Recetas pendientes: Institutos incumplen con medicamentos gratuitos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Recetas pendientes: Institutos de alta especialidad dan consulta gratis, pero no los medicamentos

En estas instituciones de tercer nivel ya no se cobran cuotas por atención médica, como se hacía antes de la entrada de este gobierno federal, pero a quienes acuden a consultas no les dan los fármacos, que en muchos casos son de alto costo.
Cuartoscuro
25 de octubre, 2021
Comparte

Los institutos nacionales de salud y hospitales de alta especialidad ya no cobran cuotas por atención médica, sin embargo no se ha cumplido con dar los medicamentos gratuitos que requieren los pacientes, como prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador que aplicaría a partir del primero de diciembre de 2020.

Pacientes del Instituto Nacional de Pediatría, el Hospital Infantil Federico Gómez y el Instituto Nacional de Rehabilitación narraron a Animal Político que solo reciben las recetas y después ellos tienen que comprar los medicamentos.

Leer más | Aumenta escasez de medicinas para atender a pacientes trasplantados

Nathaly, por ejemplo, tiene 10  años y padece esteatosis hepática moderada, un padecimiento en el que el hígado se llena de grasa, la niña tiene un nivel tan alto de triglicéridos que puede darle un paro cardiaco. Ella se atiende en el Hospital Infantil Federico Gómez, pero solo le extienden las recetas y la familia se tiene que encargar de comprar los medicamentos. 

“Tengo que comprarle bezafibrato, ese medicamento ya lo va a tomar de por vida porque es para nivelar el colesterol y triglicéridos. También le mandaron omega 3, lo va a tomar por seis meses, pero sale caro, en más de 500 pesos, y antes lo tomaba solo cada 24 horas, pero ahorita la endocrinóloga se lo mandó cada 8 horas, el frasco trae 28 cápsulas, así que para un mes no le alcanza con uno”, cuenta Maribel Cabrera, su madre.

Además, en el Hospital Infantil Federico Gómez la menor tiene cita hasta abril. “Me espacian las citas así, aunque me dicen que la niña está en riesgo de tener un paro cardiaco. Incluso una doctora me recomendó que le haga análisis por fuera y la lleve a un médico privado a que los vea, para que en caso de que esté en más riesgo entonces la lleve al hospital, y yo tengo que pagar todo eso, los estudios externos, la consulta, las medicinas y la alimentación especial que lleva”, dice Maribel. 

La familia no puede con todos los gastos. Maribel trabajaba como empleada en un puesto de desayunos, pero desde junio pasado, cuando Nathaly empezó con vómito y dolores fuertes de cabeza, dejó de trabajar para buscarle atención médica. El papá de la niña trabaja como empleado en una tienda de pinturas. 

Los estudios que necesita Nathaly cuestan más de dos mil pesos, a eso hay que agregarle la consulta con el médico particular, los gastos de la dieta y los fármacos. “Tengo que decidir si le compró los medicamentos o le hago los estudios o qué hago, porque también tengo otro hijo pequeño y gasto en leche, pañales, todo eso”.

Marlén, de 14 años, empezó hace tres con dolor en todas sus articulaciones. “La llevamos al centro de salud de la comunidad donde vivíamos en Perote, Veracruz. Le mandaron estudios, se los hicimos. Nos enviaron al hospital de Perote, ahí nos pidieron más estudios y nos dijeron que era algo grave pero que ahí no tenían cómo atenderla, que si teníamos los medios la lleváramos a la Ciudad de México. Al otro día, la niña, mi esposo y yo salimos para acá”, cuenta Isabel Fuentes, su madre. 

Llegaron a casa de unos familiares y llevaron a Marlén al Instituto Nacional de Pediatría, donde la adolescente ha estado varias veces internada y a donde va a consulta y estudios por su padecimiento del que aún no hay un diagnóstico contundente pero se sospecha que es Lupus, una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico ataca a los propios órganos y tejidos del cuerpo. 

“Esta semana que pasó (la última de septiembre) estuvimos casi todos los días en el hospital para estudios, eso sí desde diciembre de 2020 ya no pagamos nada de cuotas, solo algunos estudios nos los cobraban, la última vez ya no, pero si ella no está ingresada en el hospital, no me dan los medicamentos que le recetan en consulta. Toma varios, uno es hidroxicloroquina y me sale muy cara, hasta en mil pesos está ahorita porque lo están usando para COVID”, dice Isabel.

En la comunidad de El Escobillo, en Perote, Veracruz, de donde es la familia, el esposo se empleaba como jornalero e Isabel se dedicaba a cuidar a sus dos hijos y a atender la casa. Cuando se vieron obligados a mudarse a la Ciudad de México para que la niña tuviera la atención médica que necesita, el señor consiguió trabajo como almacenista en una dulcería e Isabel se empleó como trabajadora del hogar, tres días acude a limpiar una casa. 

“Pagamos renta -explica Isabel- además de Marlén tengo otro hijo de 10 años, estamos con los gastos de la escuela porque ya regresaron y no he podido comprarle sus medicamentos”. 

Don Ladislao tiene 81 años, por la edad y el trabajo diario, el cartílago de sus rodillas ya está desgastado. Esa atrofia no lo deja caminar sin usar un bastón. Hay días que incluso no puede pararse para ir a trabajar como cuida autos, en una calle de la alcaldía Tlalpan, por el dolor intenso que siente. Necesita prótesis y una cirugía para colocárselas; pero en el Instituto Nacional de Rehabilitación, donde se atiende, le dijeron, en septiembre, que debe esperar hasta marzo porque no tienen unas disponibles para colocarle. 

En agosto, cuando el dolor en las rodillas ya no lo dejó pararse, una vecina lo llevó al Instituto de Rehabilitación, lo atendieron en urgencias, pero solo le recetaron un medicamento, que no le dieron y el señor y su vecina tuvieron que conseguir. Si va a valoración o consulta y le dan recetas tampoco se las surten. Con lo que gana de cuida coches y su pensión de adulto mayor apenas le alcanza para cubrir sus gastos y los de su esposa, quien depende de él, para las medicinas ya no le queda dinero. 

Los institutos nacionales y hospitales de alta especialidad pertenecen a la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (CCINSAHE), pero la encomienda de dotar a la población de medicamentos gratuitos, como lo ha explicado el propio presidente, la tiene el Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi).  

Hasta antes de la entrada de la administración del presidente López Obrador, en estas instituciones -enfocadas en atender a las personas sin seguridad social, con padecimientos que requieren atención de tercer nivel o especialidad- cobraban cuotas, de acuerdo con un estudio socioeconómico que se hacía a los pacientes. 

En su conferencia matutina del 16 de enero de 2020, el presidente López Obrador ofreció eliminar esas cuotas y dotar a los pacientes de medicamentos gratuitos. Lo de las cuotas ya se cumplió, los pacientes ya no pagan por consultas o estudios, pero el acceso sin costo a medicinas sigue pendiente. 

Animal Político solicitó una entrevista para saber por qué siguen sin surtir las recetas a los pacientes de los institutos y hospitales de alta especialidad y si ya hay una fecha para que esto se haga, pero la dirección de comunicación social de la Secretaría de Salud no otorgó la entrevista.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

“Es un crimen de guerra”: bombardeo a hospital infantil en Mariúpol atribuido a Rusia causa indignación internacional

Ante el ataque, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, pidió nuevamente una zona de exclusión aérea para su país, algo que Occidente ha rechazado.
10 de marzo, 2022
Comparte

El bombardeo de una maternidad y hospital infantil en Mariúpol, una ciudad al sureste de Ucrania, generó este miércoles indignación alrededor del mundo.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, responsabilizó al ejército ruso del ataque, y lo describió como “un crimen de guerra”.

El bombardeo, según una declaración del Consejo de la Ciudad de Mariúpol, fue “colosal”. Videos y fotografías muestran los restos del edificio con las ventanas y puertas destruidas, así como su interior.

También se pueden ver autos quemados y un enorme cráter a las afueras del centro hospitalario.

Al menos 17 personas resultaron heridas, algunas de ellas trabajadores del hospital. No se reportaron niños afectados por el incidente. No obstante, una fotografía compartida por varios medios muestra cómo el personal de emergencias socorría a una mujer embarazada en la zona del incidente.

“¿Qué tipo de país es este, la Federación Rusa, que tiene miedo de los hospitales y las maternidades y los destruye?”, cuestionó el mandatario ucraniano en un discurso grabado desde Kiev.

Pavlo Kyrylenko, jefe de la administración militar regional de Ucrania en Donetsk, un área ocupada por separatistas prorrusos desde 2014, dijo que la sala de maternidad, la sala de niños y la sala de terapia del hospital quedaron destruidas.

“No entendemos cómo es posible en la vida moderna bombardear un hospital infantil. La gente no puede creer que sea verdad”, le dijo a la BBC el vicealcalde de Mariúpol, Serhiy Orlov.

La organización Médicos Sin Fronteras, que tiene personal destacado en Ucrania, comentó que su equipo está “horrorizado” ante el ataque.

“En una ciudad en la que el sistema sanitario está al borde del colapso, privar a la gente de la tan necesaria asistencia sanitaria es una violación de las leyes de la guerra“, detalla una declaración.

Mientras, líderes mundiales se han unido para también condenar lo sucedido. La Casa Blanca lo describió como “bárbaro” y el gobierno de Reino Unido como “depravado”.

Ante los hechos, Zelensky solicitó nuevamente una zona de exclusión aérea sobre Ucrania para evitar que sobrevuelen los aviones rusos, petición que Estados Unidos y los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) han rechazado.

¡Cierren el cielo ahora mismo! ¡Detengan a los asesinos! Tienen poder, pero parece que están perdiendo humanidad”, sostuvo el mandatario en Twitter.

Rusia ha negado anteriormente que su ejército ataque civiles e instituciones de salud.

No obstante, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, dijo el miércoles que la entidad ha confirmado 18 ataques en Ucrania contra instalaciones sanitarias, trabajadores sanitarios y ambulancias. Los incidentes de los pasados días han causado 10 muertos y 16 heridos, según el funcionario.

Además, la Organización de Naciones Unidas informó que ha confirmado 516 muertes de civiles en Ucrania, pero cree que las cifras reales son “considerablemente más altas”.

https://twitter.com/ZelenskyyUa/status/1501579520633102349

Una escena “apocalíptica”

Ucrania y Rusia habían acordado un alto al fuego en varias ciudades para que los civiles fueran evacuados en seis corredores humanitarios. Mariúpol estaba entre las localidades en las que se llevaría a cabo una tregua temporal.

Pero la ciudad portuaria ha estado bajo el bombardeo ruso durante días.

Edificio de un hospital de maternidad bombardeado por el ejército ruso.

Reuters

La Cruz Roja calificó como “apocalíptica” la situación que viven los civiles allí.

La población ha optado por refugiarse bajo tierra, incluso los heridos, que según informes de la agencia Reuters están sin acceso a alimentos, electricidad o calefacción.

Mientras el Kremlin culpó a Kiev por no detener las hostilidades, el gobierno de Zelensky sostuvo que 30 autobuses y ocho camiones de suministros no llegaron el martes después de que fueran bombardeados en violación del alto al fuego.

Interior del hospital de maternidad en Mariúpol luego de un ataque del ejército de Rusia.

Captura de pantalla presidente de Ucrania

Por otra parte, funcionarios de Mariúpol han dicho que crearon una fosa común para enterrar a las víctimas del conflicto.

“Lamentablemente, hay demasiados cuerpos”, dijo Vitaly Falkovsky, un funcionario local, al Financial Times. “Era una medida necesaria porque no podemos enterrar a la gente de la manera normal. Las morgues están desbordadas”.

Rusia invadió Ucrania el pasado 24 de febrero. Desde entonces, unas dos millones de personas han salido del país en busca de refugio.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lmqtZZzgAP8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.