‘¿Sigo luchando o ya no?’: Depresión y ansiedad aumentaron 25% en el mundo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Pixabay

‘¿Sigo luchando o ya no?’: Depresión y ansiedad aumentaron 25% en el mundo por COVID

Un estudio de la revista The Lancet señala que la depresión aumentó un 28% y la ansiedad un 26%, en 2020 debido a la pandemia.
Pixabay
10 de octubre, 2021
Comparte

La pandemia de COVID-19 ha hecho que Jorge se pregunte si vale la pena seguir luchando, ante el encierro y la posibilidad de enfermarse él o alguien de su familia. Pensar en el futuro, en cómo será ahora la vida le ha generado episodios de ansiedad que antes no sufría.

“He tenido diversos episodios de ansiedad. Yo los puedo definir que han sido en tres momentos: la primera la etapa del encierro; la segunda, la etapa del miedo y la tercera la etapa de la de la costumbre a la nueva vida”, comenta Jorge, de 37 años.

Él no es el único que ha sufrido depresión y ansiedad. De acuerdo con un estudio de la revista The Lancet, los casos de depresión y ansiedad aumentaron en promedio un 25% en el mundo en 2020 a causa de la pandemia de COVID-19.

Los resultados demuestran que la depresión aumentó un 28% y la ansiedad un 26%, en 2020.

Entérate:¿Qué hacer si se siente angustia, depresión o si se están cayendo en consumo de sustancias en esta crisis?

El estudio es el primero en evaluar el impacto de la pandemia en los problemas depresivos clínicos y la ansiedad, divididos por edad, sexo y localización en 204 países y territorios en 2020.

La doctora Martha Alicia López Jaime, subdirectora del Hospital de Psiquiatría del IMSS señaló – en un boletín – que los trastornos mentales que más se han presentado son los de ansiedad, en particular de tipo generalizada (la persona está preocupada todo el tiempo), trastorno de pánico y fobias sociales; se han incrementado los trastornos afectivos y los relacionados con situaciones estresantes, en particular estrés postraumático y de tipo agudo.

El conocer de casos de gente cercana provocaba miedo y preocupación constantes a Jorge. “Amigos, familia, conocidos que se contagian y entonces, pues ahí es la etapa donde dices ¿qué es lo que me va a pasar a mí? ¿qué le va a pasar a mi familia? ¿Voy a estar, ya no voy a estar? ¿Sigo luchando o ya no?”, cuenta.

Jorge narra que esos momentos de ansiedad y tristeza “pues lo descargo o llorando o gritando. Estoy irritable todo el tiempo. No puedo conciliar el sueño, estoy como muy cansado todo el tiempo, otras veces quiero dormir todo el tiempo”.

López Jaime detalla que los principales cambios que se experimentan cuando existe un trastorno mental son irritabilidad, cambios de humor frecuentes, padecer insomnio o, por el contrario, tener mucho sueño y fatiga; dejar de comer o hacerlo en exceso.

Te puede interesar: Solidaridad en tiempos del COVID-19: Ciudadanos apoyan a otros con la plataforma Frena la Curva

Las mujeres, afectadas por doble jornada

El estudio de The Lancet y datos de la ONU señalan que las mujeres se vieron más afectadas que los hombres.

El estudio Madres trabajadoras y COVID-19. Efectos de la pandemia en circunstancias de teletrabajo en México realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señaló que las mujeres se vieron sometidas a más presión y trabajo durante el confinamiento.

“(Las mujeres trabajadoras) ven empalmada su jornada laboral con las labores de cuidado y del hogar. Por tanto, las trabajadoras se enfrentaron a la difícil decisión de quedarse cortas frente a sus metas, las cuales, en este contexto, pueden ser poco realistas, u obligarse a sí mismas a mantener un ritmo poco sostenible”, señala el informe de la ONU.

Eso le ocurrió a Montserrat. Ella volvió a la casa de su mamá durante la pandemia. Aunque trabajaba en casa, su jornada era larga y sentía la presión de ayudar con los quehaceres para que su madre al volver no tuviera que sufrir de esa doble jornada.

Al trabajo y los quehaceres se sumaron las peleas con su hermano, quien vive con ellas, pues él no cooperaba con las tareas domésticas.

“Es maestro, da clases de 7 a 3, pero no seguido. Incluso se dormía entre clase y clase. Yo me levantaba a las 7 a trabajar y bajaba a media mañana y seguía dormido. Su nula disposición para cumplir sus responsabilidades en la casa me genera ansiedad, porque siento que tengo más responsabilidad yo.

