La tianguis, un espacio donde la población LGBTI+ lucha por sobrevivir
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Eréndira Aquino

'La tianguis', un espacio de trabajo donde la población LGBTIQ+ lucha por sobrevivir

En “la tianguis” se ofertan lecturas de tarot, ropa y creaciones artísticas. Pese a agresiones que han sufrido, los vendedores afirman que defenderán el espacio, que consideran histórico para la comunidad LGBTIQ+.
Eréndira Aquino
8 de octubre, 2021
Comparte

Antes de llegar a “la tianguis disidente”, Rabia -seudónimo que pide utilizar para salvaguardar su identidad- trabajaba como mesero y estudiaba la licenciatura. Sin embargo, al inicio de la pandemia perdió su empleo y, al darse cuenta de lo complicado que sería encontrar otro, decidió comenzar a vender ropa de segunda mano.

“Venimos aquí desde hace cinco meses ya, desde mayo. Lo que vendemos es ropa de segunda mano y algunas cosas nuevas. Antes de llegar aquí tenía una tienda en línea con una amiga, pero todo ha sido un proceso muy reciente, porque previo a la pandemia yo estaba trabajando como mesero”, narra el joven mientras recorre los pasillos de “la tianguis”.

Se trata de un mercado montado dentro de la Glorieta de los Insurgentes, próximo a la salida hacia la calle Génova, en la Ciudad de México, donde personas queer, trans, lesbianas, gays, bisexuales, pansexuales, asexuales y de otras identidades disidentes ofertan lecturas de tarot, ropa, stickers, pinturas y otras creaciones artísticas.

Te puede interesar: Copred inicia investigación por ataques a tianguis LGBT+ en CDMX

Aunque varios integrantes de “la tianguis” coinciden en que la consideran una espacia segura para vivir libremente, reconocen que permanecer ahí no ha sido sencillo, pues en varias ocasiones han denunciado agresiones por parte de la ciudadanía, de organizaciones de comerciantes, así como de las autoridades capitalinas.

“Conseguir trabajo no es nada fácil”

“Tomamos la espacia para hacerla nuestra, porque estamos generando lo que no nos dan en ningún lado. Las autoridades vienen a pedir que nos retiremos, que nos ponen en otro lugar… pero no sé si sería tan simbólico, porque este lugar está ligado a la resistencia desde que nació en México”, explica Rabia.

Como parte de la toma del lugar, colectivas y comerciantes han realizado pintas en los muros de los pasillos en ese rincón de la Glorieta, en las que se leen frases como: “Queer”, “Te quiero trans”, “Menos teoría, más empatía”, “Aquí no hay gordofobia”, “No es bandalismo, es rabia” y “Si no le gusta no se admire, al chile las miradas insultan”.

Al fondo se escuchan a todo volumen aplausos, gritos y alabanzas de un templo cristiano que se encuentra en uno de los locales de la misma Glorieta. Cada determinado tiempo, uno de los miembros de la iglesia pasa ofreciendo libros religiosos de bolsillo gratis a quienes se encuentran en los alrededores.

A unos metros de donde se ubican los puestos, hay varias mujeres policías de pie, vigilando. Después de haber sido agredidos por parte de ciudadanos que los acosan e insultan, y de comerciantes que los han amenazado en varias ocasiones y han llegado a golpearlos, el gobierno de la Ciudad de México acordó con “la tianguis” que contarían con seguridad de manera permanente. Pero a pesar de la presencia policiaca, Rabia dice que la violencia no se ha detenido, y por el contrario, también la han vivido por parte de los uniformados.

“En realidad estar aquí es muy pesado, muy complicado… pero al menos yo sigo aquí porque ha sido también el primer espacio donde he podido estar con mi novio dándome un beso sin sentirme en peligro. Y yo solamente soy marica, pero sé que para una trans conseguir trabajo no es nada fácil, muchas veces solo les ofrecen ser peluqueras o ejercer el trabajo sexual”, reconoce el tianguista.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en agosto de 2021, había 39.8 millones de personas mayores de 12 años que no participaron en actividades económicas.

El INEGI señala que la Población No Económicamente Activa (PNEA) fue de 3.3 millones de personas menos que en 2021, en comparación con agosto de 2020.

Las cifras oficiales señalan, sin embargo, que para 7.2 millones de personas -equivalentes al 13% de la población ocupada- los ingresos por un empleo no son suficientes, pues respondieron a la encuesta que tienen necesidad y disponibilidad para trabajar más horas.

