CNDH contrata a perito que criminalizó a víctima de Monstruo de Iztapalapa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo

CNDH contrata a psicóloga que criminalizó a Clara Tapia, víctima del ‘Monstruo de Iztapalapa’

Clara Tapia estuvo presa acusada de ser “mala madre”; siete años después, la CNDH contrata a la perita que la criminalizó. Exige su destitución.
Archivo
29 de noviembre, 2021
Comparte

Cuando Clara Tapia conoció a Jorge Iniestra, él solo era Jorge. Un hombre amable, comprensivo, cariñoso, y atento. No imaginaba ni en sus peores pesadillas que, años después, ese mismo hombre que la llamaba con dulzura ‘ñoña’ se convertiría en el ‘Monstruo de Iztapalapa’.

Clara no imaginaba que Jorge, condenado a 241 años de cárcel, se convertiría en su agresor y carcelero; que le cobraría ‘cuotas’ a cambio de darle información de sus hijas; unas jóvenes de 12 y 15 años a las que secuestró, alienó, y encerró en una casa donde las violó y agredió, hasta que en una de las golpizas asesinó a una de ellas y a una de las cinco bebés que tuvo con las hermanas. 

Tampoco imaginaba que ella misma sería presentada y exhibida ante los medios como la cómplice del ‘monstruo’. Y que pasaría tres años en la cárcel, debido en buena medida a que Virginia Cruz Domínguez, una perita en psicología de la entonces Procuraduría de la Ciudad de México, decretó en un dictamen que Clara, en esencia, era una mala madre; una mujer que “debía mejorar su rol materno” de cuidadora, pues no habría hecho lo suficiente para proteger a sus hijas y a su hijo adolescente, que también sufrió las golpizas, vejaciones y explotación laboral a manos de Jorge, ignorando que Clara fue otra víctima sometida a maltrato físico y psicológico extremo por años. 

Y menos aun imaginaba que luego de demostrar su inocencia y de ser absuelta tras un largo y tortuoso proceso judicial, en el que otras dos peritas en psicología desecharon el dictamen de la funcionaria de la Procuraduría, volvería a sentirse agraviada cuando se enteró de que esa misma perita por la que estuvo años encarcelada injustamente, no solo no fue sancionada, sino que en agosto de este año fue contratada precisamente por el máximo organismo defensor de derechos en el país: la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). 

Según consta en el portal de transparencia de la CNDH, Virginia Cruz Domínguez es la “coordinadora general” de peritos. Cargo al que llegó a pesar de que su actuar fue señalado por la Comisión capitalina de derechos humanos, que en 2016 emitió una recomendación a la Procuraduría de la ciudad por violaciones a derechos humanos de Clara Tapia, que la institución aceptó en su totalidad estando obligada a ofrecerle una disculpa pública y a investigar a los funcionarios que violentaron sus derechos. 

Te puede interesar: Visitador de CNDH es investigado por consentir torturas a internos de penal de Durango

“Es absurdo que esa perito haya sido premiada con un puesto en la CNDH. Ella lo único que hizo fue aplicar sus prejuicios personales para realizar el dictamen de mi hermana, que fue encarcelada injustamente y exhibida ante los medios. Por eso, nos parece sumamente riesgoso que lo siga haciendo desde una institución a nivel nacional como la CNDH. ¿Cuántas personas se pueden ver afectadas por ella?”, cuestiona en entrevista Cruz Tapia, la hermana de Clara. 

Animal Político buscó a la CNDH para solicitarle una postura o entrevista con la señora Virginia Cruz Domínguez. Pero, al momento de la publicación de este reportaje, no había ofrecido respuesta. 

“Tienes que ganar puntos para poder ver a tus hijas”

La historia de Clara y Jorge comenzó en 2004. Después de dos relaciones fallidas en las que había procreado tres hijos, Clara sentía que Jorge era lo que necesitaba en ese momento para encauzar su vida sentimental. 

“En ocasiones, era muy amable, muy comprensivo. Hasta me daba consejos. Me decía: “Usted dígame, ñoña, y yo le doy buenos consejos”, cuenta Clara, que relató por escrito el testimonio de las agresiones que padeció durante años.  

