Pareja afgana suplicó por asilo en avión, pero autoridades los deportaron
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Pareja afgana suplicó por asilo en avión, pero autoridades los ignoraron y deportaron

Amigos de la pareja relatan que pidieron asilo al interior del avión, pero fueron obligados a volar de regreso a Estambul.
Especial
Comparte

Nilo, embarazada de siete meses, y su esposo Zabbih, llegaron a México con la intención de pedir asilo. Vivían en Kabul, Afganistán, pero la caída de la capital en manos de los talibanes les obligó a escapar. No veían futuro en un país gobernado por fundamentalistas.

El miércoles 13 aterrizaron en la Ciudad de México, donde les esperaba su amiga Daniela Vaca, a quien habían conocido estudiando en la universidad de Chongqing, China. Nunca llegaron a abrazarse.

Después de un día entero encerrados en la estación migratoria del aeropuerto, ambos fueron expulsados sin opción a solicitar refugio. En su última comunicación, Vaca escuchaba a su amigo suplicar al interior del avión que necesitaba protección, que no podía regresar a Afganistán. Pero los oficiales del Instituto Nacional de Migración (INM) lo ignoraron.

Las instituciones mexicanas se pasan la pelota una a otra. La Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (Comar) dice que este es un caso de asilo político, por lo que está en manos de la secretaría de Relaciones Exteriores (SRE). Ahí argumentan que ellos no tienen nada que ver, que se trata de una decisión del INM. Y la institución que dirige Francisco Garduño no ha ofrecido su relato públicamente, aunque la versión oficial es que los afganos nunca pidieron asilo.

A su vez, las organizaciones de Derechos Humanos que acompañan el caso denuncian la opacidad de un espacio como “la burbuja”, que es como se conoce a la estación migratoria del aeropuerto de la CDMX, donde las personas son aisladas e interrogadas sin opción a pedir asilo o hablar con sus allegados.

Te puede interesar: México recibe a mujeres de Afganistán y espera el arribo de un grupo de 150

Nilo y Zabbih fueron obligados a subir a un avión en la mañana del jueves 14 y, tras realizar una escala en Cancún, volaron con destino a Estambul, Turquía. Ahora sus amigos buscan la fórmula para que puedan regresar con el compromiso de México de que, esta vez sí, les garantizará el apoyo. No en vano, el canciller, Marcelo Ebrard, se fotografió con las cinco primeras afganas que recibieron asilo político tras la caída de Kabul en manos de los talibanes.

Durante semanas, cerca de un millar de personas, en su mayoría vinculados a los grandes medios de comunicación de EU, llegaron a México como asilados.

Llegaron como turistas

La historia de Nilo y Zabbih comienza tras la llegada al poder de los talibanes en Afganistán tras 20 años de ocupación militar de EU. Ante la falta de perspectivas, se desplazaron a Teherán, Irán, como paso previo para buscar una vida mejor. En la búsqueda pensaron que México podía ser una opción. Y contactaron con Daniela Vaca, su amiga de la maestría en China, de quien tuvieron que despedirse en 2019 porque la pandemia de COVID-19 les obligó a regresar a casa.

Primero intentaron pedir el asilo político a través de la embajada de México en Teherán, que es como otros compatriotas lo habían conseguido meses antes. Sin embargo, la respuesta que recibieron era poco alentadora: “les dijeron que era un trámite que les iba a costar mucho tiempo”. Ellos no lo tenían.

El embarazo avanzaba, en Irán no disponían de red y habían vendido sus posesiones para pagar el viaje. Así que, tras hablarlo con sus amigos mexicanos, decidieron pedir la visa como turistas y, ya al interior del país, pedir protección al gobierno. Con una carta de invitación firmada por un amigo de Monterrey, el matrimonio logró su permiso para viajar.

A las 8 de la mañana del 12 de octubre el matrimonio embarcó, con sus papeles en regla. Un día después aterrizaron en Ciudad de México. Al otro lado, desde las 7 de la mañana, Daniela Vaca esperaba a sus amigos.

“Empezaron a pasar las horas y veía que no llegaban”, explica, en entrevista con Animal Político. A las 10:30 un oficial del INM le confirmó que la pareja estaba ahí, tomó sus datos y una fotografía de su identificación. Pero no le dio más datos. Lo que sigue después es una larga jornada en la que Vaca y sus amigos tratan de saber qué es lo que está ocurriendo en la estación migratoria mientras que ningún oficial les ofrece una explicación.

Día y noche, la joven y otra amiga que acudió para darle el relevo estuvieron pasando de funcionario en funcionario y de trabajador de la aerolínea a trabajador de la aerolínea. No había información. Un día después, Vaca sabrá que a su amigo Zabbih le dijeron que no había nadie preguntando por él. Pasó un día entero encerrado e incomunicado pensando que las personas que lo iban a recoger lo habían olvidado.