“La tianguis”, según ha constatado Rabia, está integrada estudiantes, quienes consiguen un ingreso que les permite continuar con su proyecto escolar, y por personas que “solo viven de hacer esto, y como están ahorita las condiciones de trabajo salir a buscar otra opción es muy complicado, especialmente para la comunidad… hay mucha discriminación”.

“Es un alivio tener un espacio así”

Entre los reclamos por parte de quienes integran “la tianguis”, sobresale el trato que han dado a las, los y les vendedores, sin importar que han manifestado que en el espacio se encuentran personas menores de edad, quienes pese a reconocer el riesgo que implica participar en la toma, señalan que están dispuestas a “darlo todo” por no perderlo.

Une adolescente queer, quien acepta ser entrevistade por el medio, señala que “es un alivio muy grande tener un espacio como la tianguis, donde te sientes libre porque no te van a juzgar. En otros lados se vive mucha discriminación por tus preferencias o tu identidad de género, y eso es feo, porque no logras encontrarte en ninguna parte”.

En la entrevista le acompaña otre adolescente que participa en el espacio, quien coincide con la percepción de libertad y seguridad que describe su compañere. A ello, agrega que, gracias a la oportunidad de trabajo que significa para elle “la tianguis”, podrá comenzar a pagar su tratamiento hormonal para continuar con su transición sexogenérica.

“Cuando eres una juventud trans estás en ese proceso de que quieres empezar tu transición, con terapia hormonal o algo que te oriente, y si no tienes la suerte de que tu familia te apoye… para nosotres es incluso más difícil que para una persona adulta, porque no tenemos una fuente de ingresos para los tratamientos o para comprar ropa acorde a tu género. Por eso es que aquí vemos una oportunidad de conseguir dinero para eso”, explica.

Venden ropa y brownies veganos, y como tianguistas han sido testigos de algunas de las agresiones verbales y físicas que han sufrido sus compañeres por parte de gente que circula por la zona, de las organizaciones de comerciantes -que al inicio querían cobrarles por montar sus puestos, y ante la negativa intentaron quitarlos-, como de los policías que fueron designados para salvaguardar la seguridad de sus integrantes.

“No nos cuidan, en realidad están aquí intentando provocar miedo, porque hemos recibido burlas transfóbicas de su parte durante los enfrentamientos. Eso sin mencionar que nos han encapsulado, incluso en una ocasión nos rodearon sabiendo que había una persona de 13 años, porque se los dijimos… se los dijimos, pero nos ignoraron”, denuncian.

“Piensan que por ser les más pequeñes de la tianguis vamos a tener miedo, pero la verdad es que cuando vives una vida en la que te odian y discriminan en todos los lugares que pisas, dejas de tener miedo, sabes que en todos lados va a ser así y vas a darlo todo por el único lugar donde las cosas son distintas”, menciona une de les jóvenes.

Por ello, afirma, “estamos aquí, vamos a seguir resistiendo, para que les niñes no se sientan oprimides. No nos vamos a quedar cruzades de brazos ni vamos a permitir que vuelvan a poner una mano encima a nuestres compañeres”.

Lee más: Policías de CDMX encapsulan a manifestantes que protestaban por ataques a tianguis LGBT+

Más allá de las ventas

Para Satanás No Binarie -pseudónimo que pide para identificarle, por miedo a vivir represalias-, la importancia de “la tianguis” va más allá de ser un espacio para que las personas de la comunidad LGBTIQA+ tengan empleo y socialicen, pues se ha vuelto un sitio para promover la salud, porque se realizan pruebas de VIH, y donde incluso duermen algunas personas que perdieron su casa.

“Cuando inició la pandemia las personas de la comunidad se quedaron sin trabajo y los hoteles se cerraron, así que muches se quedaron sin donde dormir. Este lugar es importante porque históricamente la Zona Rosa ha sido punto de reunión de las disidencias”, abunda.

Pese a que no lo considera un espacio seguro, por las agresiones que viven, dice que trabajan por construir un sitio en el que puedan reunirse a vender, convivir y sentirse bien. En esta “nueva familia”, dice, todes comen, “sin importar si tienen dinero o no”.

La población LGBTIQA+ forma parte de los grupos en situación de discriminación de la Ciudad de
México. De acuerdo con una encuesta elaborada por el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Copred) en 2017, ocupan el segundo lugar entre las poblaciones más afectadas.

