

Vázquez Morales acusa de esta agresión al alcalde Romualdo Díaz y al diputado local del PRD, Raymundo García Gutiérrez.

En Zapotitlán Tablas, municipio también enclavado en la región de la Montaña, campesinos que están en plantón afuera del ayuntamiento para exigir la salida de la policía comunitaria porque han cometido asesinatos y otros abusos contra la ciudadanía, impidieron que tomara posesión en esa localidad el alcalde del PT, Joaquín Lucino Rosendo.

El petista quien en la elección del pasado 6 de junio ganó las elecciones para reelegirse, tomó protesta en un lugar alterno.

El presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, Alfredo Sánchez Esquivel, señaló que las nuevas autoridades de un 80% de los 81 ayuntamientos enfrentarán problemas financieros porque sus antecesores tenían una nómina abultada.

“Lo que privilegiaron (los alcaldes salientes) la entrada en la nómina de muchos familiares, amigos, conocidos y otros con los que tuvieron compromisos políticos y eso origina que sea una nómina impagable”, dijo.

El diputado morenista pidió a las nuevas autoridades que asumieron este jueves el cargo que “hagan borrón y cuenta nueva”.

“Ellos (los nuevos ediles) ya sabían a lo que se metían y ahora pues tendrán que realizar una ingeniería administrativa, correr mediante una liquidación a los trabajadores que no hagan nada y mantener a los qué si trabajen”, expresó.

Exigió a los nuevos presidentes municipales que transparenten su nómina de personal y que los obliguen a que devenguen su salario.

Pidió a los nuevos ediles que dejen de lamentarse de sus antecesores y que mejor se pongan a trabajar depurando su nómina de trabajadores.

Reveló que Acapulco no es el municipio más colapsado con su nómina abultada, hay otros ayuntamientos más graves, según él.

“Están municipios como Ometepec, Petatlán, San Luis Acatlán, Chilpancingo, Zirándaro, Tlapa, Taxco, que tienen muchos problemas financieros”, sostuvo.

Por su parte, el ex legislador morenista Jesús Villanueva, quien formó parte de la pasada legislatura local y fue presidente de la Comisión de Evaluación de la Auditoría, aseguró que se tenía las evaluaciones de los 81 alcaldías de Guerrero en la que se detectaron muchas irregularidades financieras.

“Descubrimos que los alcaldes no licitaban las obras, tenían nóminas abultadas y demora en la entrega de sus cuentas públicas”, afirmó.

Contó que la Comisión que él presidió le entregó estas evaluaciones de los 81 alcaldes al presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso, Alfredo Sánchez Esquivel, quien en esta 63 Legislatura ocupa el mismo cargo tras reelegirse como diputado.

“Le entregamos las evaluaciones de los 81 alcaldes pero Alfredo Sánchez, no elaboró un dictamen para que se discutiera en el pleno”, dijo Villanueva.

Llegan ediles con violencia por el crimen

Después de que fuera de su casa de campaña fue estacionado un automóvil con los cadáveres en la cajuela de cuatro personas asesinadas a balazos, el priista David Gama Pérez rindió protesta como alcalde de Iguala en un acto blindado por elementos de la Guardia Nacional, Ejército y la Policía Estatal.

Este mismo miércoles se difundió un video en las redes sociales en donde un grupo de hombres armados que se identifican como los Tlacos de la Sierra someten a más de una decena de individuos a quienes ellos los identifican que son del grupo La Bandera, con quienes pelean el control de Iguala.

En el acto de la toma de protesta de su compañero de partido, el gobernador Héctor Astudillo Flores, le pidió a David Gama Pérez que buscara el apoyo al Ejército y a la Guardia Nacional para que realicen las tareas de seguridad.

Lee más: Periodistas de Guerrero denuncian complicidades políticas y del crimen para frenar su labor

“Busquen ustedes con quien la deben de tener, con la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina y la Secretaría de Seguridad Estatal para trabajar esa ruta (de seguridad)”, les recomendó Astudillo a los nuevos ediles de Iguala.

Aquí en Chilpancingo, previa a la toma de protesta de la morenista Norma Otilia Hernández Martínez, varias mantas con mensajes aparecieron colgadas en puentes peatonales. Aquí se confrontan el espacio Los Ardillos y los Tlacos de la Sierra.