A las 8 de la mañana del jueves, tras preguntar en la aerolínea Turkish Airlines, lograron saber que los afganos iban a ser devueltos a Estambul. Que el INM había decidido que no podían ingresar en México. Había una oportunidad: el avión haría escala en Cancún, así que tenían que lograr que ambos bajasen de la aeronave y pudiesen pedir asilo. Tras muchas comunicaciones lograron ponerse en contacto con el Instituto para las Mujeres en Migración (Imumi), que presentó un amparo para intentar impedir la expulsión. El juez todavía no ha tomado una decisión.

Súplicas al interior del avión

Las horas que el avión permaneció en Cancún las relata Vaca con angustia. Un pasajero turco prestó su teléfono a Zabbih, que pudo hablar con su amiga. Así, ella pudo escuchar cómo los afganos suplicaban que habían venido a pedir asilo, que necesitaban ayuda, pero nadie les escuchó. Alguien les quitó los zapatos, quizás como medida de seguridad. Y nadie les dio opción a que bajaran para poder ser entrevistados por personal de la Comar.

La versión no oficial del INM es que ninguno de ellos había manifestado su intención de pedir asilo, así que se les rechazó a pesar de tener visa como turista.

“Pide protección, le gritaba yo. Si no te paras y pides protección, no hay forma de que te podamos ayudar”, dice Vaca que le decía a su amigo.

“Le estoy diciendo eso a los policías, pero nadie me permite bajar”, respondía él.

Tras minutos de caos en los que la joven llegó a hablar con alguien a quien Zabbih identificaba como policía, se hizo el silencio. El avión había despegado hacia Estambul.

Ahora, con los dos afganos ya de regreso y sus amigos desesperados, las instituciones mexicanas se pasan la pelota unas a otras.

Lee más: México comienza a procesar solicitudes de refugio de afganos

La Cancillería dice que esto es cosa del INM y la Comar asegura que nunca les dijeron que iban a pedir refugio. Migración, por su parte, no ha hecho pública su versión de los hechos.

“Vamos a tratar de volver a contactar con ellos y a darles acompañamiento. Esperamos que Acnur también pueda hacerlo”, dijo Gretchen Kuhner, directora de Imumi.

Vaca, la amiga que pasó un día esperando, tiene la esperanza de poder contactar al matrimonio una vez que lleguen a Estambul, aunque desconoce si su destino final es Teherán.

Por ahora, la única certeza es que un matrimonio de afganos que escapaba del régimen talibán fue encerrado e incomunicado para luego ser devuelto sin opción de pedir asilo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: los 3 ciberataques rusos que más teme Occidente

Los servicios de inteligencia de EU dicen que Rusia podría lanzar ciberataques contra Occidente. ¿Cuáles son los mayores peligros?
24 de marzo, 2022
Comparte

El presidente de EU, Joe Biden, pidió a las empresas y organizaciones privadas en su país que “cierren sus puertas digitales”, alegando que informes de inteligencia sugieren que Rusia está planeando un ataque cibernético.

Las autoridades cibernéticas de Reino Unido también respaldan los pedidos de la Casa Blanca de “mayores precauciones de seguridad cibernética”, aunque no han aportado ninguna evidencia de que Rusia esté planeando un ataque de ese tipo.

Rusia declaró anteriormente que tales acusaciones son “rusofóbicas”.

Sin embargo, Rusia es una superpotencia cibernética con un arsenal importante de herramientas cibernéticas y piratas informáticos capaces de ataques disruptivos y potencialmente destructivos.

Ucrania relativamente no se ha visto perturbada por las ofensivas cibernáticas rusas, pero los expertos ahora temen que Rusia pueda emprender uno de estos ataques contra los aliados de Ucrania.

“Las advertencias de Biden parecen plausibles, particularmente porque Occidente introdujo más sanciones, los hackers continúan uniéndose a la lucha y los aspectos cinéticos de la invasión aparentemente no van según lo planeado”, señala Jen Ellis, de la firma de seguridad cibernética Rapid7.

Estos son los ataques que más temen los expertos.

BlackEnergy: ataque dirigido a infraestructuras cruciales

Ucrania a menudo se describe como el patio de recreo de la piratería informática de Rusia, que ha llevado a cabo ataques allí aparentemente para probar técnicas y herramientas.

En 2015, la red eléctrica de Ucrania se vio interrumpida por un ataque cibernético llamado BlackEnergy, que causó un apagón a corto plazo para 80.000 clientes de una empresa de servicios públicos en el oeste de Ucrania.

Planta de energía en Ucrania

Reuters
La red eléctrica de Ucrania se ha visto afectada anteriormente por ciberataques.

Casi exactamente un año después, otro ataque cibernético conocido como Industroyer dejó sin energía durante aproximadamente una hora a casi una quinta parte de Kiev, la capital de Ucrania,

EE.UU. y la UE nombraron y responsabilizaron de los ataques a hackers militares rusos.

“Rusia podría absolutamente intentar ejecutar un ataque como este contra Occidente como una ilustración de sus capacidades y para enviar una señal”, afirma Marina Krotofil, responsable de seguridad cibernética ucraniana, quien ayudó a investigar los cortes de energía.