En dicha encuesta, el 85.2% de la ciudadanía reconoció que se discrimina a las personas gays por sus preferencias sexuales. El 76.8% opinó que también se discrimina a las lesbianas, y el 77% reconoció que existen estas prácticas hacia personas trans.

Un tercio de la población dijo que no estaría dispuesta a rentar una habitación a personas trans (36%) ni a personas lesbianas o gay (32%), y a cuatro de cada diez no les gustaría que una persona homosexual fuera electa para la presidencia de la República.

Además de ser discriminados por su preferencia sexual, en la Encuesta Nacional de Cultura Cívica 2020 del INEGI, personas que se identifican como trans, gays, lesbianas y bisexuales manifestaron que se han sentido discriminadas por su color de piel, por su edad, por su arreglo personal, por su peso o estatura, su clase social, por tener alguna discapacidad incluso por su religión.

Este panorama de discriminación, que se materializa en desigualdades es el que, según Satanás No Binarie, dio pie a que se conformara “la tianguis”. Incluso, dice, se hizo porque las personas trans y queer no tenían espacio en otros ejercicios similares de venta, como “las mercaditas”, impulsadas por colectivas feministas, que en ocasiones no permiten la inclusión de personas que no son mujeres.

Antes de continuar atendiendo su puesto de ropa, Satanás No Binarie hace un último comentario: “No queremos permisos del gobierno. No queremos que vengan a regularnos porque nosotres podemos regularnos por nuestra cuenta. No queremos líderes, nos organizamos y acordamos nosotros. Solo queremos respeto, que nos dejen existir, que no nos discriminen”.

“Queremos ser felices y sobrevivir… necesitamos comer, comer y resistir en un espacio seguro”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las pruebas que demuestran que el cambio climático es producido por humanos

Los científicos han analizado millones de medidas tomadas en diferentes partes del mundo para concluir que el calentamiento global es un hecho y cuán responsable es la actividad humana de ello.
2 de noviembre, 2021
Comparte

A pesar de los grupos “escépticos” del clima, hemos llegado al punto en que tanto los científicos como los políticos están diciendo que enfrentamos una crisis planetaria debido al cambio climático.

Recientemente, Naciones Unidas publicó un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) en el que envía “una alerta roja para la humanidad”.

El mundo se prepara para la Conferencia de la ONY sobre el Cambio Climático (COP26), que se desarrolla del 31 de octubre al 12 de noviembre en Glasgow, Escocia, y se considera crucial para traer el cambio climático bajo control.

Casi 200 países tendrán que presentar planes para reducir sus emisiones, lo que que podrá significar un cambio importante en nuestras vidas diarias.

Pero, ¿cuál es la evidencia del calentamiento global y cómo sabemos que está siendo causado por humanos?

¿Cómo sabemos que el mundo se está calentando?

Nuestro planeta se ha estado calentando rápidamente desde el comienzo de la Revolución Industrial.

La temperatura promedio en la superficie de la Tierra ha aumentado unos 1,1 C desde 1850. Más aún, desde mediados del siglo XIX, cada una de las cuatro últimas décadas ha sido más caliente que cualquier otra anterior.

Se ha llegado a estas conclusiones a partir de los análisis de millones de medidas tomadas en diferentes partes del mundo. Los registros de temperatura fueron recopilados por estaciones meteorológicas en tierra, en barcos y por satélites.

5 revelaciones del preocupante informe de la ONU sobre cambio climático

Múltiples equipos independientes de científicos han obtenido los mismos resultados: un salto en las temperaturas que coincide con el inicio de la era industrial.

Un voluntario observa el incendio en Marmaris, Turquía

Reuters
Turquía fue uno de los lugares impactados por devastadores incendios forestales este verano.

Los científicos pueden reconstruir las fluctuaciones de la temperatura aún mucho más atrás en el tiempo.

Los anillos de los árboles, muestras de extracción de hielo, sedimentos en lagos y los corales todos son un registro histórico del clima pasado.

Esa información provee un contexto muy necesario a la actual fase de calentamiento. De hecho, los científicos estiman que la Tierra no ha sido así de caliente desde hace unos 125.000 años.

¿Cómo sabemos que los humanos somos responsables?

Los gases de efecto invernadero -que atrapan el calor del Sol- son el vínculo crucial entre el aumento de la temperatura y la actividad humana. El más importante es el dióxido de carbono (CO2) por su gran abundancia en la atmósfera.

También sabemos que es el CO2 el que atrapa la energía del Sol. Los satélites muestran que hay menos calor emitido desde la Tierra hacia el espacio precisamente a la longitud de onda a la cual el CO2 absorbe la energía irradiada.