En Tierra Caliente, la asunción de los alcaldes en los nueve municipios se realizó de manera pacífica ya que aquí hubo arreglos previos entre las nuevas autoridades con dirigentes de la organización La Familia Michoacana.

Las condiciones que desde hace casi una década impone este grupo delictivo a las autoridades municipales es el pago de una cuota del erario público.

Durante las campañas de la elección para alcaldes de la región de Tierra Caliente y de la Zona Norte, la dirigencia estatal de Morena, denunció que sus abanderados no realizaron campaña porque fueron amenazados por el crimen organizado.

“Muchos de nuestros candidatos se guardaron o bien renunciaron porque los candidatos de enfrente ya tenían arreglos con los chicos malos”, dijo el secretario de organización del Comité Estatal de Morena, Ignacio Vázquez Memije.

En Tierra Caliente, el PRI gobierna a partir de ayer jueves los municipios de Ciudad Altamirano, Ajuchitlán del Progreso, Tlapehuala, Arcelia, Cutzamala de Pinzón y Arcelia; el PRD, San Miguel Totolapan y Coyuca de Catalán y Morena, sólo Zirándaro.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Anacaona, la cacique aborigen que desafió a Cristóbal Colón y fue condenada a una trágica muerte

500 años después de su existencia sigue siendo recordada como una luchadora por los derechos de la comunidad taína en la isla Española.
12 de octubre, 2022
Comparte

Haciéndole honor a su nombre, que significa “flor de oro”, Anacaona fue una princesa taína bella y poderosa.

Pero también, fue una mujer culta y talentosa que creyó en la paz y la convivencia, y pagó por ello con su vida.

Quizás por eso es una de las pocas indígenas mencionadas por su nombre en los escritos de los primeros años de la conquista de América (siglo XV).

En su “Historia de Indias” (1527-1547), fray Bartolomé de Las Casas la describió como “una muy notable mujer, muy prudente, muy graciosa y palaciana en sus hablas y artes y meneos y amicísima de los cristianos“.

Y, según el jesuita francés Pierre François Xavier de Charlevoix, era una mujer “con mucho genio superior a su sexo y a su nación”, como escribió en Histoire de l’Isle espagnole ou de S. Domingue, de 1730.

A pesar de que pocos cronistas la conocieron o fueron testigos de los hechos, escritos como estos han permitido esbozar la historia de una mujer que se convirtió en leyenda y, más de 500 años después de su muerte, sigue viva.

Familia poderosa

El 5 diciembre de 1492, cuando Cristóbal Colón y su tripulación arribaron a la isla que los nativos llamaban Quisqueya (“madre de todas las tierras”), Bohio (“casa para los taínos”), Babeque (“tierras con oro”) y Ayti, y que los españoles bautizaron La Española, se piensa que Anacaona tenía 18 años.

En ese momento, la isla era dominio mayoritario de los taínos, y, según Las Casas, había cinco cacicazgos.

Cinco cacicazgos de la isla a la llegada de Colón.

BBC
Los cinco cacicazgos de la isla a la llegada de Colón registrados por Las Casas.

El más extenso y populoso, Jaragua, estaba bajo el mando del hermano de Anacaona, Bohechío.

Ella vivía en Maguana pues se había casado con su cacique, Caonabo.

Era respetada y querida no sólo por su estatus, sino también por componer poesías y canciones, con las que se destacaba en los areítos, una manifestación cultural y religiosa de los taínos que celebraba con canto, recitación de mitos y baile, eventos importantes como la visita de un cacique o el éxito de la cosecha.

Aunque la historia de Anacaona está imbuida de leyenda, se dice que su actitud ante la llegada de los españoles fue inicialmente positiva e incluso tras repetidas amarguras, consciente de la fortaleza de los conquistadores, nunca dejó de abogar por la paz y la convivencia.

Abusos y destrucción

En diciembre de 1492, Cristóbal Colón ordenó la construcción del Fuerte Navidad con los restos de la embarcación Santa María, en la costa norte de La Española.

Ilustración de la construcción del Fuerte Navidad. "Vida y viajes de Cristóbal Colón", Gaspar y Roig, 1851.

BBC
Ilustración de la construcción del Fuerte Navidad. “Vida y viajes de Cristóbal Colón”, Gaspar y Roig, 1851.

Dejó a 39 hombres al cuidado de esa primera construcción española en la isla.