Pero muy pronto las cosas comenzaron a torcerse. 

“¿Que andas echando novio?”, solía inquirirle Jorge cuando, celoso, la veía platicar con los padres de familia de la escuela, los maestros, o con algunos de sus compañeros. Como resultado, Clara se fue alejando de la gente; de su familia, sus amigos, sus compañeros. De todos. “Puedo matar a cualquiera”, le decía amenazante Jorge. Al mismo tiempo, en la mente de Clara se fue forjando la idea de que su pareja era “una persona superior”, “una persona que tenía la razón en todo, un líder mucho más inteligente que yo, al que le creía todo”. 

Pronto, Jorge comenzó a exigirle también que no se arreglara, que para qué. “Solo las personas blancas pueden tener buena apariencia”, le repetía a Clara, que usaba gorras para ocultar su rostro de tez morena. 

“Empecé a sentirme como una niña más, como mis hijos. Jorge estaba al frente de todo y yo… yo era simplemente Clara”, expone la mujer, que comenzó a ser objeto de “castigos” como no recibir comida -en una ocasión, José Luis ‘N’, un testigo que trabajaba en la escuela primaria donde laboraba Clara, declaró a las autoridades que investigaron este caso haberla visto sacando “desperdicios de comida” de los botes de basura “para alimentarse”-.

Clara también fue obligada por su pareja a hacer trabajos extra recolectando cartón por las calles para entregarle una ‘cuota’. Y lo mismo hacía con su hijo Ricardo, de 11 años, al que obligó a dejar los estudios para explotarlo vendiendo dulces y a entregarle una cantidad fija de dinero todos los días. 

Tiempo después, ya con la autoestima de Clara destrozada, y totalmente dependiente de él, Jorge se llevó a la casa de su madre en la alcaldía Iztapalapa a las dos hijas de su pareja, Rebeca y Gabriela, de tan solo 12 y 15 años.

Ahí, Jorge repitió el mismo proceso que con Clara: alternaba un trato cariñoso y seductor, con actos de violencia, golpes, prohibiciones, amenazas, y con incluso limitaciones para asearse e ir al baño. Al mismo tiempo, les decía que su madre las había abandonado, que no las quería ni mostraba interés por ellas, mientras que a Clara le decía que para darle información de sus hijas tenía que trabajar más y “ganar puntos”. “El título de madre se gana -le decía–. Y tienes que reunir puntos para ganarte ese derecho”.

Las adolescentes estuvieron secuestradas por años. Jorge las violó en reiteradas ocasiones. Con las dos tuvo cinco hijos durante el tiempo que las tuvo en cautiverio. Y las dos recibían agresiones constantes. Un día, la golpiza fue tan fuerte que Jorge asesinó a Rebeca, que ya tenía 17 años. También mató asfixiando a la bebé de tres meses de su hermana, de Gabriela. Según confesaría Jorge cuando fue detenido en septiembre de 2011, a las dos las colocó en bolsas y las abandonó en la autopista México-Puebla, donde fueron localizadas por autoridades que las identificaron con posteriores pruebas de ADN. 

Finalmente, Clara, apoyada por su hermana Cruz Tapia, acudió con las autoridades de la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México para denunciar a Jorge por el secuestro de sus hijas, corrupción de menores, explotación laboral, violación y violencia familiar. En ese momento, desconocía que su hija Rebeca había sido asesinada dos años antes, en 2009. 

Clara denunció el 27 de junio de 2011. Pero es la propia Clara y su hermana Cruz las que comienzan a seguir a escondidas a Jorge para ubicarlo en su domicilio. Y es hasta el 5 de septiembre, más de dos meses después, que los agentes ministeriales catean el inmueble de Jorge donde encontraron a la hermana sobreviviente, a Gabriela, y a los cuatro menores. Debido al lamentable estado en el que se encontraban, los medios publicaron ese día historias que hablaban de “la casa de los horrores” de Iztapalapa. 

De víctima a imputada por un dictamen psicológico

Pero, poco antes del cateo, el 31 de agosto de 2011, la perita en Psicología Virginia Cruz, adscrita a la Subdirección de Servicios Médicos y Asistenciales de la Procuraduría capitalina, le practicó una valoración psicológica a Clara Tapia. 