“Eso a mí me tenía estresada, con ansiedad. Aumentaron mis responsabilidades de vivir yo aquí comparado a cuando vivía yo sola y podía administrar mi tiempo y solo limpiar lo que yo ensucio”, comenta Montserrat.

Hubo un momento en que ella pensó en que lo mejor era irse y no vivir más ahí. “Ya me tenía muy mal esa situación de que él no cooperara con las actividades de la casa”.

Miedo a volver a la vida de antes

La doctora López Jaime señala que los pacientes pueden manifestar mucha incertidumbre por el futuro y los cambios que ha sufrido su vida cotidiana por la pandemia. Esto les provoca estados de ansiedad y estrés.
Explica que hay dos tipos de pacientes: quienes por el hecho de estar vacunados, sobre todo adultos mayores, tienen mucha confianza, y otros con mucha ansiedad de regresar a sus actividades normales.

“Todavía hay mucha población con miedo a los contagios y con las noticias de nuevas cepas, se genera más estrés”, comenta.

Jorge es uno de esos pacientes. “En todo momento cuidar que no se te acerque la gente, cuidar en la medida de lo posible, no tocar cosas, no hablar mucho con las personas. Definitivamente, pues es un acostumbrarse a vivir, pero bajo una circunstancia, que que no son las nuestras”.

La especialista recomienda a la población salir poco a poco con apoyo de sus familiares, comer y dormir de manera adecuada y tener actividades recreativas, diferentes a la rutina, sin descuidar las medidas sanitarias.

Con información de AFP.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Por qué se sigue cayendo internet?

Los colapsos de Facebook y su familia de aplicaciones están provocando una interrupción significativa para las empresas de todo el mundo. Y algunos problemas se remontan al mismo inicio de internet.
13 de octubre, 2021
Comparte

Dudo que Mark Zuckerberg lea los comentarios que la gente deja en sus publicaciones de Facebook.

Pero, si lo hiciera, le tomaría aproximadamente 145 días, sin dormir, para abrirse paso entre la avalancha de comentarios que le enviaron después de que se disculpara por el colapso de los servicios la semana pasada.

“Perdón por la interrupción de hoy”, publicó el fundador y director ejecutivo de Facebook, luego de casi seis horas de Facebook, WhatsApp e Instagram sin conexión.

La compañía culpó a un trabajo de mantenimiento de rutina de la interrupción: sus ingenieros habían emitido un comando que desconectaba involuntariamente los centros de datos de Facebook de internet en general.

Alrededor de 827,000 personas respondieron a la disculpa de Zuckerberg.

Los mensajes iban desde lo divertido: “Fue terrible, tuve que hablar con mi familia”, comentó un usuario italiano, hasta lo confundido: “Llevé mi teléfono al taller pensando que estaba roto”, escribió alguien de Namibia.

Y, por supuesto, los hubo muy molestos y enojados: “No puedes hacer que todo se cierre al mismo tiempo. El impacto no tiene precedentes”, publicó un empresario nigeriano. Otro de India pidió una compensación por la interrupción de su negocio.

Lo que está claro ahora, si no era ya obvio, es cuán dependientes se han vuelto miles de millones de personas de estos servicios, no solo para diversión, sino también para la comunicación esencial y el comercio.

Ilustración de WhatsApp, Facebook e Instagram

Getty Images

Lo que también está claro es que esto está lejos de ser una situación única: los expertos sugieren que los cortes generalizados se están volviendo más frecuentes y más perturbadores.

“Una de las cosas que hemos visto en los últimos años es una mayor dependencia de una pequeña cantidad de redes y empresas para entregar grandes porciones de contenido de internet“, dice Luke Deryckx, director técnico de Down Detector.

“Cuando uno de esos, o más de uno, tiene un problema, no solo los afecta a ellos, sino a cientos de miles de otros servicios”, agrega.

Facebook, por ejemplo, ahora se usa para entrar a una variedad de servicios y dispositivos diferentes, como televisores inteligentes.

“Y entonces, ya sabes, tenemos este tipo de ‘cierres por nieve’ en internet que ocurren ahora”, dice Deryckx. “Algo pasa todos nos miramos como diciendo ‘bueno, ¿Qué vamos a hacer?'”.

Deryckx y su equipo en Down Detector supervisan los servicios web y los sitios web en busca de interrupciones.

Dice que las interrupciones generalizadas que afectan a los principales servicios son cada vez más frecuentes y más graves.

“Cuando Facebook tiene un problema, crea un impacto tan grande en internet, pero también en la economía y, ya sabes … en la sociedad. Millones, o potencialmente cientos de millones, de personas están simplemente sentadas esperando que un pequeño equipo en California arregle algo. Es un fenómeno interesante que ha crecido en los últimos años”.