Antes de partir, les advirtió que no abusaran de las aborígenes, pero no le obedecieron.

A su regreso, en 1493, encontró el fuerte destruido.

A todos los hombres que había dejado, según el primer cronista oficial de las Indias Gonzalo Fernández de Oviedo, los habían matado “los indios, no pudiendo sufrir sus excesos porque les tomaban las mujeres e usaban dellas a su voluntad, e les hacían otras fuerzas y enojos, como gentes sin caudillo e desordenada”.

Caonabo fue culpado, y algunos informes dicen que fue Anacaona quien, al enterarse de los maltratos de los españoles a las indígenas, lo convenció de atacarlos.

No obstante, hay quienes cuestionan esa versión de los hechos, entre ellos Luisa Navarro, exdirectora de la escuela de Historia y Antropología de la Universidad Autonoma de Santo Domingo.

Ilustración de "Vida y viajes de Cristóbal Colón" de Washington Irving.

BBC

Conversando con BBC Mundo, la historiadora resaltó que, sin medios de transporte adecuados, le era casi imposible ir a Fuerte Navidad.

“Para llegar desde donde estaba hasta el fuerte había que subir por la cordillera Septentrional y bajar del otro lado para llegar a la zona costera del valle del Atlántico”… algo que le habría tomado al menos 63 horas a pie.

“¿Cómo hizo Anacaona ese viaje para saber qué estaba pasando y volver a decírselo a Caonabo?”, se preguntó Navarro.

Otros historiadores han sospechado que Caonabo fue inculpado por razones políticas y que los cargos por los que el navegante español Alonso de Ojedase lo detuvo dos años después eran falsos.

Hasta la forma de apresarlo fue engañosa.

Monumento a Cristóbal Colón con la cacique Anacaona al pie del pedestal. Parque Colón, Ciudad Colonial Santo Domingo

Mario Roberto Durán Ortiz
Monumento a Cristóbal Colón con la cacique Anacaona al pie del pedestal. Parque Colón, Santo Domingo.

Navarro contó que antes de la detención, Ojeda le propuso un pacto al cacique: le ofreció un regalo y cuando él estiró las manos para aceptarlo le pusieron las esposas.

“Caonabo murió cargado de cadenas y grillos (grilletes)”, según Las Casas, cuando una tormenta hundió la embarcación que lo llevaba a España, en 1496.

Encuentro con Bartolomé Colón

La reina viuda de Maguana se fue a vivir con su hermano Bohechío en la vecina Jaragua, donde era “acatada y temida” como el cacique, según Gonzalo Fernández de Oviedo.

Y cuando, poco después, el hermano menor de Cristóbal Colón, Bartolomé llegó al cacicazgo, a pesar del deterioro de la relación con los conquistadores, Anacaona persuadió a Bochechío a reconocer la soberanía de los Reyes Católicos y comprometerse a pagar un tributo que el adelantado había impuesto ya en otras regiones de la isla.

Anacaona

Getty Images
A Anacaona le llamaban la atención los barcos españoles.

La visita de Bartolomé Colón, según los cronistas, fue un evento alegre, en el que fue agasajado con fiestas y tantos regalos que tuvo que fletar una carabela para poder transportarlos.

Él, a su vez, invitó a Anacaona y Bohechío a su barco y, cuando descargaron la artillería en su honor, el ruido los turbó tanto “que de espanto casi se echaron al agua; pero viendo a don Bartolomé reirse, se sosegaron“, cuenta el cronista Antonio de Herrera y Tordesillas.

Añade que, después del incidente, “miraban la popa, y proa alrededor: entraron en la carabela, bajaron abajo, estaban atónitos”, y según De las Casas, el recorrido por la carabela “dejó alegres al rey e a la reina y a todos los señores y gentes suyas muy contentos”.

Es uno de los pocos hechos que se conocen de la vida de Anacaona, y de los más felices, que son aún más escasos.

Anacaona, cacique de Jaragua y de Maguana

En 1502, Anacaona, cacique de Maguana, perdió a su hermano. En reconocimiento a su valor e ingenio fue nombrada cacique de la “médula” de toda la isla: Jaragua.

Para entonces, La Española estaba desbarajustada. Había habido una rebelión de españoles frustrados y un levantamiento de varios caciques indígenas que luchaban contra los invasores.