En su dictamen, la perita concluyó que Clara provenía de un núcleo familiar “con patrones de violencia, abandono y descuido, carencias afectivas significativas”, por lo que presentaba “un patrón de comportamiento permisivo, tolerante, que dejó expuesto en riesgo constante a sus menores hijos”. De ahí que solicitó que Clara recibiese “tratamiento psicológico, con el objetivo de mejorar su rol materno”, puesto que ella, a diferencia de sus hijas, sí habría tenido alternativas para ponerle fin a los maltratos, según la psicóloga. 

A la postre, este dictamen, que de acuerdo con la familia carecía de perspectiva de género, sería clave para el encarcelamiento de Clara, tal y como expone la Comisión capitalina en su recomendación 6/2016. 

Tras el cateo al inmueble de Jorge, la joven rescatada, Gabriela, después de años de abusos y alienación parental, declara lo que tantas veces le había repetido su padrastro: que su madre las había abandonado hace años. Mientras que el propio Jorge, tras su detención, acusó a Clara como su cómplice. 

De acuerdo con lo documentado por la Comisión capitalina, a partir del dictamen de la perita Virginia Cruz, la declaración de Jorge, y la declaración de Gabriela, la Procuraduría también denunció a Clara por corrupción de menores.

Es decir, Clara pasó de víctima a imputada. Y al día siguiente del cateo, el 6 de septiembre, cuando se presentó en el Ministerio Público en calidad de víctima denunciante para reconocer a Jorge y al resto de detenidos -dos hermanos y la madre-, también fue detenida como probable responsable.

Ese mismo día, su rostro fue exhibido ante los medios de comunicación. Incluso, en octubre, el entonces procurador capitalino, Miguel Ángel Mancera -a la postre jefe de gobierno de la ciudad- apareció en un programa televisivo en el que acusó a Clara Tapia de haber permitido los abusos contra sus hijas. 

El 6 de octubre de 2011, Carlos Morales García, juez sexagésimo cuarto penal, dictó formal prisión a Clara Tapia. En su argumentación, tomó como válida el peritaje de la funcionaria Virginia Cruz, al considerar que Clara “no hizo nada para evitar o interrumpir, o frenar, las agresiones”. 

Lee más: CNDH denuncia a exvisitador que criticó a la Comisión ante violaciones del Ejército

Nuevos peritajes absuelven a Clara… 3 años después

Luego de mover cielo y tierra, Cruz, la hermana de Clara, consiguió con el apoyo de abogados pro bono y de organizaciones civiles, que en enero de 2012 el Centro de Atención a Víctimas de Violencia Intrafamiliar (CAVI) realizara otros estudios psicológicos a Clara Tapia y a su hijos Ricardo y Gabriela. 

Sobre Clara, el nuevo dictamen psicológico establecía que el agresor, Jorge, había generado “un proceso de indefensión y de sumisión en Clara, vulnerando su sentido de identidad, dejándola sin voluntad, ni vida propia”. 

De hecho, el dictamen establecía que la mujer había desarrollado el Síndrome de la Mujer Maltratada, generando en ella una “visión completamente distorsionada de la realidad” que la llevaba afrontar la violencia de su expareja como algo “normal”. Mientras que, en el caso de Gabriela, la joven había desarrollado el ‘Síndrome del Estocolmo’, motivo por el que declaró en contra de su madre; declaración que terminó retirando. 

Pero Clara aun pasó años en prisión. El 23 de octubre de 2013, dos años más tarde, se llevó a cabo una ‘audiencia de peritos’, en donde dos peritas en Psicología de la Dirección de Servicios Legales y de la Defensoría de Oficio expusieron su inconformidad con las conclusiones de la perita de la Procuraduría, Virginia Cruz. Las dos peritas expusieron que Virginia Cruz no tuvo en cuenta que el comportamiento de Clara estaba fundamentado “en un síndrome de maltrato” producto de años de agresiones físicas y psicológicas. 

El 3 de octubre de 2014, el mismo juez Carlos Morales García, a partir de estas nuevas conclusiones periciales, dictó absolver a Clara Tapia, que salió libre después de tres años presa. En su argumentación, el juez dijo que era “notorio” que Clara “carecía de voluntad y de autonomía”. 

“Exigimos a la CNDH su inmediata destitución”

Han pasado siete años de que Clara despertó de la pesadilla. Pero doña Cruz Tapia, su hermana, dice que la reparación del daño no está ni lejos de cumplirse. 

En la recomendación 6/2016, la Comisión de derechos humanos capitalina instruyó a la Procuraduría de la ciudad para que “realice un acto público de reconocimiento de responsabilidad”. Y la instruyó también para que realizara un análisis de la indagatoria que llevaron a cabo sus funcionarios en el caso de Clara Tapia, “y en caso de encontrar irregularidades” inicie las investigaciones administrativas o penales correspondientes.

Sin embargo, Cruz Tapia lamenta que “hasta ahora no hemos tenido la reparación integral del daño”. “La recomendación ya fue aceptada por la Procuraduría, y si fue aceptada es porque admiten que violentaron los derechos de mi hermana”, expone. Por ello, Cruz no entiende por qué la CNDH contrató a la perita Virginia Cruz. 

“Ella forma parte de esa recomendación. Por ello, lo que esperamos es que sea destituida de la CNDH inmediatamente, y que, como establece la recomendación, sea investigada y sancionada”, añade la señora Cruz, que hace hincapié en que “la contratación de Virginia por la CNDH vulnera nuestro derecho a la justicia, a la reparación del daño, y revictimiza a toda la familia”. El 22 de octubre, Cruz Tapia envió un escrito a la CNDH denunciando este caso y exigiendo la destitución de la perita, mismo que aun no obtuvo respuesta.  

Por su parte, Héctor Pérez Rivera, abogado defensor de Clara y coordinador de la Clínica de Litigio Penal contra Violaciones Graves de Derechos Humanos del ITAM, también hizo énfasis en que Clara Tapia pasó tres años presa “a partir de un peritaje estereotipado y carente de perspectiva de género”. 

“La técnica de la Perita fue pésima. Y su ética también está cuestionada. Y eso es algo por lo que la CNDH debería de pronunciarse”, señala el abogado. 

El pasado 24 de septiembre, la Clínica de Litigio Penal del ITAM envió otro escrito a la titular de la CNDH, Rosario Piedra Ibarra, en el que le muestra su “preocupación” por la contratación de la perita. “Esperemos se tome en consideración este antecedente y se procure contar con personas especializadas y sensibles ante los hechos victimizantes”, solicita la Clínica del ITAM.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Mutar hasta extinguirse': el extraño curso de la variante delta de COVID que desconcierta a científicos en Japón

Tras vivir la peor ola de coronavirus en verano, los casos en Japón se han desplomado de forma desconcertante. Genetistas nipones manejan la teoría de que la variante delta podría estar autoextinguiéndose en este país.
25 de noviembre, 2021
Comparte

El pasado mes de agosto Japón se encontraba en medio de la quinta y mayor ola de coronavirus desde que comenzó la pandemia. Llegó a registrar más de 20 mil casos diarios.

Aquel rebrote estaba impulsado en gran medida por la variante delta que arrasó por el mundo entero y que por su alta transmisibilidad acabó reemplazando a otras mutaciones del patógeno.

Pero aquel mes fue también un punto de inflexión para el país asiático.

Desde entonces los casos se han desplomado a un ritmo vertiginoso y hoy, mientras varios países con porcentaje de vacunación similar combaten una nueva ola de contagios, Japón respira tranquilo y este martes 23 de noviembre registró poco más de 100 nuevas infecciones.

Y según un grupo de científicos, una explicación que toma fuerza en esta desconcertante caída de casos es que la variante delta podría estar, literalmente, “autodestruyéndose”.

¿Es esto posible? ¿Podría repetirse en otros lugares del mundo?

Múltiples causas

Varias hipótesis pueden estar detrás de esta repentina caída de casos e incidencia de la variante delta.

Más del 75% de residentes ya fueron vacunados en Japón y las medidas de distanciamiento social y el uso extendido de mascarillas son seguidos a rajatabla por la población, reportan medios nacionales.

Vacunación en Japón.

Getty Images

Pero otros países reúnen condiciones similares y registran muchos más casos diarios.

En España, por un ejemplo, un 80% de residentes ya recibió la vacunación completa y las mascarillas siguen utilizándose en espacios cerrados.

Y este martes, pese a tener una tercera parte de la población de Japón, registró casi 7.000 casos diarios.

Es este tipo de comparaciones la que ha llevado a que científicos japoneses, basándose en observaciones genéticas, manejen la hipótesis de la “autoextinción” de la variante delta.

“La variante delta en Japón era muy contagiosa y desplazó a otras variantes. Pero al acumularse las mutaciones, creemos que se volvió un virus defectuoso incapaz de replicarse“, dijo el genetista Ituro Inoue, del Instituto Nacional de Genética en Japón, al periódico The Japan Times.

“Considerando que los casos no han aumentado, creemos que en algún momento durante esas mutaciones el virus se dirigió directamente hacia su extinción natural“, agregó Inoue.

La teoría de Inoue arroja algo de luz sobre la desaparición tan repentina de la variante delta en Japón que sorprende a muchos.

Sobre todo teniendo en cuenta que recientemente muchos países occidentales, con vacunaciones avanzadas, han tenido que retomar estrictas medidas de confinamiento.

Restaurante lleno en Japón.

Getty Images

Pero Japón parece ser un caso peculiar en que los casos de coronavirus se desploman en caída libre a pesar de que trenes y restaurantes están llenos desde que acabó el último estado de emergencia el pasado octubre.

Proceso habitual

Que distintas variantes de un virus desaparezcan es algo que lleva sucediendo desde el comienzo de la pandemia.

“Sucede todo el tiempo en virus de animales y humanos. Recordemos que las variantes alfa, beta y gamma han sido mayoritariamente reemplazadas por las variantes delta”, contextualiza para BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester en Reino Unido.

“Esto es realmente una cuestión de aptitud viral en cualquier anfitrión. Quizás hay algo en la inmunidad de la población japonesa que ha cambiado la forma en que el virus se comporta allí. El tiempo dirá si pasará también en otro país“, agrega Tang.

Estudios previos han probado que en Asia hay más personas que tienen una enzima de defensa llamada APOBEC3A y que ataca a distintos virus, incluido el coronavirus que causa la covid-19, en comparación con los habitantes de otras regiones como África y Europa.

De este modo, investigadores del Instituto Nacional de Genética y la Universidad Niigata estudiaron si esa enzima podía inhibir la actividad del coronavirus.

El equipo comparó datos de diversidad genética de las variantes delta y alfa en muestras clínicas infectadas en Japón entre junio y octubre.

Durante el estudio, observaron que las mutaciones del virus parecieron detenerse repentinamente en medio de su desarrollo evolutivo, se volvieron defectuosas e impidieron la replicación del virus.

Evolución de casos en Japón.

BBC

“Encontraron mutaciones en la proteína nsp14, que tiene que ver con la reparación de defectos de replicación. Si hay más mutaciones de lo normal en esta proteína, estas pueden inactivarla o hacerla ineficiente, lo que puede originar una debacle en el patógeno”, explica el profesor José Manuel Bautista, catedrático de bioquímica y biología molecular de la Universidad Complutense de Madrid en España.

A pesar de que Bautista cree que la caída abrupta de casos se debe también a factores como la vacunación masiva y las medidas de distanciamiento, le llama la atención el pronunciamiento de la curva de contagios.

“Lo normal es que baje poco a poco si la gente se aísla, porque los ya infectados siguen notificándose días más tarde. Es bastante dramática y exagerada la caída de casos y apunta a que la teoría de la autodestrucción es posible”, añade el académico.

A pesar de la sorprendente caída de casos en Japón, los científicos guardan cautela y evitan hacer diagnósticos sobre lo que pueda pasar en el futuro.

La pandemia está en constante evolución y ha demostrado que, a pesar de vacunaciones y medidas de contención, el mundo todavía no está a salvo de nuevos rebrotes.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qytQz_lCevk&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.