“Sin embargo, ningún ataque cibernético contra una red eléctrica ha resultado en una interrupción prolongada del suministro de energía”, precisa.

“Ejecutar ataques cibernéticos en sistemas de ingeniería complejos de manera confiable es extremadamente difícil y lograr un efecto dañino prolongado a veces es imposible debido a las protecciones”.

Expertos como Krotofil plantean la hipótesis de que esto también podría ser contraproducente para Rusia, ya que es muy probable que Occidente también pueda posicionarse en las redes rusas.

NotPetya: destrucción incontrolable

Se cree que NotPetya es el ataque cibernético más costoso de la historia y las autoridades de EE.UU., Reino Unido y la UE han culpado a un grupo de hackers militares rusos.

El software destructivo se ocultó en una actualización de un popular software de contabilidad utilizado en Ucrania, pero se extendió por todo el mundo destruyendo los sistemas informáticos de miles de empresas y causando daños por aproximadamente US$10.000 millones.

Un mes antes se acusó a los piratas informáticos de Corea del Norte de causar una gran interrupción con un ataque similar.

WannaCry

Webroot
Esto es lo que veían las víctimas del WannaCry en sus pantallas.

El criptogusano WannaCry (un tipo de virus) codificaba datos en aproximadamente 300.000 computadoras en 150 países.

El Servicio Nacional de Salud de Reino Unido se vio obligado a cancelar un gran número de citas médicas.

“Este tipo de ataques causaría la mayor oportunidad de un caos masivo, inestabilidad económica e incluso pérdida de vidas“, afirma Ellis.

“Puede sonar exagerado, pero la infraestructura crítica a menudo depende de tecnologías conectadas, igual que cualquier otra parte de nuestra vida moderna, y hemos visto el potencial de eso con el impacto de WannaCry en los hospitales de Reino Unido”.

Sin embargo, el profesor Alan Woodward, científico informático de la Universidad de Surrey, dice que tales ataques también conllevan riesgos para Rusia.

“Este tipo de hackeos incontrolables son similares a la guerra biológica en el sentido de que es muy difícil alcanzar infraestructuras específicas en lugares concretos. WannaCry y NotPetya tuvieron víctimas en Rusia también”.

Colonial Pipeline: los ataques cibercriminales se intensifican

En mayo de 2021 se declaró el estado de emergencia en varios estados de EE.UU. después de que un grupo de hackers causara el cierre de un gasoducto vital.

Filas de carros para llenar el depósito el 11 de mayo de 2021 en EE.UU.

Getty Images
El temor a la escasez de gasolina hizo que los estadounidenses acudieran a llenar el depósito en mayo de 2021.

El Colonial Pipeline transporta el 45% del suministro de gasolina y diésel de la costa este de EE.UU. y el ataque desencadenó el pánico en las gasolineras.

El cibertaque no fue obra de hackers del gobierno ruso, sino del grupo de ransomware DarkSide, que se cree tiene su base de operaciones en Rusia.

La empresa del gasoducto admitió haberles pagado a los criminales US$4,4 millones en bitcoin, difíciles de rastrear, a cambio de volver a poner en funcionamiento los sistemas informáticos.

Pocas semanas después, la cadena de suministro de carne fue afectada cuando otro grupo de ransomware de nombre REvil atacó JBS, el mayor procesador de carne de res del mundo.

Uno de los mayores temores que tienen los expertos respecto a las capacidades cibernéticas rusas es que el Kremlin inste a grupos cibercriminales a coordinar ataques contra objetivos estadounidenses para causar la mayor disrupción.

Trabajadores en una planta de procesamiento de JBS en Santana de Parnaiba, Brasil, en diciembre de 2017.

Reuters
La empresa JBS, fundada en Brasil en 1953, es el mayor abastecedor de carne del mundo.

“El beneficio de ordenar a los cibercriminales que ejecuten ataques de ransomware es el caos general que pueden causar. En números lo suficientemente grandes pueden causar daños económicos graves”, dice el profesor Woodward.

“También le añaden la ventaja de poder negar su participación, ya que estos grupos están separados de lo que sería un ataque del Estado ruso”.

¿Cómo puede responder EE.UU.?

En el altamente improbable caso de que un país de la OTAN sea objetivo de un ciberataque que cause pérdidas de vida o un enorme e irreparable daño, esto podría activar el Artículo 5, la cláusula de defensa colectiva de la Alianza.

Pero los expertos dicen que esto conduciría a la OTAN a una guerra en la que no quiere participar, por lo que es más probable que cualquier respuesta llegue de EE.UU. y sus aliados cercanos.

El presidente Biden ya ha dicho que su país “está preparado para responder” si Rusia lanza un gran ataque contra EE.UU.

Sin embargo, el cibercaos sin precedentes que se vio en Ucrania en las últimas semanas de hackers de ambos lados de la guerra muestra lo fácilmente que puede escalar la situación.

Por lo tanto, cualquier acción será considerada con extremo cuidado.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=C-3aYnhF6Io

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.