El nuevo gobernador de las Indias, el comendador de Lares frey Nicolás de Ovando, se propuso pacificar la isla, y el lejano cacicazgo de Jaragua estaba en su mira, no sólo porque era donde se habían refugiado los españoles sublevados, sino porque le habían llegado rumores de que Anacaona y otros caciques estaban conspirando en contra de la Corona.

Pero su idea de “pacificación” era muy distinta a la de la cacique.

Retrato de Nicolás de Ovando.

BBC
Retrato de Nicolás de Ovando.

Mientras que Anacaona, a pesar del desprecio y los continuos abusos los españoles contra los indígenas, estaba convencida que sólo una paz firme podía salvar a su pueblo, la paz a la que Ovando aspiraba no implicaba acuerdos ni salvaciones.

El gobernador organizó a sus tropas y partió rumbo a Jaragua, mientras que Anacaona organizaba un gran recibimiento y lo esperaba.

La trampa

Era un domingo de julio de 1503, cuando Anacaona recibió a Ovando en la plaza de Jaragua con gran fiesta de baile y canto, como era su costumbre.

El gobernador había venido con 70 hombres a caballo y 200 peones.

Al jolgorio acudieron también decenas de caciques súbditos de Anacaona, quien fue de las últimas en llegar a la plaza, estaba junto a su hija y otras mujeres líderes.

“Hizo un areíto ante Ovando…; e andaban en la danza más de 300 doncellas, todas criadas suyas, mujeres por casar…”, cuenta Fernández de Oviedo.

La masacre de la reina Anacaona y sus súbditos. Grabado de "Brevísima relación de la destrucción de las Indias", Bartolomé de las Casas.

BBC
La masacre de la reina Anacaona y sus súbditos. Grabado de “Brevísima relación de la destrucción de las Indias”, Bartolomé de las Casas.

Tras varias demostraciones de celebración taínas, los agasajados invitaron a los indígenas a reunirse en un bohío pues querían corresponder a los honores ofreciéndoles un espectáculo propio.

Desarmados y entusiasmados, los caciques y acompañantes se congregaron en la casa de madera y paja y mientras presenciaban un torneo, Ovando dio una señal preestablecida y sus hombres los apresaron, amarraron y quemados vivos.

Otros atacaron a los indígenas que estaban afuera. De las Casas escribe que los españoles les cortaron las piernas de los niños mientras corrían, y que incluso cuando algún español intentaba salvar a un niño subiéndolo a su caballo, otro venía y “atravesaba al niño con un lanza”.

Condenada a la horca

Durante varios meses después de la masacre, Nicolás de Ovando continuó una encarnizada campaña de persecución contra los indígenas, hasta que quedaron tan pocos que casi los exterminó en la isla, según Samuel M. Wilson en su libro Hispaniola. Caribbean Chiefdoms in the Age of Columbus.

Sus sangrientas campañas y una serie de epidemias redujeron la población de La Española de las que se estima eran 500.000 personas a la llegada de Colón a 60.000 nativos en un censo de 1507, según datos del “Manual de Historia Dominicana” de Moya Pons.

Ilustración de "Vida y Viajes de Cristobal Colón" de Irving Washington.

BBC
Ilustración de “Vida y Viajes de Cristobal Colón” de Irving Washington.

Anacaona y su hija sobrevivieron lo que pasó a la historia como la Masacre de Jaragua. También se salvó Guarocuya o Enriquillo, sobrino de la cacique, quien 15 años después se rebelaría contra los españoles.

Sin embargo, la “suerte” de la cacique sería efímera.

Fue apresada, llevada a Santo Domingo y condenada a la horca por conspiración.

El director del Museo de Anacaona dice que “fue la reina taína más amada de todo el pueblo. Hasta su último día de vida no bajó la cabeza y donó su vida por ellos”.

Por su parte, Navarro simplemente la describe como “la máxima líder de toda la población, no solamente en esta isla (Española), sino que abarcaba Puerto Rico, Cuba y parte de Jamaica”.

Su historia es recordada en canciones como “Anacaona”, del cantante puertorriqueño Cheo Feliciano. Y en los poemas del mismo nombre escritos por la poetisa dominicana Salomé Ureña.

*Con la edición de Dalia Ventura y Leire Ventas.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=DSeuPF0Fn_g

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.