La quema de combustibles fósiles y la tala de árboles conducen a la fuga de este gas de efecto invernadero. Ambas actividades se dispararon después del siglo XIX, así que no sorprende que el CO2 atmosférico haya aumentado a lo largo del mismo período.

Una imagen aérea de la refinería de la empresa petrolera Marathon, en Los Ángeles, el mayor productor de gasolina en California.

Getty Images
La quema de combustibles fósiles contribuye a la fuga de CO2 en la atmósfera.

Hay una manera en la que se puede demostrar definitivamente de dónde vino todo este CO2 adicional. El carbón producido por la quema de combustibles fósiles tiene una marca química única.

Los anillos de los árboles y el hielo polar registran los cambios en la química atmosférica. Después de examinarlos, se ve que el carbono -específicamente el de fuentes fósiles- ha aumentado significativamente desde 1850.

Los análisis demuestran que durante 800.000 años, el CO2 en la atmósfera no subió por encima de 300 partes por millón (ppm). Sin embargo, desde la Revolución Industrial, la concentración de CO2 se disparó a su nivel actual de casi 420 ppm.

Simulaciones de computadora, conocidas como modelos climáticos, se han utilizado para mostrar lo que hubiera sucedido con las temperaturas sin las enormes cantidades de gases de efecto invernadero generadas por los humanos.

Revelan que hubiera habido poco calentamiento global -y posiblemente cierto enfriamiento- a lo largo de los siglos XX y XXI, si sólo los factores naturales hubieran influido en el clima.

Solamente cuando se introducen los factores humanos es que los modelos pueden explicar el aumento de las temperaturas.

Soldados y rescatistas asisten a la evacuación de personas afectadas por las inundaciones en la ciudad de York, Inglaterra

Getty Images
El número de desastres relacionados al clima se ha quintuplicado a lo largo de 50 años.

¿Cuál es el impacto de los humanos en el planeta?

Se vaticina que los niveles de calentamiento por los que ya ha pasado la Tierra ocasionarán cambios significativos en nuestro entorno.

Observaciones de estos cambios en el mundo real corresponden a los patrones que los científicos esperan ver con el calentamiento provocado por la actividad humana. Estos incluyen:

  • Las capas de hielo de Groenlandia y Antártida se derriten rápidamente
  • El número de desastres relacionados al clima se ha quintuplicado en los últimos 50 años.
  • Los niveles globales del mar subieron 20 cm en el último siglo y continúan subiendo
  • Desde los 1800, los océanos se han vuelto 40% más ácidos, afectando la vida marina

Pero, ¿no era más caliente en el pasado?

Ha habido varios períodos de calentamiento en la Tierra en épocas pasadas.

Hace unos 92 millones de años, por ejemplo, las temperaturas eran tan altas que no había capas de hielo polares y animales parecidos a los cocodrilos vivían el el Ártico canadiense.

Eso no debería ser consuelo para nadie, sin embargo, porque los humanos no existían en ese entonces. Hubo momentos en el pasado que el nivel del mar alcanzó 25 metros más de lo que es hoy en día. Se considera que un aumento de entre 5-8 metros sería suficiente para sumergir la mayoría de las ciudades costeras del mundo.

gráfico - calentamiento

BBC

Hay evidencia abundante de extinciones masivas de vida durante estos períodos. Y los modelos climáticos sugieren que, en algunos, los trópicos pudieron ser “zonas muertas” demasiado calientes para la supervivencia de la mayoría de las especies.

Estas fluctuaciones entre calor y frío fueron causadas por una variedad de fenómenos, incluyendo la manera en que la Tierra se bambolea en su órbita alrededor del Sol a través de largos períodos, erupciones volcánicas y ciclos climáticos de corto plazo como El Niño.

Durante muchos años, grupos denominados como “escépticos” del clima han cuestionado las bases científicas del calentamiento global.

Sin embargo, virtualmente todos los científicos que publican regularmente en los sitios especializados, que son evaluados por sus pares expertos, concuerdan en las actuales causas del cambio climático.

Un informe clave de la ONU publicado en 2021 dijo que “es indiscutible que la influencia humana ha calentado la atmósfera, los océanos y la tierra”.

¿Te interesaría leer más sobre el cambio climático? Haz clic aquí para encontrar amplios artículos al respecto

More on Climate Change bottom strapline

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=4QEW0DHWIlg&t=15s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.