Derrumbes significativos

  • Octubre de 2021: un “error de configuración” derribó Facebook, Instagram y WhatsApp durante casi 6 horas. Otros sitios como Twitter también se vieron interrumpidos debido al aumento de nuevas visitas a sus aplicaciones.
  • Julio de 2021: más de 48 servicios, incluidos: Airbnb, Expedia, Home Depot, Salesforce estuvieron inactivos durante aproximadamente una hora después de un error con el sistema de nombres de dominio (DNS) en la empresa de entrega de contenido Akamai. Siguió a una interrupción similar en la empresa un mes antes.
  • Junio de 2021: Amazon, Reddit, Twitch, Github, Shopify, Spotify, varios sitios de noticias estuvieron inactivos durante aproximadamente una hora después de que un cliente del proveedor de servicios de computación en la nube activara accidentalmente un error previamente desconocido.
  • Diciembre de 2020: Gmail, YouTube, Google Drive y otros servicios de Google cayeron simultáneamente durante unos 90 minutos después de que la compañía dijera que encontró un “problema de cuota de almacenamiento interno”.
  • Noviembre de 2020: un problema técnico con una de las instalaciones de Amazon Web Service en Virginia, EE.UU., afectó a miles de servicios en línea de terceros durante varias horas, principalmente en América del Norte.
  • Marzo de 2019: Facebook, Instagram y WhatsApp cayeron o sufrieron graves interrupciones durante unas 14 horas después de un “cambio de configuración del servidor”. Algunos otros sitios, incluidos Tinder y Spotify, que usan Facebook para entrar, también se vieron afectados.

Inevitablemente, en algún punto, durante una gran interrupción de los servicios a la gente le preocupa que el colapso sea el resultado de algún tipo de ciberataque.

Pero los expertos sugieren que, la mayoría de las veces, se debe a un caso más mundano de error humano, agravado, dicen, por la forma en que internet se mantiene unida con un conjunto complejo de sistemas obsoletos y complicados.

Durante la interrupción de Facebook, los expertos bromearon en Twitter, diciendo que algunos de los sospechosos habituales o las razones de los problemas de interrupción son “más antiguos que las Spice Girls” y están “diseñados en el reverso de una servilleta”.

El profesor Bill Buchanan, científico de internet, está de acuerdo con esta caracterización: “Internet no es la red distribuida a gran escala que DARPA (la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa), los arquitectos originales de internet, intentaron crear, que podría resistir un impacto nuclear”.

“Los protocolos que utiliza son básicamente los que se redactaron cuando nos conectamos a computadoras centrales desde terminales tontas. Una sola falla en su infraestructura central puede hacer que todo se derrumbe”.

El profesor Buchanan dice que se pueden hacer mejoras para hacer que internet sea más resistente, pero que muchos de los fundamentos de la red están aquí para quedarse para bien o para mal.

“En general, los sistemas funcionan y no se pueden ‘apagar’ ciertos protocolos de internet por un día para intentar rehacerlos”, señala.

comunicación global

Getty Images
Los expertos dicen que los servicios de internet se han vuelto demasiado centralizados.

En lugar de intentar reconstruir los sistemas y la estructura de internet, el profesor Buchanan cree que debemos mejorar la forma en que lo usamos para almacenar y compartir datos, o arriesgarnos a más interrupciones masivas en el futuro.

Sostiene que internet se ha vuelto demasiado centralizado, es decir, cuando demasiados datos provienen de una sola fuente.

Esa tendencia debe revertirse con sistemas que tienen múltiples nódulos, explica, para que ninguna falla pueda detener el funcionamiento de un servicio.

Hay un lado positivo aquí. Aunque las interrupciones importantes de internet afectan la vida de los usuarios y las empresas, en última instancia, también pueden ayudar a mejorar la resistencia de internet y los servicios web conectados a éste.

Por ejemplo, Forbes estima que Facebook perdió US$66 millones durante la interrupción de seis horas por la suspensión o el éxodo de los anunciantes en el sitio.

Es probable que ese tipo de pérdida concentre las mentes de los altos ejecutivos en evitar que vuelva a suceder.

“Perdieron una gran cantidad de dinero ese día, no solo en el precio de sus acciones, sino también en sus ingresos operativos”, según Deryckx.

“Y si nos fijamos en las interrupciones causadas por las redes de entrega de contenido como Fastly y Cloudflare, también perdieron una gran cantidad de clientes frente a la competencia”.

“Entonces creo que estos operadores están haciendo todo lo posible para mantener las cosas en línea”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=evVGBKvH4